Sei sulla pagina 1di 4

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA SALESIANA

FACULTAD DE INGENIERÍAS
ESCUELA DE MECÁNICA

Tema: Seguridad Energética en el país más grande del mundo China.

Nombre: Andrés Zuluaga


Fecha: 26/04/2018
En la actualidad China se enfrenta a significativos retos de seguridad, sin embargo, es evidente que
desde 1949, a pesar de los cambios en política interna tres objetivos en su agenda permanecen
constantes: 1) continuidad del PCCh en el poder, 2) defensa de la integridad territorial, y 3) el impulso
al desarrollo económico del país. En este último punto entran las implicaciones del ascenso de China
como un poder económico, y a la vez su necesidad por obtener recursos naturales que den soporte a
dicho crecimiento. El problema de la seguridad energética en China es más complejo de lo que
normalmente se supone, ya que, si bien una parte de éste se enfoca en su creciente déficit petrolero,
va mucho más allá. A pesar de las cada vez mayores importaciones de petróleo, China sigue
dependiendo de los recursos nacionales para cubrir la mayoría de sus necesidades energéticas. Esto
se debe principalmente a sus abundantes reservas de carbón, ya que gran parte de su economía se basa
en el uso de este recurso. No obstante, el uso de combustibles fósiles es la mayor fuente de CO2 y
otros gases de efecto de invernadero; esto provoca que la cuestión medioambiental sea uno de los
elementos que más importan al gobierno chino. Aunado a los elementos anteriores, la burocracia
energética china se ha caracterizado por la poca centralización de sus políticas y la diversidad de
intereses. [1]

En consecuencia, China emitió el Plan Quinquenal, documento de política pública en materia


energética que establece como elementos estratégicos: el llevar a cabo una explotación más eficaz de
los recursos naturales, la creación de una red de transporte de petróleo y diversificar sus proveedores
de crudo. Atento a ello, el gobierno inició una etapa de transformación de política energética que
incluyó la suscripción de acuerdos comerciales para incrementar las importaciones provenientes de
Rusia, Asia y América Latina, al tiempo que estableció nuevas rutas marítimas y logró hacer
económicamente viable el surtimiento de petróleo. Aunque el factor determinante de éxito fueron los
descubrimientos de yacimientos que permiten proyectar de cara al futuro una mayor producción de
crudo, lo cual puede generar una menor dependencia con sus tradicionales proveedores.
China representa la segunda potencia consumidora de petróleo del orbe, sólo se encuentra situado
debajo de Estados Unidos. El voraz consumo orilló a establecer como estrategia corporativa de su
principal empresa petrolera, China National Petroleum Corp., concretar la adquisición de compañías
petroleras extranjeras. Sin embargo, se registraron múltiples intentos de compra que no prosperaron,
como lo fue el caso de la petrolera estadounidense Unocal por no contar con el consenso de
Washington y en Argentina se presentó un caso similar con el intento de compra de Repsol YPF.
En ese tenor, la política energética empleada tiene altas repercusiones, no solamente por la disputa
del mercado, sino porque todo indica que China seguirá importando crudo de Medio Oriente y
Venezuela, lo cual genera una lógica distancia con Estados Unidos, ya que se presupone que los
acuerdos comerciales suscritos incluyen el abastecimiento de armamento a zonas inestables.
Otro elemento preventivo que destaca de la política energética es el almacenamiento de petróleo crudo
que les permite conformar una importante reserva estratégica, capaz de mitigar los efectos de la
volatilidad de las cotizaciones momentáneamente, o bien reducir el riesgo operativo por las
irrupciones que se pueden presentar en el suministro de petróleo crudo. [2]

