Sei sulla pagina 1di 5

ACTUADORES NEUMÁTICOS

CILINDROS NEUMÁTICOS DE DOBLE EFECTO:

Los cilindros de doble efecto son capaces de producir trabajo útil en


dos sentidos, ya que disponen de una fuerza activa tanto en avance
como en retroceso.
Se construyen siempre en formas de cilindros de embolo y poseen dos
tomas para aire comprimido, cada una de ellas situada en una de las
tapas del cilindro.
Se emplea, en los casos en los que el émbolo tiene que realizar
también una función en su retorno a la posición inicial. La carrera de
estos cilindros suele ser más larga (hasta 200 mm) que en los cilindros
de simple efecto, hay que tener en cuenta el pandeo o curvamiento
que puede sufrir el vástago en su posición externa.
Cuando el aire comprimido entra por la toma situada en la parte
posterior, desplaza el émbolo y hace salir el vástago (avance). Para
que el émbolo retorne a su posición inicial (retroceso), se introduce
aire por la toma situada en la tapa delantera. De esta manera, la
presión actúa en la cara del émbolo en la que está sujeta el vástago, lo
que hace que la presión de trabajo sea algo menor debido a que la
superficie de aplicación es más pequeña. Hay que tener en cuenta que
en este caso el volumen de aire es menor, puesto que el vástago
también ocupa volumen.
CILINDROS NEUMÁTICOS DE SIMPLE EFECTO:

Los cilindros de simple efecto son aquellos que solo realizan un


trabajo cuando se desplaza su elemento móvil (vástago) en un único
sentido; es decir, realizan el trabajo en una sola carrera de ciclo. El
retroceso se produce al evacuar el aire a presión de la parte
posterior, lo que devuelve al vástago a su posición de partida.
Estos cilindros se utilizan para trabajos de desplazamientos cortos en
los que el vástago del cilindro no realice carreras superiores,
generalmente, a 100 mm.
Para aplicaciones de fijación o de remache de piezas, por ejemplo, se
emplean también cilindros de membrana, en los cuales, una
membrana de plástico o de metal reemplazan al embolo. Las carreras
en este caso son mucho más cortas que las anteriores,
aproximadamente 50 y 80 mm.

CILINDRO NEUMÁTICO DE DOBLE VÁSTAGO:

El cilindro de doble vástago, es un tipo de cilindro de doble efecto.


Tiene dos salidas para el vástago. La fuerza es igual tanto para un
lado como para el otro. El funcionamiento es idéntico que el explicado
anteriormente. Su uso está restringido a la necesidad de evitar los
esfuerzos laterales que pueda sufrir el vástago, al tener dos guías, la
posición del vástago queda reforzada.
CILINDROS NEUMÁTICOS SIN VÁSTAGO:

Cilindro sin vástago cuyo carro o carros se deslizan por el


desplazamiento de la tuerca o tuercas de un husillo a bolas al que se
encuentran unidos. A los carros de los cilindros CMH, se les incorpora
una tuerca a bolas (M), o tuerca trapecial (TR). Se deslizan en un
rodamiento lineal prismático, que a su vez, está montado sobre un
perfil tubular de aluminio extorsionado. Todo el conjunto queda
totalmente cerrado. Cuando las cargas, momentos de giro etc. son
importantes se puede montar más de un carro deslizante, o añadir
guías prismá- ticas complementarias HD y (pág.7) conseguir las
condiciones técnicas necesarias. Las múltiples combinaciones de
montaje de esos cilindros entre sí, los convierte en elementos
imprescindibles al pretender mover con control de posición, uno o
varios ejes. Transforman movimientos de entrada rotativos en
movimientos de salida lineales. Son módulos, que permiten ser
incorporados de muy distintas formas a cualquier tipo de máquina.
ACTUADORES ROTANTES:

Para hacer funcionar el actuador neumático, se conecta aire


comprimido a uno de los lados del émbolo o veleta (en adelante, solo
“émbolo”) generando una fuerza en sentido de la expansión del
espacio entre el émbolo y la pared del cilindro o el cuerpo.
Mediante un dispositivo mecánico que puede ser el conjunto piñón y
cremallera, yugo escocés, o una simple veleta, el movimiento se
transforma en rotatorio. Para mover el actuador en sentido contrario es
necesario introducir aire comprimido en el lado opuesto del émbolo. El
torque que genera el actuador es directamente proporcional a la
presión del aire comprimido, pero dependiendo de su diseño puede
ser variable de acuerdo a la posición actual del actuador. Es decir,
supongamos que el movimiento del actuador rotatorio está definido en
el rango de 0% a 100% de su movimiento. El torque de salida en 0%
es en algunos casos diferente al torque de salida cuando está en la
posición 50%. A mayor abundamiento, en realidad lo que se tiene es
una curva de torques en función de la posición del actuador. ¿Es esto
una desventaja? No necesariamente, esta variabilidad de hecho es
beneficiosa para la mayaría de las válvulas, ya que permite ajustar
más el tamaño del actuador, pudiendo incluso bajar un modelo o dos
al seleccionado originalmente.
PINZAS NEUMÁTICAS:

Una pinza neumática de agarre es un dispositivo que tiene la


capacidad de retener y liberar un objeto mediante unos “dedos”
mientras se ejecuta una operación especifica. Los “dedos” no son
parte de la pinza sino que son herramientas especializadas.