Sei sulla pagina 1di 26

Adoración

Introducción:

El hombre es una criatura de adoración. Por naturaleza adorará a algo o a alguien. En vista de
que somos "linaje de Dios" (Hch. 17:29), Él es el "Padre de nuestros espíritus" (Heb. 12:9), por
tanto, tiene el derecho de dirigirnos en nuestra adoración.

1. Podemos conocer la mente de Dios solamente como se ha revelado El mismo al hombre (1


Cor. 2:11-13).
2. En Su palabra Dios enseña al hombre cómo adorar.
Adorar en alguna forma no enseñada en Su palabra es ser presuntuoso y atrevido. ¿Cómo
podemos saber que Dios estará agradado con nuestra adoración si no nos ha dicho que tal
adoración le agrada?

Definición de adoración: ¿Qué Es Adoración? - "El acto de tributar reverencia, adoración u


homenaje a Dios" - (Diccionario Winston). "Adoración" se traduce de cuatro palabras en Griego:

 Proskuneo - "Besar la mano de"; hacer cortesía, hacer reverencia. El acto de tributar
homenaje, Juan. 4:24.
 Sebonai - Reverenciar, con fuerte sentimiento de temor reverencial, Mateo 15:9.
 Latreuo - Servir, rendir servicio religioso, homenaje, Filipenses 3:3.
 Eusebeo - Actuar piadosamente hacia [Alguien], Hechos 17:23.

Cada una de estas palabras expresa la acción que uno hace hacia Dios. La adoración es un acto
externo motivado por un sentimiento interno. No es lo que uno recibe, ¡sino más bien lo que
uno le da a Dios! - (Primeros Rudimentos del Cristiano - DOCTRINA BIBLICA BASICA, LIBRO I,
PARTE 1; por Robert Harkrider, Pág. 54.

Joseph H. Thayer: PROSKUNEO - "besar la mano a (hacia), una señal de reverencia... de aquí que
entre los Orientales, especialmente los Persas, caer sobre las rodillas y tocar el piso con la frente
como una expresión de profunda reverencia; ... por esto en el N.T., por arrodillarse o postrarse
para hacer homenaje (a uno) o hacer reverencia, ya sea para expresar respeto o para hacer
súplica. Es usado

(1) del homenaje mostrado a hombres de un rango superior:

(2) del homenaje rendido a Dios y al Cristo ascendido, a los seres celestiales, y a los demonios
..." (Léxico Griego-Inglés, #4352, Pág. 548).

W.E. Vine: "PROSKUNEO - Hacer reverencia, dar obediencia a (de pros, hacia, y kuneo, besar),
es la palabra más frecuente que se traduce adorar. Se usa de un acto de homenaje o de
reverencia: a Dios, a Cristo, a un hombre, al Dragón, a la Bestia, a demonios, a ídolos..."
Otras cuatro palabras griegas, que son traducidas adorar también son mencionadas, J.R., luego
el Sr. Vine hace la siguiente anotación: NOTA: La adoración a Dios no se define en ningún pasaje
de las Escrituras. Una consideración de los verbos anteriores muestra que no queda limitada a la
alabanza; ampliamente puede considerarse como el reconocimiento directo de Dios, de Su
naturaleza, atributos, caminos, y demandas, ya bien por el derramamiento del corazón en
alabanza y acción de gracias, o bien mediante actos ejecutados en el curso de tal
reconocimiento" - (Vol. 1, Págs. 47-48).

Arndt & Gingrich: PROSKUNEO - "... usado para designar la costumbre de postrarse uno mismo
ante una persona y besar sus pies, el borde de su vestido, el piso, etc.; los Persas hicieron esto
en la presencia de su rey deificado, y los Griegos ante una divinidad o algo santo; (caer y)
adorar, hacer homenaje a, postrarse uno mismo ante, hacer reverencia, dar la bienvenida
respetuosamente,... Esta reverencia o adoración es dada a: seres humanos. Dios, al Diablo y
seres Satánicos , los ángeles, Jesús, quien es reverenciado y adorado como Rey Mesiánico y
Ayudador Divino ..." - ("Léxico Griego-Inglés del N.T., Págs. 723-724).

Diccionario Bíblico de Smith: "ADORACION. - Los actos y posturas en la adoración son similares
en todas las naciones Orientales, y han llegado hasta el presente desde la antigüedad remota sin
cambio. Es creído que los hebreos en todas sus oraciones usaron todas las formas de postura y
postración. Que los árabes modernos han agrupado en una oración, que son nueve posiciones.
Todas estas son encontradas en los monumentos de Egipto y Asiria. La oración es hecha de pie,
con las manos levantadas o cruzadas o dobladas; esta es la postura ante los reyes o grandes
hombres. Las manos también son extendidas como en súplica; solamente una mano es
levantada al tomar un juramento (Gén. 14). El arrodillarse es una forma común (1 Rey. 7; Esd. 9;
Dan. 6; Luc. 22); la postración del cuerpo, reposando sobre las rodillas y los brazos, la frente
tocando el piso, y todo el cuerpo yaciendo a lo largo, la cabeza siendo bajada. Los monumentos
muestran figuras arrodillándose sobre una rodilla y golpeando el pecho; sentándose sobre
talones, las manos siendo dobladas, es una actitud muy respetuosa (1 Cr. 16:16; 1 Rey. 18:42).
Entre los Romanos la postración era el acto peculiar de adoración (Hch. 10:26); pero los
Orientales lo hacen sólo en sentido de respeto y reverencia. Besar la cabeza (1 Sam. 10), la
mano, el borde del vestido, o la tierra cercana al objeto de respeto, y besar la propia mano de
uno (Job 31:27; Oseas 13:2), a personas o ídolos. Sostener la mano sobre la boca como besando
es el acto más sublime de respeto y adoración" - (Pág. 8).

(1) "El hombre entonces se inclinó y adoró a Jehová" - (Gén. 24:26; Comp. 24:48).
(2) "... se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba" - (Ex. 33:10).
(3) "Entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró" - (Ex. 34:8).
(4) "... Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró..." (Jos. 5:14).
(5) "... Y el rey adoró en la cama" - (1 Rey. 1:47).
(6) "Venid, adoremos y postrémonos; arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor" - (Sal.
95:6).
(7) "... con el rostro inclinado a tierra te adorarán..."- (Isa. 49:23).
(8) "... y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios..." - (1 Cor. 14:25).
(9) "Por la fe Jacob... adoró apoyado sobre el extremo de su bordón" - (Heb. 11:21; Comp. Gén.
47:31).

Los términos mismos usados para adoración, transmiten los conceptos de servicio y ministerio.
En el Antiguo Testamento:

 el término general usado es abodah, de abad, "laborar, servir". Generalmente se traduce


en "el servicio a Dios".
 El acto específico de adoración se expresa en la palabra hishtahawa, que deriva de
shaba, "inclinarse1, postrarse". El concepto es el de cortesía con el fin de servicio.
 En el Nuevo Testamento la palabra que corresponde al término del Antiguo Testamento
abodah es latreia. Originalmente significaba "servitud" o "el estado de un trabajador
alquilado o un esclavo". Debido a su uso amplio, especialmente con respecto a las
prácticas cúlticas, llegó a denotar "el servicio a Dios" o adoración divina.
 La palabra del Nuevo Testamento que corresponde al término del Antiguo Testamento
hishtahawa es proskunein. Este significa literalmente "besar la mano (hacia) a alguno" y
metafóricamente "postrarse, hacer una reverencia o adorar".
 Proskunein que aparece 60 veces, también lleva en su etimología el concepto de servicio
al objeto de adoración".

La mezcla de los conceptos de lo que llamamos adoración y servicio, prevalece también en


relación con el verbo leitourgein.

