Sei sulla pagina 1di 23

6 Petróleo, biocombustibles y economía mundial

El consumo de energía en el Planeta.

El desarrollo de nuestra sociedad se basa en el consumo desaforado de energía exosomática. Por cada caloría ingerida con el alimento se consumen entre 5 y 50 calorías de energía en la producción, empaquetado, transporte, distribución y publicidad de la misma. Desde esta perspectiva hemos llegado a construir un estilo de vida tan absurdo que hace que un hecho tan aparentemente inocente, y biológicamente necesario, como beber un vaso de leche, con el que ingerimos unas 150 kilocalorías, se pueda interpretar como un acto de terrorismo ecológico al derrochar una ingente cantidad de energía. La vaca se ordeña mecánicamente utilizando energía eléctrica, la leche se pasteuriza, utilizando más energía eléctrica, se empaqueta en un envase de plástico ó de cartón, fabricado a expensas de más energía, se transporta alrededor del mundo y se anuncia en los mass media y, todo ello, a costa de invertir más energía. Resultado final: en nuestro vaso de leche hemos invertido 7500 kilocalorías, la energía necesaria para alimentar a tres personas durante todo un día.

La alimentación de la población mundial actual requiere unas 5 exacalorías anuales (1 exacaloría=10 18 calorías) y sin embargo consumimos anualmente 20 veces más: 100 exacalorías que equivalen a más de diez mil millones de toneladas equivalentes de petróleo (Mtep). Las cifras varían ligeramente según la fuente. Según el informe de la OPEP de 2007, el año 2005 se consumieron 10212 Mtep. La Agencia Internacional de la Energía estimó un consumo durante el año 2002 de 10345 Mtep. Del total de energía consumida en 2005, 4002 Mtep se consumieron en forma de petróleo directamente, 2822 Mtep como carbón y otros combustibles sólidos, 2346 Mtep correspondieron al consumo de gas y 1041 Mtep se lo repartieron entre la energía hidroeléctrica, nuclear y otras fuentes renovables (OPEC, 2007). Lejos de disminuir, las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía indican que en 2010 el consumo superará las 12000 Mtep y para el 2030 se presume un consumo superior a las 16487 Mtep (tabla 6.1).

La importancia de los hidrocarburos y del petróleo para la sociedad actual no admite discusión. Son la fuente principal de energía, representan las dos terceras partes de toda la energía primaria consumida en el mundo y mueven la economía mundial. Desde la industria hasta la agricultura, no hay actividad económica en el mundo en la que no esté presente, en mayor o menor proporción, algún componente derivado del petróleo. Los hidrocarburos no sólo mueven el transporte sino que son la primera mercancía del mundo: más del 40 por ciento del comercio

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

129

mundial de mercancía y del transporte de carga está relacionado con ellos. Tampoco actividades como la agricultura escapan a su influencia ya que, la fabricación de los fertilizantes nitrogenados, herbicidas y pesticidas se basa, en buena medida, en el petróleo.

Tabla 6.1. Demanda de energía primaria en el mundo (en millones de toneladas equivalentes de petróleo). Fuente: Agencia Internacional de la Energía, Congreso Mundial de Energía, Australia, Diciembre, 2004.

 

1971

2002

2010

2030

2002-2030

Carbón

1407

2389

2763

3601

1.5%

Petróleo

2413

3676

4308

5766

1.6%

Gas

892

2190

2703

4130

2.3%

Fósiles (carbón, petróleo y gas)

4712

8255

9774

13497

1.8%

Nuclear Hidráulica Biomasa y residuos Otras renovables

29

692

778

764

0.4%

104

224

276

365

1.8%

687

1119

1264

1605

1.3%

4

55

101

256

5.7%

Total

5536

10345

12193

16487

1.7%

Crecimiento medio anual estimado sobre el total

 

Fósiles (carbón, petróleo y gas) Biomasa, residuos y otras renovables

85%

80%

80%

82%

12%

11%

11%

11%

En los últimos meses estamos asistiendo a importantes avatares a los que se ve sometido el mercado del petróleo. Algunas preguntas surgen inmediatamente: ¿tenemos reservas suficientes para soportar este ritmo de consumo de energía? y, en todo caso ¿durante cuanto tiempo?

Los combustibles fósiles que quemamos en un año se han originado a partir de materia orgánica que contiene 10 16 gramos de carbono. La producción primaria bruta anual es del orden de 11·10 16 g de carbono en los sistemas terrestres y 11.5·10 16 g de carbono más en los sistemas oceánicos (figura 1.2) y podemos estimar que la producción neta anual del planeta es de unos 8·10 16 gramos de carbono. Quemamos cada año casi tanta energía como la que fija la fotosíntesis de todos los productores de nuestro planeta. Ante estas evidencias poco se puede argumentar en contra de la insostenibilidad de nuestro estilo de vida. La idea de que podemos reemplazar, con otros tipos de energía, este enorme legado que nos dejó la vida primitiva, y que consumimos a un ritmo desaforado, resulta simplemente estúpida.

a un ritmo desaforado, resulta simplemente estúpida. Figura 6.1. Descubrimientos de petróleo en el pasado

Figura 6.1. Descubrimientos de petróleo en el pasado según datos de ExxonMobil (2004), descubrimientos futuros estimados y evolución de la producción mundial. La creciente distancia entre descubrimientos y producción pone en riesgo la sostenibilidad de la sociedad actual.

Sencillamente estamos agotando las reservas de petróleo de nuestro Planeta. En septiembre de 2008 la OPEP anuncia que prevé una demanda de 87.6 millones de barriles diarios para 2009, unos 32000 millones de barriles anuales. En marzo de 2005 la Agencia Internacional de la

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

130

Energía diagnosticó una demanda mundial anual de 84.3 millones de barriles al día, lo que significa más de 30.000 millones de barriles anuales. Ese mismo mes de marzo, el ministro argelino para la energía y la minería declaró que la OPEP había alcanzado su techo de producción. Y, al mismo tiempo, la cifra de nuevos descubrimientos petrolíferos ha ido disminuyendo hasta alcanzar, tan solo, 8.000 millones de barriles anuales como muestra la figura 6.1. La tendencia es totalmente insostenible.

la figura 6.1. La tendencia es totalmente insostenible. Figura 6.2. Evolución del precio del petróleo desde

Figura 6.2. Evolución del precio del petróleo desde julio de 1988. Se representa el precio mensual medio. Nótese el impacto sobre el precio del crudo de algunos acontecimientos importantes como la guerra del Golfo o la de Irak o los efectos del huracán Katrina sobre Nueva Orleans. Entre enero de 2007 y julio de 2008 el precio ha experimentado un incremento de 162 por ciento. Entre julio y octubre de 2008 la caída experimentada ha sido del 39 por ciento. En el recuadro superior de la izquierda se muestra un detalle de la evolución durante el último trimestre de 2007 y el año 2008.

¿Se agota el petróleo?

Todo hace pensar que los enormes yacimientos que proporcionan petróleo de fácil acceso son cosa del pasado. En la actualidad se están perforando unos 2.500 pozos a nivel mundial, tanto en tierra como en el mar, en búsqueda de nuevos yacimientos de gas y petróleo. A pesar de este esfuerzo, desde los años 80 no se ha descubierto ningún campo petrolero gigante. Dados los elevados costos que supone la exploración de petróleo, la industria requiere yacimientos, con 500 o más millones de barriles recuperables. Se trata de encontrar los llamados campos gigantes, de lo contrario el petróleo descubierto no permite recuperar la inversión hecha en la exploración. Un ejemplo ilustrativo ha tenido lugar en Cuba, donde una compañía canadiense descubrió petróleo en la plataforma submarina cubana pero consideró que su explotación resultaba inviable económicamente porque el campo podía producir tan sólo 100 millones de barriles.

