Sei sulla pagina 1di 21

Teoría de las Relaciones Internacionales.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman.

¿Cómo evalúan los Estados, e instituciones, o más específicamente los


responsables de la toma de decisiones, que actúan en su nombre, las amenazas y
oportunidades internacionales? ¿Qué sucede cuando hay desacuerdo sobre la
naturaleza de las amenazas extranjeras? ¿Quién decide finalmente el rango de
alternativas de la política exterior aceptable e inaceptable? ¿En qué medida, y en
qué condiciones, pueden los actores domésticos negociar con los líderes estatales
e influir en las políticas extranjeras o de seguridad? ¿Cómo y bajo qué
circunstancias los factores domésticos impedirán que los estados sigan los tipos
de estrategias predichas por la teoría del “balance de poder” y la teoría del balance de
amenazas”? Finalmente, ¿cómo hacen los estados para extraer y movilizar los recursos
necesarios para implementar políticas extranjeras y de seguridad? Estas son preguntas
importantes que no pueden ser respondidas por las teorías neorrealistas o liberales dominantes
de la política internacional.
Consideremos que en 1945, y nuevamente en 1990, Estados Unidos salió victorioso de una
gran guerra o una rivalidad duradera. En el período de posguerra, los funcionarios de
Washington se enfrentaron a la abrumadora tarea de evaluar y responder a las amenazas
internacionales nuevas y desconocidas. 1
Sin embargo, los cambios resultantes en la gran estrategia, no fueron predecibles únicamente
sobre la base de un análisis de distribuciones de poder relativas o la dinámica de la política
doméstica estadounidense en el momento.2
La distribución bipolar del poder después de la Segunda Guerra Mundial no alcanza a
explicar por qué Estados Unidos se embarcó en una gran estrategia de contención, que
eventualmente mezcló fines y medios de los internacionalistas liberales y de la “realpolitik”,
sobre la alternativa de cooperación competitiva con la Unión Soviética a través de una esfera de
influencia arraigada en Europa.3
Como han señalado otros, en un sistema internacional con solo dos grandes potencias de
primer nivel, es probable que haya algún tipo de competencia entre ellos. Sin embargo, el

1
Ver William C. Wohlforth, “La estabilidad de un mundo unipolar”, Internacional Seguridad 21, Nº. 1 (verano de
1999), pp. 1-36; Stephen G. Brooks y William C. Wohlforth, “Primacía estadounidense en perspectiva”, Foreign
Affairs 81, no. 4 (julio / agosto de 2002), págs. 20-33; Wohlforth, “Estrategia de EE. UU. En un mundo unipolar”,
en G. John Ikenberry, ed., America Unrivaled: El futuro del equilibrio de poder (Ithaca: Cornell University Press,
2002), pp. 98-120.
2
Kenneth N. Waltz afirma repetidamente que no es una teoría de la política exterior y que solo pretende explicar
patrones amplios de resultados sistémicos. Véase Waltz, Theory of International Politics (Nueva York: McGraw-
Hill, 1979), pp. 39, 48-9, 58-9, 72, 78, 87 y 121-3; Waltz, “Reflexiones sobre la teoría de la Política
internacional: una respuesta a mis críticos”, en Robert O. Keohane, ed., Neorrealismo y sus Criticos (Nueva
York: Columbia University Press, 1986), pp. 328, 339-40, y 343; y Waltz, “La política internacional no es política
exterior”, Estudios de seguridad 6, no. 1 (otoño de 1996), pp. 54-7
3
Para dos recientes exámenes realistas neoclásicos de la gran estrategia y el ajuste estratégico de EE. UU., durante
el siglo pasado, véase Christopher Layne, Ilusiones de Paz: la gran estrategia estadounidense desde 1940 hasta el
presente (Ithaca: Cornell University Press, 2006); y Colin Dueck, Cruzados reticentes: poder, cultura y cambio en
la gran estrategia estadounidense (Princeton, NJ: Princeton University Press, 2006)

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 1
Teoría de las Relaciones Internacionales.

sistema no podía dictar cómo las superpotencias definirían su relación de competencia, y


mucho menos los matices y la evolución de sus respectivas grandes estrategias.4
Ni una teoría puramente sistémica de los resultados internacionales, como la teoría
neorrealista del equilibrio del poder, ni una teoría puramente Innenpolitik de la política
exterior, como la teoría de la paz liberal o democrática, pueden explicar por qué las
administraciones George HW Bush y Clinton buscaron preservar y expandir los EE.UU.
influencia en Europa y Asia Oriental en la década de 1990, a pesar de la ausencia de un gran
competidor de poder (al menos en el corto plazo) ya pesar de la fuerte presión doméstica para
cosechar los beneficios del llamado dividendo de paz después de la Guerra Fría.5
En cambio, una combinación de oportunidades internacionales, niveles de amenaza externa
relativamente bajos y restricciones políticas internas parecen permanecer en los EE. UU, en
esta década.
Un poder relativo y los cambios en el nivel de amenaza externa por sí solo, no pueden
explicar los matices de la gran estrategia de la administración de George W. Bush, después de
los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y ciertamente, cualquier administración
presidencial (republicana o democrática) habría respondido a los ataques de Al Qaeda en la
ciudad de Nueva York y Washington, DC, utilizando la fuerza militar estadounidense para
derrocar al régimen talibán en Afganistán y destruir los refugios seguros de Al Qaeda en ese
país. Sin embargo, otros aspectos del comportamiento de la administración Bush desafían
explicaciones simplemente sistémicas o de nivel nacional. En cambio, la llamada doctrina
Bush, la invasión de Irak en marzo de 2003, y la campaña de la administración posterior para
eliminar el terrorismo islamista mediante el fomento de la democracia liberal en el Medio
Oriente, el resultado certero de factores sistémicos y de nivel nacional: una verdadera caza de
brujas. En otras palabras, mientras que las amenazas externas y poder estadounidense
preponderante establecen los parámetros para una respuesta militar de Estados Unidos, los
factores a nivel de unidad, tales como el dominio del ejecutivo sucursal en la seguridad
nacional, la política empresarial por los neoconservadores de la administración y la comunidad
de reflexión, y el dominio de los ideales wilsonianos (o liberales), en el discurso de política
exterior de los Estados Unidos, determinaron tanto el carácter como el lugar de esa respuesta.6

4
Véase Deborah Welch Larson, “Orígenes de la contención: una explicación psicológica” (Princeton, NJ:
Universidad de Princeton, 1985), p. 3; Robert Jervis, “Efectos Sistémicos: Complejidad en la vida política y
social” (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1996), pp. 118-22; y Aaron L. Friedberg, “En la sombra del
estado de guarnición: antiestadición de Estados Unidos y su gran estrategia de Guerra Fría” (Princeton, NJ:
Princeton University Press, 2000), esp. cap. 2

Innenpolitik, palabra alemana que significa política interior.
5
Una excepción realista estructural sería el realismo ofensivo, lo que sugeriría que sería la mejor ruta para la
seguridad. La declaración definitiva de realismo ofensivo es John J. Mearsheimer, Tragedia de la Gran Política del
Poder (Nueva York: W. W. Norton, 2001). Véase también Mearsheimer, “Regreso al futuro: inestabilidad en
Europa después de la Guerra Fría”, Seguridad internacional 15, Nº 1 (verano de 1990), págs. 5-56; Mearsheimer,
“La falsa promesa de las instituciones internacionales”, Seguridad internacional 19, n. ° 3 (invierno de 1994/5),
págs. 5-49; y Eric J. Labs, “Más allá de la victoria: realismo ofensivo y la expansión de los objetivos de guerra”,
Estudios de seguridad 6, n. ° 4 (verano de 1997), pág. 1-49.
Consideramos el desempeño del realismo neoclásico contra el realismo ofensivo y los enfoques racionalistas a la
política exterior en nuestro capítulo final.
6
Robert Jervis, “Comprensión de la Doctrina Bush”, Political Science Quarterly 118, N.° 3 (caso 2003), pp. 365-
88; Chaim Kaufmann, “Inflación de la amenaza y la Fracaso del mercado de ideas: La venta de la guerra de Irak,
Seguridad internacional 29, n ° 4 (verano de 2004), pp. 5-48; Colin Dueck, “Ideas y alternativas en la Gran

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 2
Teoría de las Relaciones Internacionales.

En cada ejemplo, los imperativos internacionales se filtraron a través del medio de la


estructura del estado y se vieron afectados por el estado de las cosas, identificaron estrategias
en respuesta a esas amenazas y movilizaron los recursos sociales necesarios para implementar y
sostener esas estrategias. Además, las relaciones complejas entre variables sistémicas y de nivel
de unidad no son exclusivas de los Estados Unidos. Las variables a nivel de unidad limitan o
facilitan la capacidad de todos los tipos de estados -grandes potencias y estados menores - para
responder a imperativos sistémicos.
Este volumen examina el papel intermedio del “estado” en el realismo neoclásico, una
escuela emergente de teorías de política exterior. Específicamente, busca explicar por qué,
cómo y en qué condiciones las características internas de los estados: la capacidad de
extracción y movilización de las instituciones político-militares, la influencia de los actores de
la sociedad doméstica y los grupos de interés, el grado de autonomía estatal de la sociedad y el
nivel de cohesión elite o social: interviene entre la evaluación de los líderes de las amenazas y
oportunidades internacionales y las políticas económicas diplomáticas, militares y extranjeras.
El realismo neoclásico postula un imperfecto “cinturón de transmisión” entre incentivos
sistémicos, y restricciones, por un lado, y las políticas económicas diplomáticas, militares y
extranjeras. A largo plazo, los resultados políticos internacionales generalmente reflejan la
distribución real del poder entre los estados. En el corto plazo, sin embargo, las políticas
raramente objetivamente eficiente o predecible basado en un análisis puramente sistémico.
Los defensores del realismo neoclásico se basan en el rigor y las ideas teóricas del
neorrealismo (o realismo estructural) de Kenneth N. Waltz, Robert Gilpin y otros, sin sacrificar
las ideas prácticas sobre política exterior y la complejidad del arte de gobernar, encontradas en
el realismo clásico de Hans J. Morgenthau, Henry Kissinger, Arnold Wolfers y otros. Al igual
que otras variantes del realismo, el realismo neoclásico asume que la política es una lucha
perpetua entre diferentes estados por el poder material y la seguridad en un mundo de recursos
escasos e incertidumbre generalizada. La anarquía, la ausencia de una soberanía universal o de
un gobierno mundial, es la causa permisiva del conflicto internacional. Las fuerzas sistémicas
crean incentivos para que todos los estados luchen por una mayor eficiencia en la provisión de
seguridad para sí mismos.
Las distribuciones de potencia relativa y las tendencias establecen parámetros amplios para
el comportamiento externo de los estados. La observación de Tucídides sobre el
comportamiento del estado sigue siendo cierta: “Los fuertes hacen lo que tienen el poder de
hacer y los débiles aceptan lo que tienen que aceptar”.7 Sin embargo, como observa Gideon
Rose en el artículo de la revista World Politics de 1998 que acuñó el término “Realismo
neoclásico”:
“El realismo neoclásico argumenta que el alcance y la ambición de la política exterior de
un país se deben en primer lugar al poder material relativo del país. Sin embargo, sostiene que
el impacto de las capacidades de poder en la política exterior es indirecto y complejo, porque

