Sei sulla pagina 1di 8

UNIDAD 1.

INTRODUCCIÓN AL ORDENAMIENTO TERRITORIAL

El Ordenamiento Territorial es un instrumento de planificación, útil para el desarrollo


sostenible de un país y como tal, un instrumento de política pública, que en los
últimos tiempos, es muy mencionado tanto desde el Gobierno Central como de los
Gobiernos Regionales.

Existe normativa dispersa que delega de la siguiente manera competencias: La


consolidada en las leyes 27867 y 27902 de fines del año 2002, establece la finalidad
y misión de los gobiernos regionales, así como los principios rectores de sus
políticas y su gestión. La norma precisa que la gestión de los gobiernos regionales
debe regirse por planes concertados de desarrollo regional para el mediano y largo
plazo, planes anuales y por el presupuesto participativo regional. Dichos planes
deben generar condiciones para el crecimiento económico del territorio regional en
armonía con la dinámica demográfica, el desarrollo social equitativo y la
conservación del ambiente y los recursos naturales.

Las funciones específicas de los gobiernos regionales están agrupadas por


sectores, uno de los cuales es el de ambiente y de ordenamiento territorial. Esto
muestra cómo la legislación, en general, considera el OT solo como un instrumento
de la política ambiental y no de la planificación del desarrollo. Entre las funciones
vinculadas al OT están las siguientes: (i) la formulación e implementación de sus
planes y políticas; (ii) la propuesta de creación de áreas de conservación regional y
local, así como la administración de estas y de las áreas naturales protegidas, en
coordinación con los gobiernos locales. Asimismo, el diseño de los proyectos de
conformación de macrorregiones y las acciones de ordenamiento y delimitación en
el ámbito del territorio regional.

La ley define otras funciones de los gobiernos regionales que, si bien no están
planteadas como parte del OT, son relevantes en esta perspectiva. Se trata, entre
otras, de la responsabilidad sobre la distribución territorial de la población en función
de los planes de ordenamiento territorial (POT) y de la capacidad de las ciudades
para absorber los respectivos flujos migratorios. Asimismo, pueden contarse el
otorgamiento de permisos, autorizaciones y concesiones forestales en la región; el
saneamiento físico-legal de la propiedad agraria; y la participación en la gestión
sostenible del agua y los suelos.

En cuanto a las actividades extractivas, los gobiernos regionales tienen como


función formular, administrar y ejecutar planes y políticas regionales de energía,
minería e hidrocarburos, así como promover inversiones en estos sectores dentro
de los límites que les imponen sus leyes generales.

Estas se hallan orientadas a promover las inversiones y determinan que el


otorgamiento de concesiones para los grandes proyectos de inversión corresponde
a entidades del gobierno nacional. La LOGR establece que los gobiernos regionales
otorgan concesiones solo para minicentrales de generación eléctrica y minería
pequeña y artesanal de alcance regional.

Esta es una de las restricciones más significativas que deben enfrentar los
gobiernos regionales en lo que se refiere a la planificación y al manejo de sus
territorios. En efecto, se trata de decisiones nacionales de promoción de inversiones
que se toman sin antes haber realizado una zonificación o una planificación nacional
o sin conocer las potencialidades, vulnerabilidades o riesgos de cada región que sí
podrían identificarse en sus respectivos planes regionales de ordenamiento
territorial que podrían contribuir al Plan Nacional de OT.