Aunque en el momento de escribir estas líneas el precio del barril brent de petróleo en el mercado mundial esta por debajo de los 90 dólares, lo cierto es que hemos asistido a incrementos espectaculares del precio del petróleo. Durante el presente año, el 3 de julio del 2008, se alcanzó el precio récord de 146.08 dólares el brent, (146.90 dólares el WTI) mientras asistimos a un estancamiento en la producción desde 2005. Entre enero de 2007 y mediados de 2008 se ha producido una espectacular alza del precio del 162 por ciento (figura 6.2).

La producción de petróleo ha incrementado exponencialmente aunque podría haber alcanzado su techo. A principios del siglo XX se produjeron medio millón de barriles diarios. A medidos de siglo, la producción había alcanzado cifras diarias de 15 millones de barriles y estos valores no han dejado de crecer hasta alcanzar los más de 84 millones de barriles diarios que se producen actualmente (ver tabla 6.2).

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

131

Tabla 6.2. Millones de barriles diarios producidos en diferentes momentos a lo largo del siglo XX. Nótese que la producción mundial se ha estancado a partir del año 2005.

Año

Producción diaria

1905

.5

1925

2.9

1945

7.1

1955

15.4

1965

30.2

1975

53

1985

65

1995

70

2005

84

2006

84

2007

84

2009

87.6*

*Estimaciones de la OPEP en septiembre de 2008

Según el Anuario Estadístico de British Petroleum de 2004, las reservas probadas de petróleo* convencional en el mundo llegaban en el 2003 a 1.147.700 millones de barriles de petróleo. El consumo mundial en dicho año, según la misma fuente, llegó a 28.510 millones de barriles al año. En el 2004 el consumo mundial sobrepasó los 84 millones de barriles diarios, por lo que el consumo mundial se elevó en el 2004 a unos 30.660 millones de barriles al año. Lo cierto es que, si atendemos a la producción mundial de petróleo, desde el año 2005 la producción mundial se ha estabilizado en algo menos de 85 millones de barriles diarios (figura 6.3).

algo menos de 85 millones de barriles diarios (figura 6.3). Figura 6.3. Evolución de la producción

Figura 6.3. Evolución de la producción mundial de petróleo convencional, pizarra bituminosa, arenas de alquitrán y gas natural desde el año 2002. A partir del año 2005 el crecimiento de la producción mundial experimenta una atenuación de modo que parece haberse estabilizado en una producción ligeramente inferior a los 85 millones de barriles diarios.

Algunos de los principales exportadores dan síntomas de no poder producir más. Los yacimientos mejicanos caen un 14 por ciento cada año y se prevé que Méjico pase a ser país importador neto en 2012. Rusia parece haber llegado a su límite de extracción y afirma que no puede incrementar más su producción. Por lo que respecta a las reservas estadounidenses y las

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

132

del Mar del Norte siguen en caída libre a pesar de la entrada en el mercado del petróleo de Alaska. En Arabia Saudita las reservas son secreto de estado. Muchos especialistas afirman que, detrás de las declaraciones de que el mercado ya está suficientemente abastecido, se esconde la realidad de que ni tan solo los yacimientos gigantes de Ghawar o Burgan pueden evitar por más tiempo el inevitable desplome de la producción y, de hecho, después del huracán Katrina, Arabia Saudita admitió que no podía incrementar su producción. Según algunos expertos que han analizado la situación petrolera en Arabia, sus campos petrolíferos, empezando por el campo más grande del mundo, Ghawar, comenzaron su declive final hace años y es virtualmente imposible que llegue a producir los 12 millones de barriles diarios del pasado.

Sobre la situación de los yacimientos de Arabia Saudita se presentaron durante el año 2004 innumerables informes técnicos. La conclusión común es que el deterioro de los campos petroleros de Arabia se ha agravado. La prueba más palpable de la crisis de los yacimientos sauditas, está en la situación del campo petrolífero más grande del mundo, el campo de Ghawar. Arabia Saudita, produce en estos momentos algo más de 9 millones de barriles diarios de los cuales 5 millones salen de este campo. El año pasado Ghawar bajó su producción a unos 4.5 millones de barriles diarios según cifras oficiales. Las causas de esta disminución hay que buscarlas en la explotación de este campo durante más de cuarenta años, que ha conducido a la pérdida de su presión natural. Para recuperarla se ha recurrido a la inyección de agua. Hoy se tiene que inyectar hasta el 60 por ciento de agua para mantener la producción. Según el presidente de la compañía Iraní de petróleo, cuando el porcentaje de inyección llegue al 80 por ciento este campo se habrá perdido para siempre.

al 80 por ciento este campo se habrá perdido para siempre. Figura 6.4. Producción mundial de

Figura 6.4. Producción mundial de crudo y estimación de la producción futura por regiones. Compárese esta gráfica con la figura 6.5.

El pico del petróleo.

Un creciente número de analistas creen que la producción mundial de petróleo ha alcanzado su máximo. La teoría del pico de Hubbert analiza la tasa de agotamiento del petróleo y de otros combustibles fósiles. Básicamente considera que el factor limitante de la extracción de combustibles fósiles es la energía requerida y no su coste económico. En los años 50, el geólogo

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

133

norteamericano, M.K Hubbert, desarrolló un estudio sobre la vida de los yacimientos petroleros norteamericanos que dio origen al que hoy se conoce como pico de Hubbert. Según este autor la extracción de un pozo cualquiera sigue una curva hasta alcanzar un máximo de producción. Llegados a ese punto cada barril de petróleo resulta progresivamente, más caro de extraer hasta que la producción deja de ser rentable al requerir más cantidad de crudo que el que se obtiene de su extracción, es decir, cuando la tasa de retorno de la energía invertida alcanza valores iguales o inferiores a uno.

En 1956, Hubbert predijo que la producción de crudo de los Estados Unidos debería alcanzar su pico entre 1965 y 1970. Y lo cierto es que el pico se alcanzó el año 1971, año a partir del cual la producción ha seguido un progresivo descenso hasta tal punto que, actualmente, se extrae al mismo nivel que durante la década de los 40. Posteriormente, en 1981 analizó la producción petrolera mundial y la comparó con las cifras disponibles de las reservas mundiales recuperables en un Seminario dictado en el Laboratorio de Energía del MIT. Estimó que el pico de la producción mundial de petróleo ocurriría hacia finales de la década de los 90. En lo fundamental, tanto las reservas de petróleo, como las del gas, llegaron a su nivel máximo de descubrimientos hace muchos años.