Estrategia de EE. UU., 2000-2004”, Revisión de Estudios Internacionales 30, n. ° 3 (octubre de 2004), pág. 511-
35; y Jonathan Monten, "Las raíces de la Doctrina Bush: potencia, nacionalismo y promoción de la democracia en
Grand Strategy", International Security 29, n. ° 4 (primavera de 2005), págs. 112-56.
7
Tucídides, “Historia de la Guerra del Peloponeso”, trad. Rex Warner (1954; reimpresión Nueva York: Penguin,
1988), p. 402.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 3
Teoría de las Relaciones Internacionales.

las presiones sistémicas deben traducirse a través de variables interpuestas a nivel de unidad,
como las percepciones de los responsables de la toma de decisiones y la estructura estatal.8
Los capítulos siguientes examinan diferentes formas en que el Estado -esto es, el aparato
central o las instituciones del gobierno- inhibe o facilita la capacidad de evaluar las amenazas y
oportunidades internacionales; para emprender grandes ajustes estratégicos; e implementar
políticas económicas militares, diplomáticas y extranjeras específicas.
El resto de este capítulo tiene cinco secciones: la siguiente discute los tres objetivos
generales de este volumen. Una discusión de la relación entre el realismo clásico, el
neorrealismo y el realismo neoclásico sigue en la segunda sección. Las secciones tercera y
cuarta discuten las concepciones neoclásicas realistas del estado y el sistema internacional. La
sección final identifica preguntas que guían el resto del volumen y proporciona una descripción
general de los siguientes capítulos.

Objetivos del volumen

Este volumen tiene tres objetivos principales. Primero, buscamos refinar y sistematizar el
realismo neoclásico y establecer nuevas avenidas para la investigación. En segundo lugar,
buscamos diferenciar el realismo neoclásico del realismo clásico y el neorrealismo, así como de
otras escuelas de teorías de relaciones internacionales. Finalmente, buscamos desarrollar el
concepto de estado de manera más completa como un concepto analítico en los estudios de
seguridad y como una variable interviniente en el estudio de la política exterior. A
continuación, discutimos cada uno de estos objetivos en detalle.
Rose acuñó el término “realismo neoclásico” específicamente en referencia a los libros de
Thomas Christensen, Randall Schweller, William Wohlforth, y Fareed Zakaria, así como una
antología de artículos previamente publicados en la revista International Security. Estos autores
intentan explicar la gran estrategia de una gran potencia moderna particular en un momento o
lugar específico y no patrones recurrentes de resultados políticos internacionales. Christensen
argumenta que la hostilidad entre China y los Estados Unidos en los primeros años de la Guerra
Fría fue una consecuencia involuntaria de las estrategias que Mao Zedong y la administración
Truman utilizaron para movilizar recursos sociales para la seguridad nacional. En última
instancia, los cambios en la distribución internacional del poder impulsaron las políticas
exteriores de China y EE. UU., Pero en ambos países la política interna condujo a la búsqueda
de políticas excesivamente competitivas en las regiones secundarias para asegurar un amplio
apoyo a las políticas necesarias en las regiones primarias. La gran estrategia soviética durante
la Guerra Fría, según Wohlforth, fue una consecuencia de los desacuerdos entre el Kremlin y
Washington sobre la distribución de poder real posterior a la Segunda Guerra Mundial en
Europa y la influencia de la ideología comunista en las evaluaciones netas soviéticas. Schweller
argumenta que el sistema internacional tripolar de fines de la década de 1930 y principios de la
década de 1940, así como la distribución de los intereses revisionistas y status quo entre los tres
polos, Alemania, la Unión Soviética y Estados Unidos, en realidad facilitaron la gran estrategia
expansionista de Adolf Hitler. Finalmente, Zakaria argumenta que la capacidad relativamente

8
Gideon Rose, “Realismo Neoclásico y Teorías de la Política Exterior”, World Politics 51, no. 1 (octubre de
1998), pp. 144-77.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 4
Teoría de las Relaciones Internacionales.

débil de extracción y movilización del gobierno federal (es decir, el poder del estado) retrasó el
surgimiento de Estados Unidos como una gran potencia a fines del siglo XIX, a pesar del
crecimiento dramático de la población y las capacidades económicas (ej.) en las décadas
posteriores a la Guerra Civil Americana.9
Rose argumenta que estos libros constituyen una escuela coherente de teorías de política
exterior porque postulan una sola variable independiente o explicativa (del poder relativo), un
conjunto común de variables intermedias (de estructura del estado y percepciones de los líderes
y cálculos de poder relativo), y tienen alcance explícito en condiciones, 10 y comparten una
perspectiva metodológica distinta caracterizada por un análisis histórico detallado y atención a
los mecanismos causales. Basándose en el neorrealismo, enfatizan la importancia del sistema
internacional anárquico, las distribuciones relativas de poder y la incertidumbre generalizada.
Sin embargo, ven la anarquía como una condición permisiva, en lugar de una fuerza causal
independiente. En este sentido, estos autores representan un retorno a los puntos de vista
anteriores de Morgenthau, Kissinger, Wolfers y otros realistas clásicos.
A corto plazo, la anarquía otorga a los estados una gran libertad para definir sus intereses de
seguridad, y la distribución relativa del poder simplemente establece parámetros para la gran
estrategia. La tarea real de evaluar el poder y las intenciones de otros estados está llena de
dificultades. Los cálculos y las percepciones de los líderes pueden inhibir una respuesta o
adaptación de políticas oportuna y objetivamente eficiente a los cambios en el entorno externo.
Además, los líderes casi siempre enfrentan un juego de dos niveles para diseñar e implementar
la gran estrategia: por un lado, deben responder al entorno externo, pero, por otro, deben
extraer y movilizar recursos de la sociedad doméstica, trabajar a través de instituciones
nacionales existentes, y mantener el apoyo de las partes interesadas clave. Sin embargo, a largo
plazo, los regímenes o líderes que sistemáticamente no responden a los incentivos sistémicos
ponen en riesgo la propia supervivencia de su estado12. Así, mientras el sistema internacional
puede socializar a los estados para responder adecuadamente a sus limitaciones a lo largo del
tiempo.11
A corto plazo, la anarquía otorga a los estados una gran libertad para definir sus intereses de
seguridad, y la distribución relativa del poder, simplemente establece parámetros para la gran

9
Véase Michael E. Brown y otros, eds., “Los periplos de la Anarquía: Realismo Contemporáneo y Seguridad
Internacional” (Cambridge, MA: MIT Press, 1995); Thomas J. Christensen, “Adversarios Útiles: Gran Estrategia,
Movilización Doméstica y Conflicto Sirio-Americano, 1947-1958” (Princeton, NJ: Princeton University Press,
1996); Randall L. Schweller, “Desequilibrios mortales: Tripolaridad y la estrategia de Hitler's para conquistar el
Mundo” (Nueva York: Columbia University Press, 1998); William C. Wohlforth, “El Esquivo Balance: Poder y
percepciones durante la Guerra Fría” (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1993); y Fareed Zakaria, “De la
riqueza al poder: El origen de los orígenes inusuales de América” (Princeton, NJ: Princeton University Press,
1998). Friedberg, “El Titán Desgastado: Gran Bretaña y la experiencia de decadencia relativa, 1895-1905
(Princeton, NJ: Princeton University Press, 1988) y Melvin P. Leffler, “Una preponderancia de poder: seguridad
nacional, la administración Truman, y la Guerra Fría” (Stanford, CA: Stanford University Press, 1992), como
precursores inmediatos del realismo neoclásico.
10
Para una discusión sobre la importancia de las condiciones de alcance para las teorías y las pruebas de hipótesis
competitivas, ver Alexander L. George y Andrew Bennett, “Estudios de casos y desarrollo de la teoría en las
ciencias sociales” (Cambridge, MA: MIT Press, 2005), pp. 113-20.
11
Para una crítica de la dependencia del neorrealismo en la anarquía como una variable explicativa implícita en
lugar de una condición permisiva para el conflicto interestatal, véase Marc I. Trachtenberg, “La cuestión del
realismo: visión de un historiador”, Estudios de seguridad 13, No. 1 (otoño de 2003), págs. 156-194

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 5
Teoría de las Relaciones Internacionales.

estrategia. La tarea real de evaluar el poder y las intenciones de otros estados está llena de
dificultades. Los cálculos y las percepciones de los líderes pueden inhibir una respuesta o
adaptación de políticas oportuna y objetivamente eficiente a los cambios en el entorno externo.
Además, los líderes casi siempre enfrentan un juego de dos niveles para diseñar e implementar
la gran estrategia: por un lado, deben responder al entorno externo, pero, por otro, deben
extraer y movilizar recursos de la sociedad doméstica, trabajar a través de instituciones
nacionales existentes, y mantener el apoyo de las partes interesadas clave. Sin embargo, a largo
plazo, los regímenes o líderes que sistemáticamente no responden a los incentivos sistémicos
ponen en riesgo la propia supervivencia de su estado.12 Por lo tanto, aunque el sistema
internacional puede socializar a los estados para responder adecuadamente a sus limitaciones a
lo largo del tiempo, como Waltz sostiene, no puede explicar por sí solo las decisiones políticas
a corto plazo que los estados pueden tomar, que pueden tener consecuencias dramáticas tanto
para la seguridad nacional como para la estructura del país. 13
Desde la publicación del artículo de Rose, otros académicos han utilizado enfoques
neoclásicos realistas para abordar una serie de debates teóricos, históricos y políticos, que
incluyen: la política de evaluación de amenazas y la formación de alianzas en Gran Bretaña y
Francia antes de las dos guerras mundiales y en Argentina, Brasil y Paraguay antes de la Guerra
de la Triple Alianza de 187014; los orígenes de la gran estrategia revisionista de Italia en los
años veinte y treinta15; las intervenciones de Wilhelmine Alemania, el Japón imperial y los
Estados Unidos en regiones periféricas; los orígenes de la gran estrategia revisionista de Italia
en los años 1920 y 193016 ; los dilemas de evaluar las intenciones y capacidades de las grandes
potencias emergentes17; el impacto de los líderes individuales y la ideología en la gran
estrategia18; las limitaciones internas a la capacidad de las grandes potencias de construir
asentamientos duraderos después de grandes guerras19; los orígenes de la contención y la

