Sei sulla pagina 1di 11

Ejercicios

1) Lee el siguiente texto, analízalo y desarrolla a partir de él los siguientes ejercicios.

El texto: definición El texto es una configuración lingüística que resulta de un conjunto de operaciones
que conectan oraciones individuales. Una secuencia de oraciones será un texto si solo si presenta
cohesión y coherencia. La cohesión es la exigencia de buena formación textual que designa el aspecto
formal, gramatical de las relaciones entre una oración y otra. La coherencia designa el aspecto mental,
conceptual, de la relación que se postula entre los hechos referidos. La coherencia es una interacción
entre el texto (aportado por el emisor) y el saber sobre el mundo que comparten emisor y receptor.

Las reglas de textualización En el plano estrictamente lingüístico, de los signos, la relación de


coherencia/cohesión se basa en tres reglas de construcción: recurrencia, conexión y progresión Estas
reglas son relaciones que se pueden observar tanto en el nivel micro-estructural (o local) entre
oraciones y frases como en el macro-estructural (o global). Las reglas de recurrencia y conexión pueden
asociarse al plano de la cohesión. Por su parte, las reglas de progresión pueden asociarse al plano de la
coherencia.

Reglas en el plano de la cohesión.

Las reglas de recurrencia Un texto presenta elementos que se repiten, cada oración repite referentes
de oraciones anteriores. Existe una mantención del referente unida a la persistencia de indicaciones de
tiempo y lugar. Los principales mecanismos de recurrencia textual son:

a) La repetición: Una palabra o frase (llamada también sintagma) aparece en la misma forma en las
oraciones siguientes: “Estanislao era un asiduo visitante del hipódromo. Estanislao apostaba sobre todo
en las grandes carreras”.

b) Sustitución por un pronombre (o pronominalización): Cada vez que se practica el recurso de la


sustitución es porque el elemento sustituido y el sustituto son correferentes, es decir, en términos
simples, se refieren a lo mismo. La repetición tiende a evitarse en el lenguaje común, se prefiere
mantener los referentes por medio de pronombres Se llama pronominalización la relación de
correferencia por, número, persona y género gramaticales. Estrictamente existen dos tipos:

- Pronominalización anafórica: el referente se mantiene por el pronombre: “Josefina llegó a la meta en


tiempo record. Fue su mejor marca del año.”

- Pronominalización catafórica: el pronombre anticipa el referente: “Éstos cayeron hasta lo más bajo,
los índices macroeconómicos bajaron 25%”.

La anáfora y la catáfora son correferencias direccionales, la primera retrospectiva (retrocedemos en el


texto para buscar información), la segunda prospectiva (adelantamos parte de información que se
expresa cabalmente palabras más adelante).
c) Sustitución por una expresión nominal (o sustitución léxica): En la mantención del referente
podemos sustituir una palabra por otra porque son sinónimos, porque el contexto los torna
correferentes o porque se incluyen:

“Aquejado por una molesta tos, visitó a un médico amigo. Luego de examinarlo, el galeno le recetó
un jarabe...” (Sinónimos)

“Estuve en la reunión con el director. En realidad, es un tipo muy simpático” (correferentes por
contexto).

“El camarógrafo no tiene oportunidad ante el ataque de un elefante. Es el mayor animal terrestre”
(correferentes por inclusión).

d) Sustitución por una frase nominal (o sustitución sintagmática): Una frase nominal es correferente
con una palabra o frase debido al conocimiento de mundo que comparten emisor y receptor.

“Almarza y Ferrada se saludaron con afecto. El ex presidente del Senado le dio un abrazo”.

e) Sustitución metafórica: Es una forma especial de correferencia en cuanto a su contenido: se alude,


en términos simples, a un elemento “real” mediante una figura, un elemento “imaginado.”

“El rinoceronte atacó al periodista, aunque falló en su intento. Todos comentarían después, de
manera exagerada, que el tanque con cuernos casi había matado al hombre de la prensa.”

“El sol nos ilumina a todos. Nadie es más generoso ni más democrático que el astro rey.”

f) La elipsis: La elipsis es una forma paradojal de recurrencia, pues se mantiene la referencia por
ausencia. No se repite el referente porque el contexto lo supone: “Daniela se arregló para la cita. Æ
Se calzó los zapatos nuevos y Æ se cortó el pelo.” (Hemos marcado con Æ la elipsis)

2) Responde según la lectura Y EN TUS PROPIAS PALABRAS, las siguientes


preguntas:

 ¿Qué es un texto?
Un conjunto de símbolos que tienen coherencia y cohesión
con el fin de transmitir un mensaje a un receptor.