Aún siendo controvertida, esta teoría está ampliamente aceptada entre la comunidad científica y la industria petrolera. El debate no se centra en si existirá un pico del petróleo sino en cuándo ocurrirá, ya que es evidente que el petróleo es un recurso finito y no renovable en escalas cortas de tiempo por lo que en un momento u otro se llegará al límite de extracción. La teoría del pico de Hubbert ya se ha corroborado para la mayor parte de los países que producen o han producido petróleo. Se verifica un punto de máxima producción, a partir del cual el descenso de la misma es inevitable. Los descubrimientos de petróleo en los Estados Unidos alcanzaron su máximo en los años treinta del pasado siglo y el máximo de su producción se alcanzó cuarenta años más tarde, en 1971. A escala mundial los hallazgos de nuevos yacimientos llegaron a su máximo en los años sesenta y desde entonces no han hecho más que decrecer. El máximo de producción de petróleo de Rusia se alcanzó en 1986, la producción de petróleo del Mar del Norte alcanzó su máximo probablemente en 2002, China entre 2005 y 2006, y dado su crecimiento se ha convertido en el tercer importador mundial, México alcanzó su máximo en 2007 y Canadá debe de estar a punto de alcanzarlo si no lo ha hecho ya. La tabla 6.3 muestra el momento en el que se ha alcanzado el pico de producción máxima en algunos países y el decaimiento de su producción si se compara la producción actual con la correspondiente al pico.

Tabla 6.3. Año en el que algunos países han alcanzado el pico de producción, producción en ese momento y producción actual estimada (en millones de barriles diarios).

Producción en el año del pico

Producción actual

País

Año del pico

estimada

Indonesia

1991

1.6

1.1

Irán

1974

6.0

3.5

Irak

1979

3.4

2.0

Kuwait

1972

3.5

2.0

Libia

1970

3.3

1.4

Arabia Saudita

1981

10.0

8.0-9.0

Venezuela

1970

3.3

2.5

La mayor parte de analistas establecen una clara distinción entre los países productores de petróleo pertenecientes a la OPEP y el resto de países. Según Matthew R. Simmons, la producción máxima de petróleo convencional se dio en mayo de 2005 y fue de 74.298.000 barriles de petróleo al día. La OPEP estima que la producción máxima de petróleo convencional se dio en 2006 y fue de 71.715.500 barriles de petróleo al día. La producción máxima de petróleo convencional, más la producción de pizarra bituminosa, arenas de alquitrán y gas natural, fue de 81.659.000 barriles de petróleo por día, en 2006 según British Petroleum, y según el Departamento de Energía de los Estados Unidos, la producción máxima de petróleo

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

134

convencional, pizarra bituminosa, arenas de alquitrán y líquidos de gas natural, fue de 84.630.000 barriles de petróleo por día, en 2005. Así pues, a pesar de las discrepancias menores, estos datos parecen indicar que hemos alcanzado el pico de producción de petróleo.

La gráfica de la figura 6.5 muestra la producción mundial de crudo desde el año 1920 hasta la actualidad así como las previsiones de producción durante el presente siglo de acuerdo con el modelo de Hubbert. La línea superior muestra la producción mundial que asciende a unos 70 millones de barriles diarios al tratarse de la producción de crudo exclusivamente. Añadiendo la producción de gas natural y otros hidrocarburos, el valor alcanza los 84 millones de barriles diarios como se muestra en la figura 6.3.

La línea de los países que no pertenecen a la OPEP (Estados Unidos, Rusia, Canadá, México, Noruega, etc) muestra que su producción ascendió a unos 40 millones de barriles en el año 2003, lo que supone un 60 por ciento de la producción mundial. De estos 40 millones de barriles diarios Rusia produjo unos 8 millones, lejos de los 11 millones de barriles diarios que producía hacia 1980, y los Estados Unidos unos 5.7 millones de barriles diarios. Los países de la OPEP produjeron, en ese mismo año unos 30 millones de barriles diarios, que supone un 40 por ciento de la producción mundial de los cuales Arabia Saudita produjo unos 10 millones de barriles e Irak unos 2.5 millones de barriles.

millones de barriles e Irak unos 2.5 millones de barriles. Figura 6.5. Producción mundial de crudo

Figura 6.5. Producción mundial de crudo desde el año 1920 hasta la actualidad y previsiones de producción durante el presente siglo de acuerdo con el modelo de Hubbert. Se muestra la producción mundial y la que corresponde a los países que pertenecen a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los que no forman parte de esta organización (Estados Unidos, Rusia, Canadá, México, Noruega, etc). Estos últimos, con menos reservas, están consumiendo su petróleo más rápidamente que los países de la OPEP. En 2003 los países no-OPEP produjeron el 60 por ciento de la producción mundial. La producción total hasta finales del año 2003 fue, a nivel mundial, de 930 Gigabarriles (miles de millones) de los que los países no-OPEP produjeron 560 Gb y la OPEP había producido 370 Gb. Las previsiones de producción en el futuro arrojan una estimación máxima de unos 1200Gb, incluyendo las estimaciones de futuros descubrimientos de yacimientos. La producción de los países no-OPEP se estima que puede ascender a 500 Gb (42 % del total) y la de los países de la OPEP 700 Gb (58% del total) hasta el agotamiento de las reservas. De: International Energy Outlook 2000. Energy Information Administration.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

135

Los países no pertenecientes a la OPEP disponen de menos reservas a escala global y, sin embargo, están consumiendo su petróleo más rápidamente que los países de la OPEP. Resulta interesante considerar la producción mundial acumulada hasta el año 2003. A nivel mundial fue de 930 Gigabarriles (miles de millones) de los que los países no-OPEP produjeron 560 Gb y la OPEP había producido 370 Gb. Las previsiones de producción en el futuro arrojan una estimación máxima de unos 1200Gb, incluyendo las estimaciones de futuros descubrimientos de yacimientos. La producción de los países no-OPEP se estima que puede ascender a 500 Gb (42 % del total) y la de los países de la OPEP 700 Gb (58% del total) hasta el agotamiento total de las reservas mundiales.

Las reservas de petróleo en el mundo.

La mayor parte de las reservas conocidas del mundo se concentran en unos pocos países de Oriente Próximo (figura 6.6). Arabia Saudí podría tener unas reservas de algo más de 260 Gb mientras Irak, la Unión de Emiratos Árabes, Kuwait e Irán poseerían unas reservas de unos 100 Gb cada uno.

e Irán poseerían unas reservas de unos 100 Gb cada uno. Figura 6.6 . Reservas de

Figura 6.6. Reservas de petróleo en el mundo. Las previsiones de producción en el futuro arrojan una estimación máxima de unos 1200 Gb, incluyendo las estimaciones de futuros descubrimientos. La producción de los países no-OPEP se estima que puede ascender a 500 Gb (42 % del total) y la de los países de la OPEP 700 Gb (58% del total). La mayor parte de las reservas conocidas actualmente (66 por ciento) se concentran en los yacimientos de Oriente Próximo.

