Sei sulla pagina 1di 124

CUENTOS,

RONDAS Y
LEYENDAS
INDICE
CUENTOS ................................................................................... 4

1. Uga la Tortuga. ........................................................................................................................... 6

2. Las Moscas................................................................................................................................. 10

3. El Niño y los Clavos. ................................................................................................................. 12

4. Daniel y las Palabras Mágicas ................................................................................................ 16

5. La Liebre y la Tortuga............................................................................................................. 19

6. Carrera de Zapatillas ..............................................................................................................22

7. El Caballo y el Asno ..................................................................................................................26

8. Un Conejo en La Vía .................................................................................................................28

RONDAS .................................................................................. 33

1. La Vaca Lechera .......................................................................................................................34

2. La Farolera ................................................................................................................................29

3. El Patio de mi Casa ................................................................................................................... 31

4. El Puente de Avignon ...............................................................................................................33

5. Aserrín Aserrán .......................................................................................................................35

6. La Rana Cucú ..............................................................................................................................37

7. Susanita Tiene un Ratón .........................................................................................................39

8. Mambrú se fue a la Guerra .................................................................................................... 41

FABULAS .................................................................................. 43

1. El León y el Ratón .....................................................................................................................44

2. La Zorra y las Uvas ..................................................................................................................46

3. Las Ranas Pidiendo Rey. ..........................................................................................................48

4. El Águila y los Gallos ................................................................................................................ 51

5. El Caballo Viejo .........................................................................................................................53

Página 1 de 123
6. La Rana Gritona y el León .......................................................................................................55

7. La Golondrina y el Ruiseñor ....................................................................................................56

8. El Cuervo y la Culebra .............................................................................................................58

LEYENDAS ................................................................................ 60

1. El Hombre Verde...................................................................................................................... 61

2. The Collector ............................................................................................................................62

3. Dog-Boy ......................................................................................................................................63

4. Cropsey .......................................................................................................................................64

5. Vampiros de grasa Humana ....................................................................................................66

6. La Ballena que Explotó ............................................................................................................68

7. Sobrevivir Estando Congelado ..............................................................................................69

8. Las Sombras en las Esquinas .................................................................................................70

TRABALENGUAS ......................................................................... 72

1. Tú Gusto y mi Gusto ................................................................................................................73

2. Los Cuentos ...............................................................................................................................74

3. El Aviso .......................................................................................................................................75

4. Pedro Pica Piedra......................................................................................................................76

5. Juan y el Tubo...........................................................................................................................77

6. El Trabalengüista .....................................................................................................................78

7. La Chiva Ética............................................................................................................................79

8. Se Murió Lola ............................................................................................................................80

POEMAS ................................................................................... 78

1. La Primavera Besaba ...............................................................................................................79

2. La Calva del Profesor .............................................................................................................. 81

3. La Reina ......................................................................................................................................82

4. La Mujer Hermosa ...................................................................................................................83

5. El Verano ....................................................................................................................................84

Página 2 de 123
6. Tu Cuerpo ...................................................................................................................................85

7. El Amor y La Amistad .............................................................................................................86

8. Cerca de Ti ................................................................................................................................87

CANCIONES INFANTILES .............................................................. 88

1. Yo Tenía 10 Perritos ................................................................................................................90

2. Pin-pon ........................................................................................................................................90

3. Los Pollitos ................................................................................................................................. 91

4. Un Elefante se Balanceaba ....................................................................................................92

5. La Rana Cú cú ............................................................................................................................93

6. Que Llueva, Que Llueva ..........................................................................................................94

7. Arre Caballito ...........................................................................................................................95

8. Me Encontré al Patito Juan ...................................................................................................97

DICHOS .................................................................................. 100

1. Dime con quién andas, y te diré quién eres. ..................................................................... 102

2. Donde menos se piensa, salta la liebre.............................................................................. 103

3. La cabra siempre tira al monte. .......................................................................................... 104

4. Más vale tarde que nunca. .................................................................................................... 105

5. No hay peor sordo que el que no quiere oír. .................................................................... 106

6. Mona que viste de seda, mona se queda. ........................................................................... 107

7. Cría cuervos y te sacaran los ojos ..................................................................................... 108

8. La memoria es como el mal amigo; cuando más falta te hace, te falla. ..................... 109

Página 3 de 123
CUENT

OS
Página 4 de 123
Página 5 de 123
1. Uga la Tortuga

¡Caramba, todo me sale mal! se lamenta constantemente Uga, la


tortuga. Y es que no es para menos: siempre llega tarde, es la
última en acabar sus tareas, casi nunca consigue premios a la
rapidez y, para colmo es una dormilona.
¡Esto tiene que cambiar! se propuso un buen día, harta de que
sus compañeros del bosque le recriminaran por su
poco esfuerzo al realizar sus tareas.
Y es que había optado por no intentar siquiera
realizar actividades tan sencillas como amontonar hojitas secas
caídas de los árboles en otoño, o quitar piedrecitas de camino
hacia la charca donde chapoteaban los calurosos días de verano.
-¿Para qué preocuparme en hacer un trabajo que luego acaban
haciendo mis compañeros? Mejor es dedicarme a jugar y a
descansar.
- No es una gran idea, dijo una hormiguita. Lo que
verdaderamente cuenta no es hacer el trabajo en un tiempo
récord; lo importante es acabarlo realizándolo lo mejor que

Página 6 de 123
sabes, pues siempre te quedará la recompensa de haberlo
conseguido.
No todos los trabajos necesitan de obreros rápidos. Hay labores
que requieren tiempo y esfuerzo. Si no lo intentas nunca sabrás
lo que eres capaz de hacer, y siempre te quedarás con la duda de
si lo hubieras logrados alguna vez.
Por ello, es mejor intentarlo y no conseguirlo que no probar y
vivir con la duda. La constancia y la perseverancia son buenas
aliadas para conseguir lo que nos proponemos; por ello yo te
aconsejo que lo intentes. Hasta te puede sorprender de lo que
eres capaz.
- ¡Caramba, hormiguita, me has tocado las fibras! Esto es lo que
yo necesitaba: alguien que me ayudara a comprender
el valor del esfuerzo; te prometo que lo intentaré.
Pasaron unos días y Uga, la tortuga, se esforzaba en sus
quehaceres.
Se sentía feliz consigo misma pues cada día conseguía lo poquito
que se proponía porque era consciente de que había hecho todo
lo posible por lograrlo.