En este limitado marco, hay otras funciones de la LOGR que dan un rol importante
a los gobiernos regionales en la planificación de sus territorios. Sin embargo, estos
no pueden ejercerlas plenamente, al no haberse precisado aún los roles y funciones
de cada nivel de gobierno, en ninguna Ley Marco porque ésta no existe y éste es
otro elemento que debe contener una futura Ley de OT, distribuir y ordenar
competencias, entre otros temas o puntos.
Este problema se puso en evidencia, por ejemplo, cuando el Gobierno Regional de
Cajamarca elaboró la zonificación ecológica económica del departamento mediante
un proceso ampliamente participativo y sustentado técnicamente. El Ministerio del
Ambiente (Minam) del gobierno anterior consideró que solo este tenía competencia
para su aprobación y lo declaró ilegal (2009-2010).
1.1. DEFINICIONES

El ordenamiento territorial es una política que permite maximizar la eficiencia


económica del territorio, estableciendo su cohesión social, política y cultural en
forma sostenible. Su objetivo es fomentar un desarrollo armónico y equitativo, con
la participación de la comunidad local, regional y nacional, garantizando una mejor
calidad de vida para la población.
1.2 IMPORTANCIA

El ordenamiento territorial posibilita un conocimiento general de las características


del territorio, valorando los recursos naturales con el fin de orientar sus posibles
usos, estableciendo áreas de oferta y prioridades, de modo que el uso del territorio
sea el más adecuado a sus características.

Además, el ordenamiento territorial permite contar con un diagnóstico espacial que


da contexto y mejora las planificaciones sectoriales, incorpora procedimientos
formales de participación legitimando la toma de decisiones, explica los objetivos
territoriales sectoriales previendo los potenciales conflictos y coordina las diferentes
demandas territoriales.

El ordenamiento territorial aclara las dinámicas del desarrollo y las


interdependencias de los sectores entre sí y con el territorio, constituye una
herramienta integral para lograr un desarrollo territorial armónico y es una carta de
navegación para las inversiones públicas y privadas.

1.3. ALCANCES

El ordenamiento territorial comprende:

a) La división territorial administrativa del Municipio en zonas municipales,


delegaciones y barrios, así como los criterios de delimitación espacial de los
mismos.
b) La definición del sistema vial proyectado para el Municipio que propicie una
movilidad balanceada entre las distintas áreas de su jurisdicción.
c) La caracterización del Municipio en zonas generales y en otras áreas, de
acuerdo con la vocación de desarrollo de cada una, según las características
topográficas y su ubicación respecto al sistema vial de las mismas.
d) La determinación, para cada una de las zonas generales, de los parámetros
normativos de fraccionamiento, realización de obras, uso del suelo y localización de
establecimientos abiertos al público.
e) La identificación y delimitación de zonas especiales por la predominancia en
ellas de usos mono-funcionales o específicos.
f) La identificación e integración de las áreas de servicio público de conformidad
con las necesidades municipales y Plurales.
g) La determinación de los criterios para la participación ciudadana en el ámbito
del ordenamiento territorial a través de la realización de los Planes Locales de
Ordenamiento Territorial.
h) La determinación de los criterios para orientar el desarrollo de áreas
urbanizadas, suburbanizadas o que estén en proceso de urbanización a través de
la realización de los Planes Parciales de Ordenamiento Territorial.
i) La realización de los Planes Locales de Ordenamiento Territorial y los Planes
Parciales de Ordenamiento Territorial.
j) La extensión de licencias y otras autorizaciones municipales.
k) La regulación y el control del fraccionamiento, de la realización de obras, del
uso del suelo y de la localización de establecimientos abiertos al público que se
realicen dentro del Municipio.
l) Así como cualesquiera actividades derivadas, conexas o complementarias a
las anteriores.

1.3.1. DIMENSIÓN AMBIENTAL, SOCIAL Y ECONÓMICA


DEL OT

A continuación, presentamos los enfoques que se originan de acuerdo a los


intereses de punto de partida o visiones de los procesos de ordenamiento territorial
o en la elaboración de planes, de acuerdo a las expectativas de quienes participan
en su elaboración:
Enfoque económico: Su objetivo consiste en aumentar la productividad y
competitividad de las actividades económicas del territorio, se le denomina
desarrollista o economicista.

Enfoque social: Pretende mejorar las condiciones de vida de la población a través


del ordenamiento territorial, en el entendido de que las condiciones de manejo, uso
y conservación del ambiente tiene que ver con la calidad de vida de la población,
podría ir de la mano este enfoque con el ecológico.