Sei sulla pagina 1di 7

7 Derramamientos de la

sangre de JESÚS
L A S A N G R E Q U E B R O T O DE LA FRENTE DE J E S Ú S C O M O G R A N D E S G O T A S DE
SUDOR
“Y estando en agonía, oraba
más intensamente; y era su
sudor como grandes gotas
de sangre que caían hasta la
tierra". (LUCAS 22:44).
Oremos:
“SEÑOR, hoy aplico la
Sangre que brotó de Tu
frente, en el Getsemaní,
como arma atómica Tuya
contra todo poder de
traición que haya tocado mi
vida o mi familia, a causa de
las personas en quienes
confiábamos y declaro qué todo poder demoníaco que se manifestó a
través de esto es destruido en el nombre de Jesús y por el poder del
Espíritu Santo. Declaro que toda maldición generacional es absorbida
por la Sangre de Jesús y que a partir ahora disfruto de Su bendición.

Gracias Señor, porque Tú me bendices en el lugar en el que esté, porque


has bendecido mi familia y guardado mis generaciones de todo mal.
Gracias por bendecirme con sobreabundancia, por doblegar a todos mis
enemigos, por ponerme por cabeza y no por cola y por Tu Palabra, que
me guía en cada paso que doy, en el nombre de Jesús, amén".
L A S A N G R E Q U E B RO TO DEL CUERPO LLAGADO DE JES Ú S

“Ciertamente llevo él
nuestros enfermedades y
sufrió nuestros dolores; y
nosotros le tuvimos por
azotado, por herido de Dios y
abatido. Mas él herido fue por
nuestras rebeliones, molido
por nuestros pecados; el
castigo de nuestra paz fue
sobre él, y por su llaga fuimos
nosotros curados” (ISAÍAS
53:4-5

Oremos:
“Señor, hoy aplico una gota de la Sangre que brotó de Tu cuerpo llagado
y declaro que por la Sangre de Jesús soy redimido del poder del enemigo,
Satanás no tiene nada en mi vida, porque he sido trasladado al Reino de
Jesús. Declaro que por la Sangre de Jesús todos mis pecados son
perdonados y los argumentos que había en mi contra fueron cancelados
en la Cruz del Calvario. Declaro que por cuanto ando en la luz y en la
comunión, la Sangre de Jesucristo me limpia ahora y para siempre de
todo pecado. Declaro que por la Sangre de Jesús soy justificado y Dios
me ve como si nunca hubiese pecado. Declaro que por la Sangre de Jesús
soy santificado, separado para Dios, en el nombre, de Jesús, amen.
L A S A N G R E Q U E BR OT O DE LA CABEZA DE JES ÚS PO R CA USA D E
LA COR O NA DE ES PIN AS.

“Y desnudándole, le echaron
encimo un manto de
escarlata, y pusieron sobre
su cabeza una corona tejida
de espinas, y una caña en su
mano derecha; e hincando
la rodilla delante de él, le
escarnecían, diciendo ¡Salve,
Rey de los judíos.' Y
escupiéndole, tomaban la
caña le golpeaban en la
cabeza", (MATEO 27:28-30).

Oremos:
“Padre, aplico la Sangre que brotó de la cabeza de Jesús, por causa de la
corona de espinas, y declaro que esta Sangre remueve toda maldición
que tocó mis finanzas y mi tierra. Declaro que por la Sangre de Jesús, mi
imagen es totalmente restaurada, mi descendencia será totalmente
protegida, mis hijos serán bendecidos en gran manera, iluminados y
llenos de compasión, Dios los usará para que bendigan a otros. Señor,
gracias porque Tú nos guardarás del temor y porque tenemos la unción
de conquista. Gracias porque nos honras en todos los aspectos de la vida
y yo sé que con nuestro testimonio el enemigo es destruido y
avergonzado. Es por el poder de Tu Sangre, en Cristo Jesús, amén
LA SANGRE QUE BROTO DEL ROSTRO DE JES ÚS.

