Sei sulla pagina 1di 1

HOGARES CON VISIÓN

visiónyrestauración.com

Madurez Espiritual
PUNTO DE PARTIDA
Si fueras confrontado en alguna área de tu vida, que consideraras perfecta ¿Cómo reaccionarías? ¿Te irritarías, o
verías como una oportunidad de ser una mejor persona? Comenta.
LECTURA: 1 Corintios 13:9-11 (RVR1960)
9 Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; 10 mas cuando venga lo perfecto,

entonces lo que es en parte se acabará. 11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba
como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
PARA MEDITAR Y APLICAR
Ser un niño es una etapa normal en la vida de todo individuo, la edad no implica madurez. En un sentido
maduramos por etapas, física, emocional, intelectual, etc. pero tenemos que avanzar a la madurez espiritual también.
Dios quiere que seamos perfeccionados; aunque a veces habrá dolor (Fil. 1:6).
El apóstol Pablo, hablaba a la iglesia de los corintios para llevarles a la madurez:
I.- La confrontación. Esta es necesaria cuando se tiene que corregir una conducta inadecuada. El apóstol Pablo ya había
pasado por la etapa de ser un niño. Él podía identificarse con ellos y confrontarlos para avanzar a la madurez. Así
también para nosotros, necesitamos hacer cambios y dejar las cosas de niños (1 Co. 3:1; 13:11; 14:20).
a) El inmaduro puede ser engañado. La leche espiritual es para los niños recién nacidos, inexpertos e inmaduros,
los cuales son muy vulnerables, fácilmente pueden ser engañados. Si quiero desarrollarme y dejar de ser niño, necesito
desear el alimento espiritual que me lleve a crecer para salvación (Ef.4:14-15; He. 5:12-14; 1 P. 2:2).
b) El inmaduro se pierde los beneficios. ¿Sabes cuantas cosas no te ha entregado Dios por causa de la inmadurez?
La iglesia necesita crecer y desarrollar madurez. Caminar por el camino de la perfección. Una vez, llegado el tiempo del
cumplimiento por medio de Jesucristo, que es el tiempo de la gracia, podemos avanzar hacia la madurez espiritual y
conocer la voluntad de Dios (Ga. 4:1, 4; Ro. 12:2).
c) La iglesia lo tenía todo, no le faltaba ningún don de parte de Dios; pero, necesitaban madurar. Su enfoque estaba
en atribuir al hombre su crecimiento espiritual y esto los llevaba a la disensión, pues tenían divisiones, no tenían unidad,
ni estaban de acuerdo, lo cual, los conducía a una disfunción grave en la familia, la iglesia, la sociedad, el ministerio, el
trabajo, y en todo. La madurez te lleva a reconocer que el pastor, el líder, el apóstol, no son nuestros dueños, sino,
servidores asignados de parte de Dios a quienes ha dado autoridad como instrumentos para salvación (1 Co. 1:4-9, 10-
11; 3:3-5).
II.- Dos Ejemplos de Pablo, acerca de la madurez espiritual. Dios nos permite ser colaboradores con El en Su obra.
a) Una planta. Uno siembra, otro que riega, pero lo mas importante, el crecimiento lo da Dios (1 Co.3:6-9).
b) Un edificio. Cristo es la piedra angular, el fundamento firme para poder edificar y sobreedificar (1 Co. 3:10-15).
La obra de cada uno el día la revelará, la revelación nos da un sentido de pertenencia. ¿Y tú, a quien le perteneces, a
Pablo, a Apolos, a Cefas o, a Cristo? (1Co. 1:12; 3:16-17, 21-23).
Conclusión: Un hecho es que puedes tenerlo todo, pero si no tienes madurez no lo podrás disfrutar (1 P. 2:2).
ORACIÓN
Gracias Señor por la paciencia que tienes para conmigo, ayúdame a madurar y a ser confrontado en todo lo que quieres
hacer en mí, y llévame a la perfección en Cristo. Amén.