 ¿Qué es la coherencia?
Es aquella que se necesita para que un texto, oración, etc.
Mantenga un sentido y sea claro de comprender.

 ¿Qué es la cohesión?
El vínculo o enlace de ideas dentro de un mensaje.

 ¿Cuáles son las reglas de construcción de la coherencia y la


cohesión?
La repetición
Pronominalización
Sustitución léxica
Sustitución sintagmática
Sustitución metafórica
La elipsis

 ¿Qué es la repetición?
La consistente repetición de frases o ideas dentro de un mismo
texto.

 ¿Qué es la pronominalización?
Es el uso de pronombres para referirnos a palabras que se usan
en el texto, con intención de no causar iteración en el mismo.

 ¿Explica dos tipos de pronominalización?


-Personales: yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos [con los cuales
conjugamos los verbos]
-Posesivos: mi, ti, mía, tuyo, nuestro.

 ¿Qué es la sustitución léxica?


Es lo que se utiliza para mantener fluida una conversación o un
texto.
 ¿Qué es la sustitución sintagmática?
Un sintagma es una palabra o grupo de palabras que forma
una unidad de sentido y que desempeñan la misma función
sintáctica en la oración.
 ¿Qué es la sustitución metafórica?
Es una forma de correferencia basándose en su contenido.
 ¿Qué es la elipsis en la coherencia textual?
La elipsis es la forma de recurrencia, mantiene la referencia
por ausencia.

3) Haga un mapa conceptual a partir del texto. Utilice el modelo de jerarquía.

La Coherencia
Cohesión

El texto Reglas de la
Texto cohesión

Un texto es el resultado de un acto de


comunicación cuya extensión y carácter - La repetición.
dependen de la intención del hablante - Sustitución por
pronombre.
- Sustitución nominal.
- Sustitución por frase
nominal.
- Sustitución metafórica.
- Elipsis.
4) Marque la opción que represente el tipo de mecanismo de cohesión que indican los
elementos subrayados en los diferentes textos.

 “Durante años, el poeta Pablo Neruda se opuso a la reedición de su obra “El


hondero entusiasta”. Nuestro vate reconocía importantes influencias del
uruguayo Carlos Sabat Ercasty.”

A) Sustitución nominal.
B) Sustitución metafórica.
C) Sustitución pronominal anafórica.
D) Elipsis.
E) Sustitución nominal sinonímica.
 Los cítricos juegan un papel importante en la nutrición humana. Entre éstos,
los más conocidos en nuestro país son el limón, la naranja y el kiwi.”

A) Sustitución metafórica.
B) Sustitución sinonímica.
C) Sustitución pronominal anafórica.
D) Sustitución pronominal catafórica.
E) Sustitución nominal.
 “Respecto de su cercanía al sol, Venus es el segundo planeta del sistema
solar. El lucero vespertino suele aparecer tras la cordillera de Los Andes.”

A) Sustitución nominal sinonímica.


B) Sustitución pronominal anafórica.
C) Sustitución pronominal catafórica.
D) Elipsis.
E) Sustitución por frase nominal metafórica.

 “El consumo de cocaína ha aumentado en forma alarmante en los últimos


años. La diosa blanca domina inmisericorde la voluntad de muchos de
nuestros jóvenes.”

A) Sustitución pronominal catafórica’l.


B) Repetición.
C) Sustitución pronominal.
D) Sustitución por frase nominal metafórica.
E) Sustitución nominal sinonímica.

 “El retiro de Iván Zamorano trascendió lo meramente deportivo; nuestro


goleador se ha constituido en un paradigma para nuestra juventud.”
A) Sustitución nominal no sinonímica.
B) Sustitución sinonímica.
C) Sustitución metafórica.
D) Repetición.
E) Elipsis.
 “Los anhídridos son la resultante de una combinación entre un no metal y el
oxígeno. Algunos de ellos son: azufre, cloro, bromo y yodo. Los anhídridos
más agua dan origen a los ácidos, y éstos, a cierto tipo de sales.”

A) Sustitución pronominal anafórica.


B) Sustitución sinonímica.
C) Reiteración.
D) Elipsis.
E) Sustitución pronominal catafórica.
 “Diana, entre los romanos, era la deidad de la caza. Esta deidad solía ser
representada errando por los bosques, con arco, flecha y carcaj.”

A) Sustitución sinonímica.
B) Sustitución metafórica.
C) Repetición.
D) Sustitución pronominal.
E) Sustitución nominal.
 “El holocausto de Hiroshima y Nagasaki puso fin a la segunda guerra
mundial. Esta hecatombe significó la muerte para millones de civiles.”

A) Sustitución pronominal catafórica.