Página 7 de 123
- He encontrado mi felicidad: lo que importa no es marcarse
grandes e imposibles metas, sino acabar todas las pequeñas
tareas que contribuyen a lograr grandes fines.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

FIN.

Página 8 de 123
Página 9 de 123
2. Las Moscas

En un frondoso bosque, de un panal se derramó una rica y


deliciosa miel, y las moscas acudieron rápidamente y ansiosas a
devorarla. Y la miel era tan dulce y exquisita que las moscas no
podían dejar de comerlas.
Lo que no se dieron cuenta las moscas es que sus patas se fueron
prendiendo en la miel y que ya no podían alzar el vuelo de
nuevo.

A punto de ahogarse en su exquisito tesoro, las moscas


exclamaron:
- ¡Nos morimos, desgraciadas nosotras, por quererlo tomar todo
en un instante de placer!
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

FIN.

Página 10 de 123
Página 11 de 123
3. El Niño y los Clavos.

Había un niño que tenía muy, pero que muy mal carácter. Un día,
su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que
perdiera la calma, que él clavase un clavo en la cerca de detrás
de la casa.
El primer día, el niño clavó 37 clavos en la cerca. Al día siguiente,
menos, y así con los días posteriores. Él niño se iba dando cuenta
que era más fácil controlar su genio y su mal carácter, que clavar
los clavos en la cerca.
Finalmente llegó el día en que el niño no perdió la calma ni una
sola vez y se lo dijo a su padre que no tenía que clavar ni un
clavo en la cerca.
Él había conseguido, por fin, controlar su mal temperamento.
Su padre, muy contento y satisfecho, sugirió entonces a su hijo
que por cada día que controlase su carácter, que sacase un clavo
de la cerca.
Los días se pasaron y el niño pudo finalmente decir a su padre
que ya había sacado todos los clavos de la cerca. Entonces el

Página 12 de 123
padre llevó a su hijo, de la mano, hasta la cerca de detrás de la
casa y le dijo:
- Mira, hijo, has trabajado duro para clavar y quitar los clavos de
esta cerca, pero fíjate en todos los agujeros que quedaron en la
cerca. Jamás será la misma. Lo que quiero decir es que cuando
dices o haces cosas con mal genio, enfado y mal carácter, dejas
una cicatriz, como estos agujeros en la cerca. Ya no importa tanto
que pidas perdón. La herida estará siempre allí. Y una herida
física es igual que una herida verbal.
Los amigos, así como los padres y toda
la familia, son verdaderas joyas a
quienes hay que valorar. Ellos te sonríen
y te animan a mejorar. Te escuchan,
comparten una palabra de aliento y
siempre tienen su corazón abierto para
recibirte.
Las palabras de su padre, así como la
experiencia vivida con los clavos,
hicieron con que el niño reflexionase
sobre las consecuencias de su carácter.

Página 13 de 123
Y colorín colorado, este cuento se ha
acabado.

FIN.

Página 14 de 123
Página 15 de 123
4. Daniel y las Palabras Mágicas

Daniel juega muy contento en su habitación, monta y desmonta


palabras sin cesar. Hay veces que las letras se unen solas para
formar palabras fantásticas, imaginarias, y es que Daniel es
mágico, es un mago de las palabras. Lleva unos días preparando
un regalo muy especial para aquellos que más quiere.
Es muy divertido ver la cara de mamá cuando descubre por la
mañana un buenos días, preciosa debajo de la almohada; o
cuando papá encuentra en su coche un te quiero de color azul.
Sus palabras son amables y bonitas, cortas, largas, que suenan
bien y hacen sentir bien: gracias, te quiero, buenos días, por
favor, lo siento, me gustas.
Daniel sabe que las palabras son poderosas y a él le gusta jugar
con ellas y ver la cara de felicidad de la gente cuando las oye.
Sabe bien que las palabras amables son mágicas, son como llaves
que te abren la puerta de los demás. Porque si tú eres amable,
todo es amable contigo. Y Daniel te pregunta: ¿quieres intentarlo
tú y ser un mago de las palabras amables?
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Página 16 de 123
FIN.

Página 17 de 123
Página 18 de 123
5. La Liebre y la Tortuga

En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa y


vanidosa, que no cesaba de pregonar que ella era la más veloz y
se burlaba de ello ante la lentitud de la tortuga.
- ¡Eh, tortuga, no corras tanto que nunca vas a llegar a tu meta!
Decía la liebre riéndose de la tortuga.
Un día, a la tortuga se le ocurrió hacerle una inusual apuesta a la
liebre:
- Estoy segura de poder ganarte una carrera.
- ¿A mí? Preguntó asombrada la liebre.
- Sí, sí, a ti, dijo la tortuga. Pongamos nuestras apuestas y veamos
quién gana la carrera.
La liebre, muy engreída, aceptó la apuesta.
Así que todos los animales se reunieron para presenciar la
carrera. El búho señaló los puntos de partida y de llegada, y sin
más preámbulos comenzó la carrera en medio de la incredulidad
de los asistentes.
Astuta y muy confiada en sí misma, la liebre dejó coger ventaja a
la tortuga y se quedó haciendo burla de ella. Luego, empezó a

