Sei sulla pagina 1di 4

Procedimientos del arreglo pacífico de las controversias:

Pueden ser clasificados en función de los siguientes criterios:

1. Pueden ser procedimientos de autosolución, cuando se confía el arreglo exclusivamente a las partes en
controversia (negociación); y los procedimientos de heterosolución, que suponen la intervención de un
tercero (buenos oficios, mediación, investigación, arbitraje, arreglo judicial, recurso a Organizaciones
Internacionales, universales o regionales). En función de la naturaleza del tercero que interviene, cabe
distinguir entre:
a. arreglo de controversias en un marco institucional (Corte Internacional de Justicia, Organización
Internacional, universal o regional);
b. y arreglo pacífico de controversias mediante procedimientos no institucionalizados (arbitraje,
buenos oficios, mediación, comisión de investigación, comisión de conciliación).

2. Procedimientos en que la solución se intente mediante la aplicación del Derecho, es decir procedimientos
jurisdiccionales (Arbitraje, Arreglo Judicial), y procedimientos en los que la solución de la controversia se
busca al margen de la aplicación del Derecho, a través de procedimientos no jurisdiccionales o políticos
(buenos oficios, mediación, investigación, conciliación)
a. Las soluciones alcanzadas a través de procedimientos jurisdiccionales son obligatorias para los
Estados partes en la controversia, mientras que las soluciones obtenidas a través de medios
políticos o no jurisdiccionales no obligan en principio, a los Estados partes de la controversia.

Procedimientos no jurisdiccionales de arreglo:

La esencia de los procedimientos no jurisdiccionales reside en la aceptación por las partes del resultado del arreglo
de la controversia, ya se trate de una solución convenida directamente por ellas en el curso de la negociación o
determinada por un tercero. Tanto las partes como el tercero no establecen una solución basada exclusivamente en
el Derecho, sino en el conjunto de circunstancias, jurídicas y de hecho, presentes en la controversia. Los
procedimientos no jurisdiccionales son los siguientes:

 la negociación,
 los buenos oficios,
 la mediación,
 la investigación,
 la conciliación.

La Negociación:

Es un procedimiento no jurisdiccional de auto-solución, en el que el arreglo pacífico se confía exclusivamente a las


partes sin intervención de terceros. La negociación diplomática es un excelente medio para el arreglo pacífico de las
controversias y de prevención del nacimiento de conflictos potenciales. El recurso a la negociación es una exigencia
de los hechos, ya que es difícilmente concebible que los Estados partes no intercambien puntos de vista y
manifiesten sus pretensiones, aunque sólo sea para determinar en que discrepan. En la práctica suelen tener
carácter previo al recurso a cualquier otro procedimiento de arreglo.

La negociación es un medio flexible aplicable a cualquier tipo de controversia, que permite exponer directamente y
con entera reserva puntos de vista y las propuestas de una parte y otra; y a través del compromiso, alcanzar con
prontitud un resultado por el cauce del acuerdo internacional. Como consecuencia, todo Estado se ve obligado a
aceptar el inicio de las negociaciones que otro Estado le propone para el arreglo de una controversia existente entre
los dos. Esto no quita que una de las partes manifieste que no existe tal controversia, o que posea el alcance que la
otra le atribuye.

Para que la negociación se desarrolle de buen modo es necesario que se cumplan unos principios:
 En la negociación opera el principio de igualdad soberana de los Estados. De este modo una parte no
puede utilizar la amenaza ni la coerción sobre la otra parte, ni puede imponer sus propuestas para que la
otra parte las acepte.

 cada una de las partes debe abstenerse, en el curso de la negociación, de realizar cualquier acción
unilateral que agrave la controversia o le haga obtener posiciones de ventaja. Esto es consecuencia del
principio de buena fe al que se refiere la Carta de Naciones Unidas.

 la buena fe obliga a negociar con vistas a llegar a un acuerdo. Como mínimo deben tener la intención de
llegar a un acuerdo.

Los Buenos Oficios y la Mediación:

Este tipo de procedimiento se caracteriza por la intervención de uno o varios Estados, con la finalidad de facilitar el
diálogo entre las partes y encontrar fórmulas de entendimiento que sean aceptables para una y otra. Intervención
que puede iniciarse a petición de ambas partes o por iniciativa de una potencia amiga que es aceptada por aquellas.

