Sei sulla pagina 1di 2

Romero Estrada Marco Antonio

INTRODUCCION
Las curvas Dosis-Respuesta Cuantal permiten caracterizar el alcance de la
variabilidad biológica en una población determinada, es decir, se representa la
dosis a la que una fracción de la población presentó el efecto máximo esperado,
en una evaluación de si presentó o no el efecto. Este tipo de curvas son útiles para
evaluar efectividad (cumple o no su objetivo) y toxicidad (presencia de efectos
adversos), mediante la obtención de valores que permiten calcular el índice
terapéutico del fármaco en cuestión: dosis toxica media, dosis efectiva media y
dosis letal media (dosis a las que el 50% de la población presentó efectos
adversos, efectos terapéutico y muerte, respectivamente).
Gracias a estas curvas, se generan índices que cuantifican la seguridad, estos
índices, en general, se obtienen por relación (cociente) entre las dosis a las que se
obtiene el efecto beneficioso y aquellas a las que se obtiene un efecto tóxico o
letal, especialmente por medio de los valores citados (DE50, DT50 y
DL50), aunque, en ciertos casos pueden usarse otros (DE90, DE99, DL1, DL10,
etc.).
El uso de este índice depende de la importancia terapéutica del fármaco
administrado: En el caso de que un fármaco determinado se indique para el
tratamiento de un estado patológico relativamente inocuo, se requerirá que tal
fármaco sea MUY seguro (con muy baja toxicidad); por otra parte, si el efecto
deseado es de tal magnitud que sería más riesgoso omitir la administración del
fármaco, entonces se pueden aceptar menores índices terapéuticos y, por ende,
mayores riesgos de toxicidad. En ciertas circunstancias, puede ser más
conveniente la indicación de ciertos valores de concentración plasmática en lugar
de recurrir a la obtención del índice terapéutico propiamente dicho. Estos valores
se conocen como concentración máxima terapéutica y concentración mínima
tóxica. La primera representa la concentración a partir de la cual cualquier
aumento no incrementará el efecto terapéutico y la segunda representa la
concentración por debajo de la cual no se presenta el efecto tóxico. El intervalo
determinado por estas dos concentraciones se denomina rango terapéutico.
Las curvas dosis-respuesta con pendientes extremas pueden tener consecuencias
clínicas importantes si la porción superior de la curva representa una extensión
indeseable de la respuesta (p. ej., el coma causado por un sedante-hipnótico). En
clínica, las curvas de dosis-respuesta con pendientes muy marcadas pueden ser
consecuencia de interacciones cooperativas de varias acciones distintas de un
fármaco (p. ej., efectos en el cerebro, corazón y vasos periféricos, todos
contribuyentes al descenso de la presión arterial).
Generalmente se grafican con el logaritmo de la dosis en el eje de las abscisas
como variable independiente, con la finalidad de obtener curvas sigmoideas de
fácil análisis. De forma general se puede decir que un fármaco potente tiene una
curva que se encuentra a la izquierda en comparación de otro menos potente.
Además estás curvas nos permiten diferenciar entre diferentes tipos de
antagonistas (competitivos, irreversibles y alostéricos) en base al desplazamiento
de la curva a la derecha y la variación de la altura de la curva en la gráfica (CDR
gradual).

CONCLUSION

Aprender el correcto desarrollo de todos los cálculos necesarios para la correcta


graficación de curvas dosis respuesta cuantal en forma sigmoidea así como en
recta al igual que su correcta lectura es de mucha importancia en farmacología
para así de estas obtener los datos necesarios para saber si un medicamento es
viable o no, así como el efecto que puede alcanzar o si deba realizarse un ajuste
antes de salir al mercado o cuales son las dosis recomendadas de estos para
obtener una buena terapia etc.