Sei sulla pagina 1di 2

Lección 5 act.

2 la evaluación en el aula

En actualidad ha tenido un resurgir o simplemente ha aumentado su interés en


este concepto o proceso, ya que todos los participantes de un proceso
educativo se dan cuenta de la necesidad de ser evaluado o evaluar, pero al
mismo tiempo con su creciente interés ha venido de la mano una confusión
heredada de confundir el termino evaluación con la calificación o la medición
escolar. Por eso es de suma importancia que todos los participantes adquieran
una voluntad de cambio para poder mutar hacía un nuevo paradigma donde la
evaluación no sea vista como la calificación o el valor numeral que se le da al
alumno para medir sus conocimientos. Y como al mismo tiempo la evaluación
ha tomado un lugar fundamental en la educación, también se ha convertido en
el principal reto al que hacen frente todos los países, ya que todos buscan
desarrollar sistemas de evaluación verdaderos, para asegurar la calidad de
educación de los alumnos.

Uno de los componentes más significativos que exponen a la evaluación como


un aspecto fundamental de la educación, es la comprensión por parte de los
docentes de la educación de que la evaluación da respuesta "que, cómo, por
qué y cuándo enseñar". Es decir, las decisiones que se hayan tomado sobre
"qué, cómo, por qué y cuándo evaluar". En general, uno de los objetivos
prioritarios de los alumnos es satisfacer las exigencias de los "exámenes" pero
satisfacer las exigencias de los exámenes tan solo es una parte de la
evaluación más no es la evaluación en sí, como ya se ha venido abordado en
puntos anteriores. Entonces la evaluación se relaciona con la enseñanza
directamente de acuerdo su función: Función formativa: la evaluación se utiliza
preferentemente como estrategia de mejora y para ajustar sobre la marcha, los
procesos educativos de cara a conseguir las metas u objetivos previstos. Es la
más apropiada para la evaluación de procesos, aunque también es formativa la
evaluación de productos educativos, siempre que sus resultados se empleen
para la mejor de los mismos. Suele identificarse con la evaluación continua.

La evaluación sumativa : suele aplicarse más en la evaluación de productos, es


decir, de procesos terminados, con realizaciones precisas y valorables. Con la
evaluación no se pretende modificar, ajustar o mejorar el objeto de la
evaluación, sino simplemente determinar su valía, en función del empleo que
se desea hacer del mismo posteriormente. "La evaluación, al prescribir
realmente los objetivos de la educación, determina, en gran medida... lo que los
alumnos aprenden y cómo lo aprenden, lo que los profesores enseñan y cómo
lo enseñan, los contenidos y los métodos; en otras palabras, el producto y el
proceso de la educación... querámoslo o no, de forma consciente o
inconsciente, la actividad educativa de alumnos y profesores está en algún
grado canalizada por la evaluación"

La evaluación es uno de los elementos que integran la planeación, los


educadores la utilizan para valorar los aprendizajes obtenidos por sus alumnos
en el desarrollo de la actividad y claro para mejorar el trabajo docente que se
está realizando.
Qué es la evaluación, que evaluar, y para qué se hace, basándome en mi
propia experiencia y en lo que opinan algunos autores sobre la evaluación. La
evaluación proporciona información individual de los alumnos sobre los
conocimientos, logros, dificultades, que obtienen en el desarrollo de la actividad
o a lo largo de un curso.
Se evalúan los avances de cada niño en relación con los propósitos
fundamentales y las competencias incluidas en los campos formativos siendo
este uno de los objetivos principales de la evaluación.
La Evaluación Formativa o continua, es aquella que se realiza al finalizar cada
tarea de aprendizaje y tiene por objetivo informar de los logros obtenidos, y
eventualmente, advertir donde y en qué nivel existen dificultades de
aprendizaje, permitiendo la búsqueda de nuevas estrategias educativas más
exitosas; tienen un carácter regulador y de orientación en el proceso,
permitiendo la modificación de este. Los maestros evalúan por muchos fines y
se ven obligados a tomar muchas decisiones todo para establecer el equilibrio
en el grupo, diagnosticar problemas en los alumnos y/o juzgar el aprendizaje de
ellos. Las acciones posteriores a la evaluación solo tienen sentido si la
información y las conclusiones obtenidas sirven para generar la reflexión de la
educadora para modificar las formas de trabajo y diseñar y experimentar otras
hasta alcanzar el propósito deseado.