Sei sulla pagina 1di 8
Fla yon sa por Ade Hora de erry 08 Angin sedan por TBXCIONESLEASA ‘he Dore 30.CHHCI Cine de Baer Ae, Arp ‘Wete wrweicanedencom Isen s51.0 ued des qe tee ae 1172, Tae be decor eva 201 Blkionn LenS inc, 1500 eae. Ends min eigen no de20 en Ping Boke in it er ne art: ce ‘stp nse y oat, 2) cov sre oareneatn.0 1 Soden 2. Honma | To cana0s Historia de la literatura gay en Argentina Representaciones sociales de ta homosexualidad masculina en la ficcién literaria Adridn Melo Prologo “Enlo que se escribo, cada uno defiende su sexvalida Roland Barthes De qué hablamos cuando hablamos de literatura gay litera- ‘uta homosexwal? ‘ea literazusa gay la esrta por esritoreslas gay? 0 es lal ‘eratura que trata el tema de Ia homoserualidad? 20 se equle- ‘ren ambos requistos para merece dicho clificativo?¢:Por qué ces importante hacer tna hisora de a lierarura gay? demos hacernor éstas y ost preguntas respecto de la re lacin entre literaquray sexulidad. Lo que no podemos soso: yar esque toda literatura tiene su contexto de produccién que ‘i. Laver, campo de batalla en donde se dirimen luchas soci lesypoliteas. Lo que hoy lamamos Inerarura gay surgié en Europa en el dle timo terco del siglo XIX. El eanon dela lieratura gay Tue cons- teuido por homosexuales de culeuraiuminist nun época en {que especialmente se puso en el centro del debate la relacin en- tre sexualidad ehentidad, En algunos eificioswerrianos, 0 bre todo en Onford en parajersolitaros a rill de los ros, algunos jvenes se sentaban alrededor de hombres como Wal= {ee Pater o Benjamin Jowett y lian clisicos en griego y en lain 1 partic de estos textos confecionaban lsas de Figuras miti- tas histricas qu evidenciaran os mismos gusts que ellos al contemplar un cuerpo museuloso los mismos descos 0 el mismo placer exéticoal pasar las horas con un amigo. ‘Por qué se hizo particularmente necesrio crear delberada mente eas litas Por qué conetruir una wadicién homosexual ‘scita por hombres homosexuales? Porque en esos miss aos fe consolidaban discursos centificos, médicos, jucdics y rei- oss que terminaban de consagrar la nocién de homosexuali- dad con aributos exchyentemente negtivos, como una anor ‘malidad o una perversién, Frenea los saberes de a medicina que [egiimaban y posibiiaban la patologizacion y a medicalizacisn as como el control yl repesin policial, se hacia necesaro bus- ‘ar personajes que especialmente habian destacado en la polit- a em la guerta on ae artes y que, ala par, habian manifesta- dd ataccin sexual oafectividad erdxcainensa hacia et mismo sexo para sivndicalos como motivo de orgllo, De esas istas surgi el campo ltraio gay. Siel mundo se empefiba en la- ‘matlosperversos habla que lgitimat los gusts ericos no slo ‘como naturales sino también construit una suerte de genealogia del ogullo de sr gay. Exen ese sentido que relatos tales como EI retrato de W H. la frnoeadefensa del "amor que no osa decir su nombre” de Oscar Wilde itentan comvertrse en wna especie de bibliografla de Ia leratura gay al ciara Plat, David y Jo- rntan, a Alejandro, a Adriano y Ancinoo, a Platén, a Miguel An- sgely a Shakespeare. Las antoloias se volvieron imprescindibles © importantes ala hora de crear una tradiciin de orl gay. Los aque les confecionaron 9 mandaron aconfecionaras pueden ser Considerados ploeros en Ia hac porla plenitude derechos &- vile de personas de sexualidades minora. nese libxo me propongo sscematizar una historia dea lite ratura homosexual masculina en Argentina a parte de las imi- genes que el campo lieratio local prayect sobre ls amos en- tne hombres, Por qué me centro en a literatura gay masculina? Entre otros mativos, porque la literatura lesbian precsé de un cfuerzo mayor y de otras fambién en la historia de la mujeres y las relaciones opre- sivas propias del paradigma de la dominaciéa masculina y en as para consruir su ctadicdn in- ‘ve sentido precsaria de un libeo aparte. La historia del lite- ratura homosexual masculina es también, en certa forma, una sutoafiemacién de las dtes masculinas con acceso @ uma cierta ‘cultura y no escapan a redes de poder en donde las mujeres son sometidas oinvisblizadas, De