Sei sulla pagina 1di 3

ENTORNO ECONOMICO, POLITICO/ LEGAL Y CULTURAL DE

CHILE

hoy en día es el país con más alto nivel de vida de Latinoamérica y el Caribe, según el
Índice de Desarrollo Humano (IDH) 2011 (estudio realizado por el Programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que ubicó a Chile en el puesto 44 de entre
187 naciones que participaron en el estudio), lo que con toda seguridad es resultado de
las políticas seguidas por los gobiernos de los últimos años.

ECONOMICO

A partir de 1973, el sistema económico chileno fue transformado completamente. Entre


otras cosas, se liberó el sistema de precios, el mercado laboral y el sistema financiero.
Se racionalizó el aparato estatal, se redujeron los gastos fiscales y se reformó el sistema
tributario. En materia social, se reemplazó en buena medida el sistema de oferta estatal
por uno de subsidios a la demanda. Y en materia de libre competencia se liberó el
comercio internacional y se crearon los mecanismos necesarios para corregir prácticas
anticompetitivas.

La competencia es un elemento clave para permitir que una economía como la chilena
alcance niveles de ingreso por persona cercanos a aquellos de los países líderes en la
materia.

En naciones con economía pequeña como Chile, que además tienen libertad de entrada
y salida conjuntamente con libertad de precios, el instrumento más eficaz y eficiente
para incentivar la competencia es la apertura comercial internacional. Ésta amplía el
mercado más allá de los límites del país y con ello se logra que un productor local único
enfrente generalmente la competencia de muchos otros productores ubicados en
terceras naciones.

Éste productor, que presumiblemente goza de economías de escala sería, en una


economía cerrada, un monopolista.

Para lograr introducir competencia también en la oferta de servicios públicos


(tradicionalmente monopolios estatales o privados) y de servicios sociales (educación,
pensiones, salud, y vivienda), los primeros fueron re-estructurados y en los segundos
se reemplazó la oferta estatal del servicio por un esquema de subsidios a la demanda.
Así, por ejemplo, se logró introducir competencia en la generación de electricidad y en
parte también en la demanda (los grandes consumidores), manteniendo el resto del
sistema – trasmisión y distribución- monopolizado y con fijación de precios. Igualmente,
como otro ejemplo, la oferta de viviendas públicas (que llegó a ser un monopolio estatal
en el periodo 1940-1973), fue reemplazada en gran medida por un sistema de subsidios
a hogares de bajos ingresos35, que con sus ahorros (modestos), el capital del subsidio,
y quizás un crédito bancario, pueden ahora adquirir su casa o departamento en el
mercado de viviendas de bajo precio, que es competitivo.

Político

El sistema político en Chile es, según un sitio web del gobierno, “estable y democrático”.
El hecho de que se haya convertido en un líder regional se debe a la estabilidad
democrática alcanzada, lo que, además, garantiza un ambiente seguro para hacer
negocios.

“Posee un sistema político republicano, democrático y representativo, con un gobierno


de carácter presidencial. El Estado está dividido en tres poderes independientes:
Ejecutivo, Legislativo y Judicial”.

El Presidente de la República es la cabeza del Poder Ejecutivo, y es elegido por medio


de votaciones en las que participan todos los ciudadanos chilenos mayores de 18 años.
El periodo de gobierno es de 4 años. No hay reelección.

El Poder Legislativo está en el Congreso Nacional y está compuesto por dos cámaras,
el Senado, con 38 miembros, y la Cámara de Diputados, con 120.

El Poder Judicial es un órgano independiente y autónomo cuya responsabilidad es la


administración de justicia. La Corte Suprema está integrada por 21 miembros, uno de
los cuales es elegido presidente cada tres años.

Cultural

La capital, Santiago de Chile, es el centro económico y cultural de la sociedad chilena


dominante. Las costumbres de Chile se extienden a todo el país. Los chilenos viven con
mucha pasión el fútbol, aunque los rodeos también tienen su afición. Las costumbres
chilenas hacen uso de la variada geografía del país. Son muy populares el esquí y el
surf, que aprovechan las cordilleras de Chile y su extensa línea de costa. Aunque
abunda el marisco, la gastronomía chilena varía según la región.
La cultura chilena se expresa en una amplia variedad de medios, como la boyante
industria cinematográfica. Pintores como Roberto Matta y Carlos Sotomayor, han dado
fama al arte chileno. La literatura chilena cuenta con varios premios Nobel, como Pablo
Neruda y Gabriela Mistral, que han impulsado el peregrinaje literario a Chile, así como
la superventas internacional Isabel Allende. El baile nacional es la cueca, que surgió en
1824. La música es muy importante para los chilenos: como durante los 70 cualquier
tipo de oposición contra la junta militar estaba ilegalizada, la canción protesta comenzó
a circular clandestinamente. Actualmente, la música folklórica está experimentando un
resurgimiento en la cultura chilena.