Sei sulla pagina 1di 3

Efectos hereditarios de la exposición a la radiación

La evidencia concluyente de la capacidad de la radiación ionizante para producir


efectos genéticos se obtuvo por primera vez en 1927 con las observaciones
experimentales de los efectos genéticos inducidos por la radiación en moscas de la
fruta (Muller, 1927). Extensas investigaciones de laboratorio desde ese momento
(principalmente estudios a gran escala en ratones (Russell W, et al, 1958)) han
llevado a los científicos a concluir que (1) la radiación es un agente mutagénico; (2)
la mayoría de las mutaciones son dañinas para el organismo; (3) la radiación no
produce mutaciones únicas; (4) la exposición crónica a la radiación produce menos
efectos hereditarios en la descendencia que la misma dosis administrada de forma
aguda; y (5) el daño genético inducido por radiación puede ocurrir teóricamente
(como el cáncer) a partir de una sola mutación y parece estar linealmente
relacionado con la dosis (es decir, el modelo de dosis-respuesta de LNT). Sin
embargo, es tranquilizador que ningún estudio en humanos haya demostrado
efectos transgeneracionales después de la exposición de los padres.
Específicamente, los estudios de más de 70,000 niños, sobrevivientes de bombas
atómicas y los hijos de sobrevivientes de cáncer tratados con radioterapia no
encuentran evidencia de riesgos incrementados de malformaciones, muertes
neonatales, mortinatos, anomalías cromosómicas o cambios genéticos que podrían
estar relacionados con la exposición a la radiación de padres y madres (Signorello,
2010; Winther, 2009). Aunque inicialmente se pensó que los efectos genéticos eran
el efecto biológico más significativo de la radiación ionizante, está claro que, para las
dosis asociadas con la exposición ocupacional y médica, los riesgos son pequeños en
comparación con la incidencia espontánea de anomalías genéticas y son secundarios
a su potencial carcinogénico.

Investigaciones epidemiológicas de radiación inducida


Efectos hereditarios
Las investigaciones epidemiológicas no han podido demostrar los efectos hereditarios
inducidos por la radiación, aunque se han demostrado mutaciones de células humanas en
cultivo. Para una exposición dada, las tasas de mutación encontradas en la progenie de
humanos irradiados son significativamente más bajas que las previamente identificadas
en poblaciones de insectos. La mayor población estudiada son los sobrevivientes de la
bomba atómica y su progenie. Con base en las estimaciones de riesgo actuales, no es
sorprendente no detectar un aumento en las mutaciones inducidas por la radiación en esta
población, considerando cuán pocos se predicen en comparación con la incidencia
espontánea. La detección de 28 loci proteicos específicos en la sangre de 27,000 niños de
supervivientes de la bomba A resultó en solo dos mutaciones que podrían haber sido
causadas por la exposición a la radiación de los padres.
Estudios previos de niños sobrevivientes para determinar si la exposición a la radiación
causó un aumento en las mutaciones genéticas letales vinculadas al sexo que hubieran
resultado en un aumento en la muerte prenatal de los hombres o en la alteración de la
proporción de nacimiento de género fueron negativas. Se ha demostrado que la irradiación
de los testículos humanos produce un aumento en la incidencia de translocaciones en
células madre espermatogoniales, aunque no se han detectado aberraciones
cromosómicas adicionales en los niños de los sobrevivientes de la bomba A. Un amplio
estudio de cohortes de más de 90,000 tecnólogos radiológicos (RT) de los Estados Unidos
examinó el riesgo de cáncer infantil (menos de 20 años) entre más de 100,000
descendientes nacidos entre 1921 y 1984 para los tecnólogos (Johnson, 2008). La
exposición ocupacional parental de radiación del testículo u ovario antes de la concepción
se estimó a partir de datos de historia laboral, registros de dosimetría y estimaciones de
la literatura para exposición anterior a 1960. A pesar del tamaño de la población de
estudio, no hay evidencia convincente de un aumento de la radiación el riesgo relacionado
con la exposición al cáncer infantil en los hijos de RTs se encontró. El resultado de una
serie de estudios recientes que evaluaron el potencial de efectos transgeneracionales en
los hijos de sobrevivientes de cáncer tratados con radioterapia también ha sido
consistentemente negativo (Signorello, 2010; Tawn, 2011; Winther, 2009).