12
Ver Rose, “Realismo Neoclásico y Teorías de la Política Exterior”, pp. 152-4 y 165-8. En los juegos de dos
niveles, vea Robert D. Putnam, “Diplomacia y política doméstica: la lógica de los juegos de dos niveles”,
Organización internacional 42, núm. 3 (verano de 1988), pp. 427-61.
13
Waltz, Teoría de la política internacional, pp. 118-28.
14
Randall L. Schweller, “Amenazas sin respuesta: restricciones políticas sobre el equilibrio del poder” (Princeton,
NJ: University Press, 2006); y Steven E. Lobell, “El desafío de la hegemonía: gran estrategia, comercio y política
nacional” (Ann Arbor: University of Michigan Press, 2003).
15
Jason W. Davidson, “Las raíces del revisionismo: Italia fascista, 1922-39”, Estudios de seguridad 11, No. 4
(verano de 2002), pp. 125-59, y Davidson, “Los orígenes del Revisionismo y el Status Quos de los Estados”
(Nueva York: Palgrave Macmillan, 2006).
16
Jeffrey W. Taliaferro, “Equilibrio de riesgos: Intervención de gran poder en la periferia” (Ithaca, NY: Cornell
University Press, 2004).
17
David M. Edelstein, “Manejando la Incertidumbre: Creencias sobre Intenciones y el Surgimiento de Grandes
Poderes”, Estudios de Seguridad 12, no. 1 (otoño de 2002), pp. 1-40; Randall L. Schweller, “Bandwagoning for
Profit: Llevar de vuelta al Estado revisionista”, Seguridad Internacional 19, no. 1 (verano de 1994), pp. 72-107; y
Schweller, “Los veinte años de crisis, 1919-39: ¿Por qué no surgió un concierto no surgió?”, en Colin Elman y
Miriam Fendius Elman, eds., “Puentes y límites: historiadores, politólogos y el estudio de las relaciones
internacionales” (Cambridge, MA: MIT Press, 2001), pp. 181-212.
18
Daniel L. Byman y Kenneth M. Pollack, “Permítanos ahora alabar a los grandes hombres: traer de vuelta al
estadista”, Seguridad internacional 25, no. 4 (primavera 2001), pp. 107-146.
19
Norrin M. Ripsman, “Hacedores de paz en democracias: los efectos de la autonomía estatal en los
asentamientos posteriores a la guerra mundial” (University Park: Pennsylvania State University Press, 2002); y
Ripsman, “El curioso caso del rearme alemán: Democracia y política de seguridad exterior”, Estudios de
Seguridad 10, no. 2 (invierno de 2001), pp. 1-47.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 6
Teoría de las Relaciones Internacionales.

evolución del compromiso militar de EE. UU., en el oeste de Europa entre los años 1940 y
196020; la interacción de los cambios de poder relativos, la naturaleza cambiante de la
producción global y las restricciones internas a la respuesta del liderazgo soviético 1980s 2121;
Estrategias estadounidenses, surcoreanas y japonesas en la actual crisis nuclear de Corea del
Norte; 22 la evolución de la política monetaria de los Estados Unidos después de la
desaparición del régimen monetario de Bretton Woods en 1973; los orígenes de la doctrina
Bush y la invasión estadounidense de Iraq en 2003; 24 la posibilidad de una convergencia
ontológica entre el realismo neoclásico y el constructivismo; y debates sobre la utilidad de la
metodología Imre Lakatos de los programas de investigación científica (MSRP) en la
evaluación del progreso teórico en las relaciones internacionales; las Estrategias
estadounidenses, surcoreanas y japonesas en la actual crisis nuclear de Corea del Norte22; la
evolución de la política monetaria de los Estados Unidos tras la desaparición del régimen
monetario de Bretton Woods en 197323; 23 los orígenes de la doctrina Bush y la invasión
estadounidense de Iraq en 200324; la posibilidad de una convergencia ontológica entre el
realismo neoclásico y el constructivismo25; y debates sobre la utilidad de la metodología de los
programas de investigación científica (MSRP) de Imre Lakatos para evaluar el progreso teórico
en las relaciones internacionales26.
Si bien existen numerosas aplicaciones empíricas y tres revisiones frecuentes o artículos
teóricos, buscamos desarrollar teóricamente el realismo neoclásico, expandir sus aplicaciones
empíricas y establecer sus límites también. Como ilustran los siguientes capítulos, no existe una
sola teoría realista neoclásica de la política exterior, sino más bien una diversidad de teorías
realistas neoclásicas. Este volumen, por lo tanto, contiene una mezcla de capítulos teóricos y
empíricos que tratan de las grandes estrategias de las grandes potencias actuales y anteriores,
así como estados de segundo nivel, como Canadá, Italia y Taiwán, en diferentes períodos
históricos. Además, varios colaboradores abordan los límites teóricos y empíricos del realismo

20
James McAllister, Sin salida: América y el problema alemán, 1943-1954 (Ithaca, NY: Universidad de Cornell,
2002); Aharon Barth, “Compromisos militares estadounidenses en Europa: poder, percepciones y realismo
neoclásico” (disertación de doctorado, Universidad de Georgetown, 2005); Dueck, “Cruzado renuente”, cap. 4; y
Layne, Paz de las Ilusiones, caps. 3-5.
21
Stephen G. Brooks and William C. Wohlforth “Poder, Globalizacion, y el fin de la Guerra Fría: Re-Evaluating
a Landmark Case for Ideas,” International Security 25, no. 3 (winter 2000/1), pp. 5-53.
22
Victor D. Cha, “Abandono, atrapamiento y realismo neoclásico en Asia: Estados Unidos, Japón y Corea”,
International Studies Quarterly 44, no. 2 (junio de 2000), págs. 261-91; y Cha, “El compromiso de los Halcones y
la Defensa preventiva en la Península Coreana”, International Security 27, no. 1 (verano 2002), pp. 40-78.
23
Jennifer Sterling-Folker, “Teorías de la cooperación internacional y la primacía de la anarquía: explicando la
formulación de la política monetaria internacional de los Estados Unidos después de Bretton Woods” (Nueva
York: State University of New York Press, 2002).
24
Ver Layne, Peace of Illusions, pp. 159-205; y Dueck, Reluctant Crusader, pp. 169-71.
25
Jennifer Sterling-Folker, “El realismo y el desafío constructivista: Rechazar, reconstruir o releer”, International
Studies Review 4, no. 1 (primavera de 2002), págs. 73-97; y Sterling-Folker, “Realismo-Constructivismo y
Moralidad”, International Studies Review 6, no. 2 (junio de 2004), págs. 341-43.
26
Randall L. Schweller, “El poder progresivo del realismo neoclásico”, en Colin Elman y Miriam Fendius Elman,
eds., Progreso en la teoría de las relaciones internacionales: Evaluación del campo (Cambridge, MA: MIT Press,
2003), pp. 311- 47; Schweller, “Nueva investigación realista sobre alianzas: refinando, no refutando la propuesta
de equilibrio de Waltz”, American Political Science Review 91, no. 4 (diciembre de 1997), págs. 927-30; Charles
L. Glaser, “La Evolución Necesaria y Natural del Realismo Estructural”, y William C. Wohlforth, “Midiendo el
Poder y el Poder de las Teorías”, en John A. Vásquez y Colin Elman, eds., Realismo y el Balance de Poder: un
nuevo debate (Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall, 2003), pp. 250-79.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 7
Teoría de las Relaciones Internacionales.

neoclásico, tanto desde dentro de este programa de investigación como desde la perspectiva de
las teorías de política exterior de Innenpolitik. De esta manera, buscamos resaltar cómo la
concepción realista neoclásica del estado difiere de las escuelas no - realistas de las teorías de
las relaciones internacionales.27
El segundo objetivo es diferenciar el realismo neoclásico del realismo clásico y el
neorrealismo. (En esta introducción, nos centramos particularmente en las diferencias entre el
realismo neoclásico y sus antecedentes realistas y neorrealistas clásicos. En el capítulo final,
diferenciaremos aún más el realismo neoclásico del liberalismo y otros enfoques de la política
exterior.) Creemos que es considerable ambigüedad sobre el alcance empírico del realismo
neoclásico, la naturaleza contingente de sus hipótesis y prescripciones políticas, y su relación
exacta con otras variantes del realismo. Como resultado, otros académicos de las relaciones
internacionales critican el realismo neoclásico por razones epistemológicas, metodológicas y
teóricas. La siguiente sección aborda la relación entre el realismo neoclásico, el neorrealismo y
el realismo clásico en mayor detalle.
El tercer objetivo de este volumen es llenar un vacío en la literatura de estudios de seguridad
sobre el papel del “estado” y las interacciones de las variables sistémicas y de nivel de unidad
en la configuración de las políticas exteriores. Durante casi veinte años después de la
publicación de Waltz, Teoría de la Política Internacional, gran parte de la literatura de
relaciones internacionales se centró en las limitaciones o incentivos sistémicos o ambientales
sobre el comportamiento de los actores, o en los resultados de las interacciones de los actores
dadas ciertas condiciones de fondo. El surgimiento del constructivismo y la literatura sobre la
paz democrática a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990, cambió el enfoque de
los debates académicos de la concepción más bien estática del sistema internacional que se
encuentra en el neorrealismo y el institucionalismo neoliberal. Sin embargo, ni el
constructivismo ni la tesis de la paz democrática y otras variantes de la teoría liberal de las
relaciones internacionales han logrado integrar variables sistémicas y de nivel de unidad de una
manera deductiva y consistente.
Consideremos, por ejemplo, la literatura de la paz democrática, que se deriva de la
observación estadística de que desde 1815, las alianzas de democracias liberales nunca se han
peleado entre sí. Gran parte de la literatura cuantitativa trata a los estados democráticos y no
democráticos como actores unitarios: los estados democráticos no luchan contra otras
democracias, los estados democráticos tienden a aliarse del mismo lado, los estados
democráticos tienden a ganar las guerras que luchan, y los estados democráticos son más
confiable debido a la transparencia. Solo unos pocos estudios cualitativos han intentado
desagregar las democracias y examinar cómo los diferentes arreglos institucionales de
diferentes estados democráticos (como los sistemas parlamentarios presidenciales versus los de
Westminster) podrían limitar la elección de política exterior.29 Así, los teóricos de la paz

