Sei sulla pagina 1di 12

Tema 9.

La expansión Fenicio-Púnica en Occidente 2014

BLOQUE TEMÁTICO IV.


INTRODUCCIÓN.

TEMA 9.
LA EXPANSIÓN FENICIO-PÚNICA EN OCCIDENTE

INTRODUCCIÓN:

1. LAS CIUDADES FENICIAS EN ORIENTE

1.1. Los Fenicios

Hacia el año 1200 a.C. con motivo de la invasión de Canaán por los israelitas y la inestabilidad
ocasionada por los “Pueblos del Mar”, Fenicia quedo reducida en una pequeña extensión en
las costas de Siria. El nombre de fenicio se creía que era un vocablo de origen griego y que se
refería a la industria de la púrpura o al color moreno de su piel. De acuerdo con la
documentación existente es posible secuenciar su desarrollo en varias etapas:
 1.200-900 a. C. Entre el 1200 y el 1050 a.C. Fenicia pasa por un periodo oscuro con sus
actividades comerciales y políticas. Algunas ciudades lograron recuperarse de las
invasiones (Sidón y Biblos). Tiro sufrió una violenta destrucción y que fue reconstruida
por los sidonios durante el año 1191 a.C. Son mencionadas las “flotas de Tarsis” que
regresaban con oro, plata, marfil y piedras preciosas de Ophir.
 900-750 a.C. Periodo marcado por el expansionismo de Imperio neoasirio hacia Siria y
Palestina, y las ciudades más importantes de Fenicia (Biblos, Sidón y Tiro) tienen que
pagarle tributo. Comienza la expansión comercial y colonial hacia Occidente.
 750-573 a.C. Las ciudades fenicias pierden su independencia por los Imperios
neoasirios y babilónicos; en el año 573 Nabucodonosor, rey de Babilonia, conquista
Tiro.
 573-333 a.C. Dominio del Imperio babilónico, finalizan las relaciones económicas de las
ciudades fenicias orientales con el Mediterráneo occidental y Alejandro Magno
conquista Tiro.

1.2. Organización urbana

Las antiguas ciudades fenicias se encuentran cubiertas por el hábitat moderno. Se hallan
emplazadas por regla general sobre rocosos promontorios costeros, en pequeñas islas
cercanas a la costa. Contaban con buenos puertos y sólidas murallas. Disponían de barrios con
los locales comerciales y las viviendas de varios pisos. Los fenicios nunca constituyeron un
estado urbano. La configuración geográfica de sus ciudades favoreció una política de ciudades-
estados regidas por monarquías locales independientes y hereditarias.
El palacio fue el reflejo del poder monárquico en cada periodo. En Tiro Y Biblos existió la
institución de un Consejo de Ancianos, compuesto por las familias más poderosas que

1
BLOQUE TEMÁTICO IV: ARQUEOLOGÍA DE LOS FENÓMENOS COLONIZADORES EN EL MEDITERRÁNEO DURANTE EL I
MILENIO A.C.

asesoraban al monarca y cuyo poder residía en sus intereses económicos. Esta oligarquía
mercantil se aprecia también en Cádiz y Cartago donde se materializará en los llamados
sufetes.
Desde el punto de vista económico, Fenicia carece de materias primas. Poseían una pequeña e
insuficiente producción agrícola para su densa población. Su principal riqueza era la madera de
los bosques de El Líbano, base de la importancia marítima y objeto de comercio con los
egipcios y mesopotámicos, además de la púrpura y de la salazón del pescado. Las ciudades más
sobresalientes del Levante Mediterráneo son:
 Tiro. Su emplazamiento, que recuerda a la ciudad de Cádiz, estuvo en una isla, hoy
unida a tierra firme. Tuvo dos puertos conectados por medio de un canal que
atravesaba la ciudad. El templo de Melqart estuvo en la ciudad de Palaeotino en tierra
firme, además de la existencia de otros dos, el de Astarté y el de Baal Shamem.
Arqueológicamente se ha encontrado un barrio industrial y grandes edificios con
cerámica fenicia y varias necrópolis con sepulturas de pozo.
 Biblos- Esta ciudad testimonia los más antiguos restos arqueológicos anteriores a los
fenicios. La ciudad fenicia tiene dos puertos y un amplio barrio de viviendas; estuvo
protegida por una muralla. Se conocen restos de dos santuarios denominados Edificio
L y templo de la Señora de Biblos con un patio realzado con estatuas colosales,
habitáculos en sus tres lados, y sus característicos vasos zoomorfos con motivos
geométricos.
 Sidón. Esta ciudad está situada sobre un promontorio costero. Sobresalen sus
necrópolis con ricos ajuares donde destaca la tumba real que está excavada en la roca
con magníficos sarcófagos de basalto negro. Cerca de Sidon estaba emplazado el
templo de Eshmun, donde se localizaron varias columnas, una cella y el trono de la
diosa Astarté.
 Sarepta. Se encuentra a 15 km de Sidón. LA ciudad fue muy importante centro
dedicado a la manufactura a gran escala de cerámica, aceite, pan y púrpura. Aquí se
encontró el primer templo fenicio del I milenio, dedicado a Tania-Astarté, que tenía
planta rectangular con una capilla en el muro norte; en uno de los lados del interior
había un banco corrido donde se depositaban las ofrendas y el altar estaba al fondo,
delante había una peana que servía de base a una columna donde se quemaban
aceites o perfumes. Abundan las figuras de fayenza egipcias y las de terracota.

