Sei sulla pagina 1di 1

LA PALABRA UNE A MILES DE FAMILIAS

El Domingo de Ramos inaugura la Semana Santa. Para muchos esta fecha es


sinónimo de vacaciones y diversión, pero para miles de familias católicas que se
congregaron en el CIEM (Centro Internacional de Espiritualidad Misionera), estos
días significaron una oportunidad de conversión y de unión familiar.
El CIEM acogió a padres de familia provenientes de toda la República Mexicana.
Los autobuses con pancartas: “Morelia presente en los 10 mil padres de familia”,
“Monterrey presente con los MSP”, “Familia que reza unida permanece unida”,
arribaron en decenas a la casa madre de los misioneros Servidores de la Palabra.
Desde hace varios años, la casa del peregrino en las inmediaciones del CIEM se
ha acondicionado para hospedar a los que vienen sedientos del agua viva, que es
la Palabra de Dios.

A las 8 de la mañana del aquel día solemne, se dio inicio con el rezo de laudes, a
lo que siguió una inspirada meditación por parte del padre Rubén Tapia. Después
del desayuno, algunos cantos y alabanzas animaron a los presentes, que se
dispusieron para entronizar la Biblia en sus corazones. Fue entonces cuando el
padre Luigi Butera, fundador de los SP, dio una calurosa bienvenida a los
asistentes, iluminando la jornada con la predicación de la palabra de Dios. El
padre Luigi exhortaba a los presentes a luchar por conservar los valores del
Evangelio en la familia, ante un mundo lleno de violencia y división.

Los que habían venido de lejos y de cerca tuvieron un alimento delicioso y


abundante durante la jornada: el pan de la Palabra. Se compartieron dos temas a
lo largo del día: el primero a cargo de la hna. Eloísa Flores «Educación de los hijos
en la familia»; y la segunda conferencia «Reto educativo y cívico de la Familia
hoy», impartido por la pareja de Rodrigo Iván Cortés – vocero del Frente Nacional
por la familia– y Rommy Bigler. Los temas insistieron en el tema de la educación.
La hna. Eloísa dio a los presentes algunas pautas concretas para orientara los
hijos, a partir del amor, la fe en la familia, la disciplina, y acompañó la enseñanza
con el testimonio de dos matrimonios. Por su parte Rodrigo y Rommy hablaron del
matrimonio como proyecto de Dios, como base de la estabilidad social. A partir de
su experiencia como pareja animaron a los asistentes a vivir el reto de formar
buenos ciudadanos y buenos seres humanos defendiendo la familia y el valor de
la vida desde su concepción.

Momentos de alabanza contagiaban a los presentes de una santa alegría y


dejaban sentir el gozo de la presencia de Dios. Después de la comida se vivió uno
de los momentos más especiales de la jornada: la oración ante Jesús
Sacramentado. Entre plegarias, lágrimas de arrepentimiento y alabanzas al Señor,
las parejas renovaron sus promesas matrimoniales, pidiendo a Jesucristo siguiera
acompañando su caminar. Este bello momento preparó a la asamblea para la
celebración Eucarística, que presidió el padre Luigi B. Miles de ramos se
levantaron para clamar: «¡Viva Cristo Rey!». En un ambiente de recogimiento y
paz concluyó este domingo y todos los participantes regresaron a sus hogares
con un propósito: construir familias con valores, unidas en Dios.