Sei sulla pagina 1di 2

RECOMENDACIONES A LA HORA DE REDACTAR UNA TUTELA.

PRIMERO: Identificar claramente a todas las partes, no hay que olvidar que cuando se
actúa en nombre de un hijo menor de edad se debe decir “en representación del hijo(a)” y cuando
se actúa como agente oficioso se debe hacer la aclaración, además de escribir las razones por las
cuales quien debería interponer la acción no puede hacerlo por sí mismo, siempre es mejor que se
notifique a todos las posibles partes para evitar posteriormente una nulidad por violación del
debido proceso.

SEGUNDO: A la hora de redactar los hechos no es necesario contar todo lo que le ha


pasado pues no se está construyendo un diario sino relatando lo más importante, para ello se
debe identificar de manera clara lo ocurrido y en varios numerales, que deberán estar organizados
cronológicamente desde el más viejo al más reciente.

Es importante anotar que de la redacción clara de los hechos se desprende la posibilidad


de que el juzgador pueda atender correctamente las necesidades de quien interpone la acción, por
ello en ningún caso se debe faltar a la verdad; además como recomendación general, se le puede
dar un pequeño toque de drama a aquellos eventos importantes y en los que quiere que se centre
la atención del juez, advirtiendo inmediatamente, tácita o expresamente, en que hechos se
constituye una vulneración a su derecho fundamental.

TERCERO: Se tiene que hacer una sección donde se señalen los derechos fundamentales
vulnerados, esto no constituye una obligación pues el juez tiene el deber de observar lo aportado
en la tutela para establecer si ha habido vulneración de algún derecho fundamental, sin embargo
es una herramienta que ahorra tiempo al juzgador y aclara la perspectiva que debe seguir.

CUARTO: La siguiente sesión contiene la fundamentación jurídica de la tutela para que


sean atendidas sus pretensiones.

El juez está obligado a conocer el derecho, por lo cual si usted omite señalar una
jurisprudencia o una norma que se ajusta al caso y le es conveniente, él debe conocerla, sin
embargo esto no es completamente ajustado a la realidad y por ello es importante aportar todos
los argumentos NECESARIOS para asegurar que se garantice su derecho fundamental.

QUINTO: En concordancia con todo lo anterior, usted deberá hacer las pretensiones donde
empezará pidiendo que se le tutelen los derechos fundamentales que considera vulnerados, y en
consecuencia se tomen las medidas a las que usted considera que tiene derecho para que se haga.
Aquí siempre es mejor pedir más, que pedir menos y que luego el fallo de tutela le sea insuficiente
para reclamar lo necesario, por ejemplo, en el caso que usted este padeciendo VIH-SIDA y no le
quieran dar una cita, una droga, o cualquier otra cosa, se le recomienda que pida la droga precisa,
y en otra pretensión solicite que se le ordene a la EPS que garantice su derecho a la salud integral
proporcionándole todo lo que los médicos prescriban, de ésta manera no tendrá que estar
presentando una acción de tutela ante cada presunta vulneración que realice la misma entidad.

SEXTO: Se debe realizar un acápite de notificaciones, donde usted deberá colocar su nombre y
la dirección donde desee recibir lo que se le remita, y también los nombres y direcciones de los
accionados, repetimos, es importante que las direcciones sean las correctas para evitar una futura
nulidad.

SÉPTIMO: Es importante añadir un acápite donde se realiza el juramento de que no se ha


interpuesto, ni se encuentra analizando otro juzgado, alguna tutela por los mismos hechos y
pretensiones.