1.3. Aspectos funerarios y religiosos

Las necrópolis fenicias estaban situadas siempre lejos del hábitat y se practicó tanto el rito de
cremación como el de inhumación. Poseemos muy poca documentación sobre las necrópolis
de las ciudades fenicias de Oriente. Por general, las tumbas son individuales y a veces tiene
alguna señalización a modo de estela. Se puede distinguir 5 tipos de tumbas:
 El cuerpo inhumado se depositaba en el suelo, apoyado en algunas piedras, rodeado
de ofrendas y en ocasiones con una estela. En el caso de las cremaciones, las cenizas
se depositaban en una cavidad de la roca y los niños inhumados se enterraban aparte
y se colocaban en ánforas o recipientes que en ocasiones tienen el cuello
intencionadamente roto (enterramiento en marmita).

2
Tema 9. La expansión Fenicio-Púnica en Occidente 2014

 En pozo estrecho y profundo que se ensancha en su base. Las inhumaciones de Amrith


se depositaban en el fondo de una pequeña cámara lateral, mientras que las
cremaciones de monte Carmelo y Akhziv en ánforas.
 Sepulturas en fosas rectangulares tanto para inhumaciones como para incineraciones.
También hay incineraciones en cistas.
 Tumbas excavadas en la roca accesible por un dromos (corredor de la tumba). Como
las atestiguadas en Biblos, Sidón, Kerkouane.
 Tumbas de cantería; las hay de varios tipos, tanto de fosa como de cámara.

Los textos sumerios nos hablan de un lugar subterráneo en el que el difunto tenía una vida
fantasmal. En este lugar se encontraba las rp´m (sombras) y los ibnym (seres o espíritus
divinos); creían en la resurrección por lo que cuidaban en especial al cadáver, destacándose las
formulas de maldición contra las profanaciones, que se documentan en los sarcófagos.
El ritual funerario constaba de seis fases:
 Preparación del cadáver. Consistía en el lavado ritual, embalsamiento, y el retoque
final o maquillaje ritual (rostro y cabello).
 Introducción del cadáver en la tumba e inicio de la descomposición del cuerpo.
 Sacrificios funerarios
 Clausura de la tumba.
 Preparación del banquete funerario.
 Culto de los muertos.
En el aspecto religioso tenían sus divinidades, cada ciudad elegía la suya. Los lugares de culto
debieron ser numerosos pero se conservan en mal estado. Se encuentran en recintos cerrados
(templos) o en lugares altos como en colinas, que además tenían los característicos frondosos
bosques, y en ocasiones con jardines en el interior de los templos. El ritual del sacrificio podía
ser público o privado, pero los fieles tenían que pagar para realizarlo. La jerarquización estaba
establecida con el rey y la reina, que además actuaban como sacerdotes principales, seguidos
del sacerdote supremo y otros con las tareas de controlar los sacrificios, ofrendas, cultos…y
otros encargados de los servicios y la contabilidad del templo (panaderos, cantantes,
barberos…). Un elemento básico en el culto de los fenicios es el sacrificio, por el fuego, en
lugares específicos de nominados tophet o recinto sagrado al aire libre, donde se depositaban
un gran número de urnas conteniendo los huesos calcinados de niños y señaladas en superficie
por una pilastra de piedra.

2. LA EXPANSIÓN FENICIA

2.1. Las causas de la expansión

La causa principal de la expansión de la expansión fenicia por el Mediterráneo occidental fue la obtención
de metales. Los fenicios obtenían plata, oro, bronce y estaño de Iberia; en Chipre bronce; en Gran Bretaña
estaño y en África oro. De Ophir madera de sándalo, piedras preciosas, marfil, monos, pavos reales, oro y
plata; de Anatolia estaño. Lino de Egipto y hierro de Tharsis.

3
BLOQUE TEMÁTICO IV: ARQUEOLOGÍA DE LOS FENÓMENOS COLONIZADORES EN EL MEDITERRÁNEO DURANTE EL I
MILENIO A.C.

Otro factor importante es la presión que los asirios ejercen todavía sobre las ciudades fenicias. Igualmente
se argumenta el debilitamiento de los filisteos y su desaparición, que desaparecen en el siglo IX a.C.
También hay investigadores que piensan como causa principal en una escasez de alimentos provocada por
un cambio climático.
Pero, sin duda, todas estas causas implican la búsqueda de nuevos mercados, que además fue propiciada
por el interés económico de la realeza y aristocracia, que querían devolver el esplendor a las ciudades
fenicias.

