Sei sulla pagina 1di 1

LOS OBJETIVOS DE LA EDUCACIÓN (Análisis

Crítico)

Los objetivos de la educación plasmados en tres ejes fundamentales:


Formación integral, Desarrollo de capacidades, valores y actitudes y
desarrollo de aprendizajes persigue el desarrollo holístico del ser humano
acomodándose a los nuevos conocimientos y a las nuevas tecnologías de la
época lo cual es necesario ya que vemos una necesidad de adaptación a lo
nuevo, pero no se ve plasmado en los objetivos la búsqueda de la
adaptación al cambio que, aunque se percibe de forma implícita debe
tomarse como uno de los objetivos primordiales, pues vivimos en un mundo
en constante cambio y la poca adaptación de las personas hace que se den
casos de conformismo, deserción e incluso intolerancia a los hechos
profesionales.
Así también es necesario que el ser humano logre un desarrollo espiritual
basado en valores ético profesionales, donde se busque la constancia y el
respeto para lograr una sociedad mejor la cual va perdiendo su humanidad
y nos vamos convirtiendo maquinas sociales con poca capacidad reflexiva.
Por otro lado la adquisición de conocimiento teórico va pasando a un
segundo plano ya que se habla de desarrollo de habilidades y capacidades
que lleven a que la persona en un futuro tenga una mayor capacidad de
análisis y reflexión frente a los hechos que se puedan presentar en su vida
personal y profesional, sin embargo la base de todo conocimiento o de toda
actitud reflexiva será un análisis teórico de información.
Finalmente los objetivos de la educación deben extenderse a la realidad
existente en nuestro país, tomando en cuenta nuestra diversidad social,
cultural y geográfica, todo con propósito de adaptación a los nuevos
cambios, así mismo promover la capacidad creadora, innovadora para que
el futuro profesional tenga una mira más empresarial, con ánimos de
generar un valor agregado a sus productos sea cual fuere el campo de
acción, no olvidemos que nuestro país requiere de profesionales
arriesgados que busquen un posición en el mercado mundial.

EDWIN SANI GALARRETA