En el caso de los buenos oficios, el tercer Estado trata de establecer o restablecer el contacto entre las partes (bien
mediante reuniones conjuntas o visitas a una y a otra) y transmitir las propuestas de una a la otra, sin tomar parte
en las negociaciones. Es por tanto un cauce de comunicación entre las partes, aunque ejerce su influencia para que
se eliminen los puntos de divergencia entre ellas y puedan negociar un arreglo.

La función del tercer Estado en la mediación va mucho más lejos, pues se haya facultado para proponer a las partes
una base de acuerdo, sin carácter obligatorio para estas. Es decir teniendo en cuenta las posiciones de las partes,
presenta una propuesta para el arreglo de la controversia sobre la que aquellas tendrán que pronunciarse; y a partir
de dicha propuesta, tratará de lograr el acuerdo entre estas. Aunque a nivel teórico la distinción entre buenos
oficios y mediación es clara, en la práctica es difícil separa uno y otro medio de arreglo pacífico. Es frecuente que el
tercer Estado ejerza las dos funciones al mismo tiempo, reuniendo a las partes a negociar, interviniendo en las
conversaciones y proponiendo soluciones de arreglo. Para evitar que el tercer Estado aproveche la ocasión para
tutelar sus propios intereses, los buenos oficios y la mediación no son llevados a cabo sólo por los Estados sino
también por personalidades distinguidas o representantes de instituciones internacionales. Esta línea de cambio fue
abierta por el Tratado de Buenos Oficios y Mediación, hecho en Buenos Aires en 1936 y continuada por el Tratado
Americano de arreglo pacífico de o Pacto de Bogotá de 1948.

Un ejemplo de mediación, cabe señalar la del Papa León XII en el asunto de las Carolinas, entre España y Alemania,
habiendo sido la primera quien se inclinó por este tipo de arreglo; la de Francia entre España y EE.UU.. tras la
guerra de 1898. España también a actuado como mediadora. En lo que se refiere a la práctica más reciente,
tenemos que señalar dos casos en los que alcanzó éxito: la mediación de la Santa Sede entre Chile y Argentina en
el asunto del Canal del Beagle, convenida por las partes en el asunto de Montevideo de 1979 y la de Argelia entre
EE.UU. e Irán.

La Investigación:

Éste modo de arreglo de conflictos internacionales es denominado también determinación de los hechos o encuesta.
Es una creación original de la Conferencia de Paz de La Haya, a partir de una iniciativa rusa. Y partiendo de los
resultados de la comisión de investigación creada en 1904 con ocasión del incidente del Dogger Bank, en el que una
escuadra rusa atacó a unos barcos de pesca británicos al confundirlos con torpederos japoneses, la II Conferencia
de Paz introdujo disposiciones más elaboradas, que también encontramos en tratados más recientes como es el
Pacto de Bogotá de 1948 o el Convenio Europeo para el arreglo pacífico de las controversias de 1957.

Tal como se estableció en el Convenio de La Haya, el procedimiento de investigación posee las siguientes
características. Su finalidad es la de esclarecer una cuestión de hecho, en disputa entre las partes, mediante un
examen completo, objetivo e imparcial. Se trata de un procedimiento facultativo, pues las comisiones de
investigación se constituyen por medio de un convenio especial y su informe, tratándose de un procedimiento no
jurisdiccional, no tiene carácter obligatorio. Aunque es de señalar que los EE.UU., a través de una serie de Tratados
bilaterales denominados Bryan, concertados a partir de 1913, intentaron perfeccionar el sistema estableciendo el
carácter obligatorio del procedimiento. El Tratado americano de soluciones pacíficas (Pacto de Bogotá) se refiere
igualmente a la investigación pero combinándola con la conciliación.

La Conciliación:

Es un procedimiento relativamente reciente en la solución de conflictos internacionales. Aparece en la práctica


internacional a partir de 1919, especialmente después de que la Asamblea de la Sociedad de Naciones adoptara una
resolución recomendando a los Estados concluir tratados constituyendo comisiones de conciliación. De este modo,
en diversos tratados de arreglo de controversias concluidos en el periodo ginebrino, la conciliación fue utilizada
como un procedimiento previo, en combinación con el arbitraje o con el arreglo judicial, en función de la distinción
entre litigios políticos o litigios jurídicos.

Mientras que el arbitraje y el arreglo judicial se consideraban como los procedimientos más adecuados para las
controversias jurídicas, la conciliación parecía ser el procedimiento más idóneo para las controversias políticas.