2.2. Comercio

A partir del I milenio a.C. la organización del comercio pasa de ser un monopolio estatal a estar
en manos privadas, siendo la oligarquía de Tiro y de otras ciudades quien desplace el comercio
hacia el Mediterráneo. La base de este comercio era el intercambio de materias primas era el
intercambio de materias primas por productos elaborados. Se pueden establecer varios tipos
de mecanismo comercial:
- El tipo denominado “silencioso” o “invisible” es el más sencillo y consiste en que los
mercaderes descargan sus mercancías en la playa y se alejan, la otra parte las examina
y dejan su valor en oro.
- Otro modo de contacto sería que los mercaderes transportaran el cargamento hasta
tierra firme y que comerciaran directamente con la otra parte pero en un lugar
neutral.
- El modo más desarrollado pero esporádico es el que se hacía en lugares específicos,
como edificios, casas, zonas portuarias…que estaban ubicados en zonas costeras,
promontorios…
También existían barrios de comerciantes fenicios integrados en los hábitats indígenas y los
lugares de culto son elementos esenciales para el desarrollo de las transacciones.

2.3. Rutas de la expansión

El proceso de colonización se realizo directamente de Oriente a Occidente, estableciendo


simultáneamente tanto colonias en puntos próximos a Fenicia como exploraciones e inicios
comerciales a larga distancia. Esta empresa fue desempeñada por Tiro, Sidón, Biblos, Arados,
etc.
La principal ruta comercial nace de las ciudades de Oriente, pasa por Egipto y siguiendo por la
costa africana llega hasta Túnez (Cartago). Al llegar a este punto, Cartago, se produce una
bifurcación:
1º una opción es seguir por las costas hasta el estrecho de Gibraltar y pasar el Atlántico con
varias posibilidades:
a) seguir por la costa de Portugal hacia el norte
b) bajar a lo largo de la costa atlántica marroquí
c) hacer la costa mediterránea de la Península Ibérica.
2º Puede costear Malta y Gozo o por Sicilia, planteando dos alternativas:
a) pasa por Sicilia y sur de Italia
b) pasa por Sicilia, Baleares y se encuentran con la ruta 1º.

4
Tema 9. La expansión Fenicio-Púnica en Occidente 2014

2.4. Técnicas y mecanismos de navegación

Los fenicios fueron grandes navegantes y se le atribuye la invención de la quilla, el espolón y el


calafateo con betún de las juntas de los maderos de los barcos. Realizaron dos sistemas de
navegación. El primero de cabotaje, se desarrollaba de día y se utilizaba para trayectos cortos
entre núcleos próximos; el de altura, de noche y en mar abierto, para los trayectos largos,
siguiendo las constelaciones astrales de los caldeos.
Construyeron diferentes barcos según sus aplicaciones y necesidades. Los de transporte local
y pesca eran pequeños y se apoyaban en uno o dos remos, tenían los extremos redondeados y
el mascarón de proa con forma de caballo. Los hippoi de Gadir descienden de este tipo de
embarcación; las de transporte de mercancías eran panzudas y anchas, con timones laterales y
18 ó 20 remos auxiliares y una gran vela cuadrada en el mástil central; las naves de guerra
eran de popa de cola de pez con una proa afilada y saliente del agua, a los lados de la proa
estaban los característicos ojos y encima los agujeros por donde salía el cable del ancla. Las
corrientes marinas mediterráneas fueron decisivas en sus empresas.

3. LAS COLONIAS FENICIAS DEL MEDITERRÁNEO CENTRAL


Y OCCIDENTAL

3.1. Patrones de asentamiento y bases económicas

Las colonias fenicias estaban subordinadas a la metrópoli, tanto administrativamente como en


política. La expansión fenicia se hace en etapas, primero utilizaron los puertos como apoyo a
su comercio y más tarde se establecieron en la costa, desde donde, ocasionalmente, se
internaron al interior del continente. Dentro de los asentamientos fenicios existen varias
categorías. Desde la inferior o establecimiento temporal para la adquisición de materias
primas, hasta la superior como en clave comercial, dotado de almacenes, habitado por
mercaderes de diferentes orígenes y en torno a la organización de un templo.
Los puertos mercantiles tenían grandes almacenes y funcionaban como lugares de explotación
y distribución de la mercancía. Se les consideraba los principales centros intermediarios de
comercio a larga distancia. Su población estaba formada por profesionales, políticos y
organizaciones gremiales. Estos asentamientos estaban ubicados en la costa o junto a los ríos.
Existen 3 patrones de asentamiento que se circunscriben en las orbitas de Cartago y Gadir:
 Modelo mercantil de Gadir, fue una metrópolis mercantil en función de los recursos de
Baja Andalucía-Tartessos-con la que existió un comercio directo. La actividad mercantil
estaba controlada por el Estado y por comerciantes privados, con instituciones
políticas de Tiro a través del Templo de Melqart.
 Centros mixtos de tipo comercial, artesanal y quizás agrícola. Estarían representados
en los asentamientos de Andalucía oriental, Toscanos, Morro de Mezquitilla y
Almuñécar, tenían una rica clase social mezcla de oligarquía mercantil y terratenientes;
las colonias del suroeste de Cerdeña, Sulcis y Tharros controlaría el comercio agrícola y
minero del interior del país.

