Sei sulla pagina 1di 4

Antioxidantes

Como sabemos los antioxidantes son las armas que nosotros o nuestro organismo
dispone para reforzar el sistema inmunitario y así contrarrestar el efecto del
envejecimiento en nuestras células, es decir luchan en favor de la prevención
contra la oxidación y sus consecuencias en nuestro cuerpo que provocan los
radicales libres provenientes principalmente de fuentes exógenas.
Aunque no todos los radicales libres son “malos”. Las células del sistema inmune
crean radicales libres para matar bacterias y virus, pero si no hay un control
(ejercido por los antioxidantes), las células sanas pueden ser dañadas. Nuestro
organismo está luchando contra los radicales libres en cada momento del día.

¿Qué es un proceso de oxidación?


Para entender porque son importantes los antioxidantes debemos entender lo que
es un proceso de oxidación; La oxidación es una reacción química que se origina
en el organismo y mediante la cual se producen electrones.
Este tipo de reacción da lugar a radicales libres, que tienen una vida biológica de
microsegundos. Sin embargo, aunque tiene vida corta, los radicales libres
producen numerosas reacciones en cadena que destruyen nuestras células (si no
se controlan o neutralizan).
¿Cómo nos afectan los radicales libres?
Las consecuencias del exceso de radicales libres en el organismo, afectan
directamente nuestro estado de salud, ante la presencia de radicales libres, el
organismo debe neutralizarlos y defenderse, para así evitar la lesión de los tejidos.
Daños ocasionados por la oxidación:
1. Envejecimiento: producido por la acumulación a lo largo de los años de
radicales libres, consecuencia de esto las membranas de las células
epiteliales se modifican, y así hay dificultad en la nutrición de la piel, por otro
lado también se ven dañadas las células de colágeno y elastina, entonces la
piel pierde firmeza y elasticidad.

2. Problemas en el sistema nervioso: Se disminuye el impulso nervioso, los


reflejos, la memoria, el aprendizaje, la irrigación sanguínea a nivel del
sistema nervioso disminuye igualmente y puede llegar a padecer demencia
senil.

3. Problemas en el sistema cardiovascular: Puede aparecer la


arterioesclerosis por el endurecimiento de las paredes arteriales.

4. Provocan daño celular y nos dejan menos elasticidad y menos resistencia


tan importante para la práctica de cualquier deporte.

5. Son la causa de la aparición de múltiples enfermedades como artritis


reumatoide, hepatitis, lupus, diabetes mellitus, enfermedad periodontal,
colitis ulcerativa, aterosclerosis, fallo renal crónico y muchas otras.

Aún falta reconocer lo más importante, ¿Qué son los


antioxidantes?
Son substancias que protegen las células del daño que le provocan algunas
moléculas inestables como son los radicales libres.
La manera más natural de obtener antioxidantes es a través de los alimentos,
especialmente frutas y vegetales, es por eso su importancia, para mantener en
forma los órganos y tejidos e incluso en la prevención del cáncer, desórdenes
cardíacos y otros problemas de salud.
Por ello el consumir oxidantes naturales que neutralicen los radicales libres es
crecer en salud y evitar que el organismo se convierta en blanco de las
enfermedades de nuestro tiempo.

¿Cuál es el papel de los antioxidantes?


Son el “escuadrón” que le hace frente a los radicales libres y contrarresta los
daños causados por ellos, o bien, de otra forma dicho como ya se insinuó
anteriormente, son sustancias que tienen la capacidad de inhibir la oxidación y la
única forma de combatir los radicales libres.
Unos actúan a nivel intracelular y otros en la membrana de las células, siempre
en conjunto para proteger a los diferentes órganos y sistemas.
Estos, evitan la destrucción de un mayor número de células.