La conciliación es un procedimiento dirigido a promover la solución de controversias internacionales mediante el


examen de la controversia por parte de una comisión compuesta por individuos, la cual busca conducir a las partes
a un entendimiento proponiendo términos de acuerdo no vinculantes.

El recurso a la conciliación es facultativo, pero las partes pueden convenir en un tratado o cláusula de un tratado en
vigor entre ellas que tenga un carácter obligatorio. Por lo que respecta a la composición de la comisión, la fórmula
más comúnmente adoptada es que esté compuesta por cinco miembros, de los cuales cada Estado parte designa
uno entre sus propios nacionales, siendo elegidos los tres restantes de común acuerdo entre nacionales de terceros
Estados. De todos modos, la práctica nos muestra muchas otras fórmulas. En cuanto a las funciones de la comisión
podemos señalar dos: dilucidar las cuestiones en litigio, recabando a este fin la información adecuada y conciliar a
las partes, para que estas lleguen a un arreglo. El informe que la comisión debe presentar al finalizar su trabajo es
concebido como el instrumento para la conciliación.

Respecto a la utilidad de la conciliación, se estima que puede jugar una papel especialmente importante en el sector
tradicionalmente reservado al arbitraje y al arreglo judicial - esto es respecto a las controversias jurídicas- al
eliminar las reticencias de los Estados ante los procedimientos jurisdiccionales y que terminan con una decisión de
carácter obligatorio. Lo que se evidencia, por ejemplo, en la inclusión de la conciliación en ciertos convenios
multilaterales generales, como el Convenio de Viena sobre Derecho de los Tratados, el Convenio sobre
representación de los Estados en sus relaciones con las Organizaciones Internacionales, los convenios sobre
sucesión de Estados o la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982. En cuanto a la práctica reciente sobre este
procedimiento, cabe citar, entre otros casos, la actuación de una Comisión de Conciliación franco-marroquí y para la
delimitación de la Plataforma Continental en el área entre Italia y Jan Mayen (Islandia-Noruega), en 1981. La
conciliación opera hoy en un contexto diferente, el de las Organizaciones Internacionales, universales y regionales,
como veremos a continuación, y por consiguiente en un marco institucionalizado de arreglo pacífico de
controversias, como muestran las competencias del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU, así
como las de Organizaciones Internacionales regionales.

El arreglo pacífico de las controversias en el seno de las Organizaciones Internacionales:

El desarrollo del fenómeno de la Organizaciones Internacionales ha influido en la práctica de los procedimientos de


arreglo pacífico (buenos oficios, mediación, investigación y conciliación). La Carta de Naciones Unidas no sólo
establece la obligación general del arreglo pacífico de controversias, sino que prevé tres medios directos para la
consecución del objetivo:

 un sistema de arreglo pacífico de controversias (Cap. VI),


 un sistema de acción colectiva en casos de amenaza a la paz, quebrantamientos de la paz o actos de
agresión (cap. VII),
 un sistema de vocación universal en el que las competencias de los acuerdos y organismos regionales en
el arreglo pacífico de las controversias y en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales estén
sometidas al control del Consejo de Seguridad (cap. VIII).

 Ejemplos de combinación de métodos: Caso Esquipulas y


Contadora. Centro América entre El Salvador, Nicaragua y
Guatemala 1983
http://www.gloobal.net/iepala/gloobal/fichas/ficha.php?entidad=Textos&id=6277&opcion=docu
mento
La mediación se ha aplicado profusamente, por ejemplo, tenemos los siguientes casos: • Holanda
(metrópoli) y los insurrectos de las Indias Orientales Holandesas (desde 1948, Indonesia)
aceptaron en agosto de 1947 los buenos oficios de EEUU para acordar un cese al fuego (pues las
hostilidades se habían reanudado el 21 de julio anterior, quebrantando una tregua acordada en
marzo de 194717). Después, seguirían conversaciones que resultarían en un acuerdo gestado por
la ONU en diciembre de 1947 (tras intermitentes conversaciones combinadas con hostilidades,
Indonesia alcanzaría la independencia en 1949).18 17 Fue el primer acuerdo holando-indonesio
para “cooperar en la rápida formación de un Estado soberano sobre bases federales a ser llamado
los Estados Unidos de Indonesia”. Resolución 30 (1947) del Consejo de Seguridad de la ONU del 25
de agosto de 1947