Sei sulla pagina 1di 38

© 2018-1804036448855

Cocina básica para idiotas recién independizados.


Tú también te preguntaste dónde se compraba el arroz amarillo.

Raúl Girón Viejo

Todos los derechos reservados

No se permite la reproducción total o parcial de este libro, ni su incorporación a un sistema informático,


ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste electrónico, mecánico, por
fotocopia, por grabación u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito del autor. La infracción de
los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual.
Índice
PRESENTACIÓN
FILETES DE POLLO EMPANADOS
COCIDO
PATATAS ASADAS o COCIDAS EXPRÉS
LENTEJAS
PIZZA CASERA
JUDÍAS BLANCAS (FABADA)
HUEVO FRITO O TORTILLA FRANCESA
ARROZ CON POLLO Y/O VERDURAS
ENSALADAS
MACARRONES o SPAGUETTIS
TORTILLA DE PATATAS
ESPÁRRAGOS TRIGUEROS CON SETAS O CHAMPIÑONES
POLLO AL HORNO
ARROZ TRES DELICIAS
COSTILLAS AL HORNO
TOSTA DE PAN CON TOMATE Y JAMÓN
BIZCOCHO DE CHOCOLATE
NOTA DEL AUTOR
Cocina básica para idiotas recién independizados

Tú también te preguntaste dónde se compraba el arroz amarillo

Raúl Girón
PRESENTACIÓN

Querid@ idiota;

No te ofendas si me dirijo a ti de esta manera. Comprende que yo solo soy


otro idiota, que quiere facilitarte el camino hacia la libertad culinaria. Pero
¡eh! No esperes grandes logros. Ni vas a ser master chef ni vas a salir de
pobre con este mini libro. Con que no te mueras de hambre, habremos de
conformarnos.

Y dirás ¿Por qué me iba a morir de hambre? Pues te lo explico: Acabas de


salir de casa de tus padres y te has ido a vivir sol@, en pareja, con amigos, o
con tu mascota. Y ahora te das cuenta de que ¡Ninguno sabe hacer un huevo
frito!
Quizá el perro tenga más sentido del gusto que tú, pero no puedes pedirle que
cocine por ti. Créeme; si pudiera, él lo haría. Y puede que con mejores
resultados que tú.

¡Tranquil@! Este libro no es para desanimarte aún más de lo desesperad@


que estarás después de preparar arroz para dos y que salga para ocho, después
de tratar de freír las patatas en un milímetro de aceite y comértelas crudas,
después de hacer croquetas sin leche y comer amasijos negruzcos, después de
haber pegado la tortilla en el techo por jugar a ser
hipermegasupermasterchef…y sobre todo, después de haber llamado a papá o
a mamá tres veces para que te cuenten cómo se hacía tal o cual plato, o aún
peor, para ir a recogerlo en un tupper. ¡Así nunca te esforzarás en aprenderlo!

Si te cuento todo esto antes de empezar, es para que no te hagas ilusiones que
no vienen al caso. Tu expectativa ante estas recetas ha de ser simple: Cocinar
cuatro cosas básicas, explicadas paso a paso (para idiotas como nosotros), y
poder comer un menú que no se componga únicamente de pizzas,
hamburguesas, kebabs, y en general lo que suelas pedir a sitios que te lo
llevan a casa. Sí, sé que es cómodo, pero te aseguro que comer siempre así no
es saludable, y desde luego no es BARATO.
¡Así que manos a la obra, querid@ idiota!

Antes de empezar, debes conocer tres conceptos básicos:

Potencia y tiempo.
Seguridad.
Limpieza e higiene.

En primer lugar, debes saber que cada vez que hablo de poner el fuego al
máximo, medio, o a un número concreto, es en base a MI vitro cerámica, que
tiene un máximo de 12 puntos. Así que, después de chamuscar o dejar crudas
algunas cosas, harás el cálculo correcto de tiempo y potencia.

Lo segundo es seguridad. Haz el favor de tener manoplas o guantes


adecuados para no abrasarte al sacar una bandeja del horno. Los cuchillos de
corte han de estar afilados. Parece una tontería pero se producen más
accidentes porque el cuchillo no corta y tenemos que hacer mayor presión
hasta que se escapa de nuestro control, que por lo contrario. Tampoco cocines
sin camiseta, por mucho calor que haga. Si te salta un poco de aceite es mejor
cuantas más partes estén cubiertas.

Lo tercero es, limpieza e higiene. Por amor de dos, lávate las manos antes de
empezar a cocinar. Y por supuesto, friega los cacharros lo antes posible, con
agua caliente. No hace falta que te abrases, pero no fría. No acumules durante
días o semanas esa interminable pila productora de mugre y bacterias que
tarde o temprano cobrarán vida y se desplazarán hasta tu nevera, tu comida,
¡o tu cama!

Y tras estas teorías apocalípticas, podemos comenzar.


FILETES DE POLLO EMPANADOS

Si por casualidad tienes visita; tu novi@, un ligue, un amig@, etc. A no ser


que tengan algo en contra de los fritos (Mucha gente no puede y otros no
quieren o no deben comerlos, y tu madre te dirá que es más sano sin empanar,
y lleva razón…perdón que me disperso.), quedarás mejor con unos jugosos
filetes empanados que si los haces solo a la plancha (¡Ojo, la plancha de
cocinar, la de planchar no vale!)

NECESITAMOS:

— 1 Huevo. ¿¡Cómo!? ¿¡El filete empanado no es filete y pan!? Pues sí, y no.
Sin el huevo, el pan rallado no se adhiere (no se pega, idiota) al filete. Hay
quien usa también harina. Nosotros no, que bastante tenemos con lo nuestro.
— Pan rallado. La cantidad dependerá de los filetes a empanar, pero ten
siempre de sobra, por si acaso. Dura mucho tiempo; Ya lo usarás la próxima
vez que tengas visita.
—Pechuga de pollo en filetes. (Puedes comprarla entera y filetearla tú
mism@, pero dado que estamos empezando…mejor deja ese cuchillo
jamonero, que veo que te vas a hacer daño.) Cantidad: depende de para
cuantos. Con media pechuga es más que suficiente para comer dos personas,
por ejemplo. Si te sobran y tienes ganas de discutir, siempre puedes meterlos
en un tupper y llevárselos a tu madre.
—Aceite
—Sal

PREPARACIÓN:

—Casca un huevo (si eres un idiota, no de los tuyos, por favor) en el borde de
un plato hondo. El golpe perfecto para ello es rápido, seco y potente
(tampoco lo atravieses con el plato). Deja caer el huevo en el plato y tira la
cáscara a la basura. Las primeras veces probablemente caerán trocitos de
cáscara en el huevo; retíralos con ayuda de un tenedor. La próxima lo harás
mejor, ¡Ánimo!
—Ahora, bate el huevo con el tenedor (si tienes batidora CON DISTINTAS
VELOCIDADES, puedes batirlo con ella, con cuidado y en la velocidad
mínima. No queremos decorar las paredes.) Procura que no queden grumos
¿¡Cómo!? Pues mete el tenedor en el huevo batido y si cuando lo levantas ves
“hilillos” es que aún hay grumos.
—Extiende pan rallado en un plato llano grande. No hace falta recrear el
Sáhara. Con una capa fina basta, pero que cubra todo el plato. Ayuda menear
el plato para que el pan solito se distribuya. “Menear”: Un vaivén suave.
Tampoco queremos el Sáhara en el suelo de la cocina.
—Saca los filetes de la caja/bolsa/envoltorio y échales sal (mucho mejor que
caiga un pelín en cada zona, a que caiga mucha en un solo punto). Si puedes
evitar la sal y te gustan así, mejor para ti. Será lo primero que te quite el
médico. Poca sal siempre mejor. Cada uno puede echar más después a su
gusto. Demasiada sal no tiene remedio.
—Ahora moja los filetes en el huevo, que se pringuen bien por ambos lados.
Coge uno, hazlo, y con él embadurnado de huevo, ponlo sobre el plan rallado
del otro plato. Toca todos los puntos del filete y dale la vuelta. ¡Magia! ¡El
pan se ha pegado! Anda, idiota, ahora el otro lado, lo mismo. Y así con todos
los filetes.
—Ya tienes preparados los filetes. Ahora hay que freírlos. Pon una sartén
grande (básicamente para no hacerlos de uno en uno) con aceite abundante
(un dedo, en horizontal, idiota) (no hace falta que se vierta por los bordes de
la sartén) y caliéntalo al máximo. Verás unas pequeñas burbujitas, sobre todo
si es aceite usado. Antes de que eche humo, es el momento de echar los
filetes a la sartén (usa unas pinzas, idiota).
—Aproximadamente en dos minutos, podrás darles la vuelta e incluso apagar
el fuego. ¡Pero si apago el fuego no se cocinarán! Sí, idiota. El calor residual
(la vitro sigue muy caliente minutos después de apagarla) es un recurso que
además de ahorrar energía, te ahorrará pasta. ¡Ojo! El tiempo dependerá del
grosor de los filetes.
—Saca los filetes con las pinzas a el/los platos. ¡Bien! Ya lo tenemos. Ahora
come, y en cuanto termines, friega los cacharros y LIMPIA LA VITRO.
COCIDO

Esa maravilla de comida cuyas sobras te pueden alimentar una semana.

NECESITAMOS:

—1 bandeja verdura para cocido (Te lo pongo fácil: ¡Ya existen estas
bandejas envasadas, no tienes ni que aprenderte qué verduras son!)
—1 patata (aunque a veces viene en la bandeja)

—Un preparado de cocido (Esto es lo que suele llevar, pero incluso si se lo


nombras al carnicero, ¡él ya sabrá aproximadamente lo que quieres!) (Y sí, en
muchos sitios ya lo tienen también en bandeja):
-2 chorizos
-1 hueso fresco
-1 hueso de espinazo salado
-1 cuarto trasero de pollo
-1 hueso de jamón con jamón

—1 bote de garbanzos cocidos (o poner garbanzos en agua la noche anterior)


—1 puñado de fideos finos

VERSIÓN CUTRE, RÁPIDA Y MENOS SALUDALBLE:


Sopa de sobre, 1 chorizo y medio bote de garbanzos cocidos.
Haz la sopa en una cazuela siguiendo sus instrucciones. Cuece el chorizo en
otra (o ásalo/fríelo, como prefieras; aunque sigue siendo más saludable
cocerlos para que suelten las grasas). Y una vez quitada el agua, echa los
garbanzos para calentarlos con el chorizo. Y ya.

