Sei sulla pagina 1di 6

Segundo semestre

Introducción a la Teología.

Asesor: Gamaliel Hernández.

Carlos Allec Cordero


UNA IGLESIA QUE NECESITA SER EDUCADA.
Nuestra iglesia está pasando por una sequía, presentaré algunos argumentos y
posibles soluciones, debemos actuar, que este trabajo sirva para reflexionar.
Tenemos una iglesia donde hay sequía, no hay pastos verdes. A continuación, se
presentan algunos argumentos en temas de educación sobre la iglesia, cabe notar
que son observaciones realizadas a través de charlas con pastores y profesores de
seminario sobre este tema.

Argumentos.

Como primer problema que enfrentar es la falta de pastores. Esto es, México es un
país muy extenso y diversificado en su cultura, en formas de pensar. Se necesitan
creyentes con un llamado para estar al frente de las iglesias, que tengan corazón de
pastor, que tengan el cuidado debido de alimentar a las ovejas con las verdades de
la Palabra de Dios, que sigan capacitándose, pero se necesitan muchos porque
regularmente un pastor visita a los miembros de las iglesias, congregaciones y
misiones y apenas si tiene tiempo de armar un trabajo expositivo para predicarlo en
las diferentes actividades de culto, por tanto si hubieran más pastores, había menos
trabajo de visita y más tiempo de preparación para el sermón.

Segundo, lamentablemente a falta de pastores, se envían al seminario a jóvenes que


no tienen un llamado para tal ministerio y si es que logran egresar, la consecuencia
se verá reflejada en la falta vocacional de los mismo.

Tercero, la apatía y desinterés para ingresar a un seminario por parte de los


miembros de la iglesia.

Cuarto, <<pastores sanguijuela>> que solo absorben la sangre de la iglesia,


desnutriéndola, pastores trasquiladores de las ovejas que solo se mueven por el
interés monetario.

Quinto, pastores que se apoderan de la iglesia, que no quieren abandonar su cargo,


esto no permite a pastores jóvenes desarrollar su ministerio plenamente, pues
muchos de los ministros veteranos esperan su jubilación en una iglesia en la que
permanecen hasta más de una década.

Sexto, líderes que generan cristianismo al gusto del cliente, llegan a hacer tan diluido
el vino doctrinal que lo que más beben los congregantes es aquello que de nada es
útil para la sanidad de sus almas, prefieren entretener antes que enseñar.
A falta de pastores, hay obreros ministeriales, los cuales carecen de preparación
teológica y esto es un factor que afecta en la madurez de la iglesia. Otro factor es la
falta de pastores comprometidos con la exposición del texto sagrado, falta de
capacitación contante, sujetarse a dogmas sin interpretarlos, sin dar vida.

A esto alta de reflexión crítica de parte de los miembros, se conforman con la


predicación y no son analistas, la vida cristiana se convierte en dominguera. Esto es
la pasividad cristiana o peor aún la pereza y conformidad cristiana. No es tarea de
los pastores educar en asuntos bíblicos a las personas, es primordial responsabilidad
que esta concurra en el hogar, es en este sitio, donde el padre d familia se convierte
en el pastor y educador de la familia, debe procurar prepararse para enseñar a sus
hijos, para guiar a su esposa.

Pero además de lo mencionado anteriormente uno de los asuntos en que hay que
estar que poner especial atención es en las llamadas <<escuelas dominicales o
escuelas de formación cristiana>>, ¿por qué? Porque mucho del material no es
aplicable en nuestros tiempos, son materiales que han estado por años en las iglesias
y no han tenido una debida actualización teórico-práctica, hay carencia de doctrina
bíblica, a los niños los entretenemos con pintar cuadernos de trabajo, a los jóvenes
con actividades recreativas, al resto con charlas aburridas y tediosas. A veces llega a
ser tan grave este punto, que, por ejemplo, a los niños se les <<enseña>> Biblia
como si fueran cuentos o fábulas, por eso al crecer y enfrentarse a la crítica
universitaria aparecen sus dudas en temas como la evolución, la inspiración bíblica,
etc.

La literatura es chatarra, el enfoque es de autoayuda o motivación espiritual como


los de Dante Gebel, libros como los de Rick Warren, libros de imagen como los de
Joel Osteen, de pseudo teología como “En honor al Espíritu Santo de Cash Luna,
libros que tristemente se están bebiendo y recomendando desde púlpitos en iglesias
históricas, que se usan en células, reuniones juveniles.

El teólogo es el primero en ser afectado por Dios, el pastor debe estudiar teología y
en el mejor de los casos generar teología a partir de las necesidades. Así como
necesitan médicos que diagnostiquen y den receta médica adecuada por su debida
preparación, así se necesitan ministros preparados, preocupados y ocupados en la
salud educacional de la iglesia. Hay personas heridas, disgustadas con la iglesia, por
la iglesia, personas que vienen heridas de movimientos heréticos esas son las razones
por las que importa también una preparación pastoral.
Algunas iglesias, están sumergidas en asuntos que no son de su competencia.
Algunos pastores infiltran su pensamiento político en sus enseñanzas o
predicaciones. La iglesia no tiene que moverse a favor de partidos políticos para
conseguir favores. Entretenidos en todo, menos en los <<negocios del Padre>>.
Modas teológicas, muchos grupos cristianos son movidos por cualquier viento
doctrinal, en algunos es notable su heterodoxia. La secularización, producto de
influencia de la cultura, es otro tema, tales como desfiles de moda, música sin
contenido teológico, filtración de géneros musicales como reggaetón, hip hop, etc.
Danzas que a veces rayan en la sensualidad. Programas parecidos a shows de
televisión.

