Sei sulla pagina 1di 6

Chakras

Como contaba en el post "Sobre Nadis y Pranayamas", los yoguis estaban convencidos de que
somos energía pura. Esta energía o prana corre por canales a los que llamaron nadis, y se puede
regular a través de la respiración con pranayama. También encontraron ciertos centros de energía,
los chakras, donde se regula y administra el prana de nuestro cuerpo afectando directamente su
funcionamiento. Se dice que existen 107 chakras, pero son siete los más importantes.
Etimológicamente, chakra es una palabra en sánscrito que significa rueda, y refiere a los
centros de energía, no de nuestro cuerpo físico palpable, sino del cuerpo sutil, la energía
que todo subyace.

En la disciplina del hatha yoga, tomamos los siete chakras principales como guía. La idea es
estimular todos los chakras en cada práctica, armonizar cada uno de ellos y también entre
sí, para que puedan administrar nuestro prana de manera eficaz y en equilibrio.
Partimos de la base de que un chakra puede estar desequilibrado, por sobreestimulación o
subestimulación. Cualquiera de las dos opciones desequilibran por igual, y sólo a través del
equilibrio, es que podremos vivir más sanos y completos.

Por eso, si practican yoga, seguramente encontrarán que durante la clase trabajan distintos tipos
de posturas, algunas que ponen el esfuerzo en la raíz, en el contacto con el suelo y la parte inferior
del cuerpo, como el guerrero:
Otras "masajean" el interior del abdomen, como las torsiones o la pinza:

Otras ayudan a abrir pecho y garganta:


Y en las posturas de equilibrio, en la relajación y meditación nos concentramos en el entrecejo y la
coronilla:

Las asanas siempre trabajan sobre un grupo de chakras, nunca individualmente, por eso es
importante prestar atención hacia dónde va la respiración naturalmente durante la postura, porque
allí es donde se está trabajando energéticamente sin que seamos plenamente conscientes de ello.

Con la práctica regular del hatha yoga los chakras se armonizan y les devolvemos su flujo
de energía natural.

En el próximo post, les voy a contar un poco más de cada uno de los chakras.

Hasta la próxima!
Namaste.

Los primeros tres chakras: Muladhara,


Svadhisthana y Manipura
Hola a todos!
Hoy voy a comentar los primeros tres chakras; tengan en cuenta que los chakras se numeran
desde la tierra hacia el cielo.
1. El primer chakra se llama Muladhara, su color es rojo y se encuentra en la base de la pelvis,
en la zona del perineo.
Éste es también el lugar donde se aloja Kundalini, la energía dormida. Para los yoguis, utilizamos
sólo un 10% de nuestra energía vital, siendo el 90% restante energía dormida que se aloja en la
zona del primer chakra, conocida como Kundalini (simbolizada generalmente como una serpiente
dormida).
A Muladhara se lo conoce como chakra raiz, y tiene que ver con los aspectos más terrenales de
la persona, de hecho su elemento es la tierra, el elemento más denso de la naturaleza. Se
manifiesta en Muladhara la conciencia individual de la forma humana, los aspectos más propios
de la supervivencia como comida u hogar. Por eso, para que Muladhara esté en armonía,
debemos mantener hábitos de "supervivencia física" equilibrados, moderados.
Si el primer chakra está desequilibrado, si no atendemos a nuestras necesidades de
supervivencia, podremos resultar violentos, producto de nuestra propia inseguridad, producto del
miedo más elemental de todos que es el miedo a la muerte.
Su órgano sensorial es la nariz, y su zona de influencia es de la pelvis hacia el suelo, isquiones,
esfínter anal, piernas, pies, etc.

2. Svadhisthana es el segundo chakra, y se encuentra a la altura del coxis, también en la pelvis.


Es naranja y su elemento es el agua. Su forma es circular, como la luna.
Es el centro de la procreación, de la familia, de la fantasía, la creatividad, el placer, lo
lúdico. Svadhisthana equilibrado permite el disfrute, las artes, la creación de nueva vida.
El símbolo incluye a la luna porque los ciclos femeninos que ocurren en la zona están
sincronizados con la luna a la vez que se relacionan directamente con la procreación, por lo tanto
la luna y la procreación están íntimamente ligadas.
Su órgano sensorial es la lengua, y su influencia es en los órganos sexuales, caderas, pubis,
vejiga, vías urinarias, etc.

