Sei sulla pagina 1di 2

MANUELA DE LA SANTA CRUZ Y ESPEJO

Manuela de la Santa Cruz y Espejo (Quito, 20 de diciembre de 1753 - 1829) fue una
periodista, enfermera,1 feminista y revolucionaria ecuatoriana. Fue hermana de
Eugenio Espejo, con quien compartió el pensamiento ilustrado y los ideales
independentistas. Por aquel entonces capital de la Real Audiencia homónima, parte
del Imperio colonial español. Fue la quinta y última hija del matrimonio conformado
por Luis Espejo (Cusi) y Catalina Alzad, quienes le proporcionaron una severa
educación enfocada especialmente en la medicina y las ciencias naturales, aunque no
de manera formal debido al limitado acceso de la mujer a las universidades en aquella
época.2 Contrajo matrimonio con el jurisconsulto José Mejía Requerida, 22 años
menor a ella, en la iglesia de El Sagrario. Los padrinos del enlace fueron Juan de Dios
Morales y su esposa, María Oleas.23 Pese a la simpatía por las causas independentistas
y científicas que el matrimonio tenía en común, cuando Mejía se trasladó como
diputado a las Cortes de Cádiz entabló una relación con la joven andaluza Gertrudis
Sinaloa y Benito, a quien dejó como su heredera universal al morir.2 Viviría entonces
Manuela junto a la familia de Juan de Dios Morales
Vida pública

Manuela solía acompañar a su hermano Eugenio en calidad de enfermera durante las


visitas médicas que realizaba, sirvió durante la epidemia de fiebre amarilla que asoló
la ciudad en 1785, y cuidó de su hermano Juan Pablo cuando este enfermó en 1764;
por lo que es considerada la precursora de la enfermería en el actual territorio
ecuatoriano.2 Su formación se reforzó gracias al científico Lorenzo Heinster, que le
heredó veintiséis volúmenes sobre temas médicos.2

Colaboró en el diario Primicias de la


Cultura de Quito bajo el seudónimo de
"Erophilia", desde donde defendía a sus
hermanos perseguidos por las
autoridades españolas y publicaba
manifiestos por un mejor trato a la mujer
y los más desposeídos.56 Es por ello que
Manuela es considerada la primera
mujer periodista ecuatoriana y pionera
de los movimientos feministas y
sociales en el país
SUS OBRAS

Aunque infravalorada desde el punto de vista histórico, hay quienes la consideran una
de las grandes mujeres del proceso revolucionario de Ecuador y América del Sur.

En sus escritos solía exaltar la grandeza de todo Quito, sobre todo desde el punto de
vista cultural, valorando a sus artesanos, pensadores, escritores, políticos y artistas.

En sus obras bajo el seudónimo Erophilia, habló duramente sobre el sistema colonial
que para aquel entonces regía sobre América por parte de España.

Siempre defendió sus ideales, donde exigía mayor participación de la mujer en la


instrucción universitaria, en las manifestaciones culturales y políticas. Manuela de la
Santa Cruz y Espejo ostenta el honor de ser la primera periodista (aun siendo anónima)
de Quito.

Referencias

1. Marcelo Almeida Pastor (26 de agosto de 2015). Nuestra Manuela de la Santa


Cruz y Espejo. Recuperado el 19 de diciembre de 2017, de El Norte.
2. Héctor López Molina (s.f.). Manuela Espejo y Alzad. Recuperado el 19 de
diciembre de 2017, de Enciclopedia de Quito.
3. Manuela Espejo: Grande de América (12 de junio de 2009). Recuperado el 19
de diciembre de 2017, de Tu Rincón Cultural.
4. Lander Falcón (28 de junio de 2017). La
Manuela que desafió al Imperio.
Recuperado el 19 de diciembre de 2017, de
El Telégrafo.
5. Manuela Espejo (7 de mayo de 2005).
Recuperado el 19 de diciembre de 2017, de
El Universo.
6. César Hermida (27 enero de 2014).
Manuela Espejo. Recuperado el 19 de
diciembre de 2017, de El Tiempo.
7. Pedro Reino Garcés (23 de mayo de 2017).
Manuela de Santa Cruz y Espejo.
Recuperado el 19 de diciembre de 2017, de
El Tiempo.