5
BLOQUE TEMÁTICO IV: ARQUEOLOGÍA DE LOS FENÓMENOS COLONIZADORES EN EL MEDITERRÁNEO DURANTE EL I
MILENIO A.C.

 Modelo aristocrático de Cartago. Cartago no fue una colonia mercantil sino


aristocrática, que alcanzó muy pronto el rango urbano con instituciones cívico-
religiosas.

3.3. Los fenicios en el norte de África: Cartago y las


colonias africanas

La expansión fenicia en el norte de África debió de iniciarse hacia finales del s. IX a.C. La fecha
que suele asignarse a los inicios de Cartago suele ser el 814 a.C. La importancia de esta ciudad
ha llegado hasta nosotros a través de los relatos griegos y romanos. Entre sus restos
arqueológicos destaca el tophet y las necrópolis de Byrsa, Junon y Dermdech-Douïmès.
Uno de los puntos más occidentales establecidos por los fenicios en el norte de África fue
Lixus. A pesar de que las tradiciones grecorromanas indicaban su antigüedad, anterior incluso
a la de Cádiz, la arqueología confirma únicamente su ocupación a partir del s. VIII a. C. así
como su estrecha vinculación con la ciudad de Cádiz.

3.4. La colonización de las islas mediterráneas:


Chipre, Egeo y Creta, Malta, Sicilia y Cerdeña.

Las áreas o hitos de la expansión fenicia por el Mediterráneo serian:


 Chipre Importante por su posición privilegiada y su proximidad con las ciudades
fenicias orientales, y por su riqueza en cobre, oro, y plata. Hay problemas para fijar
cronología anterior al siglo IX a.C. pero en el enclave de Kition está documentado el
hallazgo de numerosa cerámica fenicia y un santuario en Kathari construido sobre
restos de otro más antiguo. A finales del siglo IX a.C. los fenicios no solo están
consolidados en Kition sino probablemente en otros lugares de la isla, donde
existen ofrendas de la diosa Astarté. En el aspecto político parece demostrado por
algunas inscripciones que el gobernador de Kition dependía del rey Hiram II de Tiro,
lo que demuestra la dependencia de la metrópolis fenicia.
 Malta. En esta isla existen restos fenicios de finales del s. VIII-VII a.C. Actuaron
sobre un rico sustrato indígena. El monumental santuario dedicado a la diosa
Astarté, se asienta sobre estructuras ya existentes en la fase megalítica y Bronce
Final maltés. Este lugar consta de varias capillas, pozos, reservas de agua, una gran
baldosa monolítica adosada a un betilo y un grupo muro que rodeaba toda la zona
sacra. De época posterior es el santuario de Ras-il-Wardija, en la pequeña isla de
Gozo, en una cueva natural que fue moldeada a una forma rectangular, con bancos
y nichos laterales.
 Sicilia. Según Tucídides, los fenicios llegaron a la isla antes que los griegos, sin
embargo no exiten datos arqueológicos hasta el s. VIII a.C. Ocuparon Motya,
Panormo (Palermo) y Solunto. Estos tres puertos fueron los enclaves estratégicos
para las rutas de navegación; y no hubo una penetración interior en la isla.

El asentamiento de Motya estaba situado a 1 km de la costa occidental, y la


distancia a Cartago era inferior, las excavaciones demuestran la existencia de una
ciudad con una calzada de varios metros que unía la costa en Birgi y acababa en la
puerta norte, que era la entrada principal y estaba amurallada y reforzada por
torreones, la otra puerta, al sur, estaba junto al cothon (pequeño lago artificial
comunicad con el mar); el santuario denominado “Cappidazzu” fue construido en

