Sei sulla pagina 1di 3

Almacenamiento de sustancias

peligrosas requiere separación y


segregación
23 enero, 2018 por Seguridad Minera Deja un comentario

La palabra “separación” significa la colocación de diferentes grupos de productos


en áreas separadas en el sitio de almacenamiento. El uso de la palabra
“segregación” significa la separación física de diferentes grupos de productos, es
decir en lugares de almacenamiento distintos o separados por una pared contra
fuego en un mismo lugar de almacenamiento manifiesta Fernando Márquez,
docente del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de
Concepción, Chile.
El objetivo de la separación y segregación de productos es minimizar los
riesgos de incendio o contaminación que se presentan en lugares a
almacenamiento mixto de sustancias incompatibles.Fernando Márquez indica
que la correcta separación también minimizará las zonas de peligro y los
requerimientos de pretiles y la instalación de equipo eléctrico protegido.

La regla básica en el almacenamiento de sustancias peligrosas es no


mezclar envases o paquetes de diferentes tipos de riesgos de acuerdo a los
símbolos de la Clasificación de Sustancias Peligrosas de las Naciones
Unidas. Se debe considerar además:

 Los líquidos altamente inflamables y los cilindros de gas se deben almacenar


o instalar en zonas externas;
 Los materiales que son posibles de explotar en un incendio (por ejemplo,
cilindros de gases o aerosoles) deben mantenerse separados de otros
materiales inflamables.
 Los recipientes deben encontrarse rotulados y bien cerrados con tapas
adecuadas y en buen estado.
 Debe considerarse el peso y volumen de los recipientes; de ello dependerá
el material de anaqueles a usar y la posición de los frascos.
 Debe contarse con el medio ambiente adecuado: ventilación, temperatura,
humedad.
 Debe existir un inventario de los reactivos y las hojas de seguridad de cada
uno de ellos.

Incompatibilidad
Es muy importante saber que los reactivos no deben guardarse sin orden, pues
muchos de ellos son incompatibles y al entrar en contacto pueden generar graves
accidentes. De manera general, dos reactivos son incompatibles si
reaccionan violentamente, desprenden calor apreciablemente o producen
productos inflamables o tóxicos.

Las reacciones pueden llevarse a cabo con los vapores que se generen de
reactivos almacenados en frascos mal tapados, al cerrar los recipientes con
tapones inadecuados o al almacenar en recipientes cuyos materiales reaccionan o
se ven afectados por los reactivos contenidos.

En muchas ocasiones se usan métodos basados en una separación de


compuestos orgánicos e inorgánicos, en otros casos, simplemente se
acomodan por orden alfabético y, aunque existen muchos otros, lo
importante en el almacenamiento de los reactivos es considerar su
incompatibilidad.

Esto se aplica tanto a los almacenes donde se guardan grandes volúmenes de


reactivos, como a las gavetas don- de se pueden almacenar disoluciones o
reactivos en pequeñas cantidades, en ambos casos pueden generarse graves
accidentes.

En algunos métodos de almacenamiento por incompatibilidad, los reactivos


se dividen en varias clases a las que se da un color para facilitar su
ubicación y se almacenan por separado. Después, dentro de cada una de estas
clasificaciones se separan en base a sus incompatibilidades. Así por ejemplo,
dentro de los corrosivos, los ácidos deben estar separados de las bases. El
problema puede complicarse cuando un reactivo puede clasificarse en varios
rubros.

Etiquetado
El etiquetado de los frascos es otro de los aspectos importantes en el
almacenamiento. De manera general:

 a) Las etiquetas deben estar protegidas contra el medio ambiente donde se


almacenen, por lo que debe tenerse cuidado de que siempre estén legibles.
Si es necesario, cambiarlas periódicamente, esto es especialmente
necesario en ambientes húmedos y corrosivos.
 b) Si las etiquetas son para recipientes donde se trasvasó algún reactivo,
procurar que contengan la información del recipiente original. Si no es así, al
menos deben contener nombre, fórmula y riesgos.
 c) Para los recipientes que contengan disoluciones, además debe contener
la fecha en que se preparó.
 d) Se recomienda anotar la fecha en que se recibió y aquella en la que se
abrió el recipiente, debido a que algunos reactivos suelen descomponerse