 Hechos 13:2 usa una forma participial (leitourgounton) para expresar la idea de
adoración,
 en tanto que Pablo usa una forma infinitiva (leitourgesai) para indicar servicio. Les dice a
los romanos que los gentiles que recibieron bendiciones espirituales de los cristianos de
Jerusalén, deben también ser de "servicio" a ellos en bendiciones materiales, esto es,
levantar una ofrenda para ayudarlos en su pobreza (Rom. 15:27).
 El nombre leitourgia puede referirse a las ministraciones de un sacerdote, como en el
caso de Zacarías, padre de Juan el Bautista (Lucas 1:23). El término también pudiera
significar ministerio en su sentido más amplio (Heb. 8:6), o el acto de adoración mismo
(Heb. 9:21), o las obras sacrificiales de otros (Fil. 2:17; ver 2 Cor. 9:12).
 El ministro es un leitourgos, esencialmente un siervo del pueblo. Pablo escribe a los
Cristianos de Roma que debido a la gracia que le fue dada por Dios él fue hecho
"ministro (leitourgon) de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios
(Rom. 15:15-16). Cristo, nuestro sumo Sacerdote,
 es también un ministerio (leitourgos) para nosotros en el santuario celestial (Heb. 8:2).

Lo que es importante en estos términos es el trasfondo de ministerio o servicio a Dios. En las


instrucciones de Jesús a sus discípulos antes de morir, les advirtió que sus enemigos los echarían
de las sinagogas; "y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde
servicio (latreian) a Dios" (Jn. 16:2). El apóstol Pablo apela a los Cristianos de Roma a presentar
sus cuerpos "en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional (latreian)"
(Rom. 12:1, ver "servicio"). A los filipenses les escribe: "Porque nosotros somos la circuncisión,
lo que en espíritu servimos (latreuontes) a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo
confianza en la carne" (3:3). En el Apocalipsis, Juan ve una gran multitud sin número reunida de
entre todas las naciones adorando (prosekunesan) a Dios (7:11). Cuando pregunta sobre su
identidad, los ancianos responden que ellos venían de la gran tribulación y que habían lavado
sus ropas en la sangre del Cordero. "Estos... están delante del trono de Dios y le sirven
(latreousin) día y noche en su templo" (7:14-15).

Adoración es pleitesía, reverencia, y comunión. Pero al mismo tiempo, es la ofrenda de uno


mismo en servicio a Dios. Es identificación con Dios por medio del Espíritu para maturación en
amor y para el ministerio de amor a la humanidad.

La definición más sencilla para adoración es, la expresión de adoración del corazón de uno.

El uso de la palabra "adoración" en el Antiguo Testamento. (Robert Young enlista 116 veces la
palabra usada en el Antiguo Testamento. Véase la Concordancia Analítica de Young.). Es
traducida muy frecuentemente de la palabra Hebrea SHACHAH, que significa "inclinarse,
arquearse, agacharse, doblarse"99 veces. Para esta sección buscar todos los pasajes de cómo se
traduce en su número de veces. Esto nos ayuda a entender el verdadero significado de la
palabra

 SHACHAH, que es tan frecuentemente traducida adorar.


 SEGAB es traducida "adorar" 11 veces - "postrarse, hacer reverencia". Daniel 2,3.
 ABAD (5 veces en 2 Reyes 10) "hacer, servir".
 ATSAB (1 vez, Jer. 44:19) "tributar culto".

La palabra ADORAR es encontrada 76 veces en el Nuevo Testamento.

Más frecuentemente del Griego proskuneo, "Besar la mano de; hacer cortesía, hacer
reverencia" (59 veces). Es encontrada otras diecisiete veces (17), de diez (10) palabras
diferentes. (Véase Concordancia Analítica de Young).
1. "Gloria" (1) Lucas 14:10.
2. "Ser reverente, piadoso" (1) Hechos 17:23.
3. "Servir, curar, sanar" (1) Hechos 17:25.
4. "Observancia religiosa" (1) Colosenses 2:18.
5. "Adorar públicamente" (4).
6. "Un barrendero del templo" (1).
7. "Un adorador" (1) Juan 4:23.
8. "Venerar" (6).
9. "Un objeto de veneración" (1).
10. "Temeroso" uno que venera a Dios, (1) Juan 9:31.

Debiera ser notado que alguna adoración no es aceptable o agradable a Dios.

1. Jesús dijo a la mujer en el pozo, "Vosotros adoráis lo que no sabéis..." (Jn. 4:22). ¿Esto estaba
agradando a Dios?
2. "... en vano me honran..." (Mat. 15:9).
 "La adoración que me brindan no les sirve de nada..." (Mat. 15:9 - Biblia al Día, véase
Interlineal).
 "Más en vano me rinden culto..." (Mat. 15:9 - B.A.; V.M.; NVI.)
3. "... honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador..." (Rom. 1:25).
 "... y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador..." (Biblia de Jerusalén, véase
también B.L.; E.P.; D.H.H.).
4. "... al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle..." (Hch. 17:23).
5. Los judíos entendían que la adoración de uno podía ser errónea. "... Este persuade a los
hombres a honrar a Dios contra la ley" (Hch. 18:13).
 "... Este persuade a los hombres que den a Dios un culto contrario a la ley" (Hch. 18:13 -
Versión Moderna, véase también NVI, E.P.).
 "... Este persuade a la gente para que adore a Dios de una manera contraria a la ley"
(Biblia de Jerusalén, véase también el Interlineal, B. al Día, B.A., D.H.H.).
 "Este hombre quiere persuadirnos a que sirvamos a Dios de una manera que nuestra Ley
prohíbe" (Hch. 18:13, Biblia Latinoamericana).
 "... y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien venera toda Asia..." (Hch.
19:27).
 "... a quien adora toda Asia..." (Biblia de Jerusalén).
 "Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario..." (Col.
2:23).
Nota: Estas referencias ciertamente garantizan las siguientes conclusiones:

1. Uno puede adorar a Dios y aún estar equivocado.


2. Uno puede adorar al Dios verdadero y aún estar equivocado.
3. Hay diferentes clases de adoración. En el punto siguiente estudiaremos cada una de
estas.

Diferentes clases de adoración

Aunque uno puede nombrar cada clase de adoración separadamente, creo que todas las clases
de adoración pueden ser colocadas bajo dos encabezados, eso es, la adoración verdadera y la
falsa.

La verdadera adoración - adoración aceptable (Jn. 4:23-24).

La verdadera adoración estará dirigida a Dios, y será rendida en espíritu y en verdad.

La adoración falsa - adoración no aceptable (Jn. 4:23-24).

(Nota: Lo falso es lo opuesto de lo verdadero, lo inaceptable de lo aceptable. Por tanto, si uno


pudiera tener una verdadera adoración, también podría tener una falsa adoración).

La adoración vana (Mat. 15:9).

 Jesús enseñó que los judíos estaban adorando en vano porque estaban "enseñado como
doctrinas, mandamientos de hombres".
 Ellos dirigieron su adoración a Dios, pero estaban enseñando doctrinas de hombres y
esto hizo su adoración vana (vacía, no produciendo el resultado deseado).
 No importó que su adoración estuviera dirigida al Dios verdadero, esto no fue suficiente
para hacer aceptable.

Los hombres que hoy día adoran a Dios, pero que usan como doctrina los mandamientos de los
hombres, no pueden esperar rendir una adoración verdadera - aceptable. Su adoración será tan
vana como esa de los judíos.

La adoración ignorante (Hch. 17:23).

Aquellos de los Atenienses adoraban al Dios verdadero, pero lo adoraban sin conocerle. Se
postraban ante una imagen con la inscripción "al Dios no conocido". El único Dios verdadero era
desconocido para ellos, pero Él no puede ser adorado aceptablemente sin conocerle o en
ignorancia.

Nota: La adoración ignorante es "en vano", pero toda adoración vana puede no ser hecha en
ignorancia. Alguien puede saber que su adoración es según las doctrinas de los hombres, pero
puede ser demasiado orgulloso para cambiar. Aunque no son ignorantes de la verdad, su
adoración es no menos que vana.

