Sei sulla pagina 1di 1

enjesucristo.

org
Evangelizar • Edificar • Convivir • Multiplicar

Preparando Para la Siguiente Generación (Parte 2).


Tiempo de Adoración
Tal es la generación de los que le buscan,
De los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob. Selah
Salmos 24:6 (RV 1960).

Punto de Partida
¿Cómo te gustaría ver a la siguiente generación de tu familia en cuanto a su cercanía con El Señor y en
cuanto a desarrollarse en el llamado de Dios para sus vidas? ¿Has llegado a pensar acerca de algún sueño o meta
que tú consideres que están tus hijos o a quienes estás entrenando en una mejor posición para poderlos lograr?

Lectura Juan 14:2 (RVR1960) Deuteronomio 7:9 (RVR1960)

12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las 9 Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que
obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y
hará, porque yo voy al Padre. guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones;

Para Meditar y Aplicar


Aunque el rey David cometió muchos errores durante su vida, especialmente en el área familiar, él también aprendió
grandes lecciones que luego le permitieron desarrollarse conforme al plan de Dios para su vida, familia y para el reino de
Israel (1 Cr. 29:26-28). Continuando el estudio de la semana pasada (1 Cr. 28:11-21), donde aprendimos acerca de 5
prácticas que el rey David realizó de gran testimonio para que tanto su hijo Salomón, como la siguiente generación pudieran
llevar a cabo todo lo que Dios les había encomendado, esta semana seguiremos con otras 6. Salomón tuvo la misión
específica de parte del Señor de construir el primer templo para Él y su generación habría que auxiliarle en esta gran tarea.
David llegó a entender que más allá de sólo sobresalir como guerrero en las batallas, como músico principal en adoración al
Señor, como rey de Israel, como líder, él también tenía que ser y modelar a un padre ejemplar, conforme al corazón de Dios, a
fin de bendecir las siguientes generaciones. Como dijo el orador cristiano Chepe Putzu hace unos días, ante un congreso de
varones en la ciudad de Puebla: “Ningún éxito en la vida justifica el fracaso de la familia”. Si creemos que hemos logrado
muchísimo éxito en distintas áreas, pero fallamos en cuanto a preparar correctamente a la siguiente generación, si fallamos
con los nuestros, en nuestra familia, no estaremos cumpliendo la visión completa de lo que Dios desea para nosotros como
sus hijos. Adentrémonos en la lección de esta semana donde estudiaremos acerca de otras 6 importantes prácticas que el rey
David hizo, descritas en 1 Crónicas 29:1-5, la cuales ayudaron en gran manera a preparar y en dar testimonio a la siguiente
generación, para poder ellos completar todo lo que Dios los estaba encomendando a hacer.

El Ejemplo del Rey David para las Futuras Generaciones (Parte Dos).
6) David discernió específicamente a quien Dios le estaba asignando la responsabilidad de lo que venía y se lo
comunicó claramente al pueblo. Es importante discernir a quien está llamando Dios específicamente de la siguiente
generación y para que tarea en particular. Dios había llamado a Salomón para la construcción de su templo (1 Cr. 29:1).
7) David reconocía las limitaciones de su hijo, de la siguiente generación, a fin de estar sensibles a lo que se ocupara.
Identifiquemos las áreas en las cuales nuestros jóvenes necesitarán más de nuestro apoyo (1 Cr. 29:1).
8) David le recuerda a la siguiente generación el valor y el esfuerzo que se hizo para obtener lo que se ha logrado. Los
niños y jóvenes deben de estar conscientes del gran esfuerzo que ha implicado el llegar a donde hemos llegado. Disfrutamos
hoy en día del esfuerzo de años de trabajo y de sacrificios de quienes nos antecedieron (1 Cr. 29:2).

9) David contagió de su amor por El Señor y por su obra a la siguiente generación. El ejemplo de amor al Señor, a las
personas y a su obra, es el mejor ejemplo que le podemos dejar a las siguientes generaciones (1 Cr. 29:3, Mr.12:30).
10) David dio testimonio con su siembra personal para la obra del Señor. Nuestro ejemplo para quienes nos seguirán,
debe de ser hasta en cuanto a lo que invertimos de nuestros recursos para el extendimiento del reino de Dios (1 Cr. 29:3).
11) David dio un ejemplo de excelencia a la siguiente generación, un mensaje de que Dios merecía lo mejor. Cuando
ofrecemos lo mejor al Señor, las generaciones venideras ven que eso es precisamente lo que nuestro Dios merece y buscarán
imitarnos en nuestra excelente ofrenda y preparación dedicada al Señor y a su obra (1 Cr. 29:4-5).
¡No te sientas que no estás preparado para entrenar, encausar y bendecir a las siguientes generaciones!
¡Tienes todo lo que se necesita para hacerlo! (Efesios 2:10).
Visión y Restauración Centro Familiar Cristiano •Blvd. Hidalgo No. 200 Col. San José C.P. 88748 •Reynosa, Tam., México.
•Tel. (899) 296 58 07