Sei sulla pagina 1di 2

Francisco Bolognesi, héroe máximo de Arica.

Hijo de Andrés Bolognesi


Camparello -músico italiano natural de Génova- y de Juana Cervantes
Pacheco. Nació en Lima en una casa de la calle Afligidos, hoy jirón
Caylloma, el 4 de noviembre de 1816 según su partida de bautismo en la
parroquia San Sebastián; y murió el 7 de junio de 1880 defendiendo Arica ante
las tropas chilenas. Tuvo tres hermanos: Mariano, que llegó a ser coronel de
artillería, y Margarita y Manuela, ambas casadas con extranjeros y radicadas
fuera del país. De niño creció primero en Lima, educándose luego en el
seminario conciliar San Jerónimo de Arequipa (1825-1832); debido a la
temprana muerte de su padre ingresó al servicio de una compañía comercial
como tenedor de libros. Paralelamente emprendió varios viajes a la región de
Carabaya (Puno) y al Cuzco para extraer café, cascarilla y coca y comercializar
dichos productos. Durante la década de 1840 fue testigo de las luchas
caudillescas entre Ramón Castilla y Manuel lgnació de Vivanco, incluso le tocó
presenciar la batalla de Carmen Alto (julio de 1844), encuentro que permitió el
triunfo final de las tropas constitucionalistas de Castilla. Ingresó al ejército como
voluntario de la Guardia Nacional durante un conflicto contra Bolivia (1853).
Fue ascendido a teniente coronel y designado segundo jefe del batallón Libres
de Arequipa (1854); a órdenes de Castilla tuvo que hacer frente al gobierno
de José Rufino Echenique, por ello fue edecán del propio Castilla luego de su
triunfo en La Palma (enero de 1855). Como comandante del escuadrón volante y
primer jefe de la brigada de artillería, partió contra la revolución de Vivanco en
Arequipa (1858), siendo herido en el muslo. Esto le valió el ascenso a coronel, y
como tal concurrió al conflicto con el Ecuador (1859-1860). En 1860 el
presidente Castilla lo comisionó a Europa para estudiar los avances en el terreno
de la artillería, regresando dos años después con 54 cañones, la primera artillería
rayada que tuvo el país; pronto fue nombrado comandante general de artillería.
Debido a unas pruebas realizadas en las playas de Conchan, se produjo una
polémica periodística y Bolognesi, en un artículo publicado en El Comercio,
defendió al cuerpo de artillería (7 de abril de 1862). Nuevamente viajó a Europa,
esta vez enviado por el presidente Juan Antonio Pezet, trayendo en esta
oportunidad los cañones Brakely que en el combate del Callao (el 2 de mayo de
1866) derrotaron a la escuadra española. Aunque él no participó en esta acción
por hallarse fuera del país, a su regreso fue designado comandante general de
las baterías del Callao (1868). Se retiró del Ejército a los 55 años de edad
(1871) luego de haberse desempeñado como comandante general de artillería y
gobernador civil del Callao. Estaba en situación de retiro cuando estalló
la guerra con Chile (1879), sin embargo, se apersonó a sus superiores y pidió
ser recibido como voluntario; contaba con más de 60 años. Al mando de la
tercera división asistió a la derrota de San Francisco (19 de noviembre de
1879) y a la victoria de Tarapacá (27 de noviembre de 1879), concurriendo a
esta ultima con altísima fiebre. Una vez reorganizada la defensa peruana en
Tacna, avanzó al puerto de Arica y se le encargó, la comandancia general de
Arica (3 de abril de 1880). Iniciado el ataque chileno, convocó a sus oficiales a
una junta de guerra, acordando unánimemente defenderla: