Sei sulla pagina 1di 22

5.

3 La Broca del Café

Dr. Carlos Klein Koch

INTRODUCCIÓN

Por atacar directamente al grano, la broca del café (Hypothenemus hampei, Ferrari 1867) es una de
las plagas de mayor importancia económica del café en el mundo. Esto es particularmente cierto en
cafetales cultivados a baja altitud, especialmente variedades de Coffea canephora (“robusta”).

Este insecto no sólo ocasiona una pérdida directa de la cosecha al disminuir el rendimiento, sino también
una reducción substancial en la calidad del café producido. La plaga es originaria del centro de Africa y
fue introducida accidentalmente en Brasil a comienzos de la segunda década del presente siglo,
distribuyéndose posteriormente a varios países del continente americano.

NOMBRES COMUNES

Broca del café, broca del grano del café, broca del fruto del grano del café, barrenillo del grano de café,
escolítido del grano del café.

SINOMIMOS Y POSICION TAXOMOMICA

En la literatura especializada suele aparecer aún bajo el nombre de Stephanoderes hampei.


Otros sinónimos menos frecuentes de este insecto son:

• Stephanoderes coffeae
• Xyleborus coffeivorus
• Xyleborus coffeicola

La broca pertenece al orden Coleoptera, familia Scolytidae, subfamilia Ipinae, género Hypothenemus,
especie Hypothenemus hampei.

ORIGEN Y DISTRIBUCION GEOGRAFICA

La broca es originaria del centro del Africa. Fue descrita originalmente por Ferrari en 1867 en granos
de café comercializado, pero sólo en 1901 es citada en Gabón (Africa) como plaga en el campo. Las
referencias se suceden rápidamente en 1902 - 1904 (Congo), 1908 Uganda, 1909 (Java) y,
probablemente a partir de 1913, ya había sido introducida al Brasil (Sao Paulo).

En el resto de América Latina se cita en el Perú en 1962. En Guatemala se detecta en 1971,


estableciéndose en todo el país en menos de tres años, pese a los esfuerzos de erradicación realizados.
En Honduras se cita por primera vez en Junio de 1977 afectando un área aislada de algo más de 300
manzanas. En Jamaica la broca fue observada en Junio de 1978. Sólo unos meses después, en Marzo
de 1979, se estimó que un 50% del área cafetalera estaba infestada con la plaga. En Bolivia se observó
por primera vez en 1978 (Dr. Pérez Nieto, com.pers.). En México se señala que en 1980 había 10.000
ha. de cafetales infestados con broca.
Costa Rica, Panamá y otros países se encuentran hasta la fecha libres de la plaga.

PATOGENESIS

La broca vive y se desarrolla normalmente sólo en especies del género Coffea siendo atacadas las
principales especies y variedades comerciales. Como hospederos ocasionales (donde el insecto no
completaría su desarrollo) se citan los frutos de los géneros Tephrosia, Crotalaria, Centrosema,
Cesalpinia y de la especie Leucaena glauca. También se señalan las semillas de Hibiscus, Rubus y
algunas leguminosas (entre ellas Dialium lacourtiana donde sí se ha encontrado descendencia de la
plaga), como hospederos.

Según observaciones realizadas en Guatemala, el gandul o frijol de palo (Cajanus cajan) aparece como
nuevo huésped de la broca.

Este punto reviste cierta importancia ecológica si se toma en cuenta que en la zona sur, actualmente
infestada, se encuentra presente este hospedero.

La broca destruye tanto los frutos tiernos como los granos maduros o cerezas. En los frutos jóvenes el
insecto perfora los granos que aún se encuentran en estado blando-lechoso, produciendo la caída de
éstos al suelo o la pudrición de los mismos. Al parecer, no se produce caída de frutos cuando el
proceso de maduración está más avanzado. El daño principal ocurre desde el momento en que el
endosperma empieza a tomar mayor consistencia hasta que la cereza está madura. En este estado, la
broca es capaz de reproducirse en el interior de las semillas, causando su destrucción parcial o total.

El proceso de reproducción de la plaga puede continuar en frutos negros, sobremaduros, que quedan en
la planta o que han caído al suelo. Se ha observado que la plaga perfora los frutos desde el momento
en que éstos se encuentran en estado “lechoso”, permaneciendo, eso sí, en el hueco de entrada.
Cuando los frutos pasan al estado siguiente “semiconsistentes”, la broca empieza a preparar la cámara
de oviposición. En el estado siguiente, de frutos “consistentes”, ya se observan huevos y larvas del
escolítido. En el estado “duro”, se observan todos los estadíos de la plaga y la destrucción del
endosperma.

Las pérdidas de café, como consecuencia del ataque de broca, se deben a los siguientes aspectos:

1. El fruto joven perforado puede caer al suelo en cantidades apreciables.


2. El fruto verde maduro atacado, que no cae, pierde peso en proporción al grado de infestación.
3. Los granos devorados por la broca arrojan una alta proporción de café vano, de poco peso y muy
baja calidad.
4. La pérdida de peso de los frutos brocados significa una disminución apreciable en los rendimientos a
la cosecha. La mala apariencia de los frutos brocados, por otra parte, dificulta su venta y son
castigados en el precio.

5. Los granos brocados con daño avanzado pueden ser eliminados ya sea por las modernas
maquinarias de selección o manualmente, pero si los daños son apenas perceptibles, pueden
provocar la eliminación completa del café de exportación.

Foto 1. Fruto atacado en el Foto 2. Frutos atacados en el centro


centro del disco (Borbón, 1991). y el borde del disco ( Borbón, 1991).

Foto 3. Fruto con varias perforaciones (Borbón , 1991).


Foto 4. Granos de la variedad Caturra atacados por la broca (Borbón, 1991).

ETIOLOGÍA

Huevo
Son de forma elíptica, de cutícula brillante. Cuando la postura se realiza en frutos secos, éstos son más
comprimidos que los huevos normales, presentando una forma poco más cilíndrica. El eje mayor tiene
una dimensión promedio de 0,7 mm, mientr el eje menor alcanza 0, 3 mm. Los huevos provenientes de
hembras vírgenes difieren de los fecundados por presentar éstos un aspecto lechoso, sin brillo. Antes de
la eclosión los huevos fecundados se tornan amarillentos.

Larva
Recién nacidas son de aprox. 0.8 mm de largo y de color blanco cremoso (semejan “puntas de granos
de arroz”). Antes de empupar miden alrededor de 1.8 - 2,2 mm de largo.

Pupa
Durante los primeros días la pupa es de color blanco.
En la cabeza, cubiertas por el pronoto, se notan claramente las antenas y partes bucales. En el tórax se
aprecian los élitros y en la parte ventral se observan las patas. En promedio, las pupas hembras
alcanzan 1,8 mm de largo y 0,7 mm de ancho. En los machos 1,3 mm y 0,5 mm respectivamente.

Adulto
Al nacer presentan una coloración castaño-clara. A los 3 ó 4 días de permanecer en la cámara donde
nacieron se tornan más oscuros y maduran sexualmente. La hembra mide alrededor de 1,6 mm de largo
y 0,7 mm de ancho. Es de cuerpo cilíndrico, ligeramente encorvado hacia la región ventral y de color
negro brillante. El macho se distingue por su menor tamaño que la hembra. (1,1 mm por 0,5 mm
respectivamente) y por los vestigios de alas membranosas que lo incapacitan para volar. La hembra es
capaz de volar cortas distancias.
Proporción de sexos
La relación es de aproximadamente 1 macho por 10 hembras. Pese a esta proporción aparentemente
baja, todas las hembras que se encuentran en condiciones de campo -o se crían en laboratorio- están
fecundadas. No se ha observado reproducción partenogenética.

Apareamiento
Los primeros individuos que nacen dentro de los frutos por lo general son machos. Estos completan su
desarrollo antes que las hembras, las que son fecundadas 3 ó 4 días después de haber logrado el estado
adulto. Se ha verificado que un 100% de las hembras que abandonan naturalmente los granos infestados
están fecundadas. Esto indica que la cópula se realiza en el interior de los frutos donde se han criado.

Periodo de preoviposición
Una vez realizada la cópula la hembra inicia la postura apenas termina de preparar la cámara de cría
(galería) correspondiente. Esta labor se realiza en 2 ó 3 días. Tomando en cuenta el período de
prefecundación ya descrito, puede estimarse que el período de preoviposición es de 5 a 10 días.

Oviposición
La postura se realiza totalmente en el interior del grano de café (y eventualmente en otros huéspedes.
Para ello, la hembra abre un orificio por la corona del fruto hasta alcanzar uno de los dos granos.
Perforada la semilla, construye una galería que, ampliada en forma de cámara, es utilizada para la
oviposición. Ocasionalmente se observan dos o más huecos. La postura ocurre cuando la broca
encuentra frutos adecuados en cuanto al estado de maduración. En ambientes favorables de producción
continua de café (ej. variedades de “robusta”) no hay interrupción de la reproducción. En estas zonas,
tomando en cuenta la altitud en que se encuentra el cafetal y el momento del inicio de la floración
principal, se puede calcular el momento en que los granos están aptos para ser infestados por la broca
sobre la base de la tabla 4.

Tabla N° 4 Relación entre la altitud y la floración del cafeto.

Altura del cafetal en m.s.n.m. Días después de la floración principal (grano apto para
ser infestado por la broca).
Probable inicio del “tránsito”
1646 157
1341 144
1036 134
731 129
427 125

La intensidad de la postura es bastante regular durante los primeros 15 a 20 días, disminuyendo


posteriormente. En condiciones favorables de temperatura y humedad, una broca es capaz de poner 2
a 3 huevos diariamente. A la tercera semana decrece su actividad. Por degeneración de los músculos
que posibilitan el vuelo se ha demostrado que la “hembra-fundatriz” permanece en el interior del fruto
original infestado. En frutos verdes, aún en estado lechoso, no se observan posturas, pese a encontrarse
perforados por la broca. El período activo de oviposición es muy variable. Este termina pocos días
antes de la muerte del insecto. La vida media observada de una hembra es de 156 días, pudiéndose
estimar en 130 días el período activo promedio.

Duración de los estados de desarrollo

Huevo
La temperatura tiene gran influencia en el período de incubación.
A 27°C la incubación dura 4 días, este período aumenta a 16 días con temperaturas de 18,7 °C.

Estadíos larvarios
Los diferentes estadíos larvarios demoran aproximadamente 14 días en llegar al estado de pupa a
250C. A temperaturas inferiores, el estado larvario tiene una duración mayor. Las larvas que darán
origen a un macho presentan solamente un instar, a diferencia de las hembras que tienen dos instares.
Las larvas que darán origen a ejemplares hembras se conservan en este estado algunos días más que las
larvas-machos.

Prepupa
Habiendo alcanzado su desarrollo completo la larva prepara una “cámara pupal”, aislada del resto de la
galería donde vivió, para pasar al estado de prepupa. Este periodo varía de 2 días (con temperaturas
de 22° a 27°C) hasta 3 - 6 días con temperaturas de 18° a 21°C.

Pupa
De acuerdo con la temperatura, el estado de pupa tarda de 4 a 10 días (a 28,7° y 22,8°C
respectivamente). A una temperatura media de 26°C el periodo de pupa termina en poco más de 6
días. Casi al término del estado de pupa se produce un progresivo de cambio en la coloración,
tornándose de un color amarillento y después castaño claro. Tomando en cuenta la evolución media de
los estados, el desarrollo completo de la broca es de aprox. 28 días a una temperatura cercana de los
25°C. (Tabla 6)

Longevidad de los machos


La única función de los machos es fecundar a las hembras apenas éstas alcanzan -dentro del fruto- la
madurez sexual. Como no necesitan ausentarse del fruto donde nacieron, los machos carecen de alas
membranosas. El macho vive menos que la hembra y las galerías que práctica son de menor tamaño.
Normalmente vive en promedio no más de 40 días, aún cuando se han observado ejemplares que
sobrevivieron más de 100 días.

Postura total y longevidad de las hembras

En la Tabla. 5 se aprecian los resultados obtenidos en condiciones de laboratorio (Brasil) que difieren
de los obtenidos en otras partes del mundo por las diferentes condiciones en que se realizaron estas
experiencias.
Tabla 5. Postura total y longevidad de las hembras de broca del café.

Promedio Mínimo Máximo


Postura total (# de huevos) 74 31 119
Longevidad (días) 156 81 282
Fuente: Bergamin, 1943

Es necesario destacar que, con un promedio de vida de alrededor de 5 meses, siempre existirán
ejemplares que vuelvan a infestar los granos de café en las zonas de producción estacional
(sobrevivencia de una cosecha a otra) de café.

Generaciones anuales
Habiendo condiciones favorables durante el año, es decir, producción continua de café, habrá una
reproducción permanente de la plaga. Se puede estimar que, de acuerdo a las condiciones
prevalecientes, pueden sucederse y traslaparse de 4 a 13 generaciones anuales. El número de
generaciones anuales -y por lo tanto, la gravedad de los ataques- dependerá fundamentalmente de las
temperaturas promedio y extremas que ocurran en las diferentes zonas cafetaleras del país, de la
cantidad y distribución de las lluvias y de la oferta de frutos de café aptos para ser infestados.

Tabla 6. Desarrollo de