3. El tercer chakra se llama Manipura y se encuentra a la altura del ombligo, en el plexo solar.
Es amarillo y su elemento es el fuego, ya que es el fuego interno o agni el que ayuda a la
digestión, a absorber los elementos externos que me nutren y desechar los que no me sirven.
Este chakra tiene que ver con nuestra capacidad de usar este fuego interno para tomar sólo lo
que nos sirve y desechar lo que no nos sirve en la vida, no sólo en un plano físico sino también
espiritual. Nuestra capacidad de aprender de las experiencias buenas y malas, para luego dejar
ir, soltar.
También tiene que ver con la construcción del ego y el poder ya que el elemento fuego es solar,
masculino, y por ende racional, intelectual. Y el ego es un producto de la mente, que necesita
reconocimiento, poder, es vanidoso y busca la inmortalidad.
Si Manipura está equilibrado, podemos aceptar lo que nos toca en la vida sin apegarnos,
y podemos tener relaciones honestas y puras, sin necesidad de alimentar nuestro ego a través de
ellas.
Los órganos sensoriales de Manipura son los ojos, y su influencia es en la zona del abdomen,
intestinos, colon, hígado, vesícula, riñones, etc.

Si a alguien le interesa este tema como para leer más, hay un libro de Osho que se llama "El libro
de los chakras". Independientemente de si nos gusta Osho o no, para mí sus libros se caracterizan
por ser sencillos y fáciles de leer, por lo que los recomiendo. Qué mejor que un poco de lectura
esotérica para este verano!

Hasta acá llegamos hoy.


Namaste.

Chakras: los 4 centros de energía superiores


En la primer entrada del 2014, completamos la introducción a los chakras con los cuatro
superiores:

4. El cuarto chakra es Annahata, ubicado en el centro del pecho, donde se balancean los tres
centros de energía inferiores y los tres superiores. Es de color verde y su elemento es el aire.
Su órgano sensorial es el tacto, e influye en todo el pecho y la espalda dorsal, en los pulmones y
el corazón, en la energía vital, el prana. Desde este chakra se distribuye el prana hacia todo el
cuerpo. Con Annahata equilibrado tendremos una energía vital balanceada, que se expande en
todas las direcciones y nos permite vivir en armonía interna y externa. Se equilibran las energías
femeninas y masculinas, y por eso se pueden resolver también los vínculos con los demás, todas
las relaciones se vuelven sanas y puras. Los sentimientos y las emociones también se equilibran.
Las personas con Annahata en armonía irradian calma y buena energía y pueden ser fuente de
inspiración para otros.

5. Vishudda Chakra es el quinto centro de energía, localizado en la garganta. Se lo representa


con color azul, y posee el elemento aire y éter (considerado en India el elemento más sutil de la
naturaleza) propicios para producir sonido. Aquí se genera lo que expresamos, y lo que queda sin
expresar. El exceso o la carencia de expresión y comunicación verbal y no verbal puede provocar
desequilibrios en este chakra.
Vishudda equilibrado lleva a la autoconfianza, a la pureza, a la serenidad, a la comprensión y a
la correcta expresión.
Su órgano sensorial es el oído, e influye en nuestra garganta, cuerdas vocales, cuello y toda la
boca.

6. Ajña Chakra es el chakra del entrecejo, de color violeta, y es donde todos los elementos de la
naturaleza en estado puro se unen. En el entrecejo se unen los nadis ida y píngala en sushumna,
equilibrando las energías femenina y masculina de la persona. Estamos ante la puerta a la
intuición, a la sabiduría más profunda del ser. El que se concentra en Ajña logra calmar la mente
y entrar en los deseos espirituales más profundos. Si se medita en el sexto chakra, se unen las
polaridades, se trasciende la dualidad y finalmente se comprende el significado de todo
conocimiento espiritual. El yogui que vive en este chakra se mantiene en estado de samadhi.

7. Sahasrara, el séptimo chakra, situado sobre la coronilla, suele ser representado como un
círculo blanco simbolizando la luna llena, o como un loto de mil pétalos de todos los colores. Si
un yogui domina este chakra, se ilumina y se convierte en un ser divino.
Así como el primer primer chakra tiene más que ver con nosotros como seres terrenales, el
séptimo chakra es la energía más espiritual que encontraremos en nuestro ser.

En resumen, todos los chakras influyen en diferentes aspectos de nuestro ser, pero ninguno es
independiente de los demás. Podemos percibirnos como un todo y como cada elemento a la vez.

Namaste.

http://elefantemulticolor.blogspot.com/search?updated-max=2014-01-29T13:41:00-03:00&max-
results=7&start=7&by-date=false