B) Sustitución pronominal anafórica.
C) Sustitución nominal sinonímica.
D) Elipsis.
E) Reiteración.
 “Los jóvenes siempre están llenos de ilusiones; los viejos, siempre de
recuerdos.”

A) Sustitución pronominal anafórica.


B) Sustitución pronominal catafórica.
C) Sustitución nominal sinonímica.
D) Elipsis.
E) Sustitución por frase nominal.
 “Siempre hay que estar alertas cuando los niños rondan una piscina, los
menores de edad son impredecibles.”

A) Sustitución pronominal anafórica.


B) Sustitución pronominal catafórica.
C) Sustitución nominal sinonímica.
D) Elipsis.
E) Sustitución por frase nominal.

5) Análisis de textos.

TEXTO 1

Lea atentamente el siguiente texto, atienda especialmente a las marcas de cohesión y busque el
significado de las palabras que desconozca.

” A mis 12 años de edad estuve a punto de ser atropellado por una bicicleta. Un
señor cura que pasaba me salvó con un grito: «¡Cuidado!» El ciclista cayó a tierra.
El señor cura, sin detenerse, me dijo: «¿Ya vio lo que es el poder de la palabra?»
Ese día lo supe. Ahora sabemos, además, que los mayas lo sabían desde los
tiempos de Cristo, y con tanto rigor, que tenían un dios especial para las palabras.

Nunca como hoy ha sido tan grande ese poder. La humanidad entrará en el tercer
milenio bajo el imperio de las palabras. No es cierto que la imagen esté
desplazándolas ni que pueda extinguirlas. Al contrario, está potenciándolas: nunca
hubo en el mundo tantas palabras con tanto alcance, autoridad y albedrío como en
la inmensa Babel de la vida actual. Palabras inventadas, maltratadas o sacralizadas
por la prensa, por los libros desechables, por los carteles de publicidad; habladas y
cantadas por la radio, la televisión, el cine, el teléfono, los altavoces públicos;
gritadas a brocha gorda en las paredes de la calle o susurradas al oído en las
penumbras del amor. No: el gran derrotado es el silencio.

Las cosas tienen ahora tantos nombres en tantas lenguas que ya no es fácil saber
cómo se llaman en ninguna. Los idiomas se dispersan sueltos de madrina, se
mezclan y confunden, disparados hacia el destino ineluctable de un lenguaje global.

Como se puede apreciar, la lengua española tiene que prepararse para un oficio
grande en ese porvenir sin fronteras. En otras palabras, debe cumplir un deber
histórico. No por su prepotencia económica, como otras lenguas hasta hoy, sino por
su vitalidad, su dinámica creativa, su vasta experiencia cultural, su rapidez y su
fuerza de expansión, en un ámbito propio de 19 millones de kilómetros cuadrados y
400 millones de hablantes al terminar este siglo. En relación con esto, un maestro
de letras hispánicas en Estados Unidos ha dicho que sus horas de clase se le van
en servir de intérprete entre latinoamericanos de distintos países. Llama la atención
que el verbo «pasar» tenga 54 significados, mientras en la República de Ecuador
tienen 105 nombres para el órgano sexual masculino, y en cambio la palabra
«condoliente», que se explica por sí sola, y que tanta falta nos hace, aún no se ha
inventado.

Por otra parte, a un joven periodista francés lo deslumbran los hallazgos poéticos
que encuentra a cada paso en nuestra vida doméstica. Que un niño desvelado por
el balido intermitente y triste de un cordero dijo: «Parece un faro». Que una
vivandera de la Guajira colombiana rechazó un cocimiento de toronjil porque le supo
a Viernes Santo. Que don Sebastián de Covarrubias, en su diccionario memorable,
nos dejó escrito de su puño y letra que el amarillo es «la color» de los enamorados.
¿Cuántas veces no hemos probado nosotros mismos un café que sabe a ventana,
un pan que sabe a rincón, una cerveza que sabe a beso?

