Sei sulla pagina 1di 7

DEFINICIÓN DE BULLYING

Es un comportamiento agresivo que implica tres aspectos:

- Desbalance de poder.
- Es intimidatorio.
- Es repetido en el tiempo.

Para Olweus, 1999 en su libro “The nature of school bullying. A cross-national perspective”
manifiesta lo siguiente acerca del Bullying.

“Decimos que un estudiante está siendo intimidado cuando otro estudiante o grupo de
estudiantes: dice cosas mezquinas o desagradables, se ríe de él o ella o le llama por nombres
molestos o hirientes. Le ignora completamente o le excluye de su grupo de amigos o le retira de
actividades a propósito. Golpea, patea y empuja, o le amenaza. Cuenta mentiras o falsos
rumores sobre él o ella, le envía notas hirientes y trata de convencer a los demás para que no
se relacionen con él o ella. Y cosas como esas. Estas cosas ocurren frecuentemente y es difícil
para el estudiante que está siendo intimidado defenderse por sí mismo. También es bullying
cuando un estudiante está siendo molestado repetidamente de forma negativa y dañina. Pero
no lo podemos llamar bullying cuando alguien se mete con otro de forma amistosa o como en
un juego. Tampoco es bullying cuando dos estudiantes de la misma fuerza discuten o pelean”.

Es así que se hace necesario diferenciar lo que este término implica, y decidir participar
activamente en enseñar el significado real de esta palabra, ya que la tergiversación del mismo
término crece conjuntamente con el fenómeno. Tener un conflicto, un problema o un desafío,
puede ser un hecho aislado sin llegar a ser un acto de BULLYING.

CARACTERÍSTICAS DEL BULLYING:

- Naturaleza claramente agresiva, independiente de la forma que tome (física, verbal o


social)
- Tal conducta debe repetirse en el tiempo con cierta consistencia.
- La relación entre agresor y víctima se caracteriza por un desequilibrio de poder.
DISPARIDAD DE FUERZAS
1 Grande contra pequeño 2 Varios contra uno

3 Fuerte contra débil

ACTO REITERATIVO O FRECUENTE

Si se presentara otro tipo de situación que implique violencia o agresión, también se abordará
pero bajo la denominación correspondiente a la misma: CONFLICTO.

TIPOS
Bloqueo Social (29,3%): Consiste en el aislamiento social, prohibiendo la participación
en actividades grupales o de hablar y comunicarse con otros. Hacer llorar a la víctima,
metiéndose con él o ella, con la finalidad de hacerlo ver ante los demás como alguien
débil, indigno, indefenso y llorón. Esta última es una de las más utilizadas entre
escolares.
Hostigamiento (20,9%): Forma parte de este porcentaje el desprecio, el odio, la
ridiculización, la burla, el menosprecio, la crueldad, la manifestación gestual de
desprecio y la imitación burlesca.
Manipulación (19,9%): Es aquella que pretende distorsionar la imagen social del niño,
presentando una imagen negativa de éste. No importa lo que haga, todo es utilizado
para inducir al rechazo, inclusive si no ha dicho o hecho nada, se le acusa y culpa de
igual manera.
Coacción (17,4%): Esta modalidad pretende que el niño(a) realice acciones en contra
de su voluntad, ejerciendo dominio y sometimiento total. Con frecuencia estas
coacciones implican que el niño sea víctima de vejaciones, abusos y conductas
sexuales no deseadas, debiendo silenciar por miedo a consecuencias sobre si o sobre
sus hermanos.
Exclusión Social (16%): Siendo un tanto similar al Bloqueo Social, en este modo se pone
de manifiesto la frase “Tú NO”, donde el grupo o persona que acosa segrega
socialmente al niño, tratándolo inclusive como si no existiera, produciendo un vacío
social en su entorno.
Intimidación (14,2%): Busca inducir el miedo en la víctima a través del
amedrentamiento, amenaza, hostigamiento físico y acoso.
Agresiones (13%): Estas agresiones pueden ser físicas (patadas, empujones,
zancadillas, etc.), en función de buscar lastimar a la víctima; pero también entran las
verbales y gestuales, donde a través de manifestaciones de desprecio, burlas, resaltar
defectos y miradas destructivas se le hace daño al sujeto.

- Los resultados revelaron diferencias significativas: altas puntuaciones en


Psicoticismo, Sinceridad y Liderazgo en los bullies, y Autocontrol y Ansiedad/ Timidez
en los víctimas, y destaca el Psicoticismo como dimensión discriminante entre ambos
grupos.

Los resultados confirmas que en todos los grupos escolares la violencia entre iguales es
un hecho y que los índices de incidencia se encuentran equiparados por género. Así
mismo, apuntan una clara diferencia en determinadas variables de socialización entre
cada uno de los sujetos implicados (Agresores y Bullies y Víctimas), especialmente en
Autocontrol y Sinceridad, no observándose esa diferencia entre agresores y bien
adaptados. Si son significativas, las diferencias en Retraimiento, Ansiedad. La variable
Liderazgo aparece como específica en la agresores, frente a los otros dos grupos. La
percepción del Clima Social Escolar presenta igualmente algunas peculiaridades, no
existen diferencias significativas entre agresores y bien adaptados en ninguna de sus
dimensiones, mientras que si lo es entre los víctimas y bien adaptados y entre víctimas
y los agresores en las variables de la dimensión Relaciones Escolares y la dimensión
Estabilidad comparados con los bien adaptados. Según nuestros datos, los agresores
presentan un perfil específico frente a las víctimas, resultando relevante su fortaleza
física, la provocación y su carácter de cierto liderazgo frente a la cobardía, ansiedad y
sentimientos de antipatía que despiertan las víctimas. Podríamos resumir diciendo
que, en general, los valores de consideración hacia los demás son bajos en toda la
muestra, la percepción del clima social del aula presenta escasas diferencias entre bien
adaptado y agresores, y, que los víctimas se encuentran en clara situación de
indefensión en el grupo, todo ello puede ser interpretado como elemento favorecedor
de bullying en los contextos