"Di mi cuerpo a los heridores,


y mis mejillas a los que me
mesaban la barba: no
escondí mi rostro de injurias
y de esputos. Porque Jehová
me ayudará, por tanto no
me avergoncé: por 'eso puse
mi rostro como un pedernal,
y sé que no seré
avergonzado" (ISAÍAS 50:6-7).

"Cómo se asombraron de ti
muchos, de tal manera fue
desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de
los hijos de los hombres, así se asombrará él a muchas naciones; los reyes
cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y
entenderán lo quejamos habían oído" (ISAÍAS 52:14-15)

Oremos:
Amado Señor, hoy aplico la Sangre que brotó de Tu rostro y Te doy gracias
porque esa Sangre quita el temor, la confusión, la vergüenza y la afrenta
de mi vida. Gracias por ser mi Creador, mí Protector, mi Redentor y el
Dios de toda la tierra. Una sola gota de Tu Sangre me libra del abandono,
de la tristeza y del repudio, Gracias porque siempre estarás conmigo, por
Tu misericordia y compasión, por remover todo el rechazo de mi vida.
Gracias porque mi descendencia y mis discípulos serán guiados y
enseñados por Ti y porque me proteges de toda opresión y porque
ningún arma forjada contra mi prosperará, en Cristo Jesús, amén"
L A S A N G R E Q U E B RO TO DE LAS MANOS DE J ES ÚS .

“Horadaron mis manos y mis


pies". (SALMOS 22:1 6B) Tu
diestra, oh Jehová, ha sido
magnificada en poder: Tu
diestra, oh Jehová, ha
quebrantado al enemigo".
(ÉXODO 15:6)

Oremos:

Gracias Señor porque me


redimiste, me has ungido y
has puesto Tu mano sobre mi vida. Hoy declaro que per el poder de la
Sangre que brotó de Tus manos los dones Tuyos se activan dentro de mí.
Gracias porque tocaste mi lengua para expresar tu mensaje profetice,
para adorarte en la lengua del Espíritu y para entender lo que ' Tú me
ministras. Gracias porque activaste mi fe para que ocurran sanidades y
milagros a través de mí vida. Gracias porque me has dado ciencia,
sabiduría y discernimiento de espíritus. Y gradas porque Tu mano doblegó
al enemigo y lo destruyó en la profundidad de la mar, te alabo Dios en
Cristo Jesús, amen.
L A S A N G R E Q U E B RO TO DE LOS PIES DE JE S ÚS.

"Horadaron mis manos y


mis pies". (SALMOS 22:1 6B)
"He pisado yo solo el lagar, y
de los pueblos nadie había
conmigo; los pisé con mi ira,
y los hollé con mi furor; y su
sangre salpicó mis vestidos, y
manché todas mis ropas".
(ISAÍAS 63:3)

OREMOS:

Amado Dios hoy aplico el poder de la Sangre que brotó de Tus Pies y te
agradezco porque por esa Sangre puedo caminar con Dios el Padre, como
lo hizo Enoc, puedo andar por la senda correcta que es Jesús. Él es el
único camino que me conduce al Padre y puedo relacionarme con el
Espíritu Santo, que es mi guía. Gracias porque puedo caminar confiado
con la seguridad de que nunca me saldré de Tu propósito, en el nombre
de Jesús, amén
L A S A N G R E Q U E B RO TO DEL COSTADO DE J ES ÚS.

“Pero uno de los soldados le


abrió el costado con una
lanza, y al instante salió
sangre y agua. Y el que lo
vio da testimonio, y su
testimonio es verdadero; y
él sabe que dice verdad,
para que vosotros también
creáis”. (Juan 19:34-35).

Oremos:

Señor, hoy aplico una gota de la Sangre que brotó de tu costado derecho
y declaro que el poder de Tu Sangre reemplaza mi carácter con el fruto
de Tu Espíritu. Gradas Señor porque Tu sangre removió el temor y me dio
Tu perfecto amor, cambió mi amargura por gozo, mi afán por paciencia,
mi impiedad por tu benignidad, mi maldad por tu bondad, mi duda por
la fe, mi rebeldía en mansedumbre y mí falta de dominio propio por
templanza. Te alabo Señor, en Cristo Jesús, amén