Ahora sí, explico con todo la PREPARACIÓN:


—Pelamos todas las verduras de la bandeja, y las lavamos.
—Pelamos las patatas, las lavamos y las partimos por la mitad.
—Echamos en la olla la carne y los huesos, todas las verduras y las patatas.
—Echamos los garbanzos.
—Llenamos la olla de agua hasta justo después del segundo punto de las asas
(el —de arriba).
—Tapamos la olla, y la ponemos a fuego máximo sin el pitorro.
—Cuando oigamos el humo, ponemos el pitorro.
—Cuando el pitorro da vueltas, bajamos el fuego a 7 y contamos 45 minutos.
—Mientras, pinchamos los chorizos y los ponemos a cocer con agua en una
cazuela, al 5. Esto hará que suelten la grasa.
—Pasados los 45 minutos, apagamos los fuegos.
—Ponemos los 2 chorizos en un plato y fregamos la cazuela.
—Esperamos a que se vaya la presión y abrimos la olla. Quitamos caldo y lo
echamos en la cazuela, colándolo con el colador de tela (si se tiene, si no, uno
normal, o sin colar, como quieras.)
—Si en la olla da para llenar con agua hasta la altura de antes, llenamos.
—Cerramos la olla. Ponemos el fuego al 7 mientras hacemos la sopa.
—Cuando hierva el caldo de la cazuela, echamos los fideos.
—Probaremos los fideos hasta que estén en su punto. Más o menos en 10
minutos.
—Apagamos los fuegos.
PATATAS ASADAS o COCIDAS EXPRÉS

Espero no haberte llevado a engaño con lo de “cocidas exprés”. Realmente no


conozco forma de cocer más rápida que la de la olla de ese nombre. Pero sí
que empleo un breve “truco” cuando necesito patatas listas en 5 minutos. Y
es tirar del microondas.

—Lava las patatas, con piel.


—Pínchalas con un tenedor.
—Ponlas en un plato y mételas al microondas durante 5 minutos a máxima
potencia (ojo, eso en mi micro son 650—800W)
—Al sacar el plato, ten cuidado porque quema.
—Pincha de nuevo con el tenedor y comprueba que las puedes atravesar
enteras sin dificultad. Si no es así, mételas un minutos más.
—Si es así, espera un par de minutos, pues queman mucho. Pero verás que
puedes pelarlas sin problemas, incluso con las manos. Su piel se va
despegando y por dentro están como “cocidas”.
—Puedes comerlas incluso solas o con una pizca de sal y aceite, o utilizarlas
para ensaladas, etc.

Y ahora sí, ASADAS. Y no sólo asadas, sino asadas con BACON.

NECESITAMOS:

—2 patatas grandes por persona.


—mantequilla
—pimienta negra
—sal
—bacón en dados o tiras.
—queso rallado.

PREPARACIÓN:
—Lava las patatas con piel, sécalas y ponlas en la bandeja del horno a media
altura durante dos horas a 160ºC.
—Saca la bandeja ¡con guantes! Encima de la vitro.
—En una sartén pequeña, fríe el bacon. No hace falta ni que eches aceite,
tiene grasa más que suficiente. Mueve de vez en cuando y listo en 5 minutos
a fuego alto.
—Puedes esperar a que las patatas se enfríen (tardan un rato) o sujetarlas con
un trapo para partirlas por la mitad, y empezar a vaciar su contenido con una
cuchara a un bol.
—Debes dejarlas casi solo en la piel. Normalmente se queda un poco de
patata pegado a ella, no importa.
—En el bol ahora tendrás una especie de puré con toda la patata. Echa una
cucharada grande de mantequilla, un poco de sal, sin pasarte, una pizca de
pimienta negra molida (¡Cuidado con algunos modernos pimenteros que se
abren y se caen las bolas enteras! ¡Y eso sí que es jodido para encontrarlas
después y no masticarlas!), y mézclalo todo con la cuchara.
—Echa también en el bol el bacón ya hecho, y remueve.
—Ahora rellena con la mezcla las pieles de patata en forma de barquito que
habías dejado. Puedes ir aplastando para que quepa todo, con cuidado de no
romper la piel.
—Por último, pon un poco de queso rallado sobre cada una de las patatas, y
vuelve a meterlas en la bandeja del horno, 10 minutos, a gratinar.
—Verás que el queso se dora, y será el momento de apagar el horno.
LENTEJAS

No soy tu madre, así que no te voy a contar la de hierro que tienen, etc.
Cómelas de vez en cuando y punto.

NECESITAMOS:

—2 zanahorias
—2 patatas
—1 cebolla grande
—¼ de kilo de carne de guisar (puede ser mixta o no) (Ternera y/o cerdo)
—2 chorizos
—¼ de kilo de lentejas (debemos ponerlas en agua la noche anterior)
—1 pastilla doble caldo (si tienes)
—Sal
—Perejil
—Ajo en polvo
—Pimentón dulce

PREPARACIÓN:

—Ponemos los chorizos pinchados en una cazuela con agua al 5.