La adoración voluntaria (Col. 2:23).

 "..., adoración voluntariamente adoptada, sea que no haya sido ordenada o que esté
prohibida, no aquella que es impuesta por otra, sino la que uno afecta" - (W.E. Vine, Vol.
1, Pág. 356).
 "Adoración voluntaria es según nuestra propia voluntad. Es escogida por uno mismo; y
por esta sola razón es un apartarse de la fidelidad a Dios" - (David Lipscomb, Un
Comentario Sobre el Nuevo Testamento, Vol. 4, Pág. 287).
 "Por muy razonable y aparente que pudiera parecer tal adoración, sin embargo la
cantidad de espectáculo de sabiduría que pueda exhibir, el Espíritu Santo ha escrito su
necedad y futilidad tan claramente que nadie sino el ciego voluntariamente puede fallar
en ver esto. La lealtad al gobierno divino requiere obediencia de corazón a la ley divina.
Por tanto, cualquier cosa que Dios mande, debemos hacerla. Vacilar es faltar, es olvidar
nuestra lealtad. Colocar cualquier 'mandamiento de hombres', y honrarlo como
mandamiento de Dios, es traición. Todo mandamiento, aún el más pequeño, es una
expresión de Su voluntad, y una personificación de Su autoridad como el monarca del
universo. Por tanto, obedecer Sus mandamientos, hacer Su voluntad, es la misma
esencia de la verdadera piedad. Todo lo demás es simple adoración voluntaria" - (J.W.
Shepherd, Ibíd, Pág. 287).
 "Lo que aquí está calificado como adoración voluntaria.... significa simplemente una
forma de adorar que el hombre escoge por sí mismo, independiente de la revelación que
Dios ha dado.... Dios será servido en la forma que desea; es correcto que prescribiera al
hombre las verdades que debe creer, y las ordenanzas que debe usar. Rehusar recibir Su
enseñanza para preferir nuestros propios antojos, es alumbrar con una vela pequeña
como substituto para el sol de mediodía. Desde el principio del mundo Dios ha prescrito
la adoración que era más agradable para El, y nunca dejó un asunto de tal naturaleza al
momento del hombre. Las naciones que no tuvieron una revelación, o rehusaron recibir
eso que Dios ha dado, muestran, por su diversidad de adoración, la superstición, lo
absurdo, y en muchos casos, la crueldad, que habría sido el estado de todo, si Dios en Su
infinita misericordia no nos hubiera bendecido con una revelación de Su voluntad" -
(Adam Clarke, Comentario de Clarke, Vol. 6, Pág. 525). Concluimos que la adoración
voluntaria es una adoración que diseña el mismo hombre. Toda adoración voluntaria es
falsa, es vana. Puede ser hecha en ignorancia, pero uno podría hacer la adoración
voluntaria sin estar en ignorancia.

La verdadera adoración requiere tres cosas


El Objeto Correcto.

El Dios verdadero y viviente es el objeto correcto de adoración (Jn. 4:23-24). Razones de por qué
el hombre debería adorar a Dios:

 Dios desea que los hombres lo adoren (Jn. 4:23) - "... porque también el Padre tales
adoradores busca que le adoren".
 Porque El es el "un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos"
(Ef. 4:6).

Somos Su "linaje" (Hch. 17:29), hizo a los hombres para que habiten sobre la tierra (Hch. 17:26),
"... en él vivimos, y nos movemos, y somos... (Hch. 17:28), "toda buena dádiva y todo don
perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces..." (Stg. 1:17).

 Jesús dijo, "... Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás" (Mat. 4:10).
 Jesús permitió que los hombres lo adoraran.

Nota: Jesús es Dios (Deidad), y durante Su vida entre los hombres aceptó adoración.

1. Los magos lo adoraron (Mat. 2:11).


2. Un leproso lo adoró (Mat. 8:2).
3. Un principal lo adoró (Mat. 9:18).
4. Sus discípulos lo adoraron (Mat. 14:33).
5. La mujer cananea lo adoró (Mat. 15:25).
6. La madre de los hijos de Zebedeo lo adoró (Mat. 20:20).
7. Las mujeres que habían ido a la tumba lo adoraron (Mat. 28:9).
8. Los once discípulos lo adoraron (Mat. 28:17).
9. El ciego que Jesús sanó lo adoró (Jn. 9:38).

Pero Jesús enseñó a los hombres que adoraran al Padre en el cielo (Jn. 4:23-24).

Otros objetos de adoración

Otros hombres.

 Cornelio se postró a los pies de Pedro para adorarlo (Hch. 10:25-26).


 El pueblo de Listra buscó adorar a Pablo y Bernabé (Hch. 14:8-18).
 Algunos hombres desean que otros hombres los adoren (2 Tes. 2:3-4)

Los ángeles.

 Juan se postró a los pies del ángel para adorar (Ap. 22:9-10).
 La adoración a los ángeles puede privar a los hombres del premio (Col. 2:18).

Los ídolos - Estos son los dioses hechos con las manos de los hombres.

 Aquellos de Atenas adoraban muchos ídolos (Hch. 17:16).

La idolatría era común en los tiempos del Antiguo Testamento, y aún los hijos de Israel
hicieron ídolos.

Moloc y Renfán, "figuras que os hicisteis para adorarlas" (Hch. 7:43).

Algunas cosas interesantes acerca de esta clase de dioses:

 Los hombres los hacen con sus manos.


 Los llevan sobre sus hombres, los transportan.
 Los colocan en su lugar, y no se mueven de allí.
 Le claman, pero no puede contestar, ni salvar de la dificultad. (Comp. Isa. 46:6-8).

Pregunta: ¿Por qué los hombres querrán adorar a un dios semejante? Nótese lo que Elías tenía
para decir acerca de esta clase de dios (1 Reyes 18:27).

 "... Gritad en alta voz, porque dios es; quizá está en meditando, o tiene algún trabajo, o
va de camino; tal vez duerme, y hay que despertarle".
 ¿Quisieras servir a un dios como ese?

Las criaturas de este mundo (Rom. 1:25).

Muchas personas en los tiempos antiguos, también como en los modernos, adoran la vaca y la
consideran un animal sagrado.

 Al diablo (Mat. 4:9). El diablo desea la adoración y la consigue. La iglesia del diablo fue
establecida por Anton Szandor Levay y su credo oficial es la Biblia de Satanás, escrita por
Levay.

Toda adoración verdadera - adoración aceptable - deber ser rendida a Dios, quien es el Padre de
todo.

La verdadera adoración debe ser ofrecida "en espíritu" (Jn. 4:23-24).

 Esto hace referencia a la sinceridad, a la condición de la mente de uno cuando adora.


"En espíritu. Aquí la palabra espíritu se coloca en oposición a los ritos y ceremonias, y a
la pompa de la adoración externa. Se refiere a la mente, al ánimo del alma. Adorarán a
Dios con una mente sincera; con el sencillo ofrecimiento de gratitud y oración; con un
deseo de glorificarlo, y sin pompa y esplendor externo. La adoración espiritual es esa
donde el corazón es ofrecido a Dios, y donde no dependemos de formas externas para
que sea aceptada" - (Albert Barnes, Notas Sobre el Nuevo Testamento, comentario sobre
Juan 4:23).
 La adoración insincera o hipócrita nunca es aceptable aun cuando pudiera ser ofrecida al
Dios verdadero. Es siempre adoración falsa.

Adorar a Dios es un asunto muy serio y no deberíamos envolvernos en esto a la ligera.

 Para un asunto tan serio deberíamos estar a tiempo y prepararnos nosotros mismos
para la adoración. Llegar tarde interferirá con la adoración que los demás están
rindiendo y le robará a usted de algún tiempo de adoración.
 "Las más excelsas potestades angelicales tienen temor y asombro ante El. ¿Quién es tan
reverenciado como El por cuantos lo rodean? - (Sal. 89:7, La Biblia al Día).