De cualquier modo, la estimación de las reservas mundiales se ha visto sometida a los vaivenes de los intereses geopolíticos y económicos de las grandes multinacionales del petróleo. En 2003, Shell reconoce que las reservas probadas que capitalizaba dicha compañía no eran tales y que el 22 por ciento de las mismas habían sido falsificadas lo que provocó la caída de las acciones de Shell y la destitución de una buena parte de su plana mayor. Cuando se hizo pública esta noticia, Exxon y muchas otras compañías grandes y pequeñas, empezaron a reconocer la falsificación de sus reservas tratando de evitar las multas que en el caso de Shell sobrepasaron los 100 millones de dólares. De ésta manera, a partir de las propias compañías petroleras, se hizo patente la gravedad del declive del petróleo mundial y la falsificación de reservas por parte no sólo de las compañías petroleras, sino de los países de la OPEP. Según la Asociación para el Estudio del Pico del Petróleo (ASPO), todos los países de la OPEP, sin excepción, falsificaron sus reservas entre 1985 y 1990. Venezuela pasó, sin ninguna exploración, de 32 a 64 Gigabarriles de reserva. En sólo un año Venezuela duplica sus reservas petroleras sin perforar un pozo. Sorprendentemente, las reservas de Kuwait se vieron incrementadas en un 60 por ciento al pasar de 64 a 90 Gbarriles a finales de 1984 al igual que Arabia Saudí que, en 1989 pasó de 170 a 255 Gbarriles.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

136

Figura 6.7. Las reservas de petróleo de Oriente próximo expresadas en miles de millones de
Figura 6.7. Las reservas de petróleo de Oriente próximo expresadas en miles de millones de

Figura 6.7. Las reservas de petróleo de Oriente próximo expresadas en miles de millones de barriles ó gigabarriles según datos de McKinsey 2002. (British Petroleum Statistic Review). Aunque los datos pueden estar sobrevalorados (ver texto), las principales reservas se concentran en unos pocos países que han protagonizado episodios bélicos o tensiones recientes. Resulta difícil sustraerse a la evidencia de que el control del crudo está detrás de muchas de estas acciones de dudosa legalidad internacional y de clara renuncia moral.

Las reservas reflejadas en la figura 6.7 para los países del Golfo Pérsico reflejan esta sobrevaloración. Si consideramos que el 66 por ciento de las reservas mundiales se concentran en estos países, que el 85 por ciento de las reservas mundiales de petróleo convencional se concentran en la OPEP, y que éstas fueron falsificadas en algunos casos, como estamos viendo, hasta en más de un 50%, la gravedad de la crisis energética puede alcanzar dimensiones insospechadas.

A todo esto hay que añadir una variable que no aparece en las estadísticas petroleras, como es el

consumo de petróleo de la máquina de guerra norteamericana, cuyas cifras son cada día más

difíciles de estimar. La magnitud de ésta cifra no es nada desdeñable, si tomamos en cuenta, que

la máquina militar de EEUU durante los meses de la Guerra del Golfo en 1991, consumió más

petróleo que toda la Argentina en un año, por no hablar de la actual guerra de Irak cuyos orígenes no son ajenos a los intereses del control de las reservas petroleras de la región. Conviene no olvidar que, los Estados Unidos con un 5 por ciento de la población mundial consumen el 26 por ciento de la producción del globo. El consumo medio de cada estadounidense es 6 veces superior a la media mundial de consumo per capita. Esta tasa de consumo de energía se traduce en las correspondientes emisiones de CO 2 . Los Estados Unidos

son responsables del 29 por ciento de las emisiones acumuladas en el Planeta desde el comienzo de la revolución industrial hasta nuestros días (figura 1.11).

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

137

Tabla 6.4. Principales países exportadores e importadores de petróleo en el mundo y magnitud de las transacciones (en miles de barriles diarios) durante el año 2005. Fuente: British Petroleum. Nótese que las importaciones de los Estados Unidos superan a las importaciones de los cuatro países siguientes en la lista (Japón, China, Alemania y Corea del Sur juntos). Además Estados Unidos importa un 52 por ciento más que todo el petróleo exportado por Arabia Saudita.

Exportadores

Miles de barriles/día

Importadores

Miles de barriles/día

Arabia Saudita

9144

Estados Unidos Japón China Alemania Corea del Sur Francia India Italia España Holanda Taiwan Singapur Bélgica y Luxemburgo

13825

Rusia

6798

5360

Noruega

2756

3361

Nigeria

2580

2586

Venezuela

2454

2308

Irán

2391

1961

Emiratos Árabes

2374

1701

Kuwait

2363

1692

Irak

1820

1618

Argelia

1761

1071

México

1781

884

Kazahstan

1156

826

Qatar

1000

809

La tasa de retorno de la energía decrece.

La gravedad de la crisis energética se refleja en un indicador como la tasa de retorno de energía. Cuando se iniciaron las extracciones de petróleo a mediados del siglo XIX los inmensos campos petrolíferos aportaban 50 barriles por cada barril invertido en la exploración, extracción, transporte y refinamiento. Esta tasa de retorno energético ha decrecido progresivamente a medida que se explotan yacimientos cada vez más inaccesibles. En los años 70 se recuperaban alrededor de 25 barriles por cada barril invertido, en los años 90 este retorno descendió hasta valores de entre 11 y 18 barriles por barril. Actualmente se recuperan entre uno y cinco barriles de crudo por cada barril invertido en el proceso. La razón de estos rendimientos decrecientes hay que buscarla en el hecho de que, a medida que se va agotando el petróleo resulta más difícil de extraer. Esa disminución de la eficiencia en la extracción continúa hasta el punto en que, por cada barril invertido en la extracción, sólo se obtenga otro barril.

Ante este panorama tan poco alentador se comprenden los esfuerzos por encontrar fuentes alternativas de energía que ayuden a paliar el problema al que nos enfrentamos. Y aquí entran en juego los biocombustibles.

enfrentamos. Y aquí entran en juego los biocombustibles. Figura 6.8. El impacto de la crisis del

Figura 6.8. El impacto de la crisis del petróleo en diferentes países.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

138

Pero también desde esta perspectiva nos enfrentamos a un serio problema. Ya hemos visto en el capítulo 3 que satisfacer las demandas energéticas de nuestra sociedad a base de biocombustibles puede requerir la utilización de un espacio agrícola, y de otros recursos como agua, nitrógeno, fósforo y otros fertilizantes que amenacen seriamente la producción de alimentos y la sostenibilidad ecológica del Planeta. La energía que consumimos anualmente, a escala mundial, equivale a unos 85 Gigabarriles equivalentes de petróleo de los cuales unos 30 Gb corresponden al petróleo propiamente dicho y el resto procede de otras fuentes como el carbón o el gas natural. Substituir este petróleo por bioetanol procedente del maíz, por ejemplo, requeriría 510 Gigatoneladas de grano, una cantidad entre 8 y 9 veces la producción mundial y para su cultivo resultarían necesarios más de 6000 millones de hectáreas de cultivo, mucho más que toda la superficie agrícola del Planeta que asciende a poco más de 5000 millones de hectáreas (FAO, 2001).

Producción agrícola: ¿energía ó alimentos?

Así las cosas la substitución de los combustibles fósiles por biocombustibles puede convertirse en una batalla épica entre los 800 millones de propietarios de automóviles en el mundo que quieren seguir manteniendo su movilidad y los dos mil millones de pobres que, simplemente quieren disponer de algún recurso con el que alimentarse y sobrevivir. Robert Bryce (Bryce 2007) plantea la cuestión en los términos más crudos: ¿Qué tienen que producir nuestras granjas:

alimentos o combustibles?

Paralelamente, la población y sus necesidades alimenticias también van creciendo. La agricultura produce hoy alimentos para unos 6 mil millones de personas aunque el reparto final sea desigual y muchos habitantes del planeta carezcan de alimentos básicos, pero para el año 2050 será necesario alimentar a unos 9 mil millones de personas. Incrementar la producción agrícola en la proporción necesaria supone un reto formidable.

en la proporción neces aria supone un reto formidable. Figura 6.9. La producción mundial de maíz

Figura 6.9. La producción mundial de maíz durante el año 2001 ascendió a 604 millones de toneladas distribuidas por países tal y como se muestra en la figura, según datos de FAO.

Para alimentar a una persona durante un año se requiere la producción equivalente a media

tonelada de grano, una cantidad que puede permitir algún excedente para ser utilizado como semilla para generar el próximo cultivo y una fracción para alimentar a los animales que luego,

a su vez, serán consumidos como fuente de proteínas animales. Sin embargo, si esta persona

conduce un coche relativamente eficiente, pongamos con un consumo medio de 7 litros/100 km,

y recorre 20000 km anuales, consumirá 1400 litros de gasolina o 2100 litros de bioetanol. Para

producir esos 2100 l de combustible a partir de maíz se requieren 6 toneladas de grano (2.85 kg

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

139

Millones de toneladas

de grano/litro de biocombustible) o, lo que es lo mismo, se requiere una superficie doce veces más grande para alimentar el automóvil con biocombustibles que para alimentar a su propietario. La cantidad de cereales necesaria para producir el etanol que se requiere para llenar un depósito de 70 litros de combustible, equivale al cereal que alimenta a una persona durante algo más de cuatro meses.

350 300 250 200 150 100 50 1980 1985 1990 1995 2000 2005 2010
350
300
250
200
150
100
50
1980
1985
1990
1995
2000
2005
2010
75 Destinado a la producción de etanol Destinado a la exportación 60 45 30 15
75
Destinado a la producción de etanol
Destinado a la exportación
60
45
30
15
0
1980
1985
1990
1995
2000
2005
2010
Millones de toneladas

Figura 6.10. Producción de maíz en los Estados Unidos y su utilización para la producción de etanol y para exportación 1980-2006. Fuente: Base de datos electrónica http://www.fas.usda.gov/ y Feed Grains Database, http://www.ers.usda.gov/db/feedgrains/. Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

El año 2001 se produjeron en el mundo 604 millones de toneladas de maíz (figura 6.9) de los cuales Estados Unidos, el primer productor mundial, produjo algo más de un tercio, 240 millones de toneladas. La producción de maíz de los Estados Unidos muestra un incremento medio de un 4 por ciento anual, lo que ha supuesto aumentar desde los 169 millones de toneladas del año 1986 hasta los 268 millones del año 2006 (figura 6.10). Los Estados Unidos destinan a la exportación una cantidad anual que ronda los 45 millones de toneladas y que se ha mantenido aproximadamente estable durante las últimas décadas mientras la cantidad destinada a la producción de bioetanol crece exponencialmente hasta el punto de que en el año 2006, ambas cantidades llegaron a igualarse al destinar 55 millones de toneladas a la exportación y una cantidad igual a la producción de bioetanol.

2500 2000 1500 1000 500 0 1950 1960 1970 1980 1990 2000 2010 Producción mundial
2500
2000
1500
1000
500
0
1950
1960
1970
1980
1990
2000
2010
Producción mundial (millones de toneladas)
350 340 330 320 310 300 290 280 270 260 250 1950 1960 1970 1980
350
340
330
320
310
300
290
280
270
260
250
1950
1960
1970
1980
1990
2000
2010
Producción por persona (kg)

Figura 6.11. Producción mundial de cereales (izquierda) en millones de toneladas anuales y producción por persona (derecha) entre los años 1950 y 2006. Fuente: http://www.fas.usda.gov/ Base de datos electrónica. Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

140

La producción mundial de maíz viene a representar un tercio de la producción de cereales del Planeta. Ascendió, el año 2004, a 2044 millones de toneladas, el máximo histórico alcanzado hasta el momento, ligeramente por encima de las 2008 y 1984 millones de toneladas cosechadas los años 2005 y 2006 respectivamente.

A pesar de esta tendencia creciente de la producción mundial de grano, resulta aleccionador

considerar que la producción per capita, no sigue el mismo ritmo, sino que alcanzó un máximo

en el año 1984 (343 kg por persona) y desde ese momento no ha dejado de seguir una tendencia

decreciente (figura 6.11). En otras palabras, crece más deprisa la población que nuestras mejoras agrícolas.

Si los Estados Unidos convirtieran toda su producción de cereales en etanol serviría para satisfacer menos del 16 por ciento de las necesidades energéticas de su parque automovilístico.

Si toda la producción mundial de maíz se destinara a la fabricación de bioetanol se producirían

211000 millones de litros de etanol cuya energía equivale a 139 millones de litros de gasolina ó,

lo que es lo mismo, 874 millones de barriles, o sea ¡el petróleo que quemamos en diez días!. La

conclusión no puede ser más rotunda: dejar desabastecido al mundo de todos sus cereales tan sólo permitiría producir el equivalente al petróleo que quemamos en un mes.

Tabla 6.5. Producción mundial de biodiesel y de bioetanol por países, durante el año 2005. Fuente: F.O.

Licht, World Ethanol and Biofuels Report, vol. 4, nos. 16 y 17 (Abril y Mayo, 2006).

País

Producción de biodiesel (millones de litros)

Producción de etanol (millones de litros)

Alemania

1.921

350

Francia

557

910

Estados Unidos

284

16.214

Italia

227

150

República checa

136

--

Austria

85

--

España

84

376

Dinamarca

80

--

Polonia

80

220

Reino Unido

74

290

Brasil

70

16.067

Australia

57

--

Suecia

7

--

China

--

3.800

India

--

1.700

Rusia

--

750

Sudáfrica

--

390

Tailandia

--

300

Ucrania

--

245

Canadá

--

230

Indonesia

--

170

Arabia Saudita

--

170

Argentina

--

165

Australia

--

125

Japón

--

113

Otros países

102

2.139

Total Mundial

3.762

44.875

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

141

Y a pesar de todo cada vez se destina más grano a la producción de etanol. La producción

mundial aumenta exponencialmente (figura 6.12). A fecha de hoy, estamos destinando 15 millones de hectáreas de superficie agrícola para la producción de bioetanol. Los Estados Unidos, con una producción de algo más de 16000 millones de litros de bioetanol producidos a

partir de maíz y Brasil, que produce aproximadamente la misma cantidad (ver tabla 6.5) a partir

de la caña de azúcar, son de lejos los principales productores mundiales.

El precio de los cereales y la revuelta de las tortillas.

Esta demanda afecta al precio de las materias primas. La escalada de los precios agrícolas, impulsada en parte por las expectativas de los biocombustibles, ha puesto a estos productos fuera del alcance de las economías de los sectores más débiles en muchos países.

50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 0 1970 1980 1990 2000
50
45
40
35
30
25
20
15
10
5
0
1970
1980
1990
2000
2010
Miles de millones de litros
4.0 3.5 3.0 2.5 2.0 1.5 1.0 0.5 0.0 1990 1995 2000 2005 Miles de
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
1990
1995
2000
2005
Miles de millones de litros

Figura 6.12. Izquierda: Producción de etanol en el mundo. Fuente: Compilado por Earth Policy Institute gún datos de F.O. Licht, cited in Suzanne Hunt and Peter Stair, "Biofuels Hit a Gusher," Vital Signs 2006-2007 (Washington, DC: Worldwatch Institute, 2006) y de F.O. Licht, "Ethanol: World Production, by Country" World Ethanol and Biofuels Report, vol. 4, no. 17. Derecha: Producción mundial de biodiésel, 1991-2005. Source: Compiled by Earth Policy Institute from F.O. Licht data, cited in Suzanne Hunt and Peter Stair, "Biofuels Hit a Gusher," Vital Signs 2006-2007 (Washington, DC: Worldwatch Institute, 2006), pp. 40-41, and from F.O. Licht, "World - Biodiesel Production (tonnes)," table, World Ethanol and Biofuels Report, vol. 4, no. 16.