Página 19 de 123
correr velozmente y sobrepasó a la tortuga que caminaba
despacio, pero sin parar. Sólo se detuvo a mitad del camino ante
un prado verde y frondoso, donde se dispuso a descansar antes
de concluir la carrera. Allí se quedó dormida, mientras la tortuga
siguió caminando, paso tras paso, lentamente, pero sin
detenerse.
Cuando la liebre se despertó, vio con pavor que la tortuga se
encontraba a una corta distancia de la meta. En un sobresalto,
salió corriendo con todas sus fuerzas, pero ya era muy tarde: ¡la
tortuga había alcanzado la meta y ganado la carrera!
Ese día la liebre aprendió, en medio de una gran humillación,
que no hay que burlarse jamás de los demás. También aprendió
que el exceso de confianza es un obstáculo para alcanzar
nuestros objetivos. Y que nadie, absolutamente nadie, es mejor
que nadie.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.
FIN.

Página 20 de 123
Página 21 de 123
6. Carrera de Zapatillas

Había llegado por fin el gran día. Todos los animales del
bosque se levantaron temprano porque ¡era el día de la gran
carrera de zapatillas! A las nueve ya estaban todos reunidos
junto al lago.
También estaba la jirafa, la más alta y hermosa del bosque. Pero
era tan presumida que no quería ser amiga de los demás
animales.
La jirafa comenzó a burlarse de sus amigos:
- Ja, ja, ja, ja, se reía de la tortuga que era tan bajita y tan lenta.
- Jo, jo, jo, jo, se reía del rinoceronte que era tan gordo.
- Je, je, je, je, se reía del elefante por su trompa tan larga.
Y entonces, llegó la hora de la largada.
El zorro llevaba unas zapatillas a rayas amarillas y rojas. La
cebra, unas rosadas con moños muy grandes. El mono llevaba
unas zapatillas verdes con lunares anaranjados.
La tortuga se puso unas zapatillas blancas como las nubes. Y
cuando estaban a punto de comenzar la carrera, la jirafa se puso
a llorar desesperada.

Página 22 de 123
Es que era tan alta, que ¡no podía atarse los cordones de sus
zapatillas!
- Ahhh, ahhhh, ¡qué alguien me ayude! - gritó la jirafa.
Y todos los animales se quedaron mirándola. Pero el zorro fue a
hablar con ella y le dijo:
- Tú te reías de los demás animales porque eran diferentes. Es
cierto, todos somos diferentes, pero todos tenemos algo bueno y
todos podemos ser amigos y ayudarnos cuando lo necesitamos.
Entonces la jirafa pidió perdón a todos por haberse reído de
ellos. Y vinieron las hormigas, que rápidamente treparon por sus
zapatillas para atarle los cordones.
Y por fin se pusieron todos los animales en la línea de partida. En
sus marcas, preparados, listos, ¡YA!
Cuando terminó la carrera, todos festejaron porque habían
ganado una nueva amiga que además había aprendido lo que
significaba la amistad.
Colorín, colorón, si quieres tener muchos amigos, acéptalos
como son.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Página 23 de 123
FIN.

Página 24 de 123
Página 25 de 123
7. El Caballo y el Asno

Un hombre tenía un caballo y un asno.


Un día que ambos iban camino a la ciudad, el asno, sintiéndose
cansado, le dijo al caballo:
- Toma una parte de mi carga si te interesa mi vida.
El caballo haciéndose el sordo no dijo nada y el asno cayó
víctima de la fatiga, y murió allí mismo.
Entonces el dueño echó toda la carga encima del caballo, incluso
la piel del asno. Y el caballo, suspirando dijo:
- ¡Qué mala suerte tengo! ¡Por no haber querido cargar con un
ligero fardo ahora tengo que cargar con todo, y hasta con la piel
del asno encima!
Cada vez que no tiendes tu mano para ayudar a tu prójimo que
honestamente te lo pide, sin que lo notes en ese momento, en
realidad te estás perjudicando a ti mismo.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

FIN.

Página 26 de 123
Página 27 de 123
8. Un Conejo en La Vía

Daniel se reía dentro del auto por las gracias que hacía
su hermano menor, Carlos. Iban de paseo con sus padres al Lago
Rosado. Allí irían a nadar en sus tibias aguas y elevarían sus
nuevas cometas. Sería un día de paseo inolvidable. De pronto el
coche se detuvo con un brusco frenazo. Daniel oyó a su padre
exclamar con voz ronca:
- ¡Oh, mi Dios, lo he atropellado!,
- ¿A quién, a quién?, le preguntó Daniel.
- No se preocupen, respondió su padre-. No es nada.
El auto inició su marcha de nuevo y la madre de los chicos
encendió la radio, empezó a sonar una canción de moda en los
altavoces.
- Cantemos esta canción, dijo mirando a los niños en el asiento
de atrás. La mamá comenzó a tararear una canción. Pero Daniel
miró por la ventana trasera y vio tendido sobre la carretera el
cuerpo de un conejo.
- Para el coche papi, gritó Daniel. Por favor, detente.
- ¿Para qué?, responde su padre.

Página 28 de 123
- ¡El conejo, le dice, el conejo allí en la carretera, herido!
- Dejémoslo, dice la madre, es sólo un animal.
- No, no, para, para.
- Sí papi, no sigas - añade Carlitos-. Debemos recogerlo y llevarlo
al hospital de animales.
Los dos niños estaban muy preocupados y tristes.
- Bueno, está bien- dijo el padre dándose cuenta de su error. Y
dando vuelta recogieron al conejo herido.
Pero al reiniciar su viaje fueron detenidos un poco más adelante
por una patrulla de la policía, que les informó de que una gran
roca había caído sobre la carretera por donde iban, cerrando el
paso. Al enterarse de la emergencia, todos ayudaron a los
policías a retirar la roca.
Gracias a la solidaridad de todos pudieron dejar el camino libre y
llegar a tiempo al veterinario, que curó la pata al conejo. Los
papás de Daniel y Carlos aceptaron a llevarlo a su casa hasta que
se curara
Unas semanas después toda la familia fue a dejar al conejito de
nuevo en el bosque.