"Dios es muy temible en el consejo privado de los seres santos, e infunde pavor a todos los que
asisten en torno a él" (Sal. 89:7, Versión Moderna).

"En espíritu" tiene que ver con la actitud y maneras que mostramos en la adoración.

 La persona sincera, presta atención íntegra al orador, y por medio de la disciplina se ha


entrenado a sí mismo para pensar en lo que está haciendo: Muestra respeto y
reverencia a Dios, y deja que los sentimientos se levanten para tener a Dios adorado.

La verdadera adoración debe ser ofrecida "en verdad" (Jn. 4:23-24).

"En verdad. No a través de sombras y tipos, ni por medio de sacrificios y ofrendas de sangre,
sino en la manera representada o tipificada por todas estas (Heb. 9:9,24). En el verdadero
camino de acceso directo a Dios a través de Jesucristo" - (Albert Barnes, Ibíd.).

"En verdad" es usado en contraste a "la ley". "Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la
gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo" (Jn. 1:17).

 Esto significa que debemos adorar como enseña el Nuevo Testamento, no como enseñó
la Ley de Moisés. Regresar a la ley para justificar una práctica hará que Cristo se vuelva
de ningún efecto para nosotros (Gál. 5:4).
 Todo acto de verdadera adoración estará enseñado en el Nuevo Testamento. Usar en
nuestra adoración eso que no está autorizado en el Nuevo Testamento es dejar de
practicar la verdadera adoración.
 Si nuestra adoración no está autorizada en el Nuevo Testamento, debe venir ya sea del
Antiguo Testamento, o estará autorizada solamente por los hombres. De cualquier
manera no será verdadera adoración. Esto explica por qué los miembros de la Iglesias
bautistas insisten que adoramos solamente como lo enseñan el Nuevo Testamento.
Como adorar a Dios en espíritu y en verdad.

Hay cinco actos, o vías, de adoración verdadera. (Comp. Hch. 2:42).

1. La doctrina de los apóstoles. La enseñanza dada por los apóstoles.


2. La comunión (u ofrenda).
3. El partimiento del pan, o Cena del Señor.
4. Las oraciones.
5. Los cánticos de alabanza (Ef. 5:19; Col. 3:16).

Estos actos de adoración deben ser rendidos "en espíritu y en verdad".

 Esto significa que siempre debemos ser sinceros cuando adoramos, y cada acto de
adoración debe ser como lo enseña el Nuevo Testamento.
 La verdad restringe algunos actos de adoración para ser hechos solamente "el primer día
de la semana".
o La Cena del Señor (Hch. 20:7).
o La ofrenda (1 Cor. 16:1-2).

Adoración desviada
(John MacArthur Jr.)
La escritura es muy clara acerca de esto. Aproximadamente la mitad de todo lo que la Biblia dice
acerca de la adoración condena la falsa adoración. Los primeros dos mandamiento del decálogo
son prohibiciones contra la falsa doctrina “Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de
Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen,
ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas
debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás;(A) porque yo soy Jehová tu Dios,
fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta
generación de los que me aborrecen,”. (Éx: 20:2-5).

Considere cuánto del antiguo testamento describe las malas consecuencias de una falsa
adoración. Caín y Abel, los israelitas y el becerro de oro en Sinaí, la ofrenda de fuego extraño de
Nadab y Abiú, la intrusión del rey Saúl en el oficio sacerdotal, los malvados hijos de Eli que
hurtaban lo que se ofrecía a Dios, Las confrontaciones de Elías con Jezabel y los sacerdotes de
Baal Y la imagen de oro de Nabucodonosor, son todas ellas variantes del mismo tema: Dios no
acepta una adoración que no sea ofrecida en espíritu y verdad.
Adoración de falsos dioses

La escritura destaca al menos cuatro categorías de adoración inaceptable: la adoración de falsos


dioses, la adoración del Dios verdadero de modo equivocado, la adoración del Dios verdadero
con un estilo propio y la adoración del Dios verdadero con una mala actitud. El Dios de la Biblia
es el único, y él es un Dios celoso que no tolerará la adoración a otro. En Isaías 48:11, Dios dice:
no daré a otro mi gloria. Éxodo 34:14 de Clara no te has de inclinar a ningún otro dios, pues
Jehová, cuyo nombre es el oso, Dios celoso es.

El cebo de los falsos Dioses parece irresistible para aquellos que se apartan del Dios verdadero.
Ciertamente es la tendencia natural de la humanidad pecaminosa seguir la falsa adoración.
Romanos 1:21 condena a toda la humanidad por este pecado: porque habiendo conocido a
Dios, escribe la postal Pablo, no lo honraron como a Dios, ni le dieron gracias. De hecho,
cuando se negaron a adorar a Dios, comenzaron hacerse imágenes: cambiaron la gloria del
Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible y, de aves, de cuadrúpedos
y de reptiles.

Se negaron a adorar a Dios, Volviendo en su lugar a los dioses falsos. Eso es inaceptable. El
versículo 24 señala las consecuencias de adorar a dios falso. Dios los entregó a la inmundicia en
la Concupiscencia de sus corazones. El versículo 26 declara: Dios los entregó a pasiones
vergonzosas. El versículo 28 añade: Dios los entregó a una mente reprobada. El resultado de su
inapropiada adoración fue que Dios simplemente los entregó a su pecado y sus consecuencias.
¿Puedes pensar en algo peor? Su pecado creció hasta convertirse en el factor dominante en sus
vidas.

Finalmente, se enfrentaron el juicio sin tener excusa por sus actos Romanos 1:32- 2:1. Todo ser
humano adora, incluso la persona atea. Los ateos se adoran así mismos. Cuando el hombre
rechaza a Dios como siempre adorará a dioses falsos de su propia elección. Tales dioses no son
necesariamente personalidades. La gente puede adorar el dinero, las cosas materiales, la
popularidad o el poder. Todas estas cosas son tan idólatras cómo adorar a un dios de piedra: la
idolatría que es precisamente lo que Dios prohibió en el primero y segundo mandamiento.

La mayoría de la gente que adora las cosas materiales lo hace sin ser conscientes de que están
adorando deidades. ¿Sigue siendo eso idolatría? Por supuesto. Job 31:24 al 28. Job fue un
hombre justo que rechazó adorar su riqueza material. El haberlo hecho, dice, sería negar a Dios.
Éste es un pensamiento sobrio, que muchos cristianos en esta era materialista harían bien en
ponderar cuidadosamente, los cristianos profesantes aborrecen la superstición y la transigencia
de los israelitas cuando leen el Antiguo Testamento en lo que se refiere a sus constantes recaída
en la adoración pagana, pero se olvidan de su propio hábito de depositar su confianza en las
cosas materiales y de poner su corazón en casas, coches y bienes temporales. De hecho son
culpables del mismo pecado de idolatría.

La idolatría tienes otra forma. Habacuc uno 2.15 -16 describen la falsa adoración de los caldeos.
Su red era su poder militar, y el Dios que adoraban era el poder de sus armas, también un dios
falso. Incluso hoy, la gente se formula dioses sobrenaturales, supuestas deidades. El surgimiento
del movimiento de la nueva era ha producido un reavivamiento de las religiones paganas. La
gente de hoy está adorando dioses terrenales, animales como seres espirituales, e incluso
deidades mitológicas a una escala desconocida desde la edad media. Todo ello no es más que
adoración demoniaca. 1Corintios 10:20 dice que lo que se sacrifican los ídolos en realidad se
sacrifica a los demonios. Por lo tanto, si la gente adora dioses falsos, en realidad está adorando
los demonios que personifica a eso dioses falsos.

Cuán necio resulta adorar a las criaturas antes que al Creador. En Hec. 17: 29 Pablo hizo la
siguiente observación: siendo pues linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad sea
semejante a oro, o plata, o piedras preciosas, escultura de arte y de imaginación de hombres.
Quienes son creados a la imagen de Dios, no se atrevan a rehacer a Dios en otra imagen, véase
Romanos 1:21,25.