—Pelamos las zanahorias y las patatas.
—Cortamos una cebolla en trocitos de tira (forma de C)
—Ponemos la olla con un poquito de aceite. Al máximo.
—Mientras se calienta, echamos sal a la carne.
—Bajamos el fuego a 8.
—Echamos la carne a la olla y la freímos hasta que no se vea roja por fuera.
—Echamos la cebolla y la freímos dando vueltas con la carne.
—Tenemos un sofrito.
—Echamos un poco de agua para que deje de freír.
—Escurrimos el agua de las lentejas, y las echamos a la olla.
—Echamos las zanahorias y las patatas.
—Llenamos la olla con agua, cubriendo las lentejas con 2 dedos de agua.
—Echamos sal, un poco de perejil, ajo, y una cucharilla de pimentón dulce.
—Echamos la pastilla de doble caldo.
—Cerramos la olla. La ponemos al máximo.
—Cuando suena ponemos el pitorro hasta que da vueltas, y bajamos el fuego
a 6.
—Contamos 20/25 minutos.
—Apagamos el fuego de la olla. Esperamos a que se vaya la presión.
—Abrimos y echamos los chorizos de la cazuela a la olla. Apagamos el fuego
de la cazuela.
—Cerramos la olla y la ponemos con los chorizos a fuego 8, 5 minutos.
—Apagamos el fuego. Esperamos a que se vaya la presión.
PIZZA CASERA

Puedes pedir una y que te la traigan a casa, pero además del coste económico,
cuando hayas hecho tus propias pizzas en casa, notarás la diferencia de grasas
en unas y otras.

NECESITAMOS:

—1 masa para pizza (Ya te la venden en cualquier súper) (¡Ojo! No la


confundas con las masas de hojaldre. Que el envase es muy similar y si no
lees bien la cagas. Eso es para postres.)
—Tomate frito.
—Queso rallado.
—Jamón de york, pavo, champiñones, otros tipos de queso, atún, chorizo,
aceitunas, salami, carne picada, o en general cualquier cosa que te agrade en
la pizza. ¡Incluida la PIÑA! MUAJAJA

PREPARACIÓN:

—Precalentamos el horno a la temperatura que indica el envase de la masa.


—Sacamos la masa del envase y la colocamos con el papel que viene en ella
¡No otro! ¡Ese es especial para el horno! en la bandeja del horno (fuera de él,
evidentemente)
—Si no está muy estirada, podemos usar un rodillo para aplanarla más, pero
no te pases, que si no se deshará. Habitualmente ya vienen listas.
—Con el dorso de una cuchara extendemos tomate frito por toda la superficie
hasta cubrir todos los puntos.
—Esparcimos queso rallado por encima, también cubriendo todo.
—y ahora solo queda elegir qué ingredientes queremos en nuestra pizza,
cortarlos en trocitos de bocado, y distribuirlos por encima.
—Si has elegido algo como carne picada, te tocará hacerla aparte, antes de
hacer la pizza, porque solo con los aproximadamente diez minutos de horno
no se hará del todo y no debes comértela cruda. Y la pizza, tampoco.
—Mete la bandeja en el horno a media altura y como recomendación las
primeras veces vigila a partir de los seis o siete minutos el estado de tu obra
de arte.
—El momento idóneo para apagar el horno suele ser cuando el queso se está
dorando. En la mayoría de hornos, una pizza no tardará más de 10/12 minutos
en hacerse.
—Al extraer la bandeja con los guantes, ponla sobre la vitro. Ayúdate de una
paleta para pasarla al plato, y espera un poco antes de comenzar a partirla. Sé
que tiene muy buena pinta, pero te vas a quemar. Y lo sabes.
JUDÍAS BLANCAS (FABADA)

Lo mismo que te dije de las lentejas.

NECESITAMOS:

—2 zanahorias
—2 patatas
—1 cebolla grande
—¼ de kilo de carne de guisar (puede ser mixta o no)
—2 chorizos
—¼ de kilo de judías blancas (debemos ponerlas en agua la noche anterior)
—1 pastilla doble caldo
—Sal
—Perejil
—Ajo en polvo
—Pimentón dulce

PREPARACIÓN:

—Ponemos los chorizos pinchados en una cazuela con agua al 5.


—Pelamos las zanahorias y las patatas.
—Cortamos una cebolla en trocitos de tira (forma de C)
—Ponemos la olla con un poquito de aceite. Al máximo.
—Mientras se calienta, echamos sal a la carne.
—Bajamos el fuego a 8.
—Echamos la carne a la olla y la freímos hasta que no se vea roja por fuera.
—Echamos la cebolla y la freímos dando vueltas con la carne.
—Tenemos un sofrito.
—Echamos un poco de agua para que deje de freír.
—Escurrimos el agua de las judías, y las echamos a la olla.
—Echamos las zanahorias y las patatas.
—Llenamos la olla con agua, cubriendo las judías con 2 dedos de agua.
—Echamos sal, un poco de perejil, ajo, y una cucharilla de pimentón dulce.
—Echamos la pastilla de doble caldo.
—Cerramos la olla. La ponemos al máximo.
—Cuando suena ponemos el pitorro hasta que da vueltas, y bajamos el fuego
a 6.
—Contamos 20/25 minutos.
—Apagamos el fuego de la olla. Esperamos a que se vaya la presión.
—Abrimos y echamos los chorizos de la cazuela a la olla. Apagamos el fuego
de la cazuela.
—Cerramos la olla y la ponemos con los chorizos a fuego 8, 5 minutos.
—Apagamos el fuego. Esperamos a que se vaya la presión.
HUEVO FRITO O TORTILLA FRANCESA

¿De verdad nos vas a explicar el procedimiento de esto? Si te preguntas eso,


es que no has comprendido para quién es este libro.