Página 29 de 123
Carlos y Daniel le dijeron adiós con pena, pero sabiendo que
sería más feliz en libertad.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

FIN.

Página 30 de 123
Página 31 de 123
Página 32 de 123
RONDA

Página 33 de 123
1. La Vaca Lechera

Tengo una vaca lechera, y se puso colorada.


no es una vaca cualquiera, Tolón, tolón,
me da leche merengada, Tolón, tolón.
Ay! que vaca tan salada, Caminaba derechita,
Tolón , tolón, balanceaba su colita,
Tolón , tolón. de repente la vió el toro
Un cencerro le he comprado y le dijo: ¡yo te adoro!
y a mi vaca le ha gustado, Tolón, tolón,
se pasea por el prado, Tolón, tolón.
mata moscas con el rabo. Tengo una vaca lechera,
Tolón, tolón, tolón, tolón. no es una vaca cualquiera,
Yo la llevé de paseo, me da leche merengada,
con un bonito sombrero, ay! que vaca tan salada.
todo el mundo la miraba, Tolón , tolón,
Tolón , tolón.

Página 34 de 123
Página 28 de 123
2. La Farolera

La Farolera tropezó y todas las cuentas


y en la calle se cayó salieron cabal.
y al pasar por un cuartel Dos y dos son cuatro,
se enamoró de un coronel. cuatro y dos son seis,
Alcen las banderas seis y dos son ocho
para que pase la Farolera. y ocho dieciséis,
Ponga la escalera y ocho veinticuatro,
y encienda el farol. y ocho treinta y dos.
Después de encendido Ay, niña bendita,
se puso a contar me arrodillo en vos.

Página 29 de 123
Página 30 de 123
3. El Patio de mi Casa

El patio de mi casa que si tú no me quieres


es particular. otro amante me querrá.
Cuando llueve se moja Hache, i, jota, ka
como los demás. ele, elle, eme, o,
Agáchate, que si tú no me quieres
y vuélvete a agachar, otro amante tendré yo.
que los agachaditos Chocolate, molinillo
no saben bailar. corre corre, que te pillo
Hache, i, jota, ka A estirar, a estirar
ele, elle, eme, a, que el demonio va a pasar.

Página 31 de 123
Página 32 de 123
4. El Puente de Avignon

Sobre el puente de Avignon


todos bailan, todos bailan. Sobre el puente de Avignon
Sobre el puente de Avignon todos bailan, todos bailan.
todos bailan y yo también. Sobre el puente de Avignon
Hacen así… Así las todos bailan y yo también.
lavanderas. Hacen así… Así las costureras.
Hacen así… Así me gusta a mí. Hacen así… Así me gusta a mí.
Sobre el puente de Avignon Sobre el puente de Avignon
todos bailan, todos bailan. todos bailan, todos bailan.
Sobre el puente de Avignon Sobre el puente de Avignon
todos bailan y yo también. todos bailan y yo también.
Hacen así… Así las Hacen así… Así los zapateros.
planchadoras. Hacen así…
Hacen así… Así me gusta a mí. Así me gusta a mí

Página 33 de 123
Página 34 de 123
5. Aserrín Aserrán

Aserrín aserrán, los maderos de San Juan.


Piden pan, no les dan, piden queso les dan hueso, y se les atora
en el pescuezo!
Piden vino, si les dan, se marean y se van.

Aserrín aserrán, los maderos de San Juan.


Piden pan, no les dan, piden queso les dan hueso, y se les atora
en el pescuezo!
Piden vino, si les dan, se marean y se van.

Aserrín aserrán, los maderos de San Juan.


Piden pan, no les dan, piden queso les dan hueso,
Piden ají, y los botan así.

Página 35 de 123
Página 36 de 123
6. La Rana Cucú

Cucú, cucú, con traje de cola.


cantaba la rana. Cucú, cucú,
Cucú, cucú, pasó un marinero.
debajo del agua. Cucú, cucú,
Cucú, cucú, vendiendo floreros.
pasó un caballero. Cucú, cucú,
Cucú, cucú, le pidió un ramito.
de capa y sombrero. Cucú, cucú,
Cucú, cucú, no le quiso dar.
pasó una señora. Cucú, cucú,
Cucú, cucú, se echó a nadar.

Página 37 de 123
Página 38 de 123
7. Susanita Tiene un Ratón

Susanita tiene un ratón, Susanita tiene un ratón,


Un ratón chiquitín, Un ratón chiquitín,
Que come chocolate, turrón Que come chocolate, turrón
Y bolitas de anís. Y bolitas de anís.
Duerme cerca del radiador, Duerme cerca del radiador,
Con la almohada en los pies Con la almohada en los pies
Y sueña que es un gran Y sueña que es un gran
campeón campeón
Jugando al ajedrez. Jugando al ajedrez.
Le gusta el futbol, Le gusta el futbol,
El cine y el teatro. El cine y el teatro.
Baila tango y rock´n roll Baila tango y rock´n roll
Y si llegamos y nota que Y si llegamos y nota que
observamos, observamos,
Siempre nos canta esta Siempre nos canta esta
canción. canción.

