Sei sulla pagina 1di 1

TENEMOS QUE SABER ESCUCHAR

Lucas 24:17 “Jesús les preguntó: ¿De qué están hablando por el camino? Los dos hombres
se detuvieron; sus caras se veían tristes.”
.- Lo nuestro parece ser tan importante que no podemos detenernos a escuchar a los demás, no
nos queda tiempo para pensar en nadie más que en nosotros.
.- Escuchar significa dar un espacio al otro para que se exprese con libertad. Escuchar es hacer
sentir importante al otro y no significa necesariamente estar de acuerdo con lo que dice. Escuchar
es hacer lo que hacía Jesús con sus seguidores. Su modelo es extraordinario mostrando cómo
escuchar a las personas.
.- Vivimos en una sociedad y en una época en donde nadie quiere dedicar tiempo para escuchar
al otro, todos estamos corriendo, atendiendo nuestros asuntos.
.- Jesús dedicó el tiempo necesario para permitir que estas personas se expresaran. Les dio lugar
para contar su versión de la realidad, que además era la versión “verdadera” para ellos. Una
versión teñida de tristeza y muy parcial, ya que no habían tomado en cuenta ni la profecía sobre
el Mesías, repetida tantas veces por el Señor, ni la tumba que ya estaba vacía.
.- Jesús esperó hasta que ellos terminaran su relato. Sabía escuchar.
.- Los dejó expresar sus sentimientos. La desilusión y la carga de frustración que estaban
viviendo no los dejaba en paz. La tristeza llenaba sus corazones y no podían ver otra cosa que un
cielo muy oscuro y un camino lleno de sombras.
.- En ocasiones, cuando nos encontramos con personas tristes, solemos llenarlos de palabras y de
historias que nos sucedieron a nosotros, de modo que hacemos que la persona cierre su corazón y
no logre sacar su tristeza de adentro.
.- No fue esto lo que hizo Jesús. Él sí los dejó manifestar su estado de ánimo preguntándoles:
¿Por qué están tristes? Si dedicamos tiempo a escuchar a las personas nos habremos ganado su
confianza y podremos ejercer influencia real en sus vidas.
.- La vida del ser humano está en las manos de Dios. Nadie nace porque quiere y nadie muere
porque quiere, ni aun quienes se quitan la vida lo hacen sin que Dios lo haya permitido

TODO OCURRE PARA TU BENEFICIO


Romanos 8:28 “Sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es,
para los que son llamados conforme a su propósito”
.- Demasiadas veces creemos que somos nosotros quienes manejamos las circunstancias, y tenemos el
control sobre ellas, pero no es así.
.- Para los cristianos, las circunstancias están muy ligadas a su vida de fe y, en ocasiones, nos suceden
cosas malas como disciplina por nuestras decisiones equivocadas.
.- En otras ocasiones nos suceden cosas malas, a las que la Biblia llama “pruebas” y son para modelar
nuestro carácter.
.- No debemos olvidar que, sobre todo lo malo o lo bueno que nos sucede, Dios siempre tiene el control y
lo utiliza para nuestro beneficio.