NECESITAMOS:

—1 huevo
—Aceite
—Sal

PREPARACIÓN:

Tortilla:

—Casca el huevo en el borde de un plato hondo. (Consejos en la receta de


filetes empanados)
—Ahora, bate el huevo. (Consejos en la receta de filetes empanados)
—En una sartén, calienta una mínima capa de aceite. La justa para que la
tortilla no se pegue.
—Echa lo batido del plato a la sartén y verás cómo va emblanqueciéndose
por los laterales.
—Utiliza la paleta para dirigir la mitad derecha del círculo hacia la izquierda
hasta doblarlo a la mitad, y después la mitad izquierda hacia la derecha.
Como si quisieras hacer un durum o crepe enrollado. Dale la vuelta para que
termine de hacerse y sácalo de la sartén al plato.
—Desde que echas el batido a la sartén hasta que sacas la tortilla, no deberían
pasar más de dos minutos.

¿Puedes hacer tortillas francesas de varios huevos? ¡Claro! De tantos como


quieras. Aunque tampoco deberías consumir muchos huevos por semana…así
que…cosa tuya.

Huevo frito:
—Calienta un dedo de aceite (en horizontal, como siempre) en una sartén.
—Ten a mano el huevo y cáscalo contra el borde de la misma, sujetándola
con la otra mano del mango para que no se desplace.
—Puedes hacerlo así y echar el huevo directamente a la sartén y tirar la
cáscara a la basura, o cascarlo primero en un plato y de ahí echarlo con la
paleta a la sartén, lo que te sea más fácil.
—Con ayuda de la paleta, dale forma redondeada. Verás que el color
transparente se va haciendo blanco en la clara. Con la paleta puedes ir
echando un pelín de ese aceite caliente de la sartén sobre los extremos del
huevo. Hay a quien le gusta que queden crujientes.
—Extrae el huevo frito con la paleta agujereada, dejando caer el exceso de
aceite en la sartén. Ponlo en el plato.

Puedes acompañarlo de patatas fritas, ya sabes…


ARROZ CON POLLO Y/O VERDURAS

NECESITAMOS:

—1/4 bote caldo de paella


—1/2 vaso de arroz (1/2 por persona) (Ojo; calculado en vaso de 33cl)
—½ pechuga de pollo en filetes. (Esto depende de cuanta carne quieras
comer, si quieres.)
—1 cebolla pequeña. (Si se quiere)
—Judías verdes congeladas y/o guisantes congelados.
—Sal

PREPARACIÓN:

—Pelamos la cebolla y la picamos en trocitos pequeñitos. (Si se quiere)


—Troceamos los filetes de pollo, de bocado.
—Echamos sal a la carne.
—Preparamos en un plato 1/2 vaso de arroz.
—Ponemos una cazuela grande con un poco de aceite. A fuego máximo.
—Una vez el aceite esté caliente, bajamos el fuego a 8.
—Echamos la pechuga de pollo y la freímos.
—Echamos la cebolla y la freímos junto a la carne.
—Echamos las judías verdes y/o guisantes congelados y lo hacemos también
junto.
—Echamos el arroz (1/2 vaso).
—Echamos el caldo de paella
—Damos vueltas a todo. Coge color amarillento. ¡Vaya! ¡El arroz blanco se
vuelve amarillo! ¡Magia! Y si no te llega el bolsillo para caldo de paella,
puedes usar una pizca de COLORANTE alimentario. Aunque según pone en
alguna etiqueta “Puede tener efectos negativos sobre la actividad y atención
de los niños”. Tú mism@...
—Desde este momento, NO removemos, ni damos vueltas.
—Echamos 1 vaso de agua (siempre será el doble de agua que de arroz).
—Echamos sal.
—Ponemos el fuego a 7 y esperamos hasta que se vaya casi todo el caldo. Sin
tapar.
—Apagamos el fuego, retiramos la cazuela, y la tapamos.
—Lo dejamos así, reposar 10 minutos.
ENSALADAS

Parece obvio. Pues hay un par de cosillas, que no siempre tienes en cuenta
cuando haces una ensalada (o cuando la hagas por primera vez en tu vida,
querid@ idiota)
P.D: Esto, sí es verde.

NECESITAMOS algunas de estas cosas:

—Lechuga Romana
—Lechuga Iceberg
—Escarola
—Rúcula
—Canónigos
—Zanahorias
—Maíz
—Tomates
—Pepinos
—Brotes de soja
—Palmitos
—Atún
—Palitos de cangrejo
—Nueces
—Pipas peladas
—Semillas (Sésamo, por ejemplo)
—Patatas cocidas

—Limón
—Aceite
—Sal
—Vinagre de Módena
—Mayonesa
—Tomate frito
—Ajo
—Cebolla

PODEMOS COMBINAR COMO QUERAMOS. ALGUNAS


SUGERENCIAS:

—Lechuga romana, zanahorias, maíz dulce, palitos de cangrejo. Y como


salsa, una mezcla de tomate frito y mayonesa, produciendo el efecto de salsa
rosa o “coctel”. Y ya si te puedes permitir gambas, te sales.
—Lechuga iceberg, zanahorias, tomates, pepinos, atún. Aceite, sal y vinagre
de Módena (ojo con pasarse de vinagre o sal)
—Canónigos, rúcula, brotes de soja, sésamo, nueces. Aceite, limón y poca
sal.
—Tomates, atún. Sal, aceite y ajo picado.

