Sei sulla pagina 1di 2

El distintivo divino de vivir en las Escrituras.

Texto bíblico: 2 Timoteo 3.14– 17

INTRODUCCION. (3.16) La Escritura es inspirada por Dios. Este es un versículo


sumamente importante para entender la naturaleza y autoridad de la Escritura. Fíjese en
varios hechos: La idea central es que toda Escritura, Antiguo o Nuevo Testamento, es
inspirada por Dios.

La frase «inspirada por Dios» (theopneustos) significa soplo de Dios. ¿Qué quiere decir
esto con qué Dios dio aliento a las Sagradas Escrituras? La idea es que Dios dio aliento
a las Escrituras o que Dios produjo las Escrituras como hizo con la creación (Sal 33.6)

PRIMERO. La Escritura es inspirada por Dios y no por los hombres. En ninguna


parte de la Biblia se afirma que fuese escrita por inspiración humana, por lo contrario, sí
afirma que su origen es sobrenatural o soplo de Dios.

1. La Escritura es una revelación divina, la cual podemos confiar que es infalible.


El mismo Espíritu que dio soplo a nuestra razón nos da aliento de revelación ya
que la profecía no vino por medio de la voluntad de hombres de la antigüedad,
sino por aquellos que fueron inspirados por el Espíritu Santo (2 Pe 1.21). Los
profetas y los apóstoles no predicaban sus propias ideas, sino aquello que
recibían del Señor»
2. Cualquier cosa que necesitemos saber acerca de nuestra relación con Dios o Su
relación con nosotros la podemos encontrar en la Biblia. No necesitamos
agregar o quitar algún libro a las Escrituras, y si lo hacemos, Dios quitará
nuestra parte del libro de la vida.
3. El Espíritu Santo es el autor de las Escrituras (2 Pe 1.19– 21, especialmente
el verso 21). La traducción más exacta a la palabra profecía es palabra profética.
El origen de la Escritura no se encuentra en la voluntad de los hombres, en otras
palabras, en su afán de hallar e interpretar la verdad, sino que el Espíritu Santo
reveló la verdad a los hombres (Jn 16.12– 15; 1 Co 2.9– 10).

SEGUNDO. (3.16) La Escritura es útil para el hombre. La palabra «útil»


(ophelimos) significa ventajoso, beneficioso y provechoso. Está claramente
establecido, la Biblia es para los hombres; Dios la dio para ayudarnos. Encontramos
cuatro ayudas específicas en la Biblia.

1. La Biblia es útil para enseñar. Dios quiere indiscutiblemente que los hombres
conozcan no sólo Su Persona sino a ellos mismos, y descubran el principio, el
significado y el fin de todas las cosas. La Escritura revela la naturaleza, significado e
importancia de la verdad. La Biblia enseña a los hombres acerca de los principios y
reglas para la vida así como las doctrinas y fundamentos de la vida. Juan 5.39,
7.16– 17, 8.31– 32; Romanos 15.4

2. La Biblia es útil para redargüir. Dios quiere que los hombres sientan la convicción
y sean reprendidos cuando desobedecen Su voluntad. La Escritura da a conocer la
voluntad de Dios y las consecuencias de desobedecerla. Juan 16.7-8; El espíritu Santo
convence de justicia 13 Hebreos 4.12; Jeremías 5.14, 23.29.
3. La Biblia es útil para corregir. Dios quiere que los hombres sean corregidos cuando
se equivoquen. La Biblia dice que la obediencia se aprende cuando una persona sabe
autodisciplinarse aun cuando sea doloroso. Hebreos 5.8; Juan 15.3, 17.17 Salmos
119.9

4. La Biblia es útil para instruir en justicia. Dios quiere que los hombres hagan,
piensen y digan cosas correctas. La Palabra indica cómo vivir «sobria, justa y
piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de
nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo» (Tit 2.12-13). 2 Timoteo .14– 15; 1 Pedro
2.2– 3; Deuteronomio 1.18; Salmos 119.11