27
Ver Rose, “Realismo neoclásico y teorías de la política exterior”; Schweller, “La progresividad del realismo
neoclásico”; y Jennifer Sterling-Folker, “Entorno realista, proceso liberal y variables de nivel nacional”, Estudios
internacionales trimestrales 41, no. 1 (marzo de 1997), pp. 1-25.
29
Miriam Fendius Elman, “Presidencialismo, parlamentarismo y teorías de la paz democrática”, Estudios de
seguridad 9, no. 4 (verano de 2000), pp. 91-126; Susan Peterson, “Cómo difieren las democracias: opinión
pública, estructura del estado y las lecciones de la crisis de Fashoda”, Estudios de seguridad 5, no. 1 (otoño de
1995), pp. 3-37; y Ripsman, “Hacedores de paz y democracias”.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 8
Teoría de las Relaciones Internacionales.

democrática tienen una comprensión muy estática e indiferenciada del estado democrático.30 Al
igual que otras variantes de la teoría liberal de las relaciones internacionales, la literatura sobre
la paz democrática descansa sobre una concepción “pluralista” o “de base” del Estado. Asume
que el estado es un conjunto relativamente pasivo de instituciones que simplemente sirven
como un campo de competencia entre diferentes grupos de interés y que diferentes grupos o
coaliciones ocasionalmente lo capturan. 31 El trabajo cuantitativo y cualitativo sobre la tesis de
la paz democrática, por lo tanto, se enfoca principalmente en las preferencias y negociaciones
del grupo de interés, los arreglos institucionales dentro de los estados (como la responsabilidad
del ejecutivo ante la legislatura, la separación de poderes y la recurrencia de elecciones libres),
o variables ideacionales como restricciones a la capacidad de los líderes para hacer políticas
extranjeras y de seguridad, con poca consideración por el entorno internacional.32
Por su parte, los enfoques liberales sistémicos, como la teoría institucionalista (neoliberal),
tienen una concepción aún más problemática y truncada del estado. Al alentar ciertos
comportamientos y desalentar a otros, las instituciones o procesos, ya sea que operen a nivel
nacional o internacional en forma de organizaciones y regímenes internacionales, se convierten
en un determinante causal principal para los intereses y conductas de los actores, así como para
la negociación resultados. El liberalismo sistémico asume que los actores se esforzarán por
alcanzar el curso de acción más objetivamente eficiente, que generalmente es sinónimo de
comportamiento cooperativo. Como señala Jennifer Sterling-Folker33, hay al menos dos
contradicciones aquí. En primer lugar, gran parte de la literatura inicial de la institución asumió
que los estados funcionaban como actores racionales unitarios. Al mismo tiempo, los
argumentos institucionalistas se basan en los funcionarios del estado como vehículos a través
de los cuales las instituciones o regímenes internacionales enseñan a los estados un nuevo
comportamiento. Independientemente del hecho de que los líderes electos, los burócratas y los
grupos de interés realmente se involucren en procesos domésticos muy diferentes o enfrenten
limitaciones institucionales diferentes, y por lo tanto tengan intereses y comportamientos muy
diferentes, de acuerdo con los argumentos institucionalistas, todos llegan a la misma conclusión
que cada vez más cooperación es la mejor, de hecho, la única solución al problema que
enfrentan. En segundo lugar, no puede haber, sin embargo, un curso de acción más “objetivo”,
ya que los intereses, las identidades y los comportamientos de los actores se basan en el
proceso. Los actores deberían entonces definir la eficiencia de acuerdo con los procesos en
curso y no tendrían medios para reconocer lo que era “objetivamente” en su propio interés.
En contraste con el subcampo de la política comparada de la ciencia política y el ala de la
economía política de las relaciones internacionales, el estado -como entidad política y concepto

30
Esta crítica a la teoría de la paz democrática se amplía en Norrin M. Ripsman, “Avanzando más allá (o debajo)
de la teoría de la paz democrática: redescubriendo las instituciones de nivel intermedio en la literatura de política
de seguridad exterior”, en Andre Lecours, ed., “Nuevo Institucionalismo: Teoría y Análisis” (Toronto: University
of Toronto Press, 2005), pp. 301-18.
31
Andrew Moravcsik, “Tomar las Preferencias en serio: una teoría liberal de la política internacional”,
Organización Internacional 51, no. 4 (otoño de 1997), pp. 513-53, esp. pp. 516-20.
32
Miriam Fendius Elman, “La necesidad de una prueba cualitativa de la teoría democrática de la paz”, en
Miriam Fendius Elman, ed., “Caminos hacia la paz: ¿es la democracia la respuesta?” (Cambridge, MA: MIT
Press, 1997), pp. 1-57.
33
Sterling-Folker, “Desarrollo del Realismo, Procesos Liberales y Variables Domésticas” esp. pp. 9-16.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 9
Teoría de las Relaciones Internacionales.

analítico- está subdesarrollado en la literatura de los estudios de seguridad.34 Este problema es


especialmente endémico del realismo. Como muchos realistas autoproclamados reconocen, el
realismo en general, y el neorrealismo en particular, carece de una teoría del Estado bien
articulada. Los realistas neoclásicos han comenzado a llenar ese vacío en la literatura. 35

Realismo clásico, neorrealismo y realismo neoclásico

El realismo neoclásico se basa en la compleja relación entre el Estado y la sociedad que se


encuentra en el realismo clásico sin sacrificar la percepción central del neorrealismo sobre las
limitaciones del sistema internacional. No obstante, deben responderse varias preguntas clave
sobre la relación entre el realismo clásico, el realismo neoclásico y el neorrealismo: ¿es el
realismo neoclásico simplemente un intento de complementar el neorrealismo con variables
unitarias, un movimiento que Waltz rechaza clara y repetidamente? Alternativamente, ¿el
realismo neo clásico representa un nuevo programa de investigación? Al incorporar variables
tanto sistémicas como a nivel de unidad, ¿es el realismo neoclásico culpable del reduccionismo:
la tendencia a explicar el todo con referencia a los atributos internos y al comportamiento
individual de las unidades? Al incorporar variables de nivel de unidad, ¿el realismo neoclásico
viola la lógica estructural del realismo?
El realismo, como el marxismo y el liberalismo, es ante todo una posición filosófica, no una
sola teoría sujeta a confirmación o desconfirmación empírica. El realismo neoclásico, el
neorrealismo y el realismo clásico son herederos de una tradición filosófica que data de los
escritos de Tucídides y Sun Tzu en el siglo v a. Lo que une a todos los realistas autodescritos es
lo siguiente: una visión profundamente pesimista de la condición humana y las perspectivas de
cambio en el comportamiento humano; un rechazo de concepciones teleológicas de la política o
nociones de un “fin de la historia”36; una “actitud escéptica hacia esquemas para el “orden
internacional pacífico”37; y el reconocimiento de que la ética y la moralidad son productos del
poder y de intereses materiales, y no al revés.38
Los académicos compilan diferentes listas de los primeros principios y supuestos principales
del realismo, pero identificamos tres. En primer lugar, los seres humanos no pueden sobrevivir

34
Para ver los resúmenes de la literatura actual de política comparada y economía política sobre el estado, ver
Margaret Levi, “El estado del estudio del estado”, en Ira Katznelson y Helen V. Milner, eds., Political Science:
“La Disciplina del Estado” (Nueva York: WW Norton), pp. 33-55.
35
Véase, por ejemplo, Barry Buzan, Charles Jones y Richard Little, “La Lógica Anarquista: Neorealismo por
Realismo Estructural” (Nueva York: Columbia University Press, 1993), pp. 114-31; Robert W. Cox, “Fuerzas
sociales, Estados y órdenes mundiales: Más allá de la teoría de las relaciones internacionales”, en Keohane,
Neorrealismo and sus Críticos, págs. 204-54; John Gerard Ruggie, “Continuidad y transformación en la política
mundial: hacia una síntesis neorrealista”, en Keohane, Neorrealismo y sus críticos, pp. 131-57; Hendrik Spruyt,
The Sovereign State y sus competidores: Un análisis del cambio de sistemas (Princeton, NJ: Princeton University
Press, 1994); y Alexander Wendt, “La anarquía es lo que hacen los Estados”, Organización Internacional 42, no.
2 (primavera de 1992), págs. 391-426.
36
Por “teleología” nos referimos a la noción de que la política (ya sea dentro del estado o entre los estados) y la
historia en última instancia debe resultar en un fin preordenado o que tienen algún propósito superior (y
posiblemente inspirado divinamente).
37
Michael W. Doyle, “Formas de guerra y paz: realismo, liberalismo y socialismo” (Nueva York: W. Norton,
1997), p. 43.
38
Edward Hallett Carr, “La Crisis de los veinte años, 1919-1939: Una introducción al estudio de las relaciones
internacionales” (Nueva York: Harper y Row, 1964), pp. 64-5.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 10
Teoría de las Relaciones Internacionales.