Lo más importante de la ensalada, es LAVAR todo a conciencia. Poniendo


especial cuidado en las lechugas y verduras de hoja, pues en los pliegues
pueden esconderse los diminutos bichitos que pueden provocarnos después
malestares estomacales bastante jodidos. Lava las hojas una a una, separando
los pliegues.
MACARRONES o SPAGUETTIS

El plato más universal de madrugada. Aunque te explico cómo hacerlo de


día, un poco más sofisticado. Pero siempre puedes; cocer la pasta en una
cazuela, con pizca de sal, echarle tomate frito y
salchichas/atún/loquetedélagana, y comértelo.

NECESITAMOS:

—Macarrones o Espaguetis (1/2 bolsa (250gr))


—1 chorizo
—½ cebolla
—Sal
—Tomate frito
—¼ de kilo de carne picada (mezcla ternera y cerdo)
—Queso rayado
—Queso tranchetes (si se quiere)

PREPARACIÓN:

—Cortamos media cebolla y la picamos.


—Partimos un chorizo en trocitos.
—Llenamos ¾ de una cacerola pequeña de agua.
—Lo ponemos a fuego 12.
—Preparamos un plato con algo menos de la mitad de una bolsa de 500gr. De
macarrones.
—Echamos una pizca de sal al agua.
—Echamos ajo en polvo.
—Esperamos a que cueza.
—Mientras, ponemos la sartén a 12 con aceite.
—Echamos sal a la carne picada.
—Hacemos la carne picada en la sartén separándola todo el tiempo.
—Cuando hierve el agua echamos los macarrones, y bajamos el fuego a 8.
—Damos vueltas de vez en cuando a los macarrones para que no se peguen.
Sobre todo es al principio. Si se pegan bajamos el fuego a 6.
—Cuando la carne está hecha bajamos el fuego a 8.
—Echamos el chorizo y la cebolla con la carne y remueves hasta que esté
todo hecho.
—Apagamos el fuego de la sartén.
—Cuando estén hechos los macarrones, los escurrimos el agua. Bien
escurridos, se echan a la cazuela.
—Se junta todo en la cazuela y se remueve.
A PARTIR DE AQUÍ, DOS FORMAS:
Cazuela:
—Echamos ¾ de un bote de tomate frito. Y queso si queremos.
—Ponemos el fuego a 5.
—Removemos.
—Apagamos el fuego.
Horno:
—Encendemos el horno a 180ºC con ventilador.
—Echamos ¾ de un bote de tomate frito. Y queso si queremos.
—Echamos todo en la bandeja de cristal de horno.
—Echamos queso rallado por encima.
—Metemos la bandeja a media altura hasta que el queso esté dorado.
—Apagamos el horno.
TORTILLA DE PATATAS

NECESITAMOS:

3 patatas o más (depende del tamaño de tortilla que queramos)


3 o más huevos (Mi recomendación es siempre más huevos que patatas,
pero ya irás probando cómo te salen mejor y más jugosas)
½ cebolla (si se quiere)
Sal
Aceite

PREPARACIÓN:

—Pelamos las patatas y las partimos en rodajas finas, lo más finas que
puedas, que casi veas el cuchillo a través de ellas cuando las estás
partiendo.
—Echamos sal a las patatas.
—Las freímos pero sin llegar a dorarlas, (sí, que no lleguen a tener
partes marrones o muy amarillas crujientes), en abundante aceite en
una sartén a fuego 8 (grande o pequeña, dependiendo del tamaño de
tortilla que queramos), mientras pelamos y troceamos media cebolla.
—Cuando las patatas estén hechas (no fritas, pero si blandas),
añadimos la cebolla y freímos junto.
—Apagamos el fuego y dejamos enfriar el aceite.
—Batimos los huevos en un plato, sin dejar grumos.
—Guardamos el aceite de la sartén en un bote de cristal (cuando esté
frío), o en una aceitera, (sí, ese botecito metálico con agujeritos que
recoge el aceite en el interior y deja los residuos arriba), dejando casi
nada en la sartén, lo justo para que la tortilla no se pegue.
—También podemos usar dos sartenes distintas; ¡algo menos que
fregar!
—Encendemos el fuego mientras echamos las patatas con cebolla en
los huevos batidos, repartiéndolo homogéneamente por el plato.
—Con el fuego caliente lo bajamos a 8, y echamos todo el contenido
del plato a la sartén. Damos forma alrededor con la paleta.
—Para evitar que se pegue, podemos elevar la sartén por el mango y
“sacudirla” levemente, hacia delante y hacia atrás, comprobando que la
tortilla se mueve. Cuando esto suceda sin deshacerse (puedes levantar
los laterales con la paleta para comprobar que ya no se deshace por
debajo), te darás cuenta de que llega el temido momento de darle la
vuelta.
—Cuando esté hecha por debajo (lo cierto es que huele), le daremos la
vuelta con ayuda de un plato más grande que la sartén, evidentemente.
El movimiento ha de ser rápido, decidido. (Si tienes la suerte de tener
un par de sartenes especiales, verás que tienen una especie de asas en el
otro extremo de los mangos. ¿Sabes para qué sirven? ¡Exacto!
Introduce el asa pequeña en el asa grande hasta que las dos sartenes
queden selladas una contra la otra. Y solo tienes que darle la vuelta
para que la otra parte se haga. ¡Ojo! Aunque este sistema es más seguro
para que no se caiga nada, tampoco hagas el movimiento demasiado
despacio, o igualmente se te derramará.
—Volvemos a poner la tortilla, ahora por el otro lado en la sartén (o
quitamos la sartén de arriba), con ayuda de la paleta, desde el plato.
Damos forma y esperamos a que esté hecha.
—Apagamos el fuego.
—Sacamos la tortilla al plato. No seas idiota; preséntala por el lado que
mejor te haya quedado.
ESPÁRRAGOS TRIGUEROS CON SETAS
O CHAMPIÑONES