6
Tema 9. La expansión Fenicio-Púnica en Occidente 2014

varias fases y la necrópolis , en su fase más antigua, tiene incineraciones en urnas,


cajas de piedra, o directamente de la roca, simple agujeros en el suelo y tapados
con lajas; todos ellos con ricos ajuares de cerámica fenicia; en el siglo VI a.C. se
realizan inhumaciones. El thopet es de forma rectangular con un gran número de
urnas conteniendo los huesos calcinados de niños donde se realizaban los
sacrificios ya la incineración. En el thopet se hallaron más de 700 estelas, la mayoría
antropomorfas. De los otros dos asentamientos, Panormo y Solunto, no se conoce
casi nada de esta época, pero sí de la fase púnica; Panormo es el verdadero centro
púnico de Sicilia, y en su necrópolis hay tres niveles y la peculiaridad de sus ajuares
es la cerámica de imitación griega.
 Cerdeña. El testimonio que documenta la presencia fenicia en Cerdeña es la estela
de Nora, una de las más a antiguas inscripciones fenicias encontradas en el
Mediterráneo. El epígrafe se data entre finales del s. XI y principio del VIII a.C., y es
una ofrenda de agradecimiento a unos navegantes al dios Pumay. A partir del s. VI
a.C., ya en época Punica, Cartago lleva el control de casi la mitad del territorio,
dependiendo de ella, como se refleja en algunos tratados y cargos militares.

Las características más destacadas de los yacimientos sardos más importantes son:
 Nora se sitúa al sur de la isla, sobre una pequeña península. Los restos más antiguos
son de la plaza del mercado, algunas casas y tres puertos. En el tophet hay más de
200 urnas, casi todas con estelas. La necrópolis tiene un sector del siglo VII a.C. con
incineraciones en urnas y otro del siglo V a.C. con inhumaciones en cámaras
hipogénicas de forma paralepipédicas, con pozo de acceso; como también hay un
área de enterramientos infantiles en ánforas.
 Sulcis se encuentra en la isla de Sant´Antioco. Ocupa un área externa con una
necrópolis. La ciudad ha proporcionado restos arqueológicos más antiguos de la
isla. Los templos son recintos al aire libre con un betilo (piedra de grandes
dimensiones que simbolizaba a la divinidad) o un altar en centro.
 Bithia se localiza en el extremo sur de la isla. Posiblemente fuese una gran “plaza
fuerte”. El thopet tiene de particularidad que no se han localizado sin estela. Las
necrópolis con inhumaciones en cámaras hipogénicas. Donde destaca el templo de
Bes, de planta tripartita con varias capillas a los lados.

 Monte Sirai se encuentra en una pequeña colina sobre la que se alza una gran
fortaleza. La muralla está construida en técnica megalítica y la puerta de acceso
tiene dos torres trapezoidales. El tophet destaca por las estelas locales, de forma
femenina vista de frente con un disco sobre el pecho o el ankh. La necrópolis tiene
hipogeos de planta cuadrada con dromos de acceso y nichos laterales, también se
ha encontrado un pequeño santuario de planta rectangular con un altar para los
sacrificios.
 Tharros se encuentra en el centro de la costa occidental, sobre un promontorio. La
necrópolis contó con un gran número de hipogeos, cuyos ajuares son los más ricos
de la cultura fenicia. El tophet, adosado a la muralla, tuvo deposiciones sin
interrupción desde el siglo VII al II a.C. y estelas muestran una iconografía de cierta
originalidad.

7
BLOQUE TEMÁTICO IV: ARQUEOLOGÍA DE LOS FENÓMENOS COLONIZADORES EN EL MEDITERRÁNEO DURANTE EL I
MILENIO A.C.

3.5. Los Fenicios en la Península Ibérica.

La colonización fenicia en el sur peninsular se caracteriza por una concentración de


asentamientos en la costa mediterránea de Andalucía, organizados en poblados y también se
conocen fundaciones fenicias en las costas levantinas y atlánticas. Su establecimiento
responde a unas pautas geográficas que se selecciona los promontorios costeros próximos a
desembocaduras de ríos o islotes cercanos a la costa. Cabe destacar el ordenamiento urbano
de sus asentamientos, donde las viviendas de planta cuadrada o rectangular se levantan a los
lados de calles o vías.
 Gadir y su radio de acción. Gadir (significa recinto fortificado), es la colonia fenicia más
importante de la P. Ibérica. , y desde el primer momento monopolizó el comercio con
la metrópoli al hacerse con el control de las rutas marítimas comerciales mediante
pactos y alianzas con las tribus indígenas, además tenía un comercio en un amplio
territorio que utilizaba como intermediario y distribuidor.
La elección de Gadir como enclave fenicio en la Península, tiene su justificación en el
desarrollo de un gran comercio con el pueblo tartésico, que dominaba un amplio
territorio, incluida la vega del Guadalquivir. La colonia se localiza bajo el casco de la
actual ciudad de Cádiz. Está confirmado que en época fenicia en la zona existían dos
islas principales y diversos islotes y escollos secundarios, en lugar de la península que
hoy conocemos. Ambas islas (Eritheya y Kotinoussa) estaban separadas por un
estrecho canal marino. Las recientes excavaciones realizadas han puesto de
manifiesto la existencia de estructuras de hábitat asociada a materiales fechados en
torno al 750 a.C. en la isla de Kotinoussa; mientras que en la isla de Eritheya se ha
documentado la presencia fenicia desde el principio del s. VII a.C.
El acceso a los recursos minerales y agropecuarios tartésicos mediante el intercambio
de baratijas y bienes exóticos (joyas, esencias, marfil) le confiere a Gadir el rango de
gran centro comercial y en poco tiempo monopoliza el comercio junto con Tiro.
A partir del siglo VII a.C. cuenta ya con una amplia infraestructura de centros de
distribución, tanto costeros como de interior (castillo de Doña Blanca, Huelva, Peña
Negra, Medellín, entre otros).