Los precios han subido de tal modo que ni siquiera el incremento del crudo compensa las alzas

de los cereales. El trigo, a 152 dólares la tonelada en 2005, alcanzaba, según el FMI, los 440

dólares en marzo de este año. En el mismo periodo, el maíz pasaba de 98 a 234 dólares, la soja

de

223 a 496 y la colza de 721 a 1.640 dólares. La figura 6.13 muestra la cotización del maíz en

el

mercado de materias primas de Chicago durante los años 2006 y 2007. En poco más de cuatro

meses, entre octubre de 2006 y febrero del 2007, el precio se duplicó superando la barrera de los

cuatro dólares por bushell. En febrero de 2007 estalló la guerra de las tortillas en Méjico.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

142

La producción mundial de etanol. Figura 6.13. Cotización del maíz en el mercado de materias

La producción mundial de etanol.

Figura 6.13. Cotización del maíz en el mercado de materias primas de Chicago durante los años 2006 y 2007. En poco más de cuatro meses, entre octubre y febrero del 2007, el precio se duplicó superando la barrera de los cuatro dólares por bushell. En febrero de 2007 estalló la guerra de las tortillas en Méjico.

La tendencia de producción de bioetanol a nivel mundial describe un comportamiento ascendente, lo que supone una demanda de mercado igualmente positiva. Todo parece indicar que la demanda de etanol en el mercado mundial tenderá a acrecentarse en los próximos años. En la tabla 12 se recoge la producción de etanol desde el año 2000. La tabla 12 revela dos características esenciales de la producción mundial de etanol. Lo primero y más importante, se puede observar un crecimiento constante y mantenido durante los últimos 4 años pasando de 31800 millones de litros en el 2000 a 37700 millones de litros en el 2005. En segundo lugar, ha de destacarse que el crecimiento en el uso del etanol es más acelerado como combustible que para bebidas o usos industriales. La demanda de etanol para combustible pasa de 19000 millones de litros en el 2000 a 23000 millones de litros en el 2005, y la demanda de etanol industrial pasó de 9800 millones de litros en 2000 a 11200 millones de litros en el 2005. Estos datos mundiales parecen indicar que la demanda mundial del etanol como carburante está en aumento.

La industria del etanol estadounidense continúa estableciendo récords mensuales de producción, según los datos publicados por la Administración de Información de la Energía (EIA), el récord de junio de 2003 fue un 13 por ciento más alto que el anterior récord de junio del 2002, que había ascendido a 530 millones de litros. Las 70 plantas existentes en el 2002 en Estados Unidos tenían una capacidad de producción superior a los 9650 millones de litros anuales. En el año 2004 los Estados Unidos produjeron más de 12 mil millones de litros de etanol, producción a la que se destinaron algo más de 34 millones de toneladas de maíz o, el 10 por ciento de la producción total del país. En 2005, su producción aumentó hasta los 16214 millones de litros. Por lo que concierne a la Unión Europea, en su informe de 10 de enero de 2007 la Comisión propuso que el uso de los biocombustibles se debía de incrementar con el objetivo de que, en el año 2020, constituyan el 10 por ciento de toda la energía utilizada en el transporte en la Unión. Ya en el año 2003 la UE estableció objetivos voluntarios que debían conducir a que los biocombustibles supusieran el 2 por ciento del mercado en el año 2005 y un 5.75 por ciento en el año 2010. A pesar de estos objetivos, la cuota de mercado de los biocombustibles creció del 0.3 por ciento en 2001 al 1 por ciento en 2005 de modo que, del objetivo propuesto para 2005 apenas se alcanzó la mitad. Todos los indicadores apuntan a que el objetivo del año 2010 tampoco se alcanzará.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

143

Figura 6.14. El presidente de Méjico, Felipe Calderón, tuvo que hacer frente a la llamada

Figura 6.14. El presidente de Méjico, Felipe Calderón, tuvo que hacer frente a la llamada revuelta de las tortillas, en febrero de 2007. Al grito de “¡Sin maíz, no hay país!” y “¡Abajo el PAN, arriba la tortilla!”, consigna esta última que juega con las siglas del oficialista Partido Acción Nacional, los “cacerolazos” se multiplicaron en la capital y en otras ciudades de México por la duplicación del precio del maíz en pocas semanas. Además de ser uno de los legados que han heredado de sus antepasados, es el cultivo más importante para México, si se tiene en cuenta el volumen de producción, la superficie sembrada, el valor de la producción y el número de productores. La duplicación del precio del grano en el mercado mundial es consecuencia de la demanda creciente de bioetanol en su país vecino, los Estados Unidos.

De acuerdo a las estadísticas internacionales, Brasil, Estados Unidos e Indonesia, encabezan respectivamente la lista de principales países productores a nivel mundial, acumulando entre ellos un 64.2% de la producción mundial total que ascendió en el año 2003 a 127,87 millones de litros de etanol como puede verse en la tabla 13. Tal y como refleja dicha tabla, el líder indiscutible en la producción de etanol a nivel mundial es Brasil. Para disminuir la dependencia de los combustibles no renovables, el gobierno brasileño adoptó varias leyes importantes para promover el uso del etanol como carburante

Los Estados miembros deberán tomar una serie de medidas para conseguir que en el año 2010 un 5.75% de los carburantes fósiles utilizados actualmente (gasolina y gasóleo) haya sido reemplazado por biocarburantes a más tardar el 31 de diciembre de 2010.

Durante el año 2004, la Unión Europea produjo cerca de 500 mil toneladas de bioetanol y casi dos millones de toneladas de biodiesel destacando Alemania como primer productor, tal y como se puede ver en la tabla 6.6, con algo más de la mitad de todo el combustible producido lo que supone un aumento del 35 por ciento respecto a los datos del 2003. Cerca del ochenta por ciento de los 1.85 millones de toneladas de biodiesel de la Unión Europea elaborados en 2004 utilizaron aceite de semilla de colza, y aproximadamente una tercera parte de la cosecha de esta semilla de 2004 fue utilizada en la producción de biocarburantes.

La tabla 6.6 refleja el uso de los biocombustibles en los estados miembros de la Unión Europea entre los años 2003 y 2005 comparados con los objetivos que cada país se había propuesto para el año 2005. Sólo Alemania (3.75 por ciento, básicamente biodiesel) y Suecia (2.23 por ciento, básicamente bioetanol) exceden del objetivo del 2 por ciento. No obstante entre 2003 y 2004 la producción de biocombustibles en la U.E. creció un 26.6 por ciento.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

144

Tabla 6.6. Producción de biocombustibles en el año 2004 en la Europa de los 25. (De: E.U. Comisión, 2005)

 

Biodiesel

Etanol

ETBE

Estado miembro

(miles de

(miles de

(miles de

toneladas)

toneladas)

toneladas)

Alemania

1035

20

42.5

Francia

348

102

170.6

Italia

320

-

-

República Checa

82.7

-

-

Dinamarca

70

-

-

Austria

57

-

-

Eslovaquia

15

-

-

España

6

194

413.2

Reino Unido

9

-

-

Lituania

5

-

-

Suecia

1

52

-

Polonia

-

35.8

-

Comisión Europea

-

87.2

-

EU25

1956

491

626.3

La producción de biodiesel.