Son pruebas al canto de la inteligencia de una lengua que desde hace tiempo no
cabe en su pellejo. Pero nuestra contribución no debería ser la de meterla en cintura,
sino al contrario, liberarla de sus fierros normativos para que entre en el siglo
veintiuno como Pedro por su casa. En ese sentido me atrevería a sugerir ante esta
sabia audiencia que simplifiquemos la gramática antes de que la gramática termine
por simplificarnos a nosotros. Humanicemos sus leyes, aprendamos de las lenguas
indígenas a las que tanto debemos lo mucho que tienen todavía para enseñarnos y
enriquecernos, asimilemos pronto y bien los neologismos técnicos y científicos
antes de que se nos infiltren sin digerir, negociemos de buen corazón con los
gerundios bárbaros, los qués endémicos, el dequeísmo parasitario, y
«devuélvamos» al subjuntivo presente el esplendor de sus esdrújulas: «váyamos»
en vez de vayamos, «cántemos» en vez de cantemos, o elarmonioso «muéramos»
en vez del siniestro muramos. Jubilemos la ortografía porque es el terror del ser
humano desde la cuna: enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de
límites entre la ge y jota, y pongamos más uso de razón en los acentos escritos, que
al fin y al cabo nadie ha de leer «lagrima» donde diga lágrima ni confundirá revólver
con revolver. ¿Y qué de nuestra be de burro y nuestra ve de vaca, que los abuelos
españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una?

Son preguntas al azar, por supuesto, como botellas arrojadas a la mar con la
esperanza de que le lleguen al dios de las palabras. A no ser que, por estas osadías
y desatinos, tanto él como todos nosotros terminemos por lamentar, con razón y
derecho, que no me hubiera atropellado a tiempo aquella bicicleta providencial de
mis 12 años.
Gabriel García Márquez, Botella al mar para el dios de las palabras

6) Comprensión del lenguaje figurado.

El ser humano muchas veces se refiere a sus ideas de manera indirecta, utilizando expresiones que
no significan exactamente lo expresado (sentido directo), sino que las refieren de manera
indirecta, poética o cultural (lenguaje figurado). Por tanto, debe realizar una lectura muy atenta
para descubrir cuál es el sentido que el autor le da a sus expresiones.

Explique el sentido que el autor le da a las siguientes expresiones del TEXTO 1

 ” inmensa Babel de la vida actual “


Palabras fundamentales para nuestro propio conocimiento.
 ” libros desechables “
Ciertas cosas se eliminan porque no son útiles.
 ” gritadas a brocha gorda en las paredes de la calle “
Algo que se escucha en todas las partes.
 ” los idiomas se dispersan sueltos de madrina “
El idioma se dispersa sin protección.
 “le supo a Viernes Santo “
Que estuvo incorrecto.
 ”no cabe en su pellejo “
Tiene mucha euforia y es notoria.
 ” meterla en cintura “
Las cosas del lenguaje no deben ser controladas sino que tienen que ser
libres.
 ” liberarla de sus fierros normativos. “
El lenguaje debe de ser más fácil y comprensible.
 ” como Pedro por su casa “
Que hace lo que quiere sin importar quién, cómo, ni dónde este..
 ” negociemos de buen corazón “
Hablar de una buena manera con las personas.
7) Teniendo en cuenta la información presentada en la introducción sobre las reglas de
textualización asociadas al plano de la cohesión, analice los fragmentos propuestos y
responda las siguientes preguntas.

1. La expresión” Como se puede apreciar... “indica que

A) la lengua española no tiene futuro.


B) el tema se ha planteado anteriormente.
C) la lengua española tiene prepotencia económica.
2. Las características mencionadas corresponden a

A) la lengua española.
B) la gramática.
C) la palabra
3. Las palabras "potenciándolas", "alcance", "autoridad", "albedrío", se refieren al

A) poder de las imágenes.


B) desplazamiento de las palabras por las imágenes.
C) poder de las palabras.

4) Las palabras destacadas corresponden a


A) invocaciones hechas por el autor a los dioses, con el fin de humanizar el
lenguaje.
B) elogios realizados por el autor a las lenguas indígenas como ejemplos de
lenguas importantes.
C) propuestas del autor para simplificar nuestra lengua.

5. Según el párrafo, las palabras son


A) desconocidas por la gente.
B) malentendidas por los libros.
C) usadas de distintas formas según el contexto.
6. Los términos destacados se refieren a
A) las distintas lenguas.
B) las palabras.
C) las imágenes.
7. "Nunca como hoy ha sido tan grande ese poder".
El adjetivo demostrativo destacado se refiere al poder de la(s)
A) palabras.
B) tecnología.
C) humanidad.
8. "La lengua española tiene que preparase para un oficio grande en ese porvenir sin
fronteras".
El porvenir al que se refiere el adjetivo destacado es
A) la diversidad lingüística propia de cada país.
B) la dispersión de la cultura producto de la tecnología.
C) la convergencia entre distintas lenguas producto de la necesidad de unidad.
9. "A no ser por estas osadías y desatinos…"
El elemento destacado se refiere a
A) las palabras que son ejemplos de lenguaje figurado dentro del texto.
B) las sugerencias que hace el autor ante “la sabia audiencia”.
C) las expresiones que usa el autor para indicar que la tecnología ayuda al
desarrollo de la lengua.