como individuos, sino como miembros de grupos más grandes que ordenan su lealtad y
proporcionan cierta medida de seguridad a los enemigos externos. El tribalismo es un hecho
inmutable de la vida política y social. Por lo tanto, todas las variantes de realismo son
intrínsecamente centradas en el grupo. En segundo lugar, la política es una lucha perpetua entre
grupos interesados en condiciones de escasez general e incertidumbre. Los escasos bienes en
cuestión podrían ser capacidades materiales, o podrían ser recursos sociales, como prestigio y
estatus. Los grupos se enfrentan a una incertidumbre generalizada sobre las intenciones
actuales y futuras de los demás.39 En tercer lugar, el poder es un requisito necesario para que
cualquier grupo pueda asegurar sus objetivos, ya sea que esos objetivos sean dominación
universal o simplemente autoconservación.40
Ciertamente existen desacuerdos entre los realistas clásicos sobre si la causa permisiva del
conflicto reside en el entorno externo o en la naturaleza humana.41 Hay debates entre los
neorrealistas sobre la cantidad de conflictos innecesarios o involuntarios generados por el
sistema internacional y las implicaciones resultantes de cómo los estados deben evaluar las
intenciones mutuas y promover mejor la seguridad para sí mismos.42 También existen
desacuerdos entre realistas clásicos y neorrealistas sobre la prevalencia de sistemas
internacionales caracterizados por distribuciones de poder jerárquicas (o hegemónicas) o de
equilibrio (equilibrio de poder) y la probabilidad de mayores guerras, a través de diferentes
tipos de sistemas.43 No obstante, los primeros principios mencionados anteriormente permiten
hablar de una tradición coherente que abarca escritos de filósofos, estadistas, historiadores,
científicos sociales y estrategas militares tan diversos como Niccolo Machiavelli, Thomas
Hobbes, Jean-Jacques Rousseau, Alexander Hamilton, Carl von Clausewitz, Max Weber,
Raymond Aron, Winston S. Churchill, George F. Kennan, Reinhold Niebuhr, Kenneth Waltz,
John Mearsheimer y Robert Jervis.

39
Randall L. Schweller, “Realismo y el presente gran sistema de poder: crecimiento y Conflicto posicional sobre
recursos escasos”, en Ethan B. Kapstein y Michael Mastanduno, eds., “Política unipolar: realismo y estrategias
estatales después de la Guerra Fría” (Nueva York: Columbia University Press, 1999), cap. 2; y Daniel Markey,
“Prestigio y los orígenes de la guerra: volviendo a las raíces del realismo”, Estudios de seguridad 8, no. 4 (verano
de 1999), pp. 126-72.
40
Ver Robert G. Gilpin, “Nadie ama a un realizador político”, en Benjamin Frankel, “Realismo: reformulaciones
y renovación” (Londres: Frank Cass, 1996), pp. 3-26, esp. pp. 6-8; Gilpin, “La riqueza de la tradición del realismo
político”, en Keohane, Neorealism and its Critics, pp. 304-8; Benjamin Frankel, “Introducción: Reformular el caso
realista”, ibid., Págs. Ix-xx; y Schweller, “Progresividad del realismo neoclásico”, esp. pp. 322-9.
41
Véase Michael Spirtas, “Una casa dividida: tragedia y mal en la teoría realista”, en Frankel, Realismo:
reformulaciones y renovación, pp. 385-423
42
Este es el quid del debate entre el realismo ofensivo y el realismo defensivo. Véase Jeffrey W. Taliaferro,
“Búsqueda de seguridad bajo anarquía: revisión del realismo defensivo”, Seguridad internacional 25, núm. 3
(invierno 2000/1), pp. 128-61; y Robert Jervis, “Realismo, neoliberalismo y cooperación: comprensión del
debate”, Seguridad Internacional 24, no. 1 (verano de 1999), pp. 42-63. Para una concepción ligeramente diferente
de ese debate, ver Stephen G. Brooks, “Realismos en Duelos”, Organización Internacional 51, no. 3 (verano de
1997), pp. 445-77.
43
Véase Robert Gilpin, “Guerra y cambio en la política mundial”. (Cambridge: Cambridge University Press,
1981); Gilpin, “Teoría de la Guerra hegemónica”, en Robert I. Rotberg y Theodore K. Rabb, eds., “Orígenes y
prevención de grandes guerras” (Cambridge: Cambridge University Press, 1988), págs. 15-37; A. F.K. Organski,
“Política Mundial”, (Nueva York: Knopf, 1958); y Jacek Kugler y A. F. K. Organski, “La Guerra como libro
Mayor Ledger” (Chicago: University of Chicago Press, 1980). Para una descripción general y una evaluación
crítica, ver Jonathan M. DiCicco y Jack S. Levy, “El programa de investigación de transición de poder: un
análisis lakatosiano”, en Elman y Elman, Progreso en las relaciones internacionales, págs. 109-57.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 11
Teoría de las Relaciones Internacionales.

Los términos “realismo clásico” y “neorrealismo” no tuvieron un uso generalizado en el


campo de las relaciones internacionales hasta que Richard Ashley distinguió claramente entre
la Teoría de la Política Internacional de Waltz y el trabajo de los primeros realistas. 44 Dado que
numerosos libros y artículos examinan las áreas de divergencia y la convergencia entre el
realismo clásico y el neorrealismo, presentamos aquí un breve resumen.45
El realismo clásico se refiere principalmente a las fuentes y usos del poder nacional en la
política internacional y los problemas que enfrentan los líderes en la conducción de la política
exterior. Estas cuestiones llevan a los académicos a centrarse en las distribuciones de poder
entre los estados, así como en el carácter de los estados y su relación con la sociedad
doméstica. Los realistas clásicos del siglo XX ofrecen reflexiones filosóficas sobre los
persistentes principios de la habilidad política o crean teorías inductivas de política exterior
extraídas en gran medida de las experiencias de las grandes potencias europeas desde el siglo
XVI hasta mediados del siglo XX. Morgenthau, Kissinger, Wolfers y otros escriben
extensamente sobre el poder estatal y nacional, pero dicen poco sobre las limitaciones del
sistema internacional. Finalmente, lo que ahora llamamos realismo clásico nunca fue un
programa de investigación coherente, sino más bien un vasto repositorio de textos escritos por
diferentes autores para diferentes propósitos y en diferentes contextos a lo largo de 2,500 años.
La mayoría de los realistas clásicos no eran científicos sociales; incluso los realistas clásicos
del siglo XX rara vez se adhirió a lo que ahora son los estándares ampliamente aceptados de la
metodología de las ciencias sociales. 46
En contraste, el enfoque del neorrealismo está en explicar patrones comunes de
comportamiento internacional a lo largo del tiempo. En particular, los neorrealistas abordan
muchas de las grandes cuestiones de la política internacional, tales como: ¿Por qué ocurren las
guerras? ¿Por qué los estados tienden a equilibrarse con estados poderosos? ¿Por qué la
cooperación es difícil y fugaz entre los estados? Abordan estas cuestiones de una manera
conscientemente científica, con un intento de aprovechar el rigor metodológico positivista del
que carecían los realistas clásicos. Trazan los patrones recurrentes de la política mundial a la
estructura del sistema internacional y su característica definitoria, la anarquía, que obliga a los
estados a buscar estrategias similares para asegurarse. Utilizando su variable más importante, la
distribución relativa de las capacidades o el equilibrio de poder, explican una gran variedad de
comportamientos de poder y resultados sistémicos.
La teoría del equilibrio de poder de Waltz es solo una (aunque la más destacada) de las teorías
que caen bajo la rúbrica del neorrealismo.47 Waltz crea una teoría deductiva para explicar

44
Richard K. Ashley, “La pobreza del neorrealismo”, en Keohane, El neorrealismo y sus críticos, pp. 255-300.
45
Michael Joseph Smith, “El pensamiento realista de Weber a Kissinger” (Baton Rouge: Louisiana State
University Press, 1986); Kenneth N. Waltz, “El pensamiento realista y la teoría neorrealista”, en Robert L.
Rothstein, ed., “La evolución de la teoría en las relaciones internacionales” (Columbia: University of South
Carolina Press, 1992), pp. 31-8; Ashley J. Tellis, “Reconstruyendo el realismo político: la larga marcha hacia la
teoría científica”, en Frankel, “Realismo: Reestablecido y renovado”, pp. 3-104; y Jack Donnelly, “Realismo y
Relaciones Internacionales” (Cambridge: University of Cambridge Press, 2000).
46
Tellis, “Reconstruyendo el realismo político”, pp. 49-51.
47
Además de los escritos de Waltz, otros libros y artículos prominentes que presentan teorías neorrealistas
incluyen Gilpin, “Guerras y Cambios en la Política Mundial”; Robert Jervis, “Cooperación bajo el dilema de la
seguridad”, Políticas Mundiales 30, no. 2 (enero de 1978), páginas 167-214; Glenn H. Snyder, “Alianzas
Políticas” (Ithaca, NY: Cornell University, 1997); Snyder, “El dilema de seguridad en la política de la Alianza”,

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 12
Teoría de las Relaciones Internacionales.

patrones recurrentes de resultados internacionales, a saber, la recurrencia de equilibrios de


poder y la ausencia de sistemas internacionales hegemónicos sostenidos a lo largo de la
historia. Él postula una sola variable independiente, la distribución sistémica de la potencia
medida por el número de grandes poderes (o polaridad). Hace dos predicciones probabilísticas:
(1) a través de diferentes sistemas internacionales, los equilibrios de poder tienden a formarse,
y (2) los estados tienden a emular las prácticas exitosas de otros.
Basándose en analogías de la microeconomía, Waltz se centra en las propiedades y
restricciones impuestas por el sistema internacional en todos los estados (especialmente las
grandes potencias) y resúmenes de las características internas de los estados individuales. El
estado, en efecto, se convierte en una “caja negra”. Lo que distingue a los sistemas políticos
nacionales e internacionales son las diferencias en el principio de ordenamiento (anarquía
versus jerarquía), los atributos de las unidades (similitud funcional versus diferencia) y la
distribución de capacidades materiales entre esas unidades (desiguales). Esto tiene dos
implicaciones para el presente volumen. Primero, la teoría del balance de poder asume que, en
promedio, la mayoría de los estados responde correctamente a los incentivos sistémicos y se
involucra en el equilibrio y la emulación. Este comportamiento adaptativo, que los estados se
comprometen a mejorar su ventaja competitiva y probabilidad de supervivencia, tiene el efecto
involuntario de perpetuar un sistema internacional anárquico.
Sin embargo, en un sistema anárquico, Waltz argumenta, “Aquellos que no se ayudan a sí
mismos, o que lo hacen con menos eficacia que otros, no podrán prosperar, se expondrán al
peligro, sufrirán”.48
En segundo lugar, la teoría del equilibrio del poder asume que los estados tienen una
capacidad ilimitada para extraer y movilizar recursos nacionales, de tal manera que los recursos
agregados son equivalentes al poder militar y económico real y las influencias
internacionales.49 Por supuesto, estas suposiciones son simplificaciones de la realidad que son
útiles para construir una teoría sistémica elegante.
Otras versiones de la teoría neorrealista hacen suposiciones simplificadoras similares. El
realismo ofensivo, por ejemplo, se aparta de la teoría del equilibrio de poder de Waltz con su
afirmación de que los estados nunca pueden estar seguros de cuánto poder se necesita para
alcanzar la seguridad ahora y en el futuro. Por lo tanto, todos los estados se esfuerzan por
maximizar su participación relativa de poder material como el único camino seguro hacia la
seguridad. Las grandes potencias, en particular, participan en ofertas calculadas de expansión y
buscan oportunidades para debilitar a adversarios potenciales, con el objetivo final de alcanzar
la hegemonía regional o global.50 Los realistas ofensivos, también, tienden a tratar el estado

