Sei sulla pagina 1di 4

ISPT

FORMACION PEDAGOGICA DE
PROFESIONALES Y TECNICOS PARA
EDUCACION SECUNDARIA

PROBLEMÁTICA
SOCIOANTROPOLÓGICA

TRABAJO PRÁCTICO
GUIA NRO. 1

INTEGRANTES:
Gómez Rocío
Romero Sánchez Cintia
Sánchez Analia
Saravia Mariel
1- Identificar y especificar los núcleos problemáticos que plantea la autora

Para identificar un enfoque antropológico en la investigación social se destacan


algunos núcleos problemáticos, que implican campos de discusión, de
posicionamientos diferenciales y a su vez de resoluciones prácticas que conllevan
dificultades. Los núcleos problemáticos que plantea la autora son:

 El interés por el conocimiento de la cotidianeidad social.


 La recuperación de los sujetos sociales y sus representaciones y construcciones
de sentido.
 La dialéctica entre el trabajo de campo y el trabajo conceptual.

2- Realizar un breve resumen de los diferentes enfoques del concepto de


Cotidianeidad social desde el punto de vista marxista y fenomenológico.
Estableces las diferencias conceptuales mas significativas

 Según el enfoque fenomenológico

Desde un análisis fenomenológico, Berger y Luckmann, caracterizan la vida cotidiana


como una realidad interpretada por hombres, adquiriendo el significado de un mundo
coherente. La realidad se presenta a los hombres como ordenada y ya establecida, es
decir preexistente a su aparición en escena. Se organiza en una “aquí” de su cuerpo y
en un “ahora” de su temporalidad. Se la va aprehendiendo en un continuo de rutinas
de modo no problemático. Cuando esta continuidad es interrumpida, la realidad de la
vida cotidiana se problematiza y busca integrar este sector problemático al campo de
las rutinas y recomponer el continuum.

En las relaciones intersubjetivas los “otros” son aprehendidos y “tratados” desde


esquemas tipificadores internalizados. En las relaciones “cara a cara” se da un
interjuego de interferencias mutuas, por lo que los esquemas tipificadores entran en
negociación.

Los autores plantean a la estructura social como la suma total de los esquemas
tipificadores con que actuamos y de las pautas recurrentes de interacciones
establecidas por medio de las mismas.

Cuando incorporan la dimensión temporal en la vida cotidiana, la entienden como una


estructura conformada también en la acción intersubjetiva. A través de secuencias
preestablecidas cada individuo hace jugar su tiempo individual, su biografía.
 Según el enfoque marxista

La cotidianeidad es considerada como el conjunto de actividades que caracterizan la


reproducción de los hombres particulares, los cuales, a su vez, crean la posibilidad de
la reproducción social (Heller).

Se destaca la heterogeneidad de esas actividades, se entiende la reproducción del


particular como “reproducción del hombre concreto”, es decir el hombre que en una
determinada sociedad ocupa un lugar determinado en la división social del trabajo.

Más que analizar la vida cotidiana desde el punto de vista de los rasgos comunes, lo
hace desde la “relativa continuidad” con que determinados fenómenos se despliegan
por algún tiempo, se conservan, se desarrollan o bien retroceden. Es decir incorporar
la perspectiva histórica en la vida cotidiana.

Considera modificaciones que se producen en la cotidianeidad tanto a modo de


reproducciones o conservaciones, como “fermentos de la historia” que anticipan
ciertos cambios.

Aun cuando la autora se refiere el ámbito inmediato, esto no significa que el radio de
acción de las objetivaciones de la vida cotidiana se quede en el ambiente inmediato. La
vida cotidiana hace de mediadora hacia lo no cotidiano y es la escuela preparatoria de
ello.

3- ¿Qué concepto propone Achilli de cotidianeidad social, en tanto categoría


analítica?

Según Achilli, cuando se habla de lo cotidiano, se considera que en cualquier campo de


la vida social se configuran un conjunto de prácticas, relaciones, significaciones
diversas y heterogéneas que construyen sujetos particulares al interior de una realidad
concreta.
La delimitación de “lo cotidiano” como categoría analítica, lo va a resolver cada
investigación en concreto, ya que lo que es cotidiano para algunos, no lo es para otros.
Se construye lo cotidiano como categoría analítica que permite captar las redes y
conexiones mediatizadoras de aquello que trasciende lo cotidiano, para ello se
construyen categorías.

La dialéctica relacional, supone procesos y relaciones construidos cotidianamente por


los sujetos, produciendo a su vez, procesos institucionales con los que interactúan
recíprocamente, todo ello impregnados por un contenido histórico social. Captar
estos nexos de condicionamientos reciproco es la tarea de un proceso de investigación
sustentando en tales fundamentos.
Los niveles de mediación son las jerarquías que se van estableciendo en las prácticas y
relaciones que despliegan los sujetos en diferentes ámbitos, esto últimos se puede
considerar como unidades de análisis las cuales interactúan y se coaccionan.

4- Elaborar un breve resumen del concepto de sujeto social, sus


representaciones y construcciones de sentido.

Dentro del enfoque socioantropológico con el que trabaja la autora, menciona como
núcleo problemático la relación entre sujeto y estructura, entre sujeto y las
circunstancias condicionantes de una época o entre sujeto y procesos.

La autora propone recuperar al sujeto social como uno de los núcleos centrales con
que identifica la investigación antropológica, destacando la importancia que se le
otorga al conocimiento de las relaciones y concepciones cotidianas.

Para analizar las relaciones y procesos cotidianos se reconoce el conjunto de


representaciones, significaciones y sentidos que generan los sujetos como parte de un
conjunto social. Por lo tanto, no como individuos aislados sino en interacción/relación
con otros que es el único modo de producción de sentidos en tanto no existe sujeto
fuera de las relaciones sociales.

Las prácticas y representaciones que generan los sujetos son heterogéneas. En ellas se
pueden detectar experiencias sociales e históricas diferenciadas, huellas del pasado,
intentos de transformarlas, construcción de sentidos en relación con lo vivido y con
aquello que supone el porvenir.

Para que dicha heterogeneidad se haga inteligible, requiere que se la inscriba


históricamente, en el contexto de esas circunstancias, en las que, a su vez se configura
como sujeto alrededor de las experiencias que vive en sus prácticas y relaciones
sociales.

Desde tal concepción social de sujeto, es posible reconocer en los entramados de sus
prácticas y representaciones tanto aquellas tendencias que hegemonizan un tiempo
como las posibilidades de transgredirlas, de crear nuevas formas, de zafar a
imaginarios cristalizados, pre constituidos, de escapar a mecanismos coercitivos.