hecho hurgaren la iteratura del lamorentre mujeres nos femite muchas veces alas careas erdtcas| ‘entre amigas y amantes,es decir al campo de lo privado, fuera de la excena pica monopelizada por la masculinidad. Es necesario aclaar que aquelle que taicionalmente se lama lon de testimonios perso rales o ficeiones de esritores determinados. Los escritores ho= rmosexuales, no hacen por el solo hecho de ser homosexuales, lc teratura homosexual. La bteratura gay, como cualquier canon de excelencia lineata, roquiere de todo un proceso de seleccién, produccién y evaluacién que incluye certaseeplas propias del tampo lteraroy también a as luchaspolticaspropas de a mi- Ttancia gay de cada 6pocahistérca. De hecho, no consider ala leratra gay un género sino una eategora politica. Como sefali- amos [a analogs cimplieron un ol decisivo en a construc- cin de una cultura lterariaexpecfica, En algunas ocasones la mejor defensa de un compilador de una anologi gay para jus- tifcar la ines de tal o cual texto radia ene placer exitico {que le brinda al letor Es dec, no importa si William Shakes- pate ra gay o se acostaba con ombres y no importa si sus literatura homosexual no es una cu sonetosestaban dedicados 3 un amigo 0 a un amado. Lo im- portante es que los sonets, como tancas obras del literatura, pueden s eldos por un gay como sfueran obras gays. Porello, la acci6n militant, la liaridad cultural y el goceerico pue- den ser algunos de ence tanto eriterios para casifcar aun i> ‘eratura como gy To que es indscutbl esque el discurso lteraio homosexual nace con la miliancia-y como una forma cera de aclén mi- Tieamte- dentro de las identidades gays. Aim mis, el discus li- teratio junto con el diseutso treo sn ls lugares por excelen= cia en los que se cuestona alas categorias dominantes (en un centramado complejo en que muchas veces el cuestionamiento puede coexist con la repeticién el reconocimiento de ls vi- Toces del cultura hegemeénica) y lugar de roma de a palabea de lasllamadas minora Pero, como sefiala Didier Eribon en Suli- ‘bo Heras Emayo sobre la tora de a sexuatidad, “tanto la teratura come la teorfa son también uno de los lugares que los defensores del orden estblecido utlizan, Invocando, por ejem- plo, la ‘ienci’ conte la 'loewa’ dels excldos, bien sea (anea- fo pero a veces también hoy para incentar curls o bien (an tohoy como ayes) para ponerse sus reivindicaciones intentar anular los efectos de stoma de palabra” El discurso literati, Finalmente al stuarseen los flexible mecanismos dela fies, puede imaginarsey ptoponer formas de amar y de vivir diferen- tesa la establecda y ponerls en cuestin. En Argentina, como en el resto de las sociedadeslatinoameri- canas las lucha sistemaicas por el reconocimiento de las mino- tas sexualescomentzaton tardiamente na vee avanzada el siglo XX, aproximadamente hacia fines dela década del cincuenta y ‘comienzos dela década del sesenta. nel campo lterario, un punto de comienzo important esa publicaién en 1959 del primer relato argentino expliczamen- te homosexual -y donde la homosexualidad no aparecia como ‘ana patologa sino como un rargo normal dl personae princi pal- escrito por Carlos Coreeas: "La maracin de la histori’ El ‘uento espublicade en el némero 14 de a Revita Centra y po ‘oes un escindalo que lleva al secuestro del que sera el dkimo rnimero de esta publicacién, érgano del Centro de Estudiantes de la Facultad de Flooflay Letras dela UBA. La decision de publica este texto fe responsabilidad cast exclusiva de Oscar Hisar e a iteratura gay en Argentina 12 Masotta y de Jorge Lafforgue y desaré un proceso judicial por inmoralidad y pornogrfiay un staque eneralizado, “contra ese ‘emergent da conjura homosexual / marxista, como selo cla sific6 ens momento. Ellaccho de que ls ichas por los derechos de las sexualidades ifeents la heteronormatvidd haya id tarda en Argentina, tiene como consecuencia a imposibilidad de hace estitamente tuna istora de la literatura gay en Argentina desde fines del sic flo XIX (ex decir desde que I homosexualidad aparece como tal ‘enn discutso médico-juridico que la presenta con caracersti> ‘as exclayentemente negativa) ¢ inclusive podemos afirmar que ‘nunca se constcuyé como campo litearioauténomo. ‘Cuando comenzaron ls lichas pot los derechos de las mino~ riassexwales se buse la eadicin en a cultura occidental y eu- ropea. Hacia 1969, al calor de esas luchas a nivel mundial, una editorial lamada Merin publia en Buenos Aires un libro la- made Homeiexuario (Antloga del terer sexo) en el marco de tuna colecién llamada El arco de Eros. Homaeeuario compren- de una antologis de auotesexranjeros que conforman la tadi- dn clisica del canon homesexual (Plaén, Petronio, Francs- «0 de Quevedo, André Gide, Piere Louys, entre otros), autores contempordnos que trataron en sus novela I temética homo- sexual (Jean Poul Sartre, James Baldwin Jean Genes) ¢ inclu- ye passes de novelas argentinas de Roberto Ant © David Vi- fas en donde aparecen personajes homosexuals, ademas de la ttanscripcién de wn fragmento del mencionado relato de Co- reas, Aunque mis invertigaciones fueron inructuosasrespecto de or respomsables dela publicacin es evidente que hay en ella ‘una ineencin reivindicatoria de las minorias seals. ‘Asimismo, en 1985, es publica tardlamente una investigacion realizada en el marco dels luchaslevada «cabo por el Frente de Lieraciin Homosexual, escrita por Zelmar Acevedo que se t= tla Homeserulidad- Haca la desraccén de os mites que disc te con la traiciones médico-cientfeaysigiosa que patologizan Ja homosexalidad. Ebr tene wn capitulo destinado al vincu- Jo homosexualiad y Tertura que hace referencia a gran parte de lo que a tradiciin occidental recogis csicamente como lite- ‘aura gay: a epopeya de Gilgamesh ys relacién de amor cone guerrero End la amistad edtca entre Aquils y atoco, los poems de Fldstrato a los machachos bells, las odas de Pind toa los deportstas, la poesia de Plas, Meleagro, Teécrit, en ‘ue tants ors griega que cantaron ala hermosura ya amor de Jos muchachos, lor amores masculinos de Cétulo, ls historia de “EI Comudo Consolado” del Deeamerdn de Bocacco, los sonetos ambiguos de Shakespeae or adismos del Marqués la replica de os camaradas que se bain desnudos de Walt Whitman, An- dé Gide, Federico Garcia Lora, l homosezualidad conterplati- ‘20 sublimada en Thomas Mann o Hermann Hesee, os poemas de Cernuda asus amados, as tragedias del amor entre ls hom- ‘res de James Baldwin, Andeé Gide, entre otros. ‘Lucgo de este recorrido, Acevedo dedica un apartado a “los argentnos" los vinclos entre lterstura y homoservalidad se le aparecen en "El matadero” de Esteban Echeverta, nl sar age de Bugenio Cambaceres, el paaje de El jugueterabicss de Roberto Ait, le narativas de Abelardo Arias, Osvaldo Lam- borghini, Héctor Lasta, Carlo Archididcono, Manuel Puig, Manuel Mujics Liner y Oscar Hermes Villodo,ente otros. ‘Cuando los miltantes buscaron una tradi de amores mas- calinos en a literatuts argentina tuvieron que hacer frente a dit- ‘ints imagenes negativas que habia surgi sobre la homoseu lidad, muchas de ella jas de los saberes de su tempo. Dieson cuenta dels para poder poneasen tela de juicio, elaborar otros liscusory pens otto discusosy otros proyectos. El ininerasio {que propongoen este libro seguir ea misma direc, ‘De esa manera, uno de loe objetivo del presence trabajo seri visualizat cémo se va construyendo y delineando la nocién de Ihomosexulidad en lor esrts literaros fundacionalesy en las ficconesargentinas de siglo XIX. Yl mismo tiempo, ze6mo coustruye devde ls izionesargentinas del siglo XIX la hege ‘moni del hombre blanco, burgués y heterosexual? ;Cémo apa recen en las icine dl siglo XIX ess sexuaidades poimorfas que aetna opin conyugal dela sexvaldad burgues eega Nistor de a iteratara gay en Argentina al campo dela perversiones? Qué funcién cumple en las mis fas y como aparece en la Iiteratura argentina lanocién de ho- smosexualidad y el personae homosexual que surge en esos mis ‘mos aos, parafraseando a Foucault, en la interseccin del poder policialy el saber médico? ;Cémo se representa I figura del ho- Imosexual en elrranscutso del siglo XX en la fcc naerativa ate gentina? ,Cmo se reacionan estas representaciones dela homo. sexualiad con los imaginario sociales y los discursos politicos