Sei sulla pagina 1di 2

CONSIDERACIONES PARA REUNIÓN DEL SERVICIO DEL CAMPO

TEMA: 7 MANERAS DE HACER MAS FRUCTIFEROS NUESTRO MINISTERIO

TEXTO TEMÁTICO: 1 Tesalonicenses 5: 16-22

CONSIDERACIÓN

Leamos por favor 1 Tesalonicenses 5:16-22. El texto apunta a 7 áreas de nuestro servicio que si
estamos pendientes podemos hacer que estos nos ayuden a hacer más fructífero nuestro servicio en
esta mañana, veamos.

APLICACIÓN EN EL SERVICIO PARA EL DÍA

Hoy en el ministerio trate de:

Versículo 16: Allí indica que nos regocijemos siempre en nuestro ministerio esto lo hacemos por
repasar mentalmente o con nuestro compañero las tres razones por las que predicamos: A.-
Santificar el nombre de Jehová. B.- Vindicar su soberanía y C.- Ayudar al prójimo a que conozca de la
verdades y promesas del reino y lo que deben hacer para beneficiarse de ellas. ¿Pueden pensar en
otras maneras de regocijarnos en nuestro servicio?

Versículo 17: Se nos anima a orar de manera incesante en nuestro ministerio y vaya que si
necesitamos estar bajo oración en el mismo. La oración nos permite centrarnos, pedir elementos
que carezcamos en nuestra presentación, en fin, debemos ser predicadores de oración y una buena
manera de hacerlo es que cuando nuestro compañero este predicando uno este orando en silencio
por el éxito de su parte. Al ver casas o negocios que nos intimiden es bueno orar, si nos plantean
alguna pregunta que en el momento no sepamos la respuesta de cuanta ayuda puede ser la oración
en dichos momentos. ¿Puede pensar en otras maneras de por que es importante orar incesante en
el servicio?

Versículo 18: Se nos pone a pensar en dar gracias en todo momento. Por ejemplo, demos gracias
por el compañero que nos tocó, demos las gracias al amo de casa por expresarse, por haber
finalizado nuestro servicio con éxito, por haber tenido una experiencia interesante, por haber
aprendido algo nuevo, etc. ¿Puede pensar en otras maneras de dar gracias en nuestro servicio?
Versículo 19: Allí se habla de no apagar el fuego de espíritu. En efecto, las acciones y actitudes
contrarias a los principios piadosos podrían impedir que el espíritu santo actuara a favor nuestro. Los
cristianos tenemos hoy día la comisión de predicar las buenas nuevas, un privilegio que respetamos
profundamente. No nos sorprende que desprecien nuestra predicación quienes no conocen a Dios,
pero el que un cristiano descuidara deliberadamente su ministerio pudiera resultar en que se
extinguiese el fuego del espíritu motivador de Dios. Puede que algunas personas ajenas a la
congregación cristiana consideren que nuestro ministerio consiste simplemente en distribuir
publicaciones. Otras quizá lleguen a la conclusión errónea de que vamos de casa en casa para recibir
donaciones. Dejar que tales ideas negativas influyan en nuestra actitud puede mermar la eficacia de
nuestro ministerio. En lugar de permitir que nos afecte esa forma de pensar, mantengamos el mismo
concepto que tienen Jehová y Jesús respecto a nuestro ministerio. “El fuego puede calentar y puede
destruir. A veces podemos animan y a veces intimidan. Un africano de edad avanzada dijo en cierta
ocasión: ‘Sople suavemente’, como sobre una brasa cuyo fuego uno quiere avivar. Cuando hable de
cosas que quizás note en su servicio —cloacas abiertas, moscas, el ruido del tráfico, un nuevo país,
una religión desconocida—, muestre respeto. Más atrae lo dulce que lo agrio. Aprenda a ‘soplar
suavemente’ y mantener vivo el fuego del espíritu de Jehová.”

Versículo 20: En este se nos anima a no tratar con desdén el profetizar. Es bueno que no permitamos
que las actitudes y comentarios de personas contrarias a la verdad nos hagan desestimar que
estamos cumpliendo profecías al predicar. ¿Puede pensar en alguna en este momento? Mateo
24:14, Mateo 28:18-20

Versículo 21: Nos aseguramos de lo más importante en nuestro servicio si nuestros pensamientos y
habla están orientados hacia concentrarnos en las personas y sus reales necesidades

Versículo 22: Nos protegemos de toda cosa inicua en nuestro servicio cuando no permitimos que
nuestras conversaciones giren hacia temas que podrían convertirse en habla inicua o poco
edificante. En no responder ásperamente o de manera amargada a amos de casa opositores.