Sei sulla pagina 1di 3

ACOSO ESCOLAR

Ahora es muy común escuchar hablar en las calles, la televisión, internet y otros
medios sobre el conocido bullying o acoso escolar que se da en las escuelas de todos
los niveles educativos y que afecta de manera negativa en su desarrollo social,
emocional y educativo.

Dan Olweus, psicólogo noruego, fue el primero que dio el termino bullying,
definiéndolo como una conducta de persecución física o psicológica que realiza un
alumno (a) hacia otro (a), al que elige como victima de repetidos ataques.( El término
“bullying”, acuñado por Dan Olweus, investigador noruego que en la década del 70’
señala que la palabra proviene del vocablo inglés “bull” que significa toro, en este
sentido, bullying es la actitud de actuar como un toro en el sentido de pasar por sobre
otro u otros sin contemplaciones).

Además establece tres criterios para identificarlo que son: debe de haber un
comportamiento agresivo con intención de hacer daño, la conducta ha de ser en varias
ocasiones, y debe de existir un desequilibrio de poder o fuerza en la relación
interpersonal.

Bullying es una palabra inglesa que significa “intimidación”. Tristemente esta


palabra está de moda debido a la gran cantidad de casos de prosecución y de
agresiones que se están detectando en las escuelas, y que está llevando a muchos
estudiantes a vivir situaciones verdaderamente aterradoras.

Las personas que ejercen el bullying lo hacen para imponer su poder sobre el
otro, a través de constantes amenazas, insultos, agresiones, y así tenerla bajo su
completo dominio a lo largo de meses e incluso años. La víctima sufre callada en la
mayoría de los casos. El maltrato intimidatorio le hace sentir dolor, angustia y miedo,
hasta el punto que, en algunos casos puede llevarle al suicidio.

Los expertos señalan que el bullying implica tres componentes:

1. Un desequilibrio de poder entre el acosador y la victima.


2. La agresión se lleva a cabo por un acosador o un grupo que intentan dañar a la
víctima de un modo intencionado.
3. Existe un comportamiento agresivo hacia la víctima, que se produce de forma
repetida.

La psicóloga y periodista Senovilla (2012), citada por Fernández y Ruiz (2009)


refiere en su artículo “Bullying: Un miedo de muerte”, que las causas que pueden hacer
aparecer el acoso son incalculables, tanto como las formas en las que se manifiesta y
los perjuicios que ocasiona. Al respecto Teruel, (2007) manifiesta que las causas por
las que se presenta el acoso pueden ser los métodos que suelen utilizar los padres
para corregir a sus hijos, los métodos rígidos en los cuales priman las reglas
demasiado estrictas, conducen a que los niños crezcan sin iniciativa, tengan poca
capacidad para tomar decisiones y baja creatividad, de esta manera el niño puede
llegar a ser rebelde y propenso a ser víctima.

Díaz (2005) destaca tres características de la escuela que contribuyen a la violencia


escolar: (I) la justificación o permisividad de la violencia como forma de resolución de
conflictos entre iguales; (II) el tratamiento habitual que se da a la diversidad actuando
como si no existiera y (III) la falta de respuesta del profesorado ante la violencia entre
escolares, que deja a las víctimas sin ayuda y suele ser interpretada por los agresores
como un apoyo implícito

TIPOS DE ACTORES

Según Legue y Manguendzo (2013), en el acoso escolar se pueden identificar


tres tipos de actores: la víctima, los agresores y los testigos o espectadores.

Las victimas:

Se caracterizan por ser los estudiantes más ansiosos, tímidos, con baja
autoestima, con dificultades en sus habilidades sociales, retraimiento, problemas
evidentes para expresarse, falta de amigos y aislamiento provocado por ellos mismos,
como por sus propios compañeros; a su vez, son estudiantes que tienen una reacción
sumisa y pasiva frente a la agresión.

El agresor:

Según el modelo de dominancia social citado por Legue y Maguendzo (2013)


corresponde al estudiante que suele mostrar un tipo de dominancia permanente,
imposición y poder.

Los testigos o espectadores:

Según Legue y Maguendzo (2013) son el tipo de estudiantes ya sean pasivos o


incitadores, que por acto directo u omisión sostienen los hechos de acoso en la
escuela, convirtiéndose en cómplices del silencio.

Tipos de agresión

Física:

Consiste en la agresión directa a base de patadas, empujones y golpes con objetos.

Verbal:
Es el más habitual. Las palabras tienen mucho poder y bajan la autoestima de la
victima mediante humillaciones, insultos, menosprecios en público.

Psicológico:

Se realiza mediante amenazas para provocar miedo, para lograr algún objeto o
dinero o para obligar a la victima a hacer algo.

Social:

Consiste en la exclusión y el aislamiento progresivo de la víctima.

En España, se estima que un 16 % de los niños y jóvenes estudiantes sufren por


este fenómeno de manera constante y que un 57 % lo vive de forma esporádica.

'Libre, libre. Mis ojos seguirán aunque paren mis pies.' Estas fueron algunas de
las últimas palabras que dejó escritas Jokin Zeberio, de 14 años, antes de suicidarse,
tirándose al vacío con su bicicleta. Las continuas amenazas, humillaciones, insultos,
golpes, palizas, le hicieron sufrir y lo llevaron a la muerte.

Es necesario tomar las medidas necesarias para que podamos enfrentar este
gran problema que afecta a los estudiantes de todos los niveles.