Estimación del riesgo genético

La dosis genéticamente significativa es un índice del presunto impacto genético de la


mutación inducida por radiación en células germinales en una población expuesta. La
sensibilidad de una población al daño genético inducido por la radiación puede medirse
mediante la dosis duplicable, definida como la dosis requerida por generación para
duplicar la tasa de mutación espontánea. La tasa de mutación espontánea es de
aproximadamente 5 × 10−6 por locus y 7 a 15𝑥10−4 por gameto para anomalías
cromosómicas. La dosis de duplicación para humanos se estima en aproximadamente 1
Gy por generación; sin embargo, esto representa una extrapolación de los datos de los
animales. El comité de BEIR VII estimó que una exposición de 10 mGy a la generación
parental causaría de 30 a 47 trastornos genéticos adicionales por 1 millón de nacimientos
en la generación siguiente, como resultado de un aumento en el número de autosómica
dominante y (en mucho menor grado).) mutaciones dominantes ligadas al sexo.
Las variaciones en la exposición a los antecedentes naturales no contribuyen
significativamente al riesgo genético de una población. Incluso una dosis de 100 mGy
solo se estimaría para producir aproximadamente 400 trastornos genéticos adicionales por
1 millón de nacidos vivos en la primera generación (0,4% / Gy), en comparación con la
incidencia normal de aproximadamente 1 en 20 o 5% (algunas estimaciones son 1 en 10).
Por lo tanto, la dosis de 100 mGy causaría un aumento en la tasa espontánea de trastornos
genéticos de menos del 0,8%.

Mientras que las estimaciones del riesgo de cáncer atribuibles a la exposición a la


radiación publicadas en informes autorizados de los comités BEIR, UNSCEAR, NCRP e
ICRP no han cambiado mucho en las últimas dos décadas, los nuevos datos y el modelado
de riesgos tienen resultó en una reducción sustancial en el riesgo estimado de radiación
inducida por hereditarios enfermedad. De acuerdo con una revisión de la ICRP, las
estimaciones previas de radiación inducida los efectos genéticos de los experimentos en
ratones, y el estudio de los datos genéticos de los supervivientes de la bomba A
probablemente sobrestimaban el riesgo de enfermedad hereditaria por la exposición a la
radiación (ICRP, 2006). Teniendo en cuenta los avances sustanciales en la comprensión
de las enfermedades genéticas humanas y el proceso de mutagénesis de la línea germinal
después de la exposición a la radiación, la ICRP redujo sustancialmente la proporción de
detrimento atribuido a los posibles efectos hereditarios de la exposición a la radiación.
Actualmente, la ICRP estima que los riesgos genéticos, hasta la segunda generación, son
de aproximadamente 0.2% por Gy. El cambio en las estimaciones de la ICRP de la
contribución relativa al detrimento total del cáncer y los efectos hereditarios se muestra
en el cuadro 20-18. Para la población en general, la contribución de los efectos
hereditarios en detrimento total de la exposición a la radiación se ha reducido del 23% en
1990 al 3,5% en 2006. Esto también se ha reflejado en una reducción similar del factor
de ponderación de los tejidos para el gónadas de 0.2 a 0.08.

RIESGO NOMINAL AJUSTABLE POR DETERMINACIÓN COEFICIENTES


PARA EFECTOS ESTOCÁSTICOS A BAJA DOSIS (UNIDAD, %S𝑣 −1
CANCER HEREDABLE TOTAL
EXPUESTO 1990 2007 1990 2007 1990 2007
TODO 6.0 5.5 1.3 0.2 7.3 5.7

ADULTO 4.8 4.1 0.8 0.1 5.6 4.2

No se esperaría que las exposiciones típicas de diagnóstico y exposición ocupacional a la


radiación, aunque aumentaran la dosis a las gónadas de los expuestos, resultaran en un
riesgo genético significativo para su progenie. Aunque retrasar la concepción después de
dosis terapéuticas de radiación para reducir la probabilidad de transmisión del daño
genético a la descendencia es efectiva, no es una práctica comúnmente recomendada para
las dosis gonadales relativamente bajas de la mayoría de los procedimientos de
diagnóstico por imágenes.