El uso de biodiesel en automoción se ha extendido en Europa en los últimos años. En países como Alemania y Austria existen más de 1.800 gasolineras que incorporan un surtidor de biodiesel. En España la utilización de biocarburantes en el transporte ha experimentado un incremento notable desde 1994. En nuestro país existen numerosas plantas que producen biodiesel y se proyecta la construcción de un número considerable de nuevas plantas (ver figura 6.7) aunque solamente 128 de las más de 8.500 gasolineras que hay en nuestro país, ofrecen biodiesel contrariamente a lo que sucede en Alemania y Austria.

Por lo que respecta a nuestro país, todo el etanol dedicado a la automoción se convierte en ETBE que se utiliza como aditivo oxigenante en la gasolina convencional. En el último trimestre de 2008 existen cuatro plantas de bioetanol operativas que suman una capacidad de producción de 441000 toneladas, tres más se encuentran en fase más o menos avanzadas de construcción y se proyectan otras tres (tabla 6.8). Cuando se concluyan las seis nuevas centrales, la capacidad prevista de producción será de 1163000 toneladas de bioetanol.

Para entender el impacto que puede suponer la producción de bioetanol en nuestro país, baste recordar que de las cerca de 13 millones de hectáreas agrícolas de España, algo más de 6.6 millones de hectáreas se dedican al cultivo de cereales ya se trate de cultivos de secano o de regadío, y que la producción media de grano de cereal en España ronda las 3.19 toneladas anuales por hectárea.

Si todas las plantas de producción de bioetanol previstas se alimentaran de cereales como materia prima, requerirían 4.2 millones de toneladas anuales de grano que supone el 19.8 por ciento de la producción del país, para cuya producción se requieren 1.3 millones de hectáreas de cultivo, y el bioetanol producido equivaldría al 1.1 por ciento del consumo anual de petróleo o, el 3 por ciento si consideramos solamente el petróleo invertido en transporte.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

145

Tabla 6.7. Evolución del uso de los biocombustibles entre 2003 y 2005 en los estados miembros de la Unión Europea. (De: Biofuels Progress Report, E.U. Comission’s Energy Strategic Review, 2007 )

 

Proporción de

Proporción de

Proporción de

Objetivo nacional

para el 2005

Estado miembro

biocombustible

2003

biocombustible

2004

biocombustible

2005*

Austria

0.06

0.06

0.93

2.50

Bélgica

0.00

0.00

0.00

2.00

Chipre

0.00

0.00

0.00

1.00

República Checa

1.09

1.00

0.05

3.70 (2006)

Dinamarca

0.00

0.00

-

0.10

Estonia

0.00

0.00

0.00

2.00

Finlandia

0.11

0.11

-

0.10

Francia

0.67

0.67

0.97

2.00

Alemania

1.21

1.72

3.75

2.00

Grecia

0.00

0.00

-

0.70

Hungría

0.00

0.00

0.07

0.60

Irlanda

0.00

0.00

0.05

0.06

Italia

0.50

0.50

0.51

1.00

Letonia

0.22

0.07

0.33

2.00

Lituania

0.00

0.02

0.72

2.00

Luxemburgo

0.00

0.02

0.02

0.00

Malta

0.02

0.10

0.52

0.30

Holanda

0.03

0.01

0.02

2.00 (2006)

Polonia

0.49

0.30

0.48

0.50

Portugal

0.00

0.00

0.00

2.00

Eslovaquia

0.14

0.15

-

2.00

Eslovenia

0.00

0.06

0.35

0.65

España

0.35

0.38

0.44

2.00

Suecia

1.32

2.28

2.23

3.00

Reino Unido

0.03

0.04

0.18

0.30

EU25

0.5

0.7

1.0

1.4

Una vez más se pone de manifiesto la disparatada desproporción que supone utilizar productos basados en la fotosíntesis como fuente de energía: el veinte por ciento de la superficie agrícola destinada a los cereales del país, apenas puede abastecer el equivalente al 1 por ciento del petróleo que se consume anualmente.

España experimenta un crecimiento en producción de biodiesel proporcional a la tendencia europea. En España se emplea una mezcla que contiene 10 por ciento de biodiesel y 90 por ciento de gasóleo o se opta por la mezcla del biodiesel en un 5 por ciento, proporción que, legalmente, permite considerar al biocombustible como un aditivo que no altera las características técnicas del gasóleo de origen fósil. Las 24 plantas que existen actualmente en producción tienen una capacidad de 922000 toneladas anuales.

Con las 49 restantes que se hallan en fase de construcción o de proyecto, la capacidad de producción de biodiesel puede ascender en España hasta superar los seis millones y medio de toneladas anuales.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

146

Figura 6.15. Plantas de producción de biodiesel y bioetanol construidas, en construcción o proyectadas en

Figura 6.15. Plantas de producción de biodiesel y bioetanol construidas, en construcción o proyectadas en España. Fuente: http://www.biodieselspain.com/

Que la superficie agrícola del país no puede producir la materia prima que requerirán estas instalaciones es algo que queda fuera de toda duda por lo que la competencia por la materia prima, con los consiguientes efectos sobre el alza del precio en el mercado, influirá profundamente en la evolución futura del mercado.

Tabla 6.8. Plantas de bioetanol existentes en España según el censo de http://www.biodieselspain.com en el último trimestre de 2008.

Nombre

Localidad

Provincia

Prod. (Tm)

Estado

Biocarburantes Castilla y León Bioetanol de la Mancha Bioetanol Galicia Ecocarburantes Españoles Albiex Ecobarcial Sniace Biofuels Bio Europa 2 Bioener Energía (EVE y Abengoa) Bioetanol DosBio 2010 ( Miranda)

Babilafuente Alcázar de San Juan Teixeiro Cartagena Villanueva de la Serena Barcial del Barco Torrelavega Puertollano Zierbana Miranda de Ebro

Salamanca

158000

Producción

Ciudad Real

26000

Producción

A Coruña

139000

Producción

Murcia

118000

Producción

Badajoz

110000

Construcción

Zamora

145000

Construcción

Cantabria

126000

Construcción

Ciudad Real

150000

Proyecto

Vizcaya

126000

Proyecto

Burgos

65000

Proyecto

Total

1163000

Ahora mismo unas 30 plantas de producción de biodiésel y bioetanol, inauguradas en los últimos dos o tres años en España, están prácticamente paralizadas Esto sin contar otras 29 en construcción, cuyas obras también permanecen casi detenidas. Grupos como Abengoa, Acciona, Ebro Puleva, SOS Cuétara, Cie Automotive, Isolux Corsan y decenas de empresas de menor tamaño han invertido estos últimos años cerca de 1.000 millones de euros en las plantas ya inauguradas.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

147

TABLA 6.9. Plantas de biodiesel en producción (total:24)

Nombre

Localidad

Provincia

Prod. (Tm)

Bercam Biocarburantes Almadén (Grupo Activos) Biocarburantes CLM (Natura) Biocarburantes de Castilla (Biocast) Biocarburos del Almanzora (Biocarsa) Biocemsa Biocom Energía Biocom Pisuerga Biodiesel Andalucía 2004 (BIDA) Biodiesel Caparroso EHN (Acciona Energía) Biodiesel Castilla La Mancha (Biodiésel CLM) Bionet Europa Bionor Transformación