Página 39 de 123
8. Mambrú se fue a la Guerra
La Trinidad se pasa,
Mambrú se fue a la guerra, Mambrú no vuelve más.
¡qué dolor, qué dolor, qué Por allí viene un paje,
pena! ¡qué dolor, qué dolor, qué
Mambrú se fue a la guerra, pena!
no sé cuándo vendrá.
¡Ah, ah, ah, ah, ah, ah! Por allí viene un paje,
No sé cuándo vendrá. ¿Qué noticias traerá?
¿Vendrá para la Pascua? ¡Ah, ah, ah, ah, ah, ah!
¡Qué dolor, qué dolor, qué ¿Qué noticias traerá?
pena! -Las noticias que traigo,
¿Vendrá para la Pascua ¡qué dolor, qué dolor, qué
o por la Trinidad? pena!
¡Ah, ah, ah, ah, ah, ah! -Las noticias que traigo,
O por la Trinidad. ¡dan ganas de llorar!
La Trinidad se pasa, ¡Ah, ah, ah, ah, ah, ah!
¡qué dolor, qué dolor qué Dan ganas de llorar!
pena! Mambrú ha muerto en guerra.
¡Qué dolor, qué dolor, qué

Página 41 de 123
pena! ¡Ah, ah, ah, ah, ah, ah!
Mambrú ha muerto en guerra, Y un cura sacristán.
y yo le fui a enterrar. Encima de la tumba
¡Ah, ah, ah, ah, ah, ah! ¡qué dolor, qué dolor, qué
Y yo le fui a enterrar! pena!
Con cuatro oficiales Encima de la tumba
¡qué dolor, qué dolor, qué los pajaritos van,
pena! ¡Ah, ah, ah, ah, ah, ah!
Con cuatro oficiales Los pajaritos van, cantando el
y un cura sacristán. pío, pío.

Página 42 de 123
FABULAS

Página 43 de 123
1. El León y el Ratón

Dormía tranquilamente un león, cuando un ratón empezó a


juguetear encima de su cuerpo. Despertó el león y rápidamente
atrapó al ratón; y a punto de ser devorado, le pidió éste que le
perdonara, prometiéndole pagarle cumplidamente llegado el
momento oportuno. El león echó a reír y lo dejó marchar.

Pocos días después unos cazadores apresaron al rey de la selva y


le ataron con una cuerda a un frondoso árbol. Pasó por ahí el
ratoncillo, quien al oír los lamentos del león, corrió al lugar y
royó la cuerda, dejándolo libre.
-- Días atrás -- le dijo --, te burlaste de mí pensando que nada
podría hacer por ti en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas
que los pequeños ratones somos agradecidos y cumplidos.

Nunca desprecies las promesas de los pequeños honestos. Cuando


llegue el momento las cumplirán.

Página 44 de 123
Página 45 de 123
2. La Zorra y las Uvas

Estaba una zorra con mucha hambre, y al ver colgando de una


parra unos deliciosos racimos de uvas, quiso atraparlos con su
boca.
Mas no pudiendo alcanzarlos, se alejó diciéndose:
-- ¡Ni me agradan, están tan verdes...!

Nunca traslades la culpa a los demás de lo que no eres capaz de


alcanzar.

Página 46 de 123
Página 47 de 123
3. Las Ranas Pidiendo Rey

Cansadas las ranas del propio desorden y anarquía en que


vivían, mandaron una delegación a Zeus para que les enviara un
rey.
Zeus, atendiendo su petición, les envió un grueso leño a su
charca.
Espantadas las ranas por el ruido que hizo el leño al caer, se
escondieron donde mejor pudieron. Por fin, viendo que el leño
no se movía más, fueron saliendo a la superficie y dada la
quietud que predominaba, empezaron a sentir tan grande
desprecio por el nuevo rey, que brincaban sobre él y se le
sentaban encima, burlándose sin descanso.
Y así, sintiéndose humilladas por tener de monarca a un simple
madero, volvieron donde Zeus, pidiéndole que les cambiara al
rey, pues éste era demasiado tranquilo.
Indignado Zeus, les mandó una activa serpiente de agua que, una
a una, las atrapó y devoró a todas sin compasión.

A la hora de elegir los gobernantes, es mejor escoger a uno

Página 48 de 123
sencillo y honesto, en vez de uno muy emprendedor pero malvado
o corrupto.

Página 49 de 123
Página 50 de 123
4. El Águila y los Gallos

Dos gallos reñían por la preferencia de las gallinas; y al fin uno


puso en fuga al otro.
Resignadamente se retiró el vencido a un matorral, ocultándose
allí. En cambio el vencedor orgulloso se subió a una tapia alta
dándose a cantar con gran estruendo.
Más no tardó un águila en caerle y raptarlo.
Desde entonces el gallo que había perdido la riña se quedó con
todo el gallinero.

A quien hace alarde de sus propios éxitos, no tarda en aparecerle


quien se los arrebate.

Página 51 de 123
Página 52 de 123
5. El Caballo Viejo

Un caballo viejo fue vendido para darle vueltas a la piedra de un


molino.
Al verse atado a la piedra, exclamó sollozando:
-- ¡Después de las vueltas de las carreras, he aquí a que vueltas
me he reducido!

No presumas de la fortaleza de la juventud. Para muchos, la vejez


es un trabajo penoso.

Página 53 de 123
Página 54 de 123
6. La Rana Gritona y el León

Oyó una vez un león el croar de una rana, y se volvió hacia donde
venía el sonido, pensando que era de algún animal muy
importante.
Esperó y observó con atención un tiempo, y cuando vio a la rana
que salía del pantano, se le acercó y la aplastó diciendo:
-- ¡Tú, tan pequeña y lanzando esos tremendos gritos!

Quien mucho habla, poco es lo que dice.

Página 55 de 123
7. La Golondrina y el Ruiseñor

Invitó la golondrina a un ruiseñor a construir su nido como lo


hacía ella, bajo el techo de las casas de los hombres, y a vivir con
ellos como ya lo hacía ella.
Pero el ruiseñor repuso:
-- No quiero revivir el recuerdo de mis antiguos males, y por eso
prefiero alojarme en lugares apartados.