 Castillo de Doña Blanca. Está emplazado en un montículo artificial (tell) de 34 metros


sobre el nivel del mar, está próximo al cauce del río Guadalete; y antiguamente estaba
en primera línea de costa. Es probable que no se trate de un poblado estrictamente
fenicio sino de indígenas que llegaron al lugar al reclamo de Cádiz.
Su secuencia estratigráfica alcanza de 8 a 10 m de potencia y se dispone en 4 estratos.
Uno de los aspectos mejores conocidos es su urbanismo. Rodeado de un sistema de
fortificación constituido por una muralla y un foso. Y referente a la viviendas las mejor
conocidas datan del siglo VIII a.C. y son de planta rectangular que se alzan sobre un
zócalo de piedra con paredes de adobe enlucidas con cal y a veces, pintadas de rojo,
se accedía a través de unos escalones decorados con conchas marinas.

Entre las actividades económicas destacan el comercio portuario, productos en


salazón como el pescado, vinos, cebada, habas y lentejas.

En cuanto a la cerámica se han encontrados restos fenicios en forma de platos, jarros


de boca de seta y trilobulada, cuencos, quemaperfumes, phitoi, ánforas, Lucerna y
junto a ellas se hallaron joyas, cuchillos de hierro y cerámica de Samaria y Grecia.

8
Tema 9. La expansión Fenicio-Púnica en Occidente 2014

La necrópolis está ubicada en Las Cumbres, y sólo se ha excavado un túmulo con 63


enterramientos de cremación con un ustrinum (lugar donde se realizaban las
cremaciones); el cadáver era incinerado con sus objetos personales y también se han
encontrado objetos hechos a mano, como ollas, cuencos, vasos…y objetos de torno,
como trípodes, cuencos, ungüentarios, vasos de alabastro, cuchillos de hierro y
broches de cinturón.

 Toscano. Actualmente es el yacimiento fenicio mejor conocido de la Península Ibérica.


Situado en un pequeño promontorio en la desembocadura del rio Vélez (Málaga). Su
fundación data del último tercio del siglo VIII a.C.
A comienzos del siglo VII a.C. una oleada de colonos originó la aglomeración dentro
del recinto fortificado urbano, lo que provocó la necesidad, en varios años, de crear
una nueva fortificación. Se han encontrado restos de un gran almacén y viviendas
asociadas a este, lo que significaría un gran progreso en la actividad comercial,
inclusive se formo un barrio industrial. A principios del siglo VI a.C. el gran almacén y
el resto de construcciones es abandonado, y progresivamente el poblado se abandona
en el año 550 a.C.

La cerámica encontrada hecha a mano es escasa, y la realizada a torno es más


característica, se han encontrado cerámicas decoradas policromadas (bandas rojas y
líneas negras) o con engobe rojo.

En relación con su necrópolis parece demostrado que hubo dos lugares de


enterramiento, de un lado la necrópolis de Vega de Mena en Cerro del Mar y de otro,
la necrópolis de Jardín.

 Morro de Mezquitilla. Esta situado al este de la desembocadura del rio Algarrobo


(Málaga) y en la cima de una colina que se eleva unos 30m sobre el nivel del mar. Por
las excavaciones se adivina un trazado regular en el poblado, con calles y viviendas
compartimentadas en habitaciones; estaban construidas con zócalos de mampostería
y paredes de tapial. Por las observaciones cronológicas de la cerámica encontrada,
sobre todo platos, se puede datar el poblado en la primera mitad del siglo VIII a.C.
Entre sus actividades económicas que se llevaron a cabo es la de carácter metalúrgico,
que se realizó desde los mismos inicios de su fundación. A este establecimiento se
vincula la necrópolis de Trayamar.

 Chorreras. Situado a 800 metros al este de Morro de Mezquitilla, está sobre dos
promontorios a 52 y 61 metros por encima del nivel del mar. El poblado se encuentra a
unos 200 m de la costa.
Se ha encontrado gran cantidad de ánforas y jarras de gran tamaño, se puede pensar
que era un establecimiento dedicado al almacenaje industrial y mercantil y
posiblemente agrícola.

La estructura urbana se caracteriza por la construcción de grandes casas aisladas


dispuestas a ambos lados de calles anchas, de trazado regular y excelente técnica
constructiva, alzados en grandes cantos rodados, unidos, a veces, con arcilla y grandes
losas escuadradas o sillares, para el acceso a la vivienda.