Bionorte

Combunet Combustibles Ecológicos Biotel Ecoproma Montalbo Entabán Biocombustibles del Guadalquivir Grupo Ecológico Natural (GEN) Idae Linares Biodiesel Technologies Seneca Green Catalyst Stocks del Vallés BDP Transportes Ceferino Martinez

Los Yébenes Almadén Ocaña Valdescorriel Cuevas del Almanzora Elda Algemesí Castrojeriz Fuentes de Andalucía Caparroso Santa Olalla Reus Berantevilla San Martín del Rey Aurelio Monzón Barajas de Melo Montalbo Sevilla Llucmajor Alcalá de Henares Linares Córdoba Barcelona Vilafant

Toledo

Ciudad Real

Toledo

Zamora

Almeria

Alicante

Valencia

Burgos

Sevilla

Navarra

Toledo

Tarragona

Alava

Asturias

Huesca

Cuenca

Cuenca

Sevilla

Baleares

Madrid

Jaen

Cordoba

Barcelona

Girona

6000

32000

105000

20000

6000

20000

110000

8000

36000

70000

45000

50000

30000

4000

50000

72000

50000

50000

16000

5000

100000

1300

31000

5000

Total

922000

Inversiones que podrían alcanzar los 3.000 o 4.000 millones de euros si incluimos las plantas en construcción o en proyecto. Todo indica que van a sobrar plantas de biodiésel y bioetanol en España.

Pero la industria está preocupada por lo que considera una ola de declaraciones incendiarias contra los biocarburantes, acusados de ser la causa perversa de las subidas de precios de los alimentos (ver figura 6.16). Se teme que las protestas acaben por poner en entredicho los anteriores objetivos de la UE de llegar al 10% de biocarburantes sobre el total de productos consumidos en 2020. Quienes tanto temen a lo que denominan declaraciones incendiarias harían bien en responder a las preguntas que quedan abiertas al final de este libro. Ni la fotosíntesis, ni el retorno de energía, ni los balances de CO 2 , ni el espacio agrícola necesario para producir la materia prima parecen justificar una aventura que más parece basada en la ignorancia medieval que en las bases científicas del siglo XXI.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

148

TABLA 6.10. Plantas de biodiesel en construcción (total:25) y en proyecto (total 24) en España.

En construcción:

Localidad

Provincia

Prod. (Tm)

BioOils Energy "La Rábida" Albabio Bicco Biofuels España Biocombustibles Andaluces

Palos de la FronteraHuelva

200000

Níjar

Almeria

6000

Villaverde Madrid Arahal Sevilla

45000

60000

Biocombustibles de Castilla y León BioCyl

San Cristóbal de

Entreviñas Zierbena Vizcaya

Zamora

6900

Biocombustibles de Ziérbana

200000

Biocombustibles La Mancha

Alcázar de San

Juan Zierbena Vizcaya

Las Palmas de Gran Canaria Altorricón El Carpio Valdetorres

Badajoz

Ciudad Real

Las Palmas

Huesca

Cordoba

100000

Biodiesel Bilbao (Acciona Bunge)

200000

Biodiesel Canarias

Biodiésel de Aragón (Bioarag) Biodiex Biocarburantes (Cil Global) Bioenergética Extremeña (Bionex) Bionor Sur CEPSA y Abengoa Bionergía COANSA SOS Cuétara Cooperativa Acor Entaban Biocombustibles Galicia Entaban Ecoenergéticas (Huesca) Gebiosa (General de Biocarburantes)

50000

6000

250000

Palos de la FronteraHuelva

200000

San Roque

Cádiz

200000

Andújar

Jaen

200000

Olmedo

Valladolid

70000

El Ferrol

A Coruña

200000

Huesca

Huesca

25000

Pontejos Cantabria

155000

 

Los Santos de

Green Fuel Extremadura

Infinita Renovables Galicia Iniciativas Bioenergéticas Olcesa Biodiésel Onticar Biocarburantes, S.L. Refineria Nuevos Combustibles

Badajoz

Maimona Salvaterra de Miño Pontevedra

110000

300000

Calahorra

La Rioja

250000

Tarancón

Cuenca

50000

Ontiñena

Huesca

27000

Briviesca

Burgos

49000

Total

2960000

En proyecto:

Abencis Tudela Biocarburantes de Galicia (BGAL) Biocarburantes del Estrecho Biocarburantes Peninsulares

Tudela

Navarra

24000

Begonte

Lugo

20000

Ceuta

Ceuta

250000

Prioriño

A Coruña

103000

Biocarburantes Tarragona, SL

Poligono

Constantí

Tarragona

40000

Biodar Biodiesel Dosbio 2010 (Jédula) Biodiesel Esla Campos Biofuel La Robla Bioseda Tarragona

Aviles

Asturias

20000

Jédula

Cadiz

200000

Cabreros del Río Leon

100000

La Robla Tarragona Albalate del Arzobispo Ziérbana Jerez de la Frontera Los Barrios Andorra Ciudad Real La Robla Lérida Olite Cartagena Alicante Gijón Motril Fuentes de Andalucía

Leon

Tarragona

Teruel

Vizcaya

Cadiz

Cadiz

Teruel

Ciudad Real

Leon

Lleida

Navarra

Murcia

Alicante

Asturias

Granada

Sevilla

100000

40000

BioTeruel

5000

Diesel Energy Bilbao

150000

Gadir Biodiésel

20000

Green Fuel Andalucía (Endesa) Green Fuel Aragón Green Fuel Castilla La Mancha Green Fuel Castilla y León Green Fuel Cataluña M+W Zander Olite Moyresa Gurasol Natura Energía Renovable Natura Energía Renovable (El Musel) Sevenia Bioenergética, S.A.

110000

110000

110000

110000

110000

100000

140000

200000

250000

80000

UTE Isolux Infinita Renovables Corsan Covian

300000

Total

2692000

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

149

Figura 6.16. La industria está preocupada por lo que cons idera una ola de declaraciones

Figura 6.16. La industria está preocupada por lo que considera una ola de declaraciones incendiarias contra los biocarburantes, acusados de ser la causa perversa de las subidas de precios de los alimentos. Se teme que las protestas acaben por poner en entredicho los anteriores objetivos de la UE de llegar al 10% de biocarburantes sobre el total de productos consumidos en 2020. En la imagen, anuncio insertado en diarios de gran tirada de varios países.

La competencia entre los biocombustibles y los alimentos no ha hecho más que comenzar impulsada desde unas administraciones, nacionales o supranacionales que no son capaces de poner encima de la mesa planes coherentes de abastecimiento de materias primas que resulten compatibles con las necesidades de productos agrícolas para la alimentación y de conservación del medio. El término de sostenibilidad, que tan rimbombante suena en boca de los políticos, no tiene cabida en el mundo de los biocombustibles.

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

150

6

129

Petróleo, biocombustibles y economía mundial

129

El consumo de energía en el Planeta

129

¿Se agota el petróleo?

131

El pico del

133

Las reservas de petróleo en el

136

La tasa de retorno de la energía

138

Producción agrícola: ¿energía ó alimentos?

139

El precio de los cereales y la revuelta de las tortillas

142

La producción mundial de etanol

143

La producción de

145

C. Gracia

Biocombustibles: ¿energía o alimento?

6: El impacto de los biocombustibles en la economía mundial.

151