Los bienes y los males recibidos, siempre quedan atados a las


circunstancias que los rodearon.

Página 56 de 123
Página 57 de 123
8. El Cuervo y la Culebra

Andaba un cuervo escaso de comida y vio en el prado a una


culebra dormida al sol; cayó veloz sobre ella y la raptó.
Más la culebra, despertando de su sueño, se volvió y la mordió.
El cuervo viéndose morir dijo:
-- ¡Desdichado de mí, que encontré un tesoro pero a costa de mi
vida!

Antes de querer poseer algún bien, primero hay que valorar si su


costo vale la pena.

Página 58 de 123
Página 59 de 123
LEYEND

AS

Página 60 de 123
1. El Hombre Verde

Si vas a un restaurante de carretera en el oeste de Pensilvania y


preguntas si han visto el “Hombre Verde” o “Charlie no Face” es
una vieja leyenda urbana de una entidad sobrenatural-verde
brillante o un demonio que vaga por las carreteras secundarias
durante la noche.

La leyenda se basa en una persona real: Raymond Robinson,


quien fue muy malherido en un accidente eléctrico cuando era
joven y perdió sus ojos, nariz, una oreja y un brazo. Su piel
estaba en mal estado, que tenía una tonalidad extraña, que es de
donde se originó la “verde” en Green Man.

Aislado de la sociedad, Raymond caminó por los caminos rurales


del oeste de Pensilvania por la noche porque era el único
momento en que podía salir a la calle sin causar histeria
colectiva.

Página 61 de 123
2. The Collector

La leyenda urbana de “The Collector” es realmente una leyenda


de un hermético cajón de sastre, no se sabe lo que los vecinos
pueden estar haciendo en sus sótanos como calabozos.

La leyenda más común de Collector es el vecino que recoge


partes del cuerpo humano y con orgullo los muestra en tarros de
cristal.

En Rusia, la leyenda urbana del colector es un caso totalmente


real. Se trata de un historiador local ruso, llamado Anatoly
Moskvin, que robó los cadáveres de los cementerios en docenas
de un cementerio en un pequeño pueblo de Moscú.

Página 62 de 123
3. Dog-Boy

La leyenda de “Dog-Boy” se origina fuera de Arkansas. Aunque


no se trata del chupa cabras mitológico, si cuentan con un niño
pequeño siniestro que pasó sus años de infancia cruelmente
torturado y experimentando con perros y gatos locales. La
leyenda dice que el muchacho tenía poderes paranormales,
también.

Aunque parezca increíble, la leyenda del Dog-Boy es real y se


basa en la vida de Gerald Floyd Bettis, quien efectivamente
llevaba perros y gatos callejeros a la casa de la familia para tener
más para torturar.

Página 63 de 123
4. Cropsey

La leyenda urbana Cropsey se desarrolla a lo largo de los años 70


y 80 después de que varios niños desaparecieran de Staten
Island.

La historia, la cual se ha contado recientemente en el


documental llamado Cropsey, inicialmente gira entorno a un
clásico, pero escalofriantemente como el hombre que roba niños.

Unos decían que llevaba un gancho, otros que un cuchillo de


carnicero, como una leyenda urbana con el tiempo se fue
olvidando, quedando como una especie de aviso para que los
niños no hicieran mucho caso a sus padres por la noche.

Contada principalmente en esas fogatas de campamento de los


Boys Scouts.
En el campamento de los Boys Scouts de Staten Island los niños
aprendían de muy jóvenes a no acercarse a las instalaciones
abandonadas de la escuela mental Willowbrook, porque allí

Página 64 de 123
habitaba el terrorífico Cropsey, según decían. Por ellos se
escabullían constantemente a la zona, buscando historias,
secretos y desafiando las leyendas que desde hace años
rondaban el lugar.

Lo que los niños no sabrían sino hasta convertirse en adultos, es


que en esa zona pueden estar enterrados los cuerpos de unos
niños desaparecidos durante las décadas del 70 y principios del
80.

Página 65 de 123
5. Vampiros de grasa Humana

Esta es una historia particularmente espantosa.


Los sucesos son similares a la leyenda de trata de riñones
humanos.

La leyenda “vampiros de grasa humana” en realidad tiene una


historia de 400 años en el Perú.
Durante este tiempo, los vecinos de vampiros que eran
perseguidos y se alimentaban de la grasa de los turistas y
dejaban los cuerpos vacíos de toda su grasa.

Resulta que la leyenda puede haber sido cierta, excepto que los
llamados "vampiros" son traficantes que raptan personas y les
quitan la grasa para venderla en el mercado negro.

La policía peruana investigó esta historia hace años y en 2009, el


general Eusebio Félix Murga, director de la unidad de
investigaciones criminales de Perú, anunció que habían

Página 66 de 123
desarticulado una banda de delincuentes que "trafica con grasa
humana.”

Página 67 de 123
6. La Ballena que Explotó

Muchos residentes de Oregón muy probablemente crecieron


dudando de su autenticidad, pero era cierto todo el tiempo.
Se trata de: una ballena varada más explosivos de mala calidad
es igual a grasa de ballena con sangre cayendo del cielo.

Página 68 de 123
7. Sobrevivir Estando Congelado

Los científicos firmemente que no es médicamente posible, las


leyendas de personas en proceso de congelación sólida y que de
alguna manera viven durante siglos.

En 1981, Dakota del Norteprobó que estos científicos estaban


equivocados con una verdadera e increíble historia de una joven
llamada Jean Hilliard, quien fue encontrado completamente
congelado después de quedar atrapado a 22º bajo cero. "Cuando
llegó al hospital Fosston, Minnesota, su piel era demasiado difícil
de perforar con una aguja hipodérmica. Su temperatura era
demasiado baja para inscribirse en un termómetro.
Su rostro estaba pálido y sus ojos eran sólidos y no respondía a
luz".
"No puedo explicar cómo está ella viva'', dijo el doctor George
Sather.