Adoración del Dios verdadero de forma equivocada

En éxodo 32:7-9 : Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que
sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. 8 Pronto se han apartado del camino que yo
les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido
sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. 9
Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz.
contiene la respuesta de Dios cuando los israelitas se hicieron un becerro de oro para adorar.
Cuando los israelitas construyeron el becerro de oro, creyeron que estaban adorando al Dios
verdadero, pero al reducir a una imagen, corrompieron su adoración y su concepto de Dios. Esta
es la razón por la que Dios prohíbe tal idolatría, imposible reducir a Dios a una forma
representada por una estatua o una pintura. Quienes adoran tales cosas pueden creer que
adoran al Dios verdadero, pero su adoración denigra a Dios y, por tanto, es inaceptable.

Años después del incidente en el Sinaí Moisés dijo a los israelitas reunidos: Cuando Dios se
reveló asimismo a los israelitas, no fue representado en alguna forma visible. A propósito no
hubo representación tangible de Dios. ¿Por qué? Porque Dios no desea ser reducido a una
imagen. Eso es cierto de Dios a través de toda la Escritura. Sólo la encarnación de Cristo fue
adecuada para revelar a Dios de una forma tangible: a Dios nadie lo vio jamás; el unigénito
hijo, que está en el seno del padre, él lo ha dado a conocer, Juan 1:18. Existe, pues, un tono de
maravilla en las palabras de Juan cuando escribe.

Solamente la persona viva de Cristo puede revelar a Dios en una forma invisible o tangible.
Intentar expresar a Dios en una imagen menores cometer idolatría. De hecho, uno debe guardar
incluso su pensamiento sobre Dios. Imaginar a Dios como un anciano barbado sentado en un
trono es inaceptable. La idolatría no comienza con el martillo de un escultor; comienza en la
mente. ¿Cómo debe visualizar uno Dios? No se ve visualizar. Ninguna concepción de Dios puede
representar su gloria eterna propia y adecuadamente. Ésa puede ser la razón por la cual la Biblia
describe a Dios como luz. Es imposible hacer una estatua de luz.

Adoración del Dios verdadero en un estilo personalizado por uno mismo

Se puede afirmar que es una falsa adoración con la misma certeza que se afirma que adorar un
ídolo de piedra es falsa adoración. Dios no la acepta. Los fariseos trataron de adorar al Dios
verdadero con un sistema y estilo personalizado, y Jesús lo recriminó: por que también vosotros
quebrantáis el mandamiento de Dios por nuestras tradiciones. Mat. 15:3. Su adoración era
una abominación. La base de la regla bíblica es el principio de sola scriptura - sola escritura.
Cuando se trata de adorar, todo lo que la Biblia no manda expresamente está prohibido: No
añadiréis a la palabra que yo o mando, ni disminuiréis de ella, para que guardes los
mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo ordeno (Deut 4:2). Cuidarás de hacer todo lo
que yo te mando no añadirás a ello, ni de ello quitarás. (Deuteronomio 12:32). Ambos
mandatos aparece en el contexto de las leyes dadas para regular la adoración y estos limitan
todas las formas de adoración a lo que la ley manda expresamente.

Adoración del Dios verdadero con una actitud equivocada

La clase de falsa adoración que es mucho más útil -más difícil de medir por las apariencias
externas que cualquiera de las tres mencionadas- es la adoración al Dios verdadero del modo
correcto, con una actitud equivocada. Incluso con la eliminación de todos los dioses falsos, de
todas las imágenes del Dios verdadero y de todos los modos de adoración personalizado, la
adoración seguirá siendo inaceptable si la actitud del corazón no es correcta. La verdadera
adoración requiere devoción de todo corazón, alma, mente y fuerza (Lucas 10:27) cuando es
tiempo de dar, uno debe dar lo mejor de todo lo que tiene, no las sobras (Pr 3:9). Asombro y
reverencia y un enfoque en la verdad deben inundar la mente (Sal 138:2). Eso es lo que significa
adorar en espíritu y en verdad. ¿Cuánta de la adoración presente se califica como aceptable
bajo tales pautas?

En Malaquías 1:7, Dios denunció al pueblo de Israel por lo inadecuado es adoración: Ofrecéis
sobre mi altar pan inmundo. Estaba tratando la adoración con desdén, con frivolidad. Al ofrecer
animal es ciego, cojos y enfermos, (8), en vez de presentar lo mejor que tenían, estaban
demostrando reverencia por lo serio de la adoración. En el versículo 10, Dios manifiesta: yo no
tengo complacencia en vosotros... Ni de vuestra mano aceptaré ofrenda. Rechazó aceptar la
adoración de ello porque su actitud no era correcta. Amós también da un atisbo de la intensidad
del odio de Dios hacia la duración que se hace con mala actitud. En Amós 5:21-24. Oseas
observo la misma verdad. En 6:4-6 nos da las palabras de Dios. ¿Qué haré a ti, Efraín? ¿Qué
haré a ti, oh Judá? La piedad vuestra es como nube de la mañana, y como el rocío de la
madrugada, que se desvanece. Por esta causa los corté por medio de los profetas, con las
palabras de mi boca los maté; y tus juicios serán como luz que sale. Porque misericordia
quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.

Era hipocresía, no adoración. Las ofrendas están vacías -como mucha de las de hoy-, eran
culpables de dar a Dios el símbolo, pero no la realidad. Isaías tiene el mismo dictamen en Isaías
1:11-15. Lea cuidadosamente a los profetas menores. Las profecías de la destrucción de Israel y
Judá fue el resultado del fracaso en adorar a Dios con la actitud apropiada. Tal vez la mayor
necesidad de todo el cristianismo sea un claro entendimiento de la enseñanza bíblica acerca de
la adoración. Cuando la iglesia fracasa en adorar apropiadamente, fracasa en cualquier otra
área. Es necesario un nuevo entendimiento de la adoración. Dios lo ha mandado. El ministerio
pastoral depende de ello. Es crucial para una relación personal con él y para un testimonio en
este mundo. Nadie debe ignorar este hecho; hay demasiado juego. (Tomado del libro el
Ministerio Pastoral. Moldeando el ministerio pastoral del siglo XXI con principios bíblicos dl Dr.
John MacArthur. Jr. Capítulo 14)
Adoración y dirección de cultos
Años atrás, cuando recién había comenzado en el mundo de la aviación comercial, cometí un
error gravísimo —aunque había actuado con las mejores intenciones. Quise impresionar a la
mujer con quien había comenzado de novios y la invité a dar un paseo en una avioneta. Durante
el regreso decidí mostrarle la hermosura de la acrobacia, lo que yo más disfrutaba como piloto.
Hicimos varias piruetas interesantes y volvimos al aeropuerto. ¡Cuán grande fue mi sorpresa al
descubrir que ella había sufrido al extremo con lo que yo había disfrutado más del vuelo! El
estar invertida en el aire, con el avión girando sobre sus alas, la había espantado y hasta
enfermado. Me molestó que ella se hubiera enojado conmigo. Después me di cuenta de que
había actuado de manera muy inmadura.

“Lo mismo sucede a menudo en las iglesias cuando los músicos adoran a Dios de la manera en
que ellos disfrutan más, y olvidan que otras personas pueden experimentar reacciones muy
diferentes”. En nuestras iglesias muchos hombres y mujeres están incómodos y hasta sufren
durante el tiempo de adoración. Sin embargo, ningún músico puede llegar a creerlo si no se
toma tiempo para escuchar y observar lo que está pasando más allá de su propio éxtasis.