Por el momento no se ha encontrado restos de fortificaciones; y las cerámicas


encontradas son similares a las de Morro de Mezquitilla y Toscanos y que caracterizan

9
BLOQUE TEMÁTICO IV: ARQUEOLOGÍA DE LOS FENÓMENOS COLONIZADORES EN EL MEDITERRÁNEO DURANTE EL I
MILENIO A.C.

los poblados fenicios del estrecho de Gibraltar y de la costa de Marruecos. Este


poblado se ha puesto en relación con la necrópolis de Lagos.

 Almuñecar. Situado en la costa granadina. Fue el primer punto de contacto de los


fenicios con la costa peninsular. El asentamiento primitivo pudo ser una péquela
guarnición poco poblada. Posiblemente en un principio estuvo ocupada por una
población indígena hasta la llegada de los colonizadores semitas.
El asentamiento se encuentra en gran parte bajo el actual casco urbano. La cerámica
encontrada es la característica hecha a mano de Bronce Final y fenicia. Un punto de
gran interés es la factoría de salazones, El Majuelo. Esta factoría puede ser indicativa
de los aspectos más florecientes de la vida económica de este enclave.

 Villaricos. Yacimiento fenicio-púnico que conocemos en la actual Villaricos (Almería),


corresponde a la antigua Baria. Dentro del yacimiento sobre una colina a 30 metros del
nivel del mar, se distinguen dos zonas, el poblado y la necrópolis. Las casas estaban
hechas con gruesos muros de piedra y suelos de pizarra, ladrillo…y para mejorar las
defensas excavaron fosos alrededor de las zonas más vulnerables. Su fundación está
establecida sobre el siglo VII a.C. y su máximo esplendor es sobre los siglos V y IV a.C.
En cuanto a las actividades económicas hay que resaltar la metalúrgica, al haber
encontrado restos de plata y plomo. A esto hay que añadir la pesca, por lo que
confirma las piletas de salazón halladas en el asentamiento.
 Cerro del Villar. Se asienta en una antigua isla dominada por la desembocadura
original del Guadalhorce y situada en el actual aeropuerto de Málaga. Estuvo ocupado
por los fenicios desde finales del siglo VIII hasta principios del VI a.C. Las excavaciones
nos indican que el hábitat estaba en la parte más meridional y que existían grandes
viviendas con muros de adobe y delimitadas por calles; se ha recuperado gran
cantidad de material cerámico y restos faunísticos.
 La Fonteta. Es el asentamiento portuario más septentrional de la Península. La
existencia de una mezquita islámica sobre los restos impide conocer más detalles, pero
sabemos de la amplitud de sus dimensiones, su cronología (siglos VII-VI a.C.), su
sistema de defensa y de una serie de edificaciones construidas con sillares. La
existencia de un santuario situado en el Castillo de Guardamar y de un pequeño
asentamiento metalúrgico en el Cabezo Pequeño del Estaño sugiere que la actividad
comercial fue muy grande.
 Ibiza. La llegada de los fenicios en la primera mitad del siglo VII a.C., supone para la isla
una nueva etapa, y pasa a convertirse en un gran enclave comercial e influyente
debido a su estratégica posición en las rutas marinas como fondeadero y lugar de
avituallamiento de los barcos.
Las excavaciones, en las necrópolis y lugares ya antes estudiados, ahora no dejan lugar
a dudas sobre la colonización fenicia de la isla y no de Cartago, como antiguamente se
creía. Fueron los fenicios procedente del Círculo del estrecho, bajo cuya órbita se
mantuvo hasta finales del s. VI a.C. pasando, tras la pérdida de Cádiz de su papel
hegemónico comercial, a depender de Cartago.

10
Tema 9. La expansión Fenicio-Púnica en Occidente 2014

4. CARTAGO

4.1. La formación de la ciudad

Según el relato mítico, Cartago, fue fundada en el año 818 a.C. por la familia real de Tiro,
Pigmalión y Elissa; sin embargo los restos arqueológicos encontrados no son de antes del siglo
VIII a.C.
La ciudad estuvo ubicada en una península del Golfo de Túnez, y controlaba las rutas de
navegación del Mediterráneo central. Su topografía es similar a la del resto de ciudades, sobre
colinas, donde también estaban las necrópolis, dispuestas en semicírculo alrededor de la costa.
En la ladera oriental de la colina de Byrsa está el primer asentamiento fenicio, fechado en el s.
VIII a.C. ocupado más tarde por una necrópolis en el sur; desde aquí y hasta la colina de Juno la
ciudad se extiende hacia la llanura litoral. Del siglo VII a.C. son un grupo de viviendas y un
sector industrial con talleres metalúrgicos, cerámicos y de obtención de púrpura. A esta
primera etapa corresponden las necrópolis de la colina de Byrsa, Juno, Demerch y Douimes,
con ritos de inhumación y cremación. También tiene un gran tophet delimitado por muros y al
aire libre con varios estratos de utilización y señalizado con cipos y estelas. Finalmente, entre
las colinas de Juno y de Byrsa, existen barrios residenciales ya del siglo V a.C.
Del urbanismo, la arqueología no nos ha proporcionado ningún dato; sin embargo, sabemos
por las fuentes, calles anchas y estrechas con casas de varias plantas y que estaba rodeada por
tres murallas. Tampoco se conoce la ubicación de los puertos y templos. Fuera de la ciudad se
han localizado restos de edificaciones, de finales del siglo III y II a.C. que se han identificado
con la Mégara que citan las fuentes y por su rica decoración se trata de viviendas residenciales.