Ventas de gas
Una de las prioridades tanto de Rusia como de China es aumentar sustancialmente los intercambios
de gas. Por el momento tal pretensión ha quedado en una manifestación de buena voluntad y, de
hecho, en la actualidad, Rusia no exporta gas a China y las negociaciones se encuentran en un punto
muerto. Uno de los problemas centrales es el precio de combustible azul. Para determinar el precio,
China utiliza como referencia principal el valor del carbón, recurso del que dispone en abundancia.
Beijing estima que el coste de carbón está en unos 40$ y, por este motivo, oferta pagar a Gazprom
30-35$ por mil m3 de gas.
Un segundo punto de referencia para determinar el precio por China es el pagado a Turkmenistán,
que asciende a 90$ por mil m3 de gas. Mientras tanto, Moscú argumenta que para poner en
explotación el yacimiento de Kovykta tendría unos costes de 75-125$ por mil m3 de gas. Por
añadidura, Gazprom toma como referencia para aplicar a China los precios pagados por los europeos,
es decir, alrededor de unos 267$. Así pues, la brecha entre ambas posturas es insalvable. Por
añadidura, como el grado de gasificación de China es muy bajo en la actualidad, su demanda tiene
significado a largo plazo, circunstancia que le ofrece un margen para esperar que sus interlocutores
rusos reduzcan sus exigencias. Por su parte, Moscú, con las demandas actuales de gas, tampoco
presenta constricciones inmediatas que le obliguen a rebajar sus exigencias de precio. [3]

Consideraciones finales
Las grandes transformaciones económicas y el modelo de desarrollo que han seguido las sociedades
contemporáneas han tenido impactos contundentes en el aumento
d e l c o n s u m o e n e r g é t i c o a n i v e l mundial. Este hecho, a su vez, ha traído serias
repercusiones para el medio ambiente, la salud y el propio desarrollo social, cuestionando incluso la
posibilidad de seguir sosteniendo el modelo en el mediano plazo. Adicionalmente, las relaciones
establecidas entre los diferentes actores reconocidos por las Relaciones Internacionales también se
han transformado en el marco de este proceso, complejizando los vínculos energéticos en todos los
niveles.
resulta fundamental reconocer a la seguridad energética como uno de los
temas prioritarios dentro de las agendas, no sólo est atales, sino también la
social, empresarial y académica. El concepto de seguridad energética, s i
bien fue formulado en un contexto histórico dominado por una visión
estrecha de la seguridad en la que los t e m a s p r i o r i t a r i o s e r a n l a d e f e n s a
de la integridad territorial mediante mecanismos militares y la
búsqueda de la hegemonía mundial, es debido a las transformaciones en el
escenario energético internacional que se vuelve necesario un serio debate
en torno a los elementos que lo integran, tales como el sujet o y objeto de
referencia, las amenazas, motivaciones e instrumentos. [4]

Referencias

[ M. L. S. César, «El problema de la seguridad energética en China: dilemas y retos,» [En línea].
1 Available:
] http://ceaa.colmex.mx/aladaa/memoria_xiii_congreso_internacional/images/sanchez_miriam.
pdf.

[ S. B. Heredia*, «Una política petrolera proactiva contribuye al desarrollo,» [En línea]. Available:
2 https://www.energiaadebate.com/en-china-la-seguridad-energetica-es-factor-de-crecimiento/.
]

[ A. Sánchez, «LA SEGURIDAD ENERGÉTICA RUSA: ENTRE EUROPA Y CHINA,» [En línea]. Available:
3 https://revistas.ucm.es/index.php/UNIS/article/viewFile/UNIS0808230109A/27703.
]

[ J. A. A. MEDINA, «LA ESTRATEGIA CHINA DE SEGURIDAD ENERGETICA: ENTRE EL


4 APROVISIONAMIENTO INTERNACIONAL Y LAS POLITICAS NACIONALES DE DESARROLLO
] SUSTENTABLE,» [En línea]. Available:
https://www.academia.edu/11398012/La_estrategia_china_de_seguridad_energ%C3%A9tica_
entre_el_aprovisionamiento_internacional_y_las_medidas_nacionales_de_desarrollo_sustenta
ble.