Sei sulla pagina 1di 2

ECONOMIA Y PSICOLOGIA

La Psicología y la Economía se relacionan en distintas direcciones y de diversas maneras. El


psicoanálisis freudiano, por ejemplo, ha empleado categorías económicas para construir una de las
partes de la Metapsicología, precisamente, la económica. En el sentido contrario, la Economía, en
tanto supone alguna concepción de la
Racionalidad (convencional o no convencional), asume hipótesis psicológicas que la llevan a
vincularse de señaladas maneras con la Psicología.

Es preciso señalar que, a diferencia de lo que es habitual en este tipo de descripciones de


semejanzas y diferencias entre disciplinas, comenzaré refiriéndome a lo que no es la Psicología
Económica una disciplina poco desarrollada que las engloba– en lugar de hacerlo respecto a lo
que se entiende por ella. La Psicología Económica, derivada originalmente de la Psicología Social y
que más recientemente ha recibido sustanciales aportes desde la Psicología Política.

Sectores empresariales o a los grupos financiero que puedan utilizar los hallazgos de la psicología
económica en beneficio de sus intereses, como la pretensión de los empresarios de la producción
de inducir a la población a comprar mayor número de objetos de los que realmente necesita en el
aquí y ahora.

En segundo término es preciso advertir que tampoco esta disciplina es sinónimo de Economía
Psicológica, ya que esta última es una expresión derivada, sustancialmente del psicoanálisis cuyo
objetivo es conocer los mecanismos de ahorro, gastos y administración de la energía psíquica,
según Laplanche y Pontalis (1968) “La hipótesis económica se halla constantemente presente en la
teoría freudiana”.

En sus obras, Freud (1920) señala taxativamente que el psicoanálisis reconoce que la dinámica de
los procesos psíquicos están regidos por el principio del placer a los cual añade lo siguiente “Esto
equivale a decir que, en la consideración de los procesos psíquicos que estudiamos introducimos
el punto de vista económico”.

Por último, cabe añadir que si a los psicólogos les conviene saber algo de económica, no es menos
cierto que a los economistas les resulta conveniente saber algo de psicología, de antropología de
historia yd e política. De tal forma se evitara caer en los errores de tipo fundamentalista en la
aplicación de las mismas recetas fetichistas que ser recomienda en todas partes del mundo,
ignorando así las características diferenciales que presentan los pueblos en la dimensión
temporoespacial.

Referencias

Marx,K.(1859): Elementos fundamentales para la crítica de la economía política.


Signos, Bs. Aires, 1971

Marx,C.(1867): El Capital. Editorial Siglo XXI, México, 1976.

Freud,S.(1920): Más Allá del Principio del Placer. Editorial Amorrortu, Bs. Aires,
1986.
ECONOMIA/LINGÜÍSTICA

Uno de los mecanismos más interesantes de la economía lingüística es su


tendencia natural a favorecer la extensión ciertas jergas
profesionales y extranjerismos. Su uso permite incorporar con facilidad nuevas
palabras con significados específicos, que ahorran explicaciones. Sin embargo, la
difusión de estos términos puede estar restringida fuera de los círculos de origen,
presentándose una disyuntiva entre inteligibilidad para un público más amplio y
economía del lenguaje.

Se trata, pues, de dar el máximo de información con el mínimo esfuerzo posible. Y


esta economía no siempre se rige por el principio de eliminar sílabas o de alargar
vocales finales para indicar plural, pues a veces la lengua crea una palabra
partiendo de la pronunciación de otra extranjera

MANOLO