4.2. La expansión cartaginesa en el Mediterráneo

4. 2.1 Norte de África.


El norte de África es una región de una gran complejidad donde se observan influencias de
Cartago o la pervivencia de la cultura fenicia occidental no cartaginesa.
 Túnez
Son importantes los restos de la ciudad de Kerkouane, con dos murallas, calles amplias
y casas con pórtico en torno a patios, con vestíbulo y cuarto de aseo con bañera de
asiento. También se ha localizado un templo en el centro de la ciudad y varias
necrópolis con tumba de pozo con población bereber (los difuntos presentan restos de
pintura roja). Hay que resaltar el thopet de Hadrumento, con restos arqueológicos
desde el s. V a.C.
 Argelia
En Tipasa se han localizado dos necrópolis de población libia o bereber del siglo VI a.C.
y un hábitat en Mersa Madakh. El islote de Rachgoum también hay un poblado y una
necrópolis que denotan la influencia fenicia, están datados en el siglo VII a.C., denotan
la existencia de fenicios del sur de la P. Ibérica.
 Marruecos
La influencia cartaginesa en Marruecos es difícil de detectar. En Tingi se ha sacado a la
luz un hábitat y una necrópolis de finales de siglo VI a.C. con tumbas de cámara y
huevos de avestruz (típicamente cartaginés). En Basana y en Kuass se han encontrado
talleres cerámicos que fabrican cerámicas cuyos paralelos más directos se encuentran
en talleres situados en el área gaditana.

11
BLOQUE TEMÁTICO IV: ARQUEOLOGÍA DE LOS FENÓMENOS COLONIZADORES EN EL MEDITERRÁNEO DURANTE EL I
MILENIO A.C.

4. 2.2. Cerdeña y Sicilia


A finales del siglo VI a.C. Cartago inicia una conquista armada de Cerdeña. Su acción alteró
tanto en los centros fenicios allí existentes como a las poblaciones nurágicas. Elemento
importante de la presencia cartaginense en Cerdeña son una serie de fortificaciones
situadas en puntos estratégicos del interior de la isla, que sirvieron para controlar a los
indígenas que quedaban integrados en Cartago. Una de las más importantes se localiza en
Monte Sirai, que era un asentamiento fenicio. A partir de ese momento las influencias
llegadas de Cartago abarcan todos los terrenos, escultura, la arquitectura y rituales
funerarios.
En Sicilia, aunque lo intentó con anterioridad no es hasta inicios del siglo VI a.C. cuando
consiguen dominar la parte occidental de la isla, su influencia se deja notar en ciudades
como Lilibeo, o en la necrópolis de Palermo así como en la ciudad de Solunto.

4. 2.3. Ibiza
El apogeo de la isla coincide con la aumento en la actividad comercial de Cartago, en la
segunda mitad del siglo VI a.C. y es en esta fase cuando Ibiza se covierte eu un gran centro
urbano.
En la isla es a partir del siglo V a.C. cuando emergen diversos centros rurales dedicados a la
producción agrícola. La aparición de santuarios por toda la isla puede atribuirse a esta
expansión rural.

4. 2.4. Península Ibérica


La Gadir púnica también fue una importante ciudad que controlaba el trafico naval, el
comercio exterior que se deriva de ello se aprecia en los materiales arqueológicos
encontrados, como sarcófagos antropoides encontrados en las necrópolis. Se desconoce la
relación que mantenía con el resto de ciudades del este del Estrecho, pero los restos
arqueológicos y las fuentes literarias narran acontecimientos de la segunda Guerra Púnica e
indican que estas ciudades tuvieron autonomía y que la relación con Cartago fue mayor,
continuando Gadir con su papel hegemónico.
A mediados del siglo VI a.C. se aprecian unos cambios en las colonias fenicias, algunas
colonias se vuelven a ocupar, en algunas ocasiones, se desplazan a zonas vecinas como en
las Toscanos y en otras se vuelven a habitar tras un breve hiatus, lo que se ha interpretado
como el comienzo de la nueva política y economía.

12