Política Mundial 36, no. 4 (julio de 1984), páginas 461-95; Joseph Grieco, “Cooperación entre las Naciones:
Europa, América y Barreras no arancelarias para el comercio” (Ithaca, NY: Cornell University, 1990); Benjamin
Miller, “Cuando los oponentes cooperan” (Ann Arbor: University of Michigan Press, 1995); y Charles L. Glaser,
“Realistas como optimistas: cooperación como autoayuda”, Seguridad internacional 19, no. 3 (invierno de
1994/5), págs. 50-90.
48
Waltz, “Teoría de la Política Internacional”, p. 118. Editorial: Grupo Editor Latinoamericano, Argentina. 1988
49
John M. Hobson, “El Estado y las Relaciones Internacionales” (Cambridge: University of Cambridge Press,
2000), pp. 17-63, y Christensen, “Adversarios útiles”, pp.11-14.
50
Mearsheimer, “La Tragedia de los grandes Poderes Políticos”, pp. 33-54. La cuestión de si las grandes potencias
luchan por la hegemonía regional (el estado de ser la única gran potencia en su región del globo) o la hegemonía
global (el estado de ser la única gran potencia en el sistema internacional) divide a los realistas ofensivos.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 13
Teoría de las Relaciones Internacionales.

como una caja negra y suponen que todos los estados buscarán estrategias similares frente a
sistemas sistémicos similares.
Los realistas ofensivos, también, tienden a tratar el estado como una caja negra y suponen que
todos los estados buscarán estrategias similares frente a incentivos sistémicos similares,
independientemente de los arreglos políticos domésticos.51 Lo mismo es cierto de la teoría de
utilidad esperada, que sostiene que los estados hacen política exterior decisiones de manera
fluida sobre la base de la utilidad esperada de sus acciones, determinada por cálculos de
factores sistémicos tales como, entre otros, la capacidad relativa, el poder de los aliados y la
distancia geográfica.5252 Ninguno de estos enfoques realistas estructurales considera que los
estados pueden diferir en su capacidad para controlar la agenda política, seleccionar opciones
de política o movilizar recursos para responder a los incentivos sistémicos. El realismo
neoclásico comparte la preocupación del realismo clásico por el estado y su relación con la
sociedad doméstica. También define su misión principalmente en términos de construir teorías
de política exterior, en lugar de teorías del sistema dentro del cual los estados interactúan. No
obstante, los realistas neoclásicos aspiran a una mayor sofisticación metodológica que sus
predecesores realistas clásicos. Además, comienzan con la suposición fundamental de los
neorrealistas de que el sistema internacional estructura y restringe las elecciones políticas de los
estados.
¿Cuál es la relación entre el neorrealismo y el realismo neoclásico? Ambas escuelas
comienzan con suposiciones sobre la naturaleza conflictiva de la política, la centralidad de los
grupos en conflicto y la importancia de las distribuciones de poder relativas. Ambos programas
de investigación asignan primacía causal a las variables sistémicas independientes. Las teorías
realistas neorrealistas y neoclásicas específicas, a su vez, generan hipótesis comprobables y
probabilísticas. Es claro, sin embargo, que el neorrealismo y el realismo neoclásico difieren
entre sí en función del rango de fenómenos que cada uno busca explicar, o la variable
dependiente. El primero busca explicar patrones recurrentes de resultados internacionales,
definidos como el rango de resultados probables que resultan de la interacción de dos o más
unidades en un entorno anárquico. Algunos ejemplos serían la probabilidad de una guerra
importante en diferentes tipos de sistemas internacionales, la prevalencia de órdenes
hegemónicas versus equilibrios de poder (definidos en términos de capacidades estatales) y
patrones de comportamiento de las alianzas entre los estados. La Tabla 1.1 ilustra las áreas de
convergencia y divergencia entre el realismo clásico, el neorrealismo y el realismo neoclásico.

Mearsheimer sostiene que los grandes poderes solo pueden luchar por la hegemonía regional porque la geografía
(es decir, los grandes océanos) hace que el logro de la hegemonía global sea imposible. Otros no están de acuerdo.
Ver, Christopher Layne, “El niño del cartel para el realismo ofensivo: Estados Unidos como Hegemon Global”,
Estudios de Seguridad 12, no. 2 (invierno de 2002/03), páginas 119-63; Layne, “La Paz de las ilusiones”, cap. 1; y
Gerald Geunwook Lee, “Ser extenso o no ser extenso: la contradicción de los horizontes temporales en el realismo
ofensivo”, Estudios de Seguridad 12, no. 2 (invierno 2002/3), pp. 196-217.
51
Véase, por ejemplo, Steven E. Lobell, “La guerra es política: realismo ofensivo, Política doméstica y estrategias
de seguridad”, Security Studies 12, no. 2 (invierno 2002/3), pp. 165-95.
52
Por ejemplo, Bruce Bueno de Mesquita, “La trampa de la Guerra” (New Haven, CT: YaleUniversity Press,
1981); y Bruce Bueno de Mesquita y David Lalman, “Guerra y Razón” (New Haven, CT: Yale University Press,
1992).

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 14
Teoría de las Relaciones Internacionales.

Tabla 1.1. Realismo Clásico, neorrealismo, y neorrealismo clásico

El realismo neoclásico no es simplemente un refinamiento de la teoría del equilibrio de


poder de Waltz ni un intento de introducir de contrabando variables de nivel de unidad en la
teoría para explicar anomalías. Tampoco es correcto caracterizar el realismo como un programa
de investigación lakatosiano estrechamente construido cuyo “núcleo duro” es sinónimo de la
teoría de Waltz, lo que desvía cualquier desviación de esa teoría como evidencia de un "cambio
degenerativo del problema. 53 El realismo neoclásico busca explicar la variación en las políticas
exteriores del mismo estado a lo largo del tiempo o en diferentes estados que enfrentan
limitaciones externas similares. No pretende ser una excusa para explicar patrones amplios de
resultados sistémicos o recurrentes. Por lo tanto, una hipótesis realista neoclásica podría
explicar las posibles respuestas diplomáticas, económicas y militares de estados particulares a
los imperativos sistémicos, pero no puede explicar las consecuencias sistémicas de esas
respuestas.
Una pregunta relacionada se refiere al reduccionismo: esfuerzos para explicar la variación en
las propiedades y características del sistema al solo examinar el comportamiento de las
unidades y su relación entre ellas dentro de ese sistema. Waltz es muy crítico con las teorías
reduccionistas de la política internacional. La interacción de estados configurados de forma
diferente produce resultados internacionales similares y diferentes. Del mismo modo, la
interacción de estados similares produce resultados internacionales diferentes y similares. Las
mismas causas a veces conducen a diferentes efectos, y los mismos efectos a veces se derivan
de diferentes causas.

53
John Vasquez, “El paradigma realista y degenerativo versus progresivo. Programas de investigación”,
American Political Science Review 91, no. 4 (diciembre de 1997), págs. 899-912.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 15
Teoría de las Relaciones Internacionales.

Como el realismo neoclásico localiza las propiedades causales tanto a nivel estructural como
a nivel de unidad, los factores a nivel de unidad ayudan a explicar el comportamiento externo
del estado. Un crítico podría argumentar que no hay forma de evitar la trampa reduccionista,
siempre y cuando los factores a nivel de unidad tengan propiedad causal. Sin embargo, la
acusación de que el realismo neoclásico es reduccionista está equivocada. Las teorías
reduccionistas ubican las causas de los resultados sistémicos -como la probabilidad de una
guerra interestatal o patrones generales de formación de alianzas en el sistema internacional- en
los atributos internos de estados. Waltz es bastante claro en este punto: “No se puede inferir la
condición de la política internacional a partir de la composición interna de los estados, ni se
puede llegar a una comprensión de la política internacional sumando las políticas exteriores y
el comportamiento externo de los estados”54.
El realismo neoclásico no lo hace. Utiliza las características internas de los estados como
guía solo para respuestas nacionales a restricciones internacionales.
Algunos críticos, como John A. Vasquez, y Jeffrey Legro y Andrew Moravcsik, critican el
realismo neoclásico por su presunto repudio de las suposiciones centrales del realismo en
general, y la teoría de Waltz en particular. Al postular un papel intermedio para las
percepciones de las variables sistémicas de la élite, el realismo neoclásico presuntamente viola
la suposición de que los estados actúan racionalmente en pos de sus objetivos pretendidos.55
Sin embargo, como muchos estudiosos señalan, mientras algunas teorías realistas hacen fuertes
suposiciones sobre la racionalidad estatal, tales suposiciones no son esenciales para el
realismo.56 Tanto Waltz como Morgenthau rechazan la suposición de que los estados actúan
racionalmente. Waltz afirma claramente que su teoría no requiere suposición de racionalidad y
que con el tiempo el sistema internacional condiciona el comportamiento de los estados a través
de la socialización y la competencia.57 Los escritos de Morgenthau contienen denuncias tanto
de investigación racionalista como de la posibilidad de crear una llamada ciencia política.58