Página 69 de 123
8. Las Sombras en las Esquinas

El linaje de gente de la sombra o las leyendas urbanas abarcan


todo un universo de folklore espeluznante que gira alrededor de
visiones oscurecidos o sombras de las personas que aparecen y
desaparecen rápidamente Como era de esperar, las personas que
denuncian estos hechos son a menudo privados de sueño o en un
estado de parálisis del sueño. Durante años, miles de personas
han jurado despertarse en medio de la noche y ver una figura
oscura observándoles, o mirando a través del cuarto. Al menos
en un caso, esto resultó ser verdad. En Fukuoka, Japón, un
hombre que vivió "solo" en su departamento comenzó a
sospechar que algo más estaba presente allí con él, moviendo
cosas y robando comida. Él decidió poner cámaras de vigilancia
y, por supuesto, él capturó imágenes de una anciana
deslizándose fuera de su armario. La mujer tenía 58 años de
edad y se llamaba Tatsuko Horikawa, no tenía hogar y admitió a
la policía que ella había vivido en la casa del hombre cerca de un
año, estando al acecho apenas más allá de su vista en los
armarios.

Página 70 de 123
Obviamente, esta historia no prueba que las sombras son reales,
pero sin duda podría hacer pensar dos veces la próxima vez que
casualmente haya un temor paranoico de alguien que observaba
desde las sombras.

Página 71 de 123
TRABALENG

UAS

Página 72 de 123
1. Tú Gusto y mi Gusto

Si mi gusto gustara del gusto que gusta tu gusto,


Entonces tu gusto gustaría del gusto que gusta mi
gusto,
Pero como mi gusto no gusta del gusto que gusta tu
gusto,
Entonces tu gusto no gusta del gusto que gusta mi
gusto.

Página 73 de 123
2. Los Cuentos

Cuando cuentes cuentos, cuenta cuantos cuentos


cuentas,
Porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas,
Nunca sabrás cuantos cuentos cuentas.

Página 74 de 123
3. El Aviso

Se avisa que el avisador ha avisado que avisara


cuando avise el último aviso para avisar cuando el
avisador dará su último aviso antes de avisar que el
avisador dejara de avisar.

Página 75 de 123
4. Pedro Pica Piedra

Nadie pica piedra como Pedro pica piedra


Porque si alguien pica piedra como Pedro pica
piedra
Es porque Pedro pica piedra le enseño a picar piedra.

Página 76 de 123
5. Juan y el Tubo

Juan tuvo un tubo, y el tubo que tuvo se le rompió,


Y para recuperar el tubo que tuvo,
Tuvo que comprar un tubo igual al tubo que tuvo.

Página 77 de 123
6. El Trabalengüista

Un trabalengüista muy trabalenguoso creo un


trabalenguas muy trabalenguado
Que ni el mejor trabalenguista lo pudo
destrabalenguar.

Página 78 de 123
7. La Chiva Ética

Tengo una chiva ética, pelética, pelín pimpética,


pelada, peluda, pelín pimpuda. La chiva tiene tres
chivitos éticos, peléticos, pelín pimpeticos, pelados,
peludos, pelín pimpudos, y si la chiva no fuera ética,
pelética, pelín pimpetica, los chivitos no serian
éticos, peléticos, pelín pimpeticos.

Página 79 de 123
8. Se Murió Lola
Se murió lola. Monopoli.
¿Qué lola? ¿Qué poli?
Lo lamento. Policía.
¿Qué mento? ¿Qué cía?
Mentosanto. Ciacabó.
¿Qué santo? ¿Qué bo?
San Tomas. Bocachica.
¿Qué ma? ¿Qué chica?
Mata de coco. Chicamala.
¿Qué coco? ¿Qué mala?
Coco de agua. Malacata.
¿Qué agua? ¿Qué cata?
Aguarrás. Catalina.
¿Qué ra? ¿Qué lina?
Rabo de mono. Tu madrina.
¿Qué mono?

Página 80 de 123
POEM

AS
Página 78 de 123
1. La Primavera Besaba

La primavera besaba,
Suavemente la arboleda,
Y el verde nuevo brotaba,
Como una verde humareda.
Las nubes iban pasando
Sobre el campo juvenil,
Yo vi en las hojas temblando
Las lluvias frescas de abril.
Bajo ese almendro florido,
Todo cargado de flor,
Recordé yo he maldecido
Mi juventud sin amor.
Hoy en mitad de la vida,
Me he parado a meditar,
¡Juventud nunca vivida,
Quien te volviera a soñar

Página 79 de 123
Página 80 de 123
2. La Calva del Profesor

Brilla la Luna,
Brilla el Sol,
Brilla la calva del Profesor

Página 81 de 123
3. La Reina

Enterarse cierta reina que un esclavo, en las lides de Venus era


un bravo, más al lecho de su alteza convocado, no logró levantar
el taparrabo.

Página 82 de 123
4. La Mujer Hermosa

Eres la mujer más hermosa,


Bella como una flor,
Por eso solo tú eres la reina de mi amor.

Página 83 de 123
5. El Verano

El verano ya llego,
También el calor,
Me bañaré en la piscina
Con mi lindo flotador.

Página 84 de 123
6. Tu Cuerpo

Si tu cuerpo fuera cárcel,


Y tus brazos cadenas,
Sería el lugar perfecto,
Para cumplir mis condenas.

Página 85 de 123
7. El Amor y La Amistad

Un día se encuentran el amor y la amistad.