La alabanza mal horneada, presentada sin pensar en llevar a la iglesia a un entorno


de verdadera adoración, esa que surge de la reflexión de lo que se canta y escucha,
esa que habla a la conciencia es sin duda un síntoma de mala educación, de falta de
estudio de prioridades. La liturgia de iglesia está más preocupada por eventos
sociales, cumplir, por ejemplo, con día del maestro, día del niño, día de las madres,
cumplir más con esas actividades que con la proclamación de todo el consejo de
Dios. Otro mal es la imitación de conciertos seculares a manera de los famosos
grupos de pop o rock y la ambientación de escenarios para el estrellato cristiano.
Aquí se debe presentar especial atención a la pregunta ¿cuáles son las prioridades
para destinar los recursos económicos de la iglesia? ¿Por qué importa más invertir
en esto que por ejemplo en la educación y capacitación de la misma iglesia?

Hay un mal en común que aqueja a las iglesias, especialmente en Latinoamérica y


esto producto del pragmatismo durante el siglo XIX.

Cuando se trata de evangelizar se busca el llamado al altar y la famosa oración del


pecador.

Muchos creen que con las campañas evangelistas al estilo Billy Graham o Luis Palau
con ver decenas e incluso cientos o miles de manos levantadas, piensan que han
<<ganado muchas almas para Cristo>>. Es cierto que hay llamado al
arrepentimiento, llamado a confiar en el Sacrifico Expiatorio de Cristo en las
Escrituras, pero el uso de la música, el uso de frases rimbombantes, la ambientación
lejos de un actuar del Espíritu Santo, es una manipulación mental y psicológica.

Hay textos muy usados para sustentar esta práctica son Romanos 10:9,10 y
Apocalipsis 3:20 que dicen así según la Reina Valera de 1960 respectivamente:
<<Que, si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón
que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para
justicia, pero con la boca se confiesa para salvación>> y <<He aquí, yo estoy a la
puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y
él conmigo>>. Quedando como <<fórmula automática para salvación>>, hoy se
cree que evangelizar usando este método es lograr conversiones. Sin embargo, esto
naturalmente no es así, como cristianos debemos examinar cómo en los textos
bíblicos se presentaba el evangelio, notaremos, por ejemplo, que no hay evidencia
donde los apóstoles o los discípulos indiquen a las multitudes a repetir una oración;
también si revisamos la historia no hay evidencia de que los llamados padres de la
iglesia, ni los pre reformadores, ni los reformadores y quienes les sucedieron tenían
tales prácticas.

Esto resulta en un grave problema, llenamos nuestras iglesias de gente que no es


conversa, porque los líderes se preocupan por números, por cifras, les preocupa ver
un crecimiento en número y no tanto la salvación de las almas. El factor determinante
de que una persona sea salva es la gracia, de la cual subyace la regeneración y la fe
en Cristo Jesús. Por eso no tenemos que decirle a la gente que repita una oración,
pues ellas mismas deben como respuesta al evangelio realizar una oración que salga
desde su interior, de lo que siente, de su pesar por el pecado, pero en especial de
creer en Cristo y en sus obras, esto reflejará resultados genuinos y no forzados.

Personas que viven por años en la iglesia y no son conversas es resultado de estas
prácticas, también de la falta de un encuentro personal con su Salvador.

Otros han sido lastimados por los líderes o hermanos en quien habían depositado
su confianza. No faltan las personas conflictivas en la iglesia.

Falta de unidad, koinonía, estamos distantes de tener las cosas en común, en tener
un mismo sentir.

Falta de discernimiento, no permean lo que se les enseña, con que se hable de Dios
(peor aún de dios o su dios) está bien.

COMENTARIOS Y CONCLUSIONES.

Muchas veces se juzga y no se educa, podemos culpar a los ministros, a los pastores,
se necesitan <<Mardoqueos>> que embellezcan esta iglesia santa, educándola,
aconsejándola. La teología nos permite reaccionar ante las circunstancias que
demanda la sociedad. Nos encontramos frente a una iglesia sedienta, una iglesia que
tiene sequía y no se da cuenta, necesitamos esos <<Elías>> que oren para que
llueva, necesitamos de <<Eliseos>> que vean esa nube como la palma de una mano.
La iglesia no debe estar esclavizada a nada ni a nadie, sino a Jesucristo como
menciona Barth, debe ser crítica de la cultura y lo malo, la sociedad, en función de
las actitudes del hombre y expresiones culturales. Debe responder a las
circunstancias temporales del presente, prevenir para el futuro. Se necesitan también
pastores y líderes educados, con corazón de siervos, para eliminar el autoritarismo,
los favoritismos.

Debemos eliminar de nuestra mentalidad afirmaciones como estas, para qué


estudiar que estudie el pastor, así estoy bien con que no le haga daño a nadie, con
que crea en dios es suficiente, mientras hablen de <<diosito>> está bien, la teología
no importa, lo que importa es tu testimonio.

Todo esto lo podemos resumir en dos mandamientos importantes, el primero <<


amar a Dios por sobre todas las cosas, con todas las fuerzas, la mente, con todo el
corazón>> y << amar s nuestro prójimo como a nosotros mismos. Entender esto
junto con la preeminencia del amor la cual nos habla Corintios como lo más excelso
sobre los dones permitirá tener una iglesia saludable, preparada, critica y auto
defensora de su libertad ante tiempos difíciles, no dejando la vida de ayuno y oración
que van de la mano con la educación y sobre todo con la convivencia saludable con
sus hermanos creyentes. Además de que si amamos a Dios entonces queremos
conocerlo, por tanto, necesitamos dentro de nuestras limitantes humanas. Si a la
iglesia no le interesa hacer discípulos entonces no ama a su prójimo, algo anda mal.