Sei sulla pagina 1di 2

El 14 de febrero de 1879 Chile invadió a Bolivia

(La Paz - La Razón)

La contienda fue desigual. Bolivia y Perú pelearon juntos y firmaron


por separado.

El 14 de febrero de 1879, hace exactamente 125 años, el buque


chileno Blanco Encalada desembarcó en la ciudad boliviana de
Antofagasta. Luego, las tropas chilenas avanzaron hasta Calama y
terminaron apropiándose del litoral boliviano, donde permanecen
hasta hoy.

Así empezó la desigual Guerra del Pacífico, que dejó a Bolivia sin un
acceso soberano al mar.
La agresión chilena al Litoral se remonta a 1842, cuando el Congreso
de ese país aprobó una ley señalando que el desierto de Atacama era
suyo, pese a que la historia decía lo contrario.

En 1857, fuerzas navales chilenas desembarcaron en Mejillones para


consolidar la toma del citado territorio. El Congreso boliviano,
entonces, hizo una declaración de guerra que no pasó de ser un acto
simbólico dada la incapacidad bélica del país. Tampoco
funcionó la diplomacia y Chile se hizo de las riquezas del
Litoral boliviano.

En 1866, Chile logró que Melgarejo le cediera la mitad del


Litoral y, según el tratado suscrito, la otra mitad sería
sometida a una medianería, es decir, Bolivia y Chile compartirían las
riquezas en partes iguales.

En 1878 —un año antes de la invasión—, una ley boliviana había


dispuesto cobrar 10 centavos por cada quintal de salitre exportado, lo
que de plano fue rechazado por la Compañía de Salitres Antofagasta,
consorcio chileno–británico.

Ese fue el motivo que Chile encontró para invadir el puerto de


Antofagasta. Las tropas se apoderaron de las minas de plata de
Caracoles y los depósitos de guano de Mejillones.

La invasión no halló resistencia, puesto que no había


presencia uniformada en la zona. La débil defensa
boliviana se organizó en Calama al mando de Ladislao
Cabrera, con 150 hombres, la mayoría civiles, entre los
que luego destacaría Eduardo Abaroa, un comerciante de
San Pedro de Atacama. El combate fue en el puente
Topáter.
Hilarión Daza, el presidente boliviano, al conocer la noticia de la
invasión invocó un tratado defensivo que Bolivia había suscrito con
Perú en 1873. Se organizó el ejército de 4.000 hombres, que partió
rumbo a Tacna (territorio peruano) y no así a Antofagasta o a
Calama. Esa decisión, considerada un error táctico determinante,
obedeció a la alianza que tenían Bolivia y Perú.

La primera fase de la guerra fue naval. Perú poseía dos buques


blindados, uno de los cuales quedó inutilizado luego de chocar contra
arrecifes y el otro fue tomado por las tropas chilenas.

En medio de una suma de errores tácticos, en 1880 fueron


destituidos los presidentes de Perú, Manuel Ignacio Prado, y de
Bolivia, Hilarión Daza. Narciso Campero tomó el mando en Bolivia y
se puso al frente de las tropas aliadas, derrotadas en las afueras de
Tacna. Hasta 1883, Chile invadió todo el territorio peruano, pese a
que hubo intentos frustrados de mediación de Estados Unidos.

Finalmente, Perú, sin tomar en cuenta a Bolivia, firmaría con Chile el


Tratado de Ancón. Chile se quedó con la provincia de Tarapacá. Tacna
y Arica irían a un plebiscito para definir su futuro.

Bolivia, que había sido leal con Perú cuando Chile le ofreció quedarse
con Tacna y Arica a cambio de traicionar a su aliado, esta vez tuvo
que sufrir un revés. En 1884, Bolivia y Chile firmaron el tratado de
tregua y, 20 años más tarde, es decir, en 1904, Bolivia tuvo que
ceder su Litoral.