54
Véase Waltz, “Teoría de la Política Internacional”, pág. 64. Waltz también señala que las teorías de la política
exterior pueden y deben incluir factores causales en la unidad y niveles sistémicos. Véase Kenneth N. Waltz,
“Política Exterior y Política Interior: las experiencias británicas y norteamericanas” (1967, reimpresión,
Berkeley: Universidad de California, Instituto de Estudios Gubernamentales, 1992).
55
Para la noción errónea de que la racionalidad es una suposición central del realismo, véase Jeffrey W. Legro y
Andrew Moravcsik, “¿Alguien es todavía un realista?” Seguridad Internacional 24, no. 2 (otoño de 1999), pp. 5-
55 en las páginas 13-15; Andrés Moravcsik, “Teoría liberal de las relaciones internacionales: una evaluación
científica” en Elman y Elman, “Teoría del progreso en las Relaciones Internacionales”, pp. 190-3; y Keohane,
“Teoría de la política mundial”, en Keohane, “Neorrealismo y su Críticos”, pp. 164-5.
56
Ejemplos de teorías realistas que hacen fuertes suposiciones sobre el estado racionalidad son Grieco,
“Cooperación entre las Naciones”; y Dale Copeland, “Los Orígenes de la Gran Guerra” (Ithaca, NY: Cornell
University Press, 2000), cap. 2.
57
Véase Waltz, “Teoría de la política internacional”, p. 118; y Waltz, “Reflexiones sobre Teoría de la política
internacional: una respuesta a mis críticos”, pp. 330-1. Por discusiones sobre por qué la racionalidad no es una
suposición central, ver Taliaferro, “Seguridad: Buscando bajo Anarquía”, pp. 155-6, n. 105; Randall L. Schweller
y William C. Wohlforth, “Prueba de poder: evaluar el realismo en respuesta al final de la Guerra Fría”, Estudios
de Seguridad 9, no. 3 (primavera de 2000), pp. 60-107, en p. 70; y Miles Kahler, “Racionalidad en las Relaciones
Internacionales”, Internacional Organización 52, no. 4 (otoño de 1998), págs. 919-41, págs. 924-5.
58
Hans J. Morgenthau, “Hombre científico versus política de poder” (Chicago: Universidad de Chicago Press,
1946), p. 71. Para una discusión del rechazo de Morgenthau de la investigación racionalista y la posibilidad de una
ciencia política, ver Tellis, “Reconstruir el realismo político”, esp. pp. 39-51.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 16
Teoría de las Relaciones Internacionales.

Una tercera crítica es que el realismo neoclásico carece de rigor teórico y poder predictivo
porque evita un enfoque monocausal en variables domésticas o sistémicas.59 Sostenemos que la
parsimonia debe equilibrarse con el poder explicativo; en ese sentido, el realismo neoclásico
tiene bastante relación con otros cuerpos de la teoría de las relaciones internacionales.60 Casi
todas las aplicaciones existentes del realismo neoclásico implican esfuerzos conscientes para
derivar hipótesis comprobables, especificar las predicciones o implicaciones observables de
esas hipótesis, y finalmente probar el poder explicativo relativo del realismo neoclásico y las
hipótesis alternativas frente a la evidencia empírica.61 Además, en este volumen, incluimos
varios capítulos que presentan nuevas hipótesis realistas neoclásicas que especifican el papel
intermedio de las variables a nivel de unidad, así como las circunstancias bajo las cuales tales
restricciones domésticas, probablemente tendrán una gran influencia en la política exterior.
Finalmente, algunos críticos pueden acusar que al incorporar variables de nivel de unidad, el
realismo neoclásico viola la lógica estructural del neorrealismo. Al centrarse en variables no
sistémicas, los críticos afirman que los realistas neoclásicos están realmente incorporando
elementos de teorías liberales e institucionalistas en un esfuerzo por salvar el neorrealismo. 62
Esta crítica se deriva de una lectura errónea del papel de las variables de nivel de unidad en las
teorías realistas en general, y el realismo neoclásico en particular. Como explicamos a
continuación, no existe una razón deductiva por la cual el realismo neoclásico no pueda
incorporar variables de nivel de unidad, mientras que al mismo tiempo se mantiene la primacía
causal de las variables estructurales.

Concepciones realistas neoclásicas del estado

Como dijimos anteriormente, el realismo neoclásico se basa en la compleja relación entre el


Estado y la sociedad que se encuentra en el realismo clásico sin sacrificar la idea central sobre
las limitaciones y oportunidades sistémicas que se encuentran en el neorrealismo. ¿Qué
significa esto exactamente?
¿Cuál es la concepción del estado del realismo neoclásico y cómo, si es que lo hace, esa
concepción mejora los tratamientos del estado que se encuentran en el neorrealismo y en otras
escuelas de teoría de las relaciones internacionales? El realismo neoclásico identifica a los
estados como los actores más importantes en la política internacional. Gilpin escribe: “La
esencia de la realidad social es el grupo. Los bloques de construcción y las unidades últimas
de la vida social y política no son los individuos del pensamiento liberal ni las clases del
marxismo [sino] grupos de conflicto”. 63 El tribalismo es un aspecto inmutable de la condición

59
Véase Stephen M. Walt, “La duradera relevancia de la tradición realista”, en Katznelson y Milner, “Ciencia
política: El estado de la disciplina”, p. 211; y Legro y Moravcsik, Legro y Moravcsik, “¿Alguien es aún un
realista?”, pp. 27-34.
60
Véase Patrick James, “Relaciones internacionales y progreso científico: reconsiderando al estructural realismo”
(Columbus: Ohio State University Press, 2002).
61
Sobre los atributos deseables de las teorías de las ciencias sociales, ver Stephen Van Evera, “Guía de Métodos
para Estudiantes de Ciencias Políticas” (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1997), pp. 17-21.
62
Véase Legro y Moravcsik, “¿Alguien es aún un realista?” Pp. 21-5.
63
Véase Gilpin, “La riqueza de la tradición del realismo político”, pág. 305.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 17
Teoría de las Relaciones Internacionales.

humana y la vida política. Los seres humanos no pueden sobrevivir en un ambiente anárquico
como individuos, sino solo como miembros de un grupo más grande. Si bien los grupos pueden
surgir por una variedad de razones, la única condición necesaria es que difieran de alguna
entidad externa. El miedo juega un papel crucial en la formación de grupos, aunque solo sea
porque la seguridad física es un requisito previo para la consecución de cualquier otro objetivo
individual o colectivo. “Metus hostilis” o el miedo a los enemigos, ya sea manifestado en forma
de xenofobia dirigida a minorías internas o miedo a grupos externos, es indispensable para la
creación y el mantenimiento de grupos políticos, porque ofrece una forma de superar las
barreras de acción colectiva. El concepto de “metus hostilis” aparece, de una forma u otra, en
los escritos de Tucídides, Hobbes, Morgenthau, Waltz y Mearsheimer.64 La investigación en los
campos de la biología evolutiva y la psicología social proporciona un apoyo adicional para
suposiciones realistas de larga data sobre la centralidad de la discriminación dentro del grupo /
fuera del grupo, intergrupal comparación y competencia en la vida política.65
Reconocemos que no existe una definición universalmente aceptada del “estado”, y el
término mismo tiene connotaciones diferentes dentro de las disciplinas de antropología, historia
y sociología, y en los subcampos de política comparativa y relaciones internacionales de la
ciencia política. No obstante, la definición clásica de Max Weber a menudo es un punto de
partida: “Un estado es una comunidad humana que (con éxito) reclama el monopolio del uso
legítimo de la fuerza física dentro de un territorio determinado. Nótese que “territorio” es una
de las características del estado”66. Si bien la definición de Weber capta la naturaleza coercitiva
esencial de la autoridad política y la existencia de un aparato administrativo, no abarca los
casos en que el control territorial es incompleto (o inexistente) o donde se disputa el monopolio
sobre el uso legítimo de la fuerza. La mayoría de los teóricos de las relaciones internacionales
concebirían el estado como: (1) un conjunto de instituciones, (2) situadas dentro de un territorio
geográficamente delimitado que (3) al menos reivindica el monopolio del gobierno legítimo
dentro de ese territorio definido.67
El realismo neoclásico presenta una concepción de “arriba hacia abajo” del estado, lo que
significa que las fuerzas sistémicas en última instancia impulsan el comportamiento externo.
Para este fin, ve a los estados, como personificado por un ejecutivo de seguridad nacional,
compuesto por el jefe de gobierno y los ministros y funcionarios encargados de la política de

65 Sterling-Folker, Theories of International Cooperation, pp. 70-6; Sterling-Folker, "El realismo y el desafío
constructivista"; Bradley A. Thayer, "Trayendo a Darwin: teoría evolutiva, realismo y política internacional",
Seguridad Internacional 25, no. 2 (otoño de 2000), págs. 124-51; y Jonathan Mercer, “Anarquía e Identidad”,
Organización Internacional 49, no. 2 (verano de 1995), págs. 229-52.
64
Ver Ioannis D. Evrigenis, “Cartago debe ser salvado: miedo a los enemigos y Acción colectiva” (disertación de
doctorado, Universidad de Harvard, 2005), esp. cap. 3.
65
Sterling-Folker, “Teorías de la Cooperación Internacional”, pp. 70-6; Sterling-Folker, “El realismo y el desafío
constructivista”; Bradley A. Thayer, “Trayendo a Darwin: teoría evolutiva, realismo y política internacional”,
Seguridad Internacional 25, no. 2 (otoño de 2000), págs. 124-51; y Jonathan Mercer, “Anarquía e Identidad”,
Organización Internacional 49, no. 2 (verano de 1995), págs. 229-52.
66
Max Weber, “Economía y Sociedad”, vol. II, ed. Guenther Roth y ClausWittich (Berkeley: Universidad de
California Press, 1978), pp. 904-05.
67
Véase Michael C. Desch, “Guerra y Estados Fuertes, Paz y Estados Débiles”. Organización Internacional 50,
no. 2 (primavera de 2006), págs. 237-68, en p. 240 (énfasis agregado).