Hice una encuesta a más de 400 creyentes que asistían a iglesias con grupos de adoración bien
constituidos. Me sorprendió que más del 50% de los hombres respondiera que lo que menos les
gustaba de sus iglesias era el tiempo de adoración. Muchos dijeron que directamente llegaban
tarde porque no soportaban lo que pasaba en sus iglesias durante ese rato. Un gran porcentaje
usó palabras fuertes contra los directores de música, lo cual dejó entrever que, obviamente, no
estaban siendo bendecidos por ellos.

El porcentaje de mujeres que presentaron quejas fue menor. Ellas tuvieron menos críticas hacia
los músicos; sin embargo, muchas se sentían molestas por las numerosas repeticiones, por el
permanecer de pie tanto tiempo, etc.

Por otro lado, lo interesante es que todos los grupos de adoración consultados estaban muy
contentos consigo mismos. Evidentemente algo estaba fallando.

Las dos partes más importantes del culto son:

 primero, la respuesta del hombre hacia Dios (oración, música, adoración, ofrenda, etc.)
 y segundo, pero primero en importancia, Dios hablando a su pueblo (la exposición de la
Palabra). Ambas partes resultan de gran bendición o de gran aflicción, según la forma en
que se realicen.

El Nuevo Testamento casi no indica de qué manera específica debe ser realizada la adoración en
la iglesia. Enseña algunos principios, como que todo debe ser hecho decentemente y en orden
para edificación, pero vemos pocas pautas prácticas. Aún más, existen muchas razones para
cuestionar que la iglesia primitiva tuviera algo parecido a nuestros cultos modernos típicos; lo
más probable podría ser que los cultos se hubieran parecido a las reuniones caseras de grupos
chicos. Pero algo sí es seguro: no usaban micrófonos ni parlantes. Todo esto lo comento para
decir que mucho de lo que hacemos o no hacemos en un culto no es, necesariamente, por
principios u ordenanzas bíblicas sino por los gustos de "los que tienen la batuta".

¿Cuál es el rol y el propósito del grupo de adoración?

A través de la historia y hasta los días modernos, siempre que hubo un director de música,
éste preparaba y dirigía el momento de adoración para que la congregación participara
plenamente y de modo significativo en la adoración a Dios.

 Preparación: desde tiempos del Antiguo Testamento hubo personas cuya


responsabilidad era preparar la música para poder lograr excelencia y bendición en la
adoración. (Observemos cuántos salmos bíblicos fueron dados al director de música para
la preparación.) Los directores de música sabían que la preparación era fundamental, y
que no era cosa de "depender sólo del Espíritu". Para lograr que la música y el mensaje
se complementaran y fueran para edificación, era necesaria la preparación previa.
 Dirección: se entendía que la mente y el corazón de las personas debían ser dirigidos
para que hubiera una profunda adoración a Dios. La adoración no ocurre
accidentalmente; requiere de la iniciativa y el liderazgo que lleva al pueblo de Dios a
responder al Señor de manera apropiada.
 Participación significativa: el propósito no era que el músico se "luciera", sino que el
pueblo fuera motivado y llevado a una participación significativa. En otras palabras, no
eran los expertos quienes llevaban a cabo la adoración, sino que ayudaban a que todos
adoraran.
 A su vez, se reconocía que la música era sólo una parte, que la oración, la confesión, y la
lectura de la Palabra eran también esenciales en la adoración. Hoy en muchas iglesias
parece que sólo la música importa y, lamentablemente, los demás elementos han sido
descuidados.
 Expresiones prácticas en la iglesia.
o El director de música coordinaba la música con el tema del mensaje o de las
fechas especiales.
o Un grupo (el coro) practicaba la música para poder dirigir bien el canto, para
enseñar nuevas canciones o para llevar a cabo números especiales.
o El programa era planificado para lograr equilibrio, orden y participación
significativa. Todos los elementos vitales eran considerados e insertados en los
lugares apropiados y, además, se tenían en cuenta las necesidades físicas (a fin
de no cansar a las personas).
o La música era escogida y preparada (impresos, pizarra, himnarios, etc.), de tal
forma que las personas podían aprender los cantos y participar de los mismos.
o Los instrumentos se utilizaban para ayudar a dar cuerpo y sustancia a la música,
pero siempre eran vistos como elementos auxiliares, no dominantes. En otras
palabras, debían ayudar a transmitir el mensaje y por ningún motivo impedir que
fueran escuchadas la letra de las canciones o las voces de la congregación. Ruido
y desorden eran mal vistos.

Problemas comunes modernos.

1. Se considera que el grupo de adoración es quien la realiza, y la congregación solamente


los acompaña. Ellos son los expertos, los músicos, los que adoran, mientras las personas
restantes participan nominalmente. El énfasis ha ido de la congregación al músico.
2. Los grupos llevan a cabo su participación como si fueran lo más importante, con poca
relación y coordinación con el resto del programa (hasta he visto grupos que al concluir
su participación salen de la reunión). Debido a que los músicos consideran su parte
como la principal, ellos controlan el programa hasta que la gente está cansada.
3. Por su falta de orientación hacia la congregación, no existe una búsqueda sincera de
llevar a las personas a una participación activa. Todo se tapa con más amperios de los
amplificadores. Por esta razón, en muchas iglesias canta menos de la mitad de las
personas.

Conceptos que ningún músico debe olvidar.

Trabajamos con humanos, no con ángeles. Los humanos necesitan dirección y enseñanza.
Muchos músicos sólo están actuando, en lugar de dirigir la música de la congregación. Tratan a
ésta como los jugadores de fútbol tratan a la platea. Se espera de la platea que grite, salte y
alabe animando al equipo, pero jamás que juegue mientras éste lo hace. Es necesario que el
director de música dirija a la congregación, no sólo a sus músicos. Los músicos están allí para
ayudar a que la congregación cante bien, no viceversa.

Los humanos son un conjunto de carne, alma y espíritu. No debemos pretender que alguien que
permanece de pie durante una hora no se canse ni le resulte difícil concentrarse. ¿De dónde
provendrá la tradición moderna de que toda la alabanza y la adoración sólo debe hacerse de
pie? Hace poco estuve en una reunión donde hubo una interrupción en el suministro de energía
eléctrica. En medio de la oscuridad, el director de canto dirigió a los presentes en diferentes
canciones, sin instrumentos, y todos estábamos sentados. Fue uno de los momentos más lindos
de adoración de los que he participado. No existió la distracción a causa de los instrumentos o
del cansancio físico.

Diversidad de gustos legítimos.

No hay una clase de comida que todo cristiano deba comer, como tampoco hay una clase de
música que todo cristiano tenga que cantar. Hay diferentes gustos, todos legítimos, que
expresan mejor el corazón, la personalidad y el momento histórico de diferentes personas. Es
abusivo, egoísta y una señal de inmadurez de parte del líder musical imponer exclusivamente
sus preferencias a la congregación. Su papel es ayudar a toda la iglesia a expresar su adoración a
Dios. Hay que tener en cuenta los diferentes gustos para que todos puedan disfrutar.

Diversidad de edades.

En una congregación hay diversidad de edades. La música debe expresar los gustos y la
madurez de los diferentes grupos. Cuando hay muchos niños, debe haber una o dos canciones
especialmente del gusto de ellos. Si hay jóvenes, también para ellos (siendo que la mayoría de
los integrantes de grupos de alabanza son jóvenes, suele ocurrir que son todas de su
preferencia). Y lógicamente, cuando hay mayores, debe haber música para su gusto y propia de
su época. Cuando no sucede es porque hay falta de consideración hacia los demás, egoísmo, y
no se entiende el cuerpo de Cristo.

Diversidad de necesidades y situaciones en la vida de los participantes.

Diferentes personas llegan a la iglesia con necesidades distintas. Algunas llegan con derrotas y
otras con victorias. El libro de los Salmos es un reflejo de la diversidad de momentos en la vida
de las personas, y de la necesidad de tener música y palabras apropiadas. Hay salmos para cada
ocasión de la vida. Necesitamos tener en cuenta las necesidades de todos. Esto no es fácil,
requiere oración, reflexión y planificación.