Y el amor le pregunta a la amistad
¿Por qué existes tú?
Y la amistad responde:
Para dejar el dolor que dejaste tú.

Página 86 de 123
8. Cerca de Ti

Quiero estar cerca de ti,


Te lo digo con certeza,
Siempre te tengo en mi cabeza,
Yo siempre te amare,
Mi querida cerveza.

Página 87 de 123
CANCION
ES

Página 88 de 123
INFANTI
LES

Página 89 de 123
1. Yo Tenía 10 Perritos

Yo tenía 10 perritos, Uno se mató de un brinco


Yo tenía 10 perritos, Ya nomás me quedan 5,
Uno se murió en la nieve De los 5 que me quedaban,
Ya no más me quedan 9, De los 5 que me quedaban,
De los 9 que me quedaban, Uno se perdió en el teatro,
De los 9 que me quedaban, Ya nomás me quedan 4,
Uno se comió un biscocho De los 4 que me quedaban,
Ya no más me quedan 8, De los 4 que me quedaban,
De los 8 que me quedaban Uno se perdió
De los 8 que me quedaban, Después ya nomás me quedan
A uno le exploto un cuete 3,
Ya nomás me quedan 7, De los 3 que me quedaban,
De los 7 que me quedaban, De los 3 que me quedaban,
De los 7 que me quedaban, Uno se murió de tos
Uno se llevó Moisés Ya nomás me quedan 2,
Ya nomás me quedan 6, De los 2 que me quedaban
De los 6 que me quedaban, De los 2 que me quedaban,
De los 6 que me quedaban, Uno se llevó don Bruno

Página 90 de 123
Ya nomás me queda 1, Un día se marchó al campo,
Y el que me quedaba, Y ya no me queda ninguno.

Página 89 de 123
2. Pin-pon

Pin-pon es un muñeco, Y se acuesta a dormir.


Muy guapo y de cartón, Pin-pon dame la mano,
Se lava su carita con agua y Con un fuerte apretón,
con jabón. Pues quiero ser tu amigo,
Se desenreda el pelo, Pin-pon, Pin-pon, Pin-pon
Con peine de marfil, PIN-PON.
Y aunque se dé tirones,
No llora ni hace así.

Cuando le dan la sopa,


No ensucia el delantal,
Pues come con cuidado,
Como un colegial.

Apenas las estrellas,


Comienzan a salir,
Pin-pon se va a la cama,

Página 90 de 123
3. Los Pollitos

Los pollitos dicen pío, pío, pío, Y les presta abrigo.


Cuando tienen hambre, Bajo sus dos alas se están
Cuando tienes frío. quietecitos,
La gallina busca el maíz y el Y hasta el otro día duermen
trigo, calentitos.
Les da la comida,

Página 91 de 123
4. Un Elefante se Balanceaba

Un elefante se balanceaba, Sobre la tela de una araña,


Sobre la tela de una araña, Y como veían que resistía,
Y como veía que resistía, Fueron a llamar a otro
Fue a llamar a otro elefante. elefante.
Dos elefantes se balanceaban, Tres elefantes …
5. La Rana Cú cú

Cú cú cantaba la rana. Cú cú con traje de cola.


Cú cú debajo del agua. Cú cú paso un marinero.
Cú cú paso un caballero. Cú cú vendiendo romero.
Cú cú con capa y sombrero. Cú cú le pidió un ramito.
Cú cú paso una señora. Cú cú no le quiso dar.
Cú cú y se echó a nadar.

Página 93 de 123
6. Que Llueva, Que Llueva

Que llueva, que llueva. La luna se levanta


La virgen de la cueva, ¡Que sí, que no, que caiga un
Que llueva, que llueva, chaparrón!
La virgen de la cueva. ¡Que sí que no le canta un
Los pajaritos cantan, labrador!

Página 94 de 123
7. Arre Caballito

Arre caballito,
Vamos a Belén,
Que mañana es fiesta,
Y al otro también,
Arre caballito,
Vamos a la feria,
No me tires coces,
Que me caigo a tierra.

Arre caballito,
Vamos a Belén,
Arre, arre, arre,
Que llegamos tarde.

Arre caballito,
Que vamos a Belén,
A buscar a la virgen,
Y al niño también.

Página 95 de 123
Página 96 de 123
8. Me Encontré al Patito Juan

Encontré al patito Juan,


En la esquina del zaguán.

Y me dijo ven que vamos a charlar,


Un consejo sano yo te voy a dar:
“Obedece a tu papá,
Obedece a tu mamá,
Si lo haces el señor,
Larga vida te dará”.

Cada día al despertar,


A Jesús debes orar,
Y también tu biblia tienes que leer,
Porque así un niño bueno vas a ser

Obedece a tu papa,
Obedece a tu mama,
Y si lo haces el Señor,
Larga vida te dará.

Página 97 de 123
Encontré al patito Juan,
En la esquina del zaguán.

Y me dijo ven que vamos a charlar,


Un consejo sano yo te voy a dar:
“Obedece a tu papa,
Obedece a tu mama,
Y si lo haces es Señor,
Larga vida te dará”.

Página 98 de 123
Página 99 de 123
DICHO

S
Página 100 de 123
Página 101 de 123
1. Dime con quién andas, y te diré

quién eres.

Página 102 de 123


2. Donde menos se piensa, salta la

liebre.

Página 103 de 123


3. La cabra siempre tira al monte.

Página 104 de 123


4. Más vale tarde que nunca.

Página 105 de 123


5. No hay peor sordo que el que

no quiere oír.

Página 106 de 123


6. Mona que viste de seda, mona

se queda.

Página 107 de 123


7. Cría cuervos y te sacaran los

ojos

Página 108 de 123


8. La memoria es como el mal

amigo; cuando más falta te hace,

te falla.

Página 109 de 123


Página 110 de 123

Interessi correlati