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 18
Teoría de las Relaciones Internacionales.

seguridad exterior.68 Este ejecutivo, sentado en la coyuntura del estado y el sistema


internacional, con el acceso a la información privilegiada del aparato político-militar del estado,
está mejor equipado para percibir las restricciones sistémicas y deducir el interés nacional. No
obstante, aunque el ejecutivo es potencialmente autónomo de la sociedad, en muchos contextos
los arreglos políticos a menudo lo obligan a negociar con los actores domésticos (como la
legislatura, los partidos políticos, los sectores económicos, las clases o el público en general)
para promulgar políticas. y extraer recursos para implementar elecciones de políticas. Por lo
tanto, en contraste con el liberalismo y el marxismo, el realismo neoclásico no considera que
los estados simplemente agreguen las demandas de diferentes grupos de interés social o clases
económicas.69 Más bien, los líderes definen los “intereses nacionales” y la conducta política
exterior basada en su evaluación del poder relativo y las intenciones de otros estados, pero
siempre sujeto a restricciones internas. Esto significa que los actores del subestado están lejos
de ser irrelevantes y que la definición y articulación de intereses nacionales no es sin
controversia. Por el contrario, la evaluación de amenazas, el ajuste estratégico y la
implementación de políticas son inherentemente difíciles y pueden implicar una considerable
negociación dentro del liderazgo del estado y con otras partes interesadas dentro de la sociedad.
En este volumen usamos el término “estado” como un término genérico para una variedad
de políticas autónomas con diferentes ámbitos geográficos, atributos internos y capacidades
materiales relativas que coexisten e interactúan en un entorno anárquico. No restringiríamos el
término a los estados territoriales soberanos que aparecieron por primera vez en la Europa
moderna y luego se extendieron por todo el mundo. Para nuestros propósitos, políticas tan
variadas como las antiguas ciudades-estado griegas (la polis), los imperios romano, bizantino y
chino, los principados y reinos de la Europa medieval y la India precolonial, y las ligas del
estado-ciudad del Sacro Imperio Romano Imperio e Italia caen bajo la categoría genérica de
“estados”.
Los estados no son necesariamente sinónimos de naciones, como ilustran los numerosos
ejemplos de naciones sin estado, estados multinacionales o multiétnicos, e identidades
nacionales impugnadas entre y dentro de diferentes estados. Si bien los estados pueden
reclamar el monopolio del gobierno legítimo dentro de un territorio definido, reconocemos que
el grado real de control territorial por parte de las instituciones políticas centrales varía.
Finalmente, aunque no equiparamos la estadidad con lo que Stephen Krasner llama “soberanía
legal internacional” o soberanía de Westfalia, sí excluimos colonias, protectorados, afluentes y
otras entidades políticas basadas en relaciones jerárquicas formales y el control territorial de
facto por otro estado.70

68
Véase Ripsman, “Hacedores de Paz por la Democracias”, pp. 43-4; Margaret G. Hermann, Charles F. Hermann
y Joe D. Hagan, “Cómo las unidades de decisión dan forma al comportamiento de la política exterior”, en Charles
F. Hermann, Charles W. Kegley y James N. Rosenau, eds., Nuevas direcciones en el estudio de Foreign Policy
(Boston: Allenand Unwin, 1987), pp. 309-36.
69
Para las discusiones sobre el estado en las teorías liberales de relaciones internacionales, ver Moravcsik,
“Tomando Preferencias en Serio”, esp. pp. 514-20; y Moravcsik, “Teoría liberal de las relaciones
internacionales: una evaluación científica”, en Elman y Elman, Progress en “Teoría de las Relaciones
Internacionales”, págs. 159-203.
70
Stephen D. Krasner, “Soberanía: Hipocresía Organizada” (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1999),
cap. 1.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 19
Teoría de las Relaciones Internacionales.

El realismo neoclásico se basa en la distinción explícita entre el Estado y la sociedad


realizada por realistas clásicos alemanes como Weber, Otto Hintze y Leopold von Ranke y
trasladado a los escritos de sus homólogos angloamericanos.71 Realismo clásico y el realismo
neoclásico no considera que el estado - es decir, las instituciones político-militares centrales y
los altos funcionarios de la política - sea completamente autónomo de la sociedad. Por el
contrario, Morgenthau, Kissinger y otros realistas clásicos lamentan la erosión gradual de la
autonomía estatal de la sociedad en las grandes potencias europeas en el siglo XIX. Una mayor
rendición de cuentas ante las legislaturas y una mayor vulnerabilidad a los caprichos del
nacionalismo y la opinión pública disminuyen la capacidad de los estadistas para aplicar las
políticas necesarias para preservar el equilibrio de poder.72 No obstante, el ejecutivo de
seguridad nacional tiene intereses que trascienden cualquier clase o sector, a saber, el interesar.
Además, dado que el ejecutivo recibe información privilegiada de las agencias estatales, con
frecuencia es más consciente del interés nacional y de los dictados del sistema internacional
que otros actores nacionales. Sin embargo, las limitaciones a la autonomía ejecutiva en
diferentes contextos nacionales pueden socavar su capacidad de responder, según sea necesario,
a los cambios en el equilibrio de poder. Los realistas neoclásicos, en consecuencia, ven las
respuestas políticas como un producto de la coordinación entre el Estado y la sociedad y, a
veces, la lucha. Los estados menos autónomos deben con frecuencia construir coaliciones y
comprometerse para movilizar a los actores sociales y políticos a fin de promulgar políticas,
como hizo George HW Bush en preparación para la Guerra del Golfo de 1991. 73 La mayoría de
los estados también deben negociar con frecuencia con los actores sociales para asegurar la
provisión de bienes de seguridad nacional clave para implementar la política. Así, por ejemplo,
como ha demostrado Michael Barnett, los estados egipcio e israelí tuvieron que hacer
considerables concesiones de política y truequear grados de autonomía ejecutiva para enjuiciar
las guerras árabe-israelíes de 1967 y 1973.74
Como lo demuestran varios colaboradores, el grado de autonomía del estado frente a la
sociedad varía con el tiempo y en diferentes estados. Esta variación, a su vez, afecta si los
estados responden a las presiones internacionales de manera oportuna y eficiente.75 Finalmente,
el realismo neoclásico reconoce que muchos estados o regímenes no necesariamente funcionan
como actores “unitarios”. El consenso o desacuerdo de la élite sobre la naturaleza y alcance de
amenazas internacionales, divisiones internas persistentes dentro del liderazgo, la cohesión

71
Véase Otto Hintze, “Organización Militar y la Organización del Estado”, en Felix Gilbert, ed., “Ensayos
Históricos de Otto Hintze” (Nueva York: Oxford University Press, 1975), págs. 180-215; y Leopold Ranke, “Un
Diálogo sobre Política”, reimpreso en Theodore H. Von Laue, “Leopold Ranke: Los años de formación”
(Princeton, NJ: Princeton University Press, 1950), págs. 152-80
72
Véase Morgenthau, “Política entre Naciones”, pp. 220-3 y pp. 248-59; yHenry A. Kissinger, World Restored:
Metternich, “Castlereagh, y los problemas de la paz”, 1812-1822 (Boston: Houghton Mifflin, 1957), pp. 324-30.
73
Para una discusión sobre la autonomía ejecutiva en la conducción de la política exterior, ver Ripsman, Véase
Ripsman, “Hacedores de Paz por la Democracias, pp. 43-57.
74
Véase Michael N. Barnett, “Enfrentar los costos de la guerra” (Princeton, N J: Princeton University Press,
1992).
75
Véase Ripsman, “Hacedores de Paz por la Democracias”, cap. 5; y Michael Mastanduno, David A. Lake y G.
John Ikenberry, “Hacia una teoría realista de la acción estatal”, International Studies Quarterly 33, no. 4
(diciembre1988), pp. 457-74.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 20
Teoría de las Relaciones Internacionales.

social y la vulnerabilidad del régimen a la violencia puede tirar todo por la borda e inhibir la
capacidad del estado para responder a las presiones sistémicas.76

La concepción neoclásica realista del sistema internacional

El realismo neoclásico identifica los cálculos de la élite y las percepciones del poder relativo
y las limitaciones internas como variables intermedias entre las presiones internacionales y las
políticas exteriores de los estados. El poder relativo establece parámetros sobre cómo los
estados (o más bien, aquellos que actúan en su nombre) definen sus intereses y persiguen fines
particulares. Pero, ¿cuál es la concepción realista neoclásica del sistema internacional? Después
de todo, como incluso Waltz admite, el sistema internacional no dicta exactamente cómo
responderá cada estado dentro de esos parámetros. La analogía de construcción de oficinas de
David Dessler es ilustrativa. Las paredes exteriores y la configuración de los espacios internos,
genera amplios patrones de comportamiento para las personas que trabajan dentro de ellos. La
mayoría de los trabajadores de oficina no intentan atravesar paredes, gatear a través de
conductos de aire acondicionado o salir del edificio por las ventanas del piso 20.77
La incertidumbre generalizada y las amenazas potenciales son fundamentales para la
concepción de la anarquía en el neorrealismo y el realismo neoclásico. Para volver a la analogía
de construcción de oficinas, los trabajadores pueden estar al tanto de trampas ocultas y que la
consecuencia de caer a través de ellas es una lesión grave o la muerte, pero no tienen
conocimiento o control sobre la colocación de estas trampas. No es simplemente que la
anarquía deje estados sin regulación y sin supervisión para que estalle la guerra en cualquier
momento, observa Jennifer Sterling-Folker: “En cambio, el entorno anárquico permite que
ocurra la muerte en primer lugar, sin proporcionar ninguna guía sobre cómo evítelo a corto
plazo y, en última instancia, sin medios para hacerlo a largo plazo”.78 Esta falta de orientación
convierte automáticamente a la anarquía en un entorno de autoayuda. También sugiere que los
incentivos sistémicos y las amenazas, al menos en el corto plazo, rara vez son inequívocas. Esto
significa que a menudo no hay una sola respuesta óptima a dichos incentivos y, debido a la
operación del dilema de seguridad, las acciones diseñadas para contrarrestar las amenazas en
realidad pueden hacer que los estados sean menos seguros.

76
Schweller, “Amenazas no respondidas”, pp. 46-68.
77
David Dessler, “¿Qué está en juego en el debate sobre la estructura del agente?” Internacional Organización
43, no. 3 (verano de 1989), pp. 441-73, en p. 466.
78
Sterling-Folker, “Teoría de la Cooperación Internacional” p. 73.

Introducción: el realismo neoclásico, el estado y la política exterior.


Jeffrey W. Taliaferro, Steven E. Lobell y N. E. Rispman/ 21