y sociales circulant? a hipéesi que sstengo es que la figura del homosexual spa rece como una de las metiforssparadigmiticas del sexo anéma- Joy peligroso, del sexo improducivo que no produce generacion {y que por lo tanto viene asciado a Ia ides de in de una com> nidad, de la degencraisn dela especie y de la impostilidad de hacer prosperat un proyecto de nacén. Como sefala Giorgi en ‘Sues de exterminio, Hemoccsuaidad yrpresenacin en la lie~ rata argentina contenporinee: Deel meno alias desi XIX, yo lago dl siglo 2X, la omoserald ha fed una ale de eer rminaecutpos donde crane «hora eects, onde caneiangenercones, enesogs, ines donde una tempor da ana en un ciepe “imeodciv Los hominentls han ida, el dno peo el spent ‘compo dela 'dcadenci exsencias cor natu‘ en las quese han cfd dea manera mde diversas, sentido o lets y Baines de carpe plc, (log 2004: 9). La homosexual fue sprint come un cuerpo pele, scsaente indteble exe as economia de a (Gaproducrién bik yo smbalc, en I encraada de lo ‘ar lo abyect yo nit, un hgar en toro al cals Conjgun eelamos de salad elect, woe de Himplena so Gl cone y planes de parfait lo ano in ‘ermopacons acta de modelo pln dels cuerpo. Gory 2004. Asi veremos fo, en principio, el discuso lteraro que rte tél bomoseruaidad masculin se enteoneé con los saberes po- sitivstas de su época. Los primeroefragmentos donde se desci- ‘ben relaciones homosexsaleso sexo entre hombres 0 personajes Ihomosexales en ls distinos géneros iteraros son hijos de dis- ‘eursocientifioy del saber médica que condena ala homosexua- lidad como una patologia. As, prontamentees posible encontrar rastros de homorexsalidad en la novela naturalisca de Eugenio CCambaceres, En la sangre (1887), en el marco de toda ua litera- tra que condena tan proato el sexo fuera del matrimonio but gues el sexo entre clases sociales diferentes y sobre rodolasexua- lidad promiscua dels secrores populares. ‘Como intentarédesribir en ls préximas piginas, el persona je homosexual nace en la literatura argentina en el enrecruza- Imiento entre tres tépicos 0 conceptosestructurantes: sex, cl se social y macin: Bl sexo homosexual aparece como el paradigma del sexo anormal, del que no debe ser, + como producto dela degradacidn de una clase socal, sobre todo la perteneciente a lor sectores populares + y representando aquello que puede signifcar el fin de una ‘Comunidad o de una Naciéno en rodo caso aquello que debe ser climinado para posbltar el recimiento dela comunidad nacional, En este ikimo sentido, el personaje homosexual aparece como el enemigo de la Nacién, como un cobarde plausible de tricionar los inteeses de la Patria, La figura del héroe nacional aparece con sus valores de masculinidad y virlidad cont el conerapuesto al tipo idea afeminado y mie~ oso que se contre del figura homosexual La creacin de una nacién precisa de feciones mitieas que la consttuya, Bs mdquina narrativa de lx nacién produce iguales, pero necesita, en un mise movimiento, expulsarde la comuni- dad imaginaria nacional a aquellos los que identifica como va~ ia literatura gay on Argoatinal 37 riantes de lo esputo, lo extranet, lo indeseable ol anormal la Figura del homosexual en su variant de sector popular o ascia- cdsala figura de judio serdparadigmscea al respect. Siguiendo lor planteos de Gabriel Giorg otra dela pre sas de mi trabajo es que la nocién de homosexualidad secons- tituy6 como categoria y como identdad en torno a un mec nismo pedagéico: ele um fii nematig que nob int nt che se de individuoe cps existenca defini como indeeable, vol viéndolot candids comeccones curso direcament i- sminacines (ines 2006 9) Partendo de esas ideas, este libro endré des pares bien di ferencadas, En la primera, se intentarastrear la aparcin del personaje homosexual a partir de los tépicos mencionados (x0, clase social ynacidn) en las ficiones Fandantesargentioasy par sicularmente en la literatura de Ia autodenominada generacién del ochenta yen un momento clave de la conformacién de la bburguesa a paride la creacin del Estado Nacidn en Argentina ys ineegrain en el mercado econdmico mundial La primera parte se centra en esas narraivas consderadas