Sí. Tienes que comer algo verde de vez en cuando. Y no, nachos con
guacamole no equivale a verde y por tanto a verdura.

NECESITAMOS:

—1 manojo de espárragos trigueros (sí, los verdes, idiota).


—1 bandeja de setas o champiñones.
—Sal
—Aceite

PREPARACIÓN:

—Lava los espárragos y los champiñones/setas.


—Córtalos en trocitos.
—Echa un poco de sal a todo y júntalo, con las manos para que se distribuya
bien.
—Calienta un dedo de aceite (¡en horizontal!), y echa todo dentro.
—Dale vueltas de vez en cuando con una paleta agujereada.
—En unos 10 minutos lo tendrás, pero no te impacientes. Esto lleva su
tiempo.
—Sácalo con la paleta agujereada, quitando el exceso de aceite (para esto
agujereada), al plato.
POLLO AL HORNO

¡Sencillo y saludable!

NECESITAMOS:

—4 muslitos de pollo
—2 cuartos traseros de pollo
—3 patatas medianas
—½ Cebolla
—2 zanahorias
—Tomate frito
—Vino blanco
—Sal

PREPARACIÓN:

—Pelamos las patatas y las partimos en rodajas (más gruesas).


—Pelamos las zanahorias y las partimos en trocitos.
—Pelamos la cebolla y la desgajamos (no en trocitos).
—Quitamos las plumas (si tiene) al pollo.
—Colocamos todo en la bandeja del horno, fuera del horno.
—Encendemos el horno a 180ºC/190ºC con calor arriba y abajo pero sin
ventilador, para que se vaya precalentando.
—Echamos sal a todo.
—Echamos un chorreón de tomate frito sobre todo.
—Echamos ¾ de vaso de vino blanco regando todo bien.
—Echamos agua para que quede un poco de caldo.
—Metemos la bandeja con todo al horno, a media altura.
—Vigilamos el pollo y aproximadamente a la media hora, cuando esté
hecho por este lado, le damos la vuelta con las pinzas, para que se haga
también por el otro lado.
—Una media hora después estará hecho por ambos lados.
—Apagamos el horno y sacamos la bandeja. (¡Con los guantes/trapos,
idiota!)
ARROZ TRES DELICIAS

No, no va a saber como el del chino, pero va a ser más barato.

NECESITAMOS:

—Jamón de york o pavo. (Unas lonchas)


—1 huevo
—zanahorias (dos o tres grandes es suficiente para uno)
—Guisantes (dependiendo del tamaño del bote, puede que con menos de la
mitad sea bastante)
—Arroz (como ya dijimos, la cantidad por persona aproximada será de medio
vaso)
—Sal

PREPARACIÓN:

—Primero: Haz una tortilla francesa. Ya tú sabeh cómo.


—Segundo: Corta taquitos pequeños de jamón de york o pavo, lo que
prefieras.
—Tercero: Pela, lava y corta zanahorias en trocitos pequeños.
—Cuarto: Abre un bote de guisantes.
—Quinto: Cuece arroz (recuerda, con un pelín de sal), también sabes cómo, y
sácalo sin agua (paleta agujereada) a un plato.
—Sexto: Mézclalo todo.
COSTILLAS AL HORNO

Otro de esos platos especiales para visitas. Tienes dos opciones; Hacerlas sin
aliño, y por tanto te llevará menos tiempo, aunque luego es posible que lo
condimentes con alguna salsa barbacoa llena de cositas malas…o bien hacer
un aliño que no es tan difícil de preparar y les dará un sabor con el que no
harán falta salsas extras.

NECESITAMOS:

—1 o 2 COSTILLARES (Depende de los invitad@s)


—Patatas (1 mediana por persona es más que suficiente)
—Sal
—Aceite

PREPARACIÓN:

—Pela las patatas, lávalas y pártelas en rodajas grandes.


—Distribúyelas por los laterales de la bandeja del horno, y echa muy poca sal
a cada una.
—Echa sal a los costillares por ambos lados (no te pases)
—Echa un chorro de aceite por cada lado.
—Coloca los dos costillares con la parte en la que más se ven los huesos
hacia arriba en el centro de la bandeja de horno. Si es posible, no encima de
ninguna patata.
—Echa un par de vasos de agua por encima de cada costillar.
—Precalienta el horno a 180ºC.
—Introduce la bandeja y hornea 30 minutos. Sácala, con los guantes, sobre la
vitro, y cierra el horno para que no se escape el calor.
—Con unas pinzas, dales la vuelta a las costillas. Las patatas no las toques. Si
ves que todo el caldo se ha evaporado y quieres que quede un poco, puedes
echar un poco más de agua, pero sin pasarte, porque si no ahogarás las
patatas y el sabor que ya habían cogido.
—Vuelve a meter la bandeja en el horno y espera otros 30 mins para
apagarlo.

ALIÑO:

—Pela, y tritura o machaca 1 cabeza de dientes de ajo.


—En un recipiente, mézclalo con un vasito de aceite, media cucharadita de
pimentón dulce, un poco de orégano, y un vasito de vino blanco.
—Con una brocha de cocina (¡Sí, una brocha!) pinta ambas caras de los
costillares.
—Después, envuélvelos, si quieres en el mismo sitio en el que venían. De
hecho, utilizarlos te ayudará a no manchar todo con el aliño.
—Una vez envueltos, mételos dos horas a la nevera. Si es posible, hazlo la
noche anterior.
—En esas dos horas puedes hacer lo que te dé la gana, y cuando queden 15
mins, ponerte con las patatas como he explicado antes, por ejemplo.
—Una vez dispuestas las patatas, retira el envoltorio de las costillas, y
colocadas en le bandeja, solo queda hornearlas exactamente igual que sin el
aliño.

P.D: A la mayoría de la gente no le hace falta salsa barbacoa o de otro tipo


cuando las costillas ya van aliñadas. Como siempre; para gustos, colores.
TOSTA DE PAN CON TOMATE Y JAMÓN

Más que una receta, es una idea sencilla para cenar, por ejemplo. Pero vamos,
que te lo explico también, no vaya a ser que puedas liarla con algo tan simple.

NECESITAMOS:

—Una barra de pan (o media)


—1 tomate.
—Aceite
—Sal
—4/8 lonchas de Jamón serrano. (O Ibérico, si eres un/a idiota afortunad@)

PREPARACIÓN:

—Tuesta el pan. Si tienes tostadora, voy a hacer el tremendo esfuerzo de


presuponer que sabes utilizarla. Si no, en una sartén también puedes hacerlo,
con cuidado de no chamuscarlo.
—Parte el tomate por la mitad.
—Con un rallador (sí, esa cosa con agujeritos unos más grandes, otros más
pequeños, otros en forma de tiras…), ralla cada mitad sobre uno de los panes
tostados.
—Echa sal sobre ellos Sin pasarte.
—Echa un chorrito de aceite sobre ellos. (¡Ojo! Si te pasas tres pueblos, es
cien por cien seguro que te mancharás tú, la silla o sofá, la mesa, el suelo, y
quizá hasta tu perro.)
—Distribuye las lonchas de jamón sobre ambos.

P.D: Hay quien comete el, para muchos, horrible crimen, de usar tomate frito.
Es decir, abres el bote y echas y distribuyes con una cuchara. Para gustos
colores, pero ya te digo yo que no tiene nada que ver y que desde luego, no es
más sano el frito (y además de bote) que el natural.
BIZCOCHO DE CHOCOLATE

Un capricho, de vez en cuando. ¡Ojo! ¡No te comas tú sol@ este bizcocho!


¡Es para un@s cuant@s!

NECESITAMOS:

—250 gr. De chocolate negro de cobertura (Nestlé, por ejemplo)


—250 gr. De mantequilla
—4 huevos
—220 gr. De azúcar
—80 gr. De harina
—2 cucharaditas de Levadura Royal
PREPARACIÓN:

—Untar con mantequilla el recipiente donde vayamos a hornear el bizcocho.


—En un bol, batir los huevos con el azúcar.
—Mezclar la harina con la levadura en un cuenco.
—Precalentar el horno 10 mins a máxima potencia.
—Poner el chocolate troceado y la mantequilla en un cazo y éste dentro de
una olla más amplia con agua, de forma que cubra el cazo hasta la mitad (o
hasta que flote, lo mínimo posible), y fundirlo al baño María.
—Una vez fundido el chocolate con la mantequilla, lo echamos en el bol en
el que batimos los huevos con azúcar, y mezclamos hasta que quede
uniforme.
—Echamos la harina con levadura al mismo bol, y removemos hasta dejarlo
uniforme, sin que veamos partes de la harina.
—Echamos toda la masa en el recipiente o molde para hornear.
—Horneamos a 180ºC entre 45 y 60 mins, dependiendo del horno.
—No abrir el horno nunca antes de los 45 mins.
—Pinchamos con un palillo y si sale seco (o con algún trocito pero no
húmedo ni hasta arriba de chocolate), es que el bizcocho está listo. De no ser
así, lo dejamos hornear un poco más, hasta conseguir ese resultado.
NOTA DEL AUTOR

Espero que te haya sido de ayuda este… ¿libro? Creo que eso se considera a
partir de cuarenta y ocho páginas, así que diremos… folleto informativo.

Si te ha servido de algo, o tienes alguna sugerencia o quieres que publique


más recetas explicadas para idiotas como nosotros... En fin, lo que sea, te
agradezco que me dejes puntuación y comentario en Amazon.

¡Muchas gracias por elegirme, querid@ idiota!