Sei sulla pagina 1di 2

LA LLAGA DEL HOMBRO DE JESÚS

San Bernardo de Claraval, Francia (1090-1153)


(1090

Historia
Sor María Marta Chambon, Francia (1841
1841-1907)
En los anales del Monas-
terio de Claraval, se ha na-
Se reza en un Rosario de
rrado que en cierta ocasión,
5 Misterios y 10 cuentas
San Bernardo le preguntó al
en cada Misterio.
Divino Salvador, cuál fue Su
 Por la Señal de la Santa Dolor en la Pasión más des-
Cruz… conocido por los hombres.
Jesús le respondió:
 Creo en Dios, Padre Todopoderoso… (Pág. 11) “Tenía una Llaga pro-
fundísima en el Hombro, sobre el cual cargué Mi
Oración Inicial pesada Cruz; esa Llaga era la más dolorosa de
V: ¡Oh, Jesús, Divino Redentor! Sé M Misericordioso todas. Los hombres no la conocen. Honra, pues,
con nosotros, y con el mundo entero. esta Llaga y haré todo lo que por ella pidas…”
R: Amén.
Promesas
V: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal: Ten
 “Yo he de conceder todo cuanto se Me pida
Misericordia de nosotros, y del mundo entero.
por Su Virtud y Mérito.
R: Amén.
 Y en cuanto
anto a todos aquellos que veneraren
V: ¡Perdón, Misericordia, Jesús mío! Durante los esta Herida de Mi Hombro, Yo les perdonaré
presentes peligros cúbrenos
nos con Tu Preciosa
todos los pecados veniales y jamás Me
Sangre.
acordaré de sus pecados mortales.”
R: Amén.

V: Padre Eterno, ten Misericordia por la Sangre de Oración de la Llaga del Hombro de Jesús
Jes 41

Jesucristo, Tu Únicoo Hijo. Ten Misericordia de San Bernardo de Claraval, Francia (1090-1153)
(1090
nosotros, Te suplicamos.
R: Amén. Amén. Amén. ¡Oh, Amado Jesús, Manso Cordero de Dios! A
pesar de ser yo una criatura miserable y pecadora,
pecadora
saludo y adoro la Sagrada Llaga L de Tu Hombro,
En las cuentas grandes del Padre Nuestro: causada por el peso de Tu Cruz que, abriendo Tus
V: Padre Eterno, yo Te ofrezco las Llagas de nues
nues- Carnes, desnudó los Huesos de Tu Hombro
H Sagrado, y
tro Señor Jesucristo. de la cual Tu Madre Dolorosa sa tanto se compadeció.
R: almas. 39
Para sanar las llagas de nuestras almas También yo, ¡oh Amadísimo Jesús!,
Jesús me compadezco de
Ti, y desde el fondo de mi corazón Te glorifico y Te
agradezco por esta Llaga Dolorosa
olorosa de Tu Hombro, en
En las cuentas pequeñas se
e repite DIEZ VECES: la que quisiste cargar Tu Cruz
ruz por mi salvación. ¡Ah! Y
V: Jesús mío, Piedad y Misericordia. por los Sufrimientos que padeciste y que aumentaron
aume
R: Llagas. 40
Por los Méritos de Tus Santas Llagas el enorme peso de Tu Cruz, ruz, Te ruego con mucha
humildad, ten piedad de mí, pobre
obre criatura pecadora,
(No hay Gloria). perdona mis pecados,, y condúceme al Cielo por el
Camino de la Cruz. Amén.
En las TRES últimas cuentas del Rosario se reza:
¡Madre
Madre llena de Aflicción!
Aflicción
V: Padre Eterno, yo Te ofrezco las Llagas de nues
nues-
Las Llagas de Jesucristo, graba en mi corazón.
corazón
tro Señor Jesucristo.
R: Para sanar las llagas de nuestras almas
almas.
 Siete Ave Marías.

39 41
300 días de indulgencia, cada vez. Imprimatur:  Thomas D. Beven, Obispo de Sprin-
Sprin
40
300 días de indulgencia, cada vez. gfield.
74
ORACIÓN A JESÚS CRUCIFICADO 42 LAS SANTAS LLAGAS DE JESÚS
Sor María Marta Chambon, Francia (1841-1907)

Historia

Sor María Marta Chambon era una humilde Reli-


giosa de la Orden de la Visitación de Chambery, Fran-
cia, quien falleció en olor o estado de Santidad. Según
las afirmaciones de la misma Religiosa, ella recibió de
Nuestro Señor el mandato de cumplir una misión
particular. Consistía en invocar y adorar sin cesar, Sus
Santas Llagas. Así debía reavivar esta Devoción en los
corazones de las criaturas.

Mírame, ¡oh, mi Amado y Buen Jesús!, postrado Promesas de Jesús y María


(a) en Tu Santísima Presencia. Te ruego y suplico, con
el mayor fervor de mi alma, que imprimas en mi  "Cerca de los enfermos hay que repetir a
corazón los más vivos sentimientos de Fe, Esperanza y
menudo esta aspiración: ‘Jesús mío, perdón y
Caridad; verdadero dolor por mis pecados y propósito
misericordia por los Méritos de Tus Santas
firmísimo de enmendarme.
Llagas’. Esta oración aliviará al alma y al
Mientras que yo, con todo el amor, y toda la cuerpo… El pecador que dijese la oración si-
compasión de mi alma, voy contemplando Tus Cinco
guiente: 'Padre Eterno, Te ofrezco las Llagas
Llagas, teniendo presente aquello que dijo de Ti el
Santo Profeta David: ”Me taladran las Manos y los de nuestro Señor Jesucristo para curar las de
Pies, puedo contar Mis Huesos.” Sal. 22, (21) 17. 18 nuestras almas´ obtendrá su conversión."
 "Un alma que durante su vida ha honrado y
 Padre Nuestro, Ave María y Gloria. aplicado las Llagas de nuestro Señor Jesu-
cristo, ofreciéndolas al Padre Eterno por las
Almas del Purgatorio, será acompañada en el
MUÉVEME EL VERTE
momento de su muerte por la Santísima Virgen
Santa Teresa de Ávila, España (1515-1582)
María y los Ángeles, y nuestro Señor Jesu-
No me mueve mi Dios para quererte cristo en la Cruz, resplandeciente de Gloria, la
el Cielo que me tienes prometido, recibirá y la coronará."
ni me mueve el infierno tan temido,  “Es cosa Mía el dar a conocer más tarde que
para dejar por eso de ofenderte. por este medio el mundo se salvará. ¡Y tam-
bién por las Manos de Mi Madre Inmacu-
Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
lada!...”
Clavado en esa Cruz y Escarnecido;
muéveme el ver Tu Cuerpo tan Herido,
muévenme Tus Afrentas y Tu Muerte.  “… ¡Tú, hija Mía, sois la escogida para de-
tener la Justicia de Dios, haciendo valer los
Muéveme, al fin, Tu Amor, y en tal manera Méritos de la Pasión y de las Santas Llagas de
que aunque no hubiese Cielo, yo Te amara, Mi Único y muy Amado Hijo Jesús! …”
y aunque no hubiese infierno, Te temiera.
 “Si queréis riquezas, id a sacarlas en las
Santas Llagas de Mi Hijo… Todas las Luces del
No me tienes que dar porque Te quiera,
pues, aunque lo que espero, no esperara, Espíritu Santo brotan de las Llagas de Jesús;
lo mismo que Te quiero, Te quisiera. pero estos Dones los recibiréis en proporción
Amén. de vuestra humildad…”

42
Indulgencia Plenaria, cuando se reza después de la
Santa Comunión.
75