Males frecuentes en nuestro medio (no por ser comunes y populares son menos malos).

El cansar y aburrir al pueblo de Dios. Alguien ha comentado que el diablo está logrando que el
pueblo se canse de la adoración, a causa de los músicos que ignoran que más no siempre
equivale a mejor. Es importante dar por finalizado el tiempo de adoración en el momento
apropiado, antes de que las personas se cansen. El cansancio es resultado de los siguientes
factores:

 Repetición (más de tres veces la misma canción). Un grupo musical muestra su


inmadurez y falta de repertorio cuando repite la misma canción vez tras vez. Dios nos ha
dado innumerables canciones e himnos, y debemos usar esta gran diversidad de música.
 Un período de canto muy largo.
 Todo el tiempo se permanece en la misma posición física.
 Hay mucho ruido en el ambiente.
 Se cantan canciones que la mayoría no conoce.

El exhibicionismo y la ostentación por parte de los músicos.

 Estos parecen estar centrados en sus habilidades.

 Existe falta de liderazgo, de tal forma que ellos son los únicos actores.

La distorsión espiritual de los músicos.

 Están fascinados, satisfaciendo sus propios gustos o necesidades espirituales, sin pensar
realmente en el efecto que eso tiene en otros.
 Tienen como preocupación primaria la libertad de expresar sus propias emociones y el
satisfacerse a sí mismos, en vez de la edificación y el bien del hermano.

El abuso de lo sagrado.

Algunas veces, expresiones legítimas son usadas artificialmente para llenar el vacío y para dar
apariencia de espiritualidad. El uso y abuso de las expresiones de moda desgasta lo sagrado.
Algunas expresiones trilladas son:

 "Demos un aplauso más fuerte a Dios" (como si Dios fuera sordo).


 "Todos levantando sus manos" (o brincando, o danzando).
 "¿Quién da gloria a Dios?"

La falta de canciones e himnos con profundo contenido teológico.

 Mucha de la música es emocional, agradable o con ritmo, pero carece de contenido


significativo.

La falta de cánticos nuevos o de variación.

 En cada culto, casi siempre se cantan las mismas canciones.

La imitación sin la experiencia.

Años atrás los jóvenes imitaban a Billy Graham, a Luis Palau o a algún otro predicador favorito.
Copiaban la forma como sostenían la Biblia en sus manos, como hablaban, y sus gestos. El
problema es que no tenían las vivencias de Billy Graham ni de Luis Palau, entonces resultaban
actores dotados con la apariencia pero sin la sustancia.
Hoy lo mismo está ocurriendo entre los músicos. El domingo pasado, en la iglesia a la que asistí,
el joven líder del grupo de adoración trató de imitar a Marcos Witt. Era la apariencia, pero sin la
sustancia. No sólo no tenía la voz de aquel, pero las palabras sonaban artificiales, prefabricadas,
huecas, no las de alguien que realmente camina con el Señor y de cuyo corazón brotan las
alabanzas.

No hay un substituto para el caminar diario y profundo con el Señor. Hace poco, un director de
alabanza expresó que los domingos se sentía cerca del Señor cuando "ministraba", pero que el
resto de la semana casi no oraba ni lo buscaba. Dios le mostró que eso era incorrecto. De la
abundancia del corazón habla la boca. Necesitaba estar toda la semana meditando en la Palabra
y caminando con Dios si realmente deseaba expresar vida.

La alabanza no es la imitación de una forma, sino la expresión de una vida espiritual que no
puede ser contenida y que brota en celebración y gratitud al Señor.

Algunas sugerencias

 Lidere. El director de adoración debe recordar que su trabajo es liderar, dirigir al pueblo
de Dios en alabanza. Es un líder, no un actor.
 Observe a su audiencia. ¿Qué están haciendo y pensando? Cuando uno ve que la
mayoría no está cantando sino sólo esperando que ese momento termine, debe tomar
conciencia y cambiar lo que está sucediendo.
 Dé importancia a los otros ministerios de la iglesia, especialmente al ministerio de la
Palabra. La música y la adoración aumentan la receptividad de la gente y la preparan
para recibir el mensaje de Dios.
 Más no es mejor. Ejercite el dominio propio. Es mejor que las personas se queden con el
deseo de más y no que resulten cansadas de demasiado.
 Evite que los sistemas modernos de sonido tapen la respuesta de la congregación.
Recuerde que la música de ellos es tan importante como la suya. Cuando uno no logra
escucharse, generalmente se calla.
 Sea espiritual, no aparente espiritualidad. A la vez, recuerde que hay cosas que deben
suceder a solas entre usted y Dios.
 La adoración no es simplemente una función de habilidad musical. Los músicos
necesitan dar un testimonio excelente y poseer madurez.
 Expresiones prácticas.
o El director de adoración debe coordinar la música con el tema del mensaje o de
las fechas especiales. Lamentablemente en muchas iglesias no existe tal
coordinación, sino que los músicos hacen su programa y, cuando han terminado,
simplemente ceden el culto al pastor. Aún más, la actitud de muchos músicos es
entregar la dirección del culto cuando todos están cansados y "gastados".
o El grupo musical debe practicar previamente la música para poder dirigirla bien,
enseñar nuevos cantos o realizar números especiales.
o El programa debe ser planificado para ofrecer equilibrio, orden y participación
significativa. Todos los elementos vitales deben ser considerados e insertados en
los lugares apropiados. También hay que tener en cuenta las necesidades físicas,
a fin de que las personas no se cansen. Es imprescindible que haya equilibrio.
o La música debe ser escogida o preparada (impresos, pizarra, himnarios, etc.), de
tal forma que las personas puedan aprender los cantos y participar.
o Los instrumentos deben ser utilizados para ayudar a dar cuerpo y sustancia a la
música, pero siempre vistos como elementos auxiliares, no dominantes. En otras
palabras, deben ayudar a llevar el mensaje y tienen que permitir que se escuchen
tanto la letra de las canciones como las voces de la congregación.
o Es importante distinguir entre la música que es para toda la congregación y la
música que es especial. En la música especial es mejor invitar a la congregación a
estar sentada escuchando y adorando. La música para la congregación debe ser
conocida o deben proveerse los medios necesarios (retroproyector, cancionero)
para que la congregación pueda participar plenamente.
o Si la iglesia está creciendo numéricamente, se necesita pensar en la manera en
que los nuevos miembros puedan aprender la letra y cantar desde el primer
momento. Recuerdo que cuando llegué a cierto país, el primer domingo que fui a
la iglesia no conocía ninguna de las canciones. Estuve parado más que una hora
sin poder participar, excepto en el escuchar cantar a los demás. Pensé en las
personas nuevas... ¡Qué difícil hacemos para ellas el poder disfrutar de nuestros
cultos!

No hay duda de que la adoración en el cielo será gloriosa. Tratemos de que lo sea también en la
tierra. Creo que mucha oración y sabiduría pueden establecer una gran diferencia. La adoración
es herencia y responsabilidad de todo el pueblo de Dios. Hagamos bien nuestra tarea.

¡Adoremos juntos!
Diez convicciones esenciales en cuanto al acto de adoración cristiana

Diez principios y prácticas esenciales para presentar como nuestras convicciones centrales sobre
la adoración Cristiana vital. Estas convicciones esenciales no son innovaciones. Son verdades
intemporales de la Escritura y de la historia rica de la adoración Cristiana. Oramos que esta
tentativa de reiterar y de reforzar la importancia de estas convicciones esenciales llevará a
conversaciones más fructuosas sobre el significado y la práctica de la adoración Cristiana.

A la adoración cristiana la enriquecen inmensurablemente:

1. Una conciencia viva de la hermosura, de la majestad y de la santidad del trino Dios

La adoración cultiva nuestro conocimiento y nuestra imaginación acerca de quién es Dios y de lo


que Dios ha hecho. La adoración nos infunde una conciencia profunda de la gloria, de la belleza
y de la santidad de Dios. Cada componente de la adoración puede entenderse por medio de un
marco teológico trinitario. La renovación de la adoración se mantiene mejor fijando la atención
en el Dios trino a quien adoramos.

Una sola cosa le pido al SEÑOR, y es lo único que persigo: habitar en la casa del SEÑOR todos los
días de mi vida, para contemplar la hermosura del SEÑOR y recrearme en su templo. (Salmo
27:4)

Te he visto en el santuario y he contemplado tu poder y tu gloria. (Salmo 63:2)

2. La participación plena, consciente y activa de todos los fieles, en el contexto de una


comunidad plenamente multigeneracional

La adoración no es tan sólo lo que hacen los pastores, los músicos y otros líderes; es lo que
“hacen” todos los fieles, por medio de la obra del Espíritu en la adoración. En una adoración
viva, todos los fieles participan en las acciones, en las palabras y en el significado del acto de
adoración.

Las promesas del pacto de Dios perduran “de una generación a la otra”. Un acto de adoración
que surge de una comunidad intencionalmente multigeneracional, en que se acoge a gente de
toda edad como participantes plenos, y cuya participación resulta en un enriquecimiento
mutuo, refleja el hecho de que la adoración derriba las barreras de edad.

Así que el día primero del mes séptimo, el sacerdote Esdras llevó la ley ante la asamblea, que
estaba compuesta de hombres y mujeres y de todos los que podían comprender la
lectura... Entonces Esdras bendijo al SEÑOR, el gran Dios. Y todo el pueblo, levantando las
manos, respondió:” ¡Amén y amén!" Luego adoraron al SEÑOR, inclinándose hasta tocar el
suelo con la frente. Los levitas... le explicaban le ley al pueblo, que no se movía de su sitio. Ellos
leían con claridad el libro de la ley de Dios y lo interpretaban de modo que se comprendiera su
lectura. ... Así que todo el pueblo se fue a comer y beber y compartir su comida, felices de haber
comprendido lo que se les había enseñado. (Nehemías 8:2, 6, 7, 8,12)

... los jóvenes y las jóvenes, los ancianos y los niños. Alaben el nombre del SEÑOR, porque sólo
su nombre es excelso; su esplendor está por encima de la tierra y de los cielos. (Salmo 148:12-
13)

3. Un profundo diálogo con las Sagradas Escrituras

La Biblia es la fuente de nuestro conocimiento de Dios y de la redención del mundo en Cristo. El


culto debe otorgarle un sitio prominente a lecturas de las Escrituras y entablar un diálogo con
los que adoran mediante la práctica intencional de la lectura y por medio del arte y de la
música. Debe presentar y retratar el ser, el carácter y las acciones de Dios en maneras que sean
consistentes con las enseñanzas bíblicas. Debe seguir los mandamientos bíblicos en cuanto a las
prácticas de la adoración y debe hacer caso a advertencias bíblicas sobre el culto falso e
impropio. En particular, la adoración cristiana debe estar profundamente vinculada a sus raíces
milenarias en la salmodia.

Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos
a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud
de corazón. (Colosenses 3:16)

4. La celebración gozosa y solemne del bautismo y de la Santa Cena, firmemente enfocada en


la obra redentora de Jesucristo en toda la creación y profundamente consciente de cómo obra
el Espíritu de Dios para nutrir y fortalecer la fe por medio de estos actos de celebración

Los sacramentos son signos físicos de la acción provisora de Dios en la creación por medio del
Espíritu Santo. En el bautismo Dios coloca la señal de su pacto en sus hijos, los adopta para
integrarse a la iglesia, y los llama a una vida de morir y resucitar con Cristo. En la Santa Cena,
Dios alimenta física y espiritualmente a su pueblo. Estas celebraciones no son tan sólo
ceremonias sino dones de gracia y signos de la obra continuada de Dios.

¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en
realidad fuimos bautizados para participar en su muerte? Por tanto, mediante el bautismo
fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del
Padre, también nosotros llevemos una vida nueva. En efecto, si hemos estado unidos con él en
su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección. (Romanos 6:3-5)
Esa copa de bendición por la cual damos gracias, ¿no significa que entramos en comunión con el
cuerpo de Cristo? Hay un solo pan del cual todos participamos; por eso, aunque somos muchos,
formamos un solo cuerpo. (1 Corintios 10:16-17)

5. Un acercamiento equilibrado a la cultura

La adoración debe establecer un equilibrio sano entre cuatro acercamientos o dimensiones en


cuanto al contexto cultural: nuestro culto es transcultural (hay elementos de la adoración que
se sitúan más allá de la cultura), contextual (la adoración refleja la cultura en que se
ofrece), intercultural (el culto supera las barreras culturales por medio de la adoración)
y contracultural (se resiste a las idolatrías del contexto cultural).

No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su


mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y
perfecta. (Romanos 12:2)

Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no
sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee. (Mateo 5:13)

Y entonaban este nuevo cántico: "Digno eres de recibir el rollo escrito y de romper sus sellos,
porque fuiste sacrificado, y con tu sangre compraste para Dios gente de toda raza, lengua,
pueblo y nación." (Apocalipsis 5:9)

6. Una creatividad disciplinada en las artes

La adoración se enriquece mediante la creatividad artística vista en muchos géneros y medios.


No como un fin en sí mismo, ni como inspiración individual sin significado fijo, sino disciplinada
en todas sus manifestaciones por la naturaleza de la adoración como actividad profética y
sacerdotal.

Moisés les dijo a los israelitas: ”Tomen en cuenta que el SEÑOR ha escogido expresamente a
Bezalel, hijo de Uri y nieto de Jur, de la tribu de Judá, y lo ha llenado del Espíritu de Dios, de
sabiduría, inteligencia y capacidad creativa para hacer trabajos artísticos en oro, plata y bronce,
para cortar y engastar piedras preciosas, para hacer tallados en madera y artesanías. Dios les ha
dado a él y a Aholiab hijo de Ajisamac, de la tribu de Dan, la habilidad de enseñar a otros. Los
ha llenado de gran sabiduría para realizar toda clase de artesanías, diseños y recamados en lana
púrpura, carmesí y escarlata, y lino. Son expertos tejedores y hábiles artesanos en toda clase de
labores y diseños." (Exodo 35:30-15)

7. La colaboración con el ministerio congregacional


La adoración congregacional fomenta el enriquecimiento mutuo entre toda la gama de los
ministerios de la congregación, incluyendo la atención pastoral, la educación, la formación
espiritual y el testimonio. De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y
todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo. (1
Corintios 12:12)

8. La hospitalidad

Un rasgo central de la adoración es que derriba las barreras para acoger a todos los que vienen
a adorar, incluyendo a personas con discapacidades, a las de otras culturas, tanto los que
buscan como los creyentes de toda la vida, y a otros. Ayuden a los hermanos
necesitados. Practiquen la hospitalidad. (Romanos 12:13)

9. La integración intencional entre la adoración y la vida entera; se nos llama a vivir nuestra
adoración

La adoración fomenta conexiones naturales y dinámicas entre el acto de adoración y la vida, de


tal manera que la vida de adoración de las congregaciones cristianas reflejan y forman vidas de
obediencia agradecida; la adoración está profundamente comprometida para con las
necesidades de nuestro mundo, incluyendo áreas tan específicas como la justicia restauradora,
el cuidado de la tierra y muchas áreas más. Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la
misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su
cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. (Romanos 12:1)

10. La planificación y la evaluación colaborativas

La adoración incluye un proceso colaborativo para la planificación y la evaluación de los cultos


en el contexto de un acercamiento adaptivo al liderazgo congregacional en general. Tengan
cuidado de sí mismos y de todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha puesto como
obispos para pastorear la iglesia de Dios, que él adquirió con su propia sangre. (Hechos 20:28)