Sei sulla pagina 1di 3

Actitud: evalúa el mundo social.

La actitudes se reflejan a menudo en nuestro comportamiento pero algunas veces este no es el


caso de las actitudes son ambivalentes. La ambivalencia de la actitud hace referencia a que
nuestra evaluación de objetivos. Temas, personas o eventos no es siempre uniformemente
negativa o positiva.

Los psicólogos sociales no perciben las actitudes como importaciones solo por el hecho de que
sean difíciles de cambar. Las actitudes influyen sobre nuestro pensamiento social inclusión si no
son siempre reflejadas en nuestro comportamiento. Por esas razones las actitudes han
construido un concepto de subyace a tales efectos es conocido como disonancia cognitiva y
tiene implicaciones fascinantes pero el cambio de actitudes y el comportamiento social.

Las actitudes son aprendidas y muchas de nuestra discusión se centrarán en el procedimiento o


a través del cual se adquiere las actitudes. As adquiriremos a través de otras personas en base
a un aprendizaje social.

1. Condicionamiento clásico es aquel en que al conectar un primer estimulo con el segundo


se termina reaccionando ante el primero. Este puede suceder por debajo de nivel de
atención consonante, es decir, ser un condicionamiento subliminal.
2. Condicionamiento instrumental es aquel en que los resultados positivos se ven
fortalecidos y tienden a repartirse modelando las actitudes.
3. Aprendizaje observacional se aprende observando a los demás.
4. Comparación social y formación de adultos tendemos a comportarnos con otros para
determinar si nuestro comportamiento es o no es correcto.

No constante, hay quien opina que las actitudes tiene un factor genético ya que las actitudes de
los gemelos correlacionamos más que las de los mellizos. Algunas actitudes son más heredables
como es el caso de las disposiciones generales que nos producen emociones positivas o
negativas.

Las actitudes operan como esquemas que nos ayudan a darle sentido a nuestro mundo social.
Tiene una función cognitiva por la cual nos permiten expresar nuestros valores centrales o
creencias (autoexpresión). Y tiene la unción de autoestima ayudándonos a mantener una
confianza con nosotros mismos. Además cumplen una función de autodefensa frente a la
información no deseable y una función de auto motivación para hacer lo correcto.

Al final de los 70 la psicología estaba en crisis y las actitudes habían sido uno de los conceptos
centrales del campo. Todo este trabajo implicaba la creencia de sentido común de que las
actitudes constituyen un importante determinante de la conducta. Sin embargo, se crea que el
vínculo entre actitud y conducía era muy débil. Los aspectos que hace que las actitudes influyan
en el comportamiento son:

1. Aspectos de la situación, es decir, las restricciones situacionales que moderan la


regulación entre actitud y conducta. Tendemos a preferir situaciones que nos permiten
expresar nuestras actitudes con nuestro comportamiento. Las actitudes en sí mismas
pueden se fortalecidas pro su expresión explicita y así convertirse en mejores
predictores de la conducta. A relación entre actitudes y situaciones es una calle de doble
sentido.
2. Aspectos propios de las actitudes como son el origen de las actitudes (las directas
afectan más), la fuerza e la actitud, el conocimiento, la importancia y la accesibilidad. Y

1
la especificidad de la actitud. La relación actitud-conducta es mayor a un nivel similar de
conducta.

Las actitudes influyen en el comportamiento.

1. A través del pensamiento razonado. Esto deviene en la teoría de la acción razonada por
la cual la decisión es resultado de un proceso racional. Esta decisión se refleja en las
interacciones conductuales. Las intenciones pueden darse por las actitudes hacia la
conducta 8positivas o negativas) o por las normas subjetivas (aprobación o
reprobación). La teoría de la conducta planeada habla de la existencia de un control
conductual percibido.
2. Actuaciones inmediatas se dan en las situaciones en las que hay que actuar
rápidamente. Se derivan del modelo de proceso “de-la-actitud-a-la-conducta”. En el
evento actúa la conduce e influye a nuestras percepciones. La percepción influye sobre
la conducta.

Alguna fuente omite algún tipo de mensaje o alguna persona. Las comunicaciones son creíbles
si se cree que son expertos o saben de lo que están hablando por lo que son más persuasivos.
Los comunicadores atractivos y los que hablan rápido son más persuasivos. Si el mensaje no
aparece para cambiar nuestra actitud y tiene un enfoque bilateral presentando ambas posturas
tendrá más éxito. La gente es más susceptible a la persuasión esta distraída o a través de
mensajes emocionales

Tenemos dos formas de procesar los mensajes persuasivos o bien de forma susceptiva (ruta
central) considerando cuidadosamente el contenido del mensaje o de forma heurística (ruta
periférica).

El modelo de la probabilidad de elaboración proporciona una repuesta que es que nos


implicamos con un tipo de proceso laborioso cuando nuestra capacidad, conocimientos e
interese sobre el tema son altos.

Sin embargo podemos resistir a la persuasión a través de:

1. Relevancia (libertad personal protegida) en ocasiones combatimos nuestras actitudes


en una dirección estrictamente o puesta a la deseada (cambio de actitud negativa).
2. Advertencia de persuasión nos permite desarrollar argumentos en contra recordar
información para refutar el mensaje persuasivo.
3. Evitación selectiva (no ver los anuncios).
4. Argumentar contra puntos opuestos. Ignoramos la información inconsciente de inversas
posturas y procesamos cuidadosamente la información contraria. Fortalecemos la
resistencia.
5. Asimilación sesgada (información contraria es menos convincente y menos fiable)
polarización de la actitud. Tendemos a percibir la fuente de la información contraria a
nuestras posturas como sesgada. Esto está influida por la disonancia cognitiva que es un
estado desagradable que sucede cuando nos damos cuenta de que varias actitudes que
tenemos o nuestras actitudes y nuestra conducta son de manera inconsciente.

La disonancia se centraba en tres mecanismos básicos: el primero es que podemos cambiar


nuestras actitudes para hacernos más consistió. EL segundo es que podemos reducir la
disonancia adquiriendo nueva información que apoye nuestra actitud. Y el tercero es
trivialización de las actitudes

2
Esto viene determinado por la autoafirmación del sujeto frente a otras actitudes. La disonancia
es el hecho un aspecto universal del pensamiento humano. Las culturas occidentales tiene un
self más vinculado a las acciones individuales mientras que las culturas asiáticas no tiene un self
vinculado a las acciones individuales si no a los roles o el estado.

La disonancia será mayor cuando tenemos pocas razones para implicarnos en una discrepancia
entre actitud y conducta. Esto es la teoría de “menos-lleva-a-más”. Lo que se necesita no es
cambiar las actitudes si no que estas se tradujesen en acciones explicitas.