Sei sulla pagina 1di 3

Héctor Fiorini, “Teoría y técnica en psicoterapia” Bs. As. Nueva Visión. Bs. As.

8va
edición 1986

Los distintos instrumentos verbales con que cuenta el terapeuta al momento de


hacer una intervención psicológica. A continuación las principales:

1. INTERROGAR AL PACIENTE: Es una de las técnicas más frecuentes


utilizadas por el psicólogo clínico, independientemente de su orientación
teórica. La técnica de la interrogación tiene como principal función el
indagar sobre la problemática del paciente; en el caso de la terapia breve,
nos sirve para tener una perspectiva del paciente sobre su propia situación;
a diferencia del psicoanálisis, donde a menudo se intenta construir un
modelo de fantasía inconsciente vincular latente a partir de los contenidos
manifiestos del relato.

 En la terapia dinámica breve es necesario interrogar detalladamente al


paciente sobre determinada situación para obtener gran cantidad de
información de niveles muy amplios sobre la estructura personológica del
interrogado. Preguntar detalladamente es una de las primeras reglas de
una técnica psicoterapéutica eficiente. Finalmente, es importante saber que
para la terapia breve el proceso de indagación contiene ya estímulos
terapéuticos de particular jerarquía; dicho de otra forma, mientras se
indaga, ya se está haciendo terapia.

2. INFORMAR: El psicólogo clínico ocupa una posición de sabiduría ante el


paciente, por este motivo es necesario tener una amplia gama de
información sobre ciertos hechos humanos en diversas culturas; el déficit
de información es un componente tan importante a veces para la oscuridad
y la falsa conciencia de una situación, a tal punto que algunas personas
pueden pasar mucho tiempo sufriendo por una falsa creencia y este
sufrimiento puede desaparecer rápidamente con algo de información.

 En la terapia breve es importante y necesario aclarar al paciente sobre


elementos de higiene sexual, perspectivas de la cultura adolescente actual
o problemática social de la mujer, aspectos de la dinámica de los conflictos,
etc., además de informar directamente, se puede recomendar lecturas al
paciente para que enriquezca sus conocimientos sobre determinado tema.
El beneficio terapéutico de esta técnica se evidencia por el hecho de que se
crea una perspectiva en la cual los problemas del paciente dejan de ser
vistos para este como algo estrictamente individual que sólo le pasa a él.
3. CONFIRMAR O RECTIFICAR ENUNCIADOS AL PACIENTE: Esta técnica
tiene como objetivo poner en relieve los aspectos más importantes que se
puedan rescatar en el discurso del paciente; la capacidad del terapeuta de
actuar flexiblemente con rectificaciones y confirmaciones de los enunciados
es fundamental para crear un clima de ecuanimidad, caso contrario se
produce algo muy común en los pacientes que han tenido malas
experiencias con psicólogos argumentando que estos lo único que hacen
es sacar en cara los errores de los pacientes.

4. CLARIFICACIONES: Se trata de retomar algún elemento significativo del


discurso del paciente con el fin de dirigir el proceso terapéutico hacia
determinado tema. En pacientes con funciones yoicas debilitadas las
clarificaciones juegan durante gran parte del proceso terapéutico el papel
de instrumentos primordiales, en cuanto sientan las premisas para que en
algún momento otras puedan ser activamente abordadas.

5. RECAPITULACIONES: Tienen cierta similitud con las clarificaciones. Es


una forma de sintetizar la información que el paciente nos proporciona
durante la entrevista; consiste en retomar el discurso del paciente luego de
su intervención, a manera de resumen, para tocar los temas de mayor
relevancia. Estas intervenciones estimulan la capacidad de síntesis en el
paciente (y en el terapeuta).

6. SEÑALAMIENTOS: Es una forma de estimular al paciente al desarrollo de


una nueva manera de percibir la propia experiencia. Consiste en retomar
determinado tema del discurso del paciente, a manera de duda, con el
propósito de que éste logre un insight y vuelva a tratar el tema de una forma
distinta, en caso de ser necesario. Los señalamientos nos dan la
oportunidad de modificar ciertos datos para evitar malas interpretaciones.

7. INTERPRETACIONES: Se trata básicamente de proporcionar hipótesis al


paciente sobre determinado tema con el fin de explicitar situaciones, hacer
más comprensible la conducta de los demás, destacar las consecuencias
de algunas posibles conductas, etc.

8. SUGERENCIAS: Como el uso de las hipótesis, se trata de ofrecer al


paciente conductas alternativas ante determinadas situaciones que se nos
anticipan. Las sugerencias constituyen una vía diferente hacia el insight
sobre las propias dificultades, las del otro, y la dinámica de la comunicación
entre ambos.
 Las sugerencias juegan un papel muy importante en el repertorio de
habilidades del terapeuta, especialmente cuando se detecta que el paciente
carece de motivación e información sobre experiencias nuevas ante
determinada situación.

9. INTERVENCIONES DIRECTIVAS: Se realizan cuando el paciente se


encuentra sin los recursos yoicos para manejar una situación traumatizante,
siendo por lo común, víctimas de una ansiedad excesiva que tiende a ser
en sí misma invalidante o agravante de las dificultades propias de la
situación hasta que el éste logre fortalecer sus capacidades.

10. OPERACIONES DE ENCUADRE: Se trata de todas las especificaciones


relativas a la modalidad espacial y temporal que habrá de asumir la relación
terapéutica, las cuales comprende: lugar, ubicación en él de los
participantes, duración y frecuencia de las sesiones, ausencias,
retribuciones.

 Se recomienda la imposición del encuadre si lo que se pretende es cultivar


las tendencias pasivas y regresivas del paciente y la correlativa
omnipotencia del terapeuta, de lo contrario se impone la necesidad de
efectuar sugerencias de encuadre, explicitar los fundamentos de la
propuesta para esa terapia en particular y someterlos a reajustes.

11. META-INTERVENCIONES: Consiste en adelantarse a las respuestas del


paciente para volver a intervenir, respondiendo a las interrogantes antes
planteadas por uno mismo. La segunda intervención sirve para precisar los
fundamentos de la primera de un modo que sea posible al paciente seguir
de cerca el método de comprensión que emplea el terapeuta en la primera.

 Cabe resaltar que no existe jerarquía alguna en cuanto al uso de estas


técnicas, y dada la variedad de estas, el terapeuta se ve en la libertad de
escoger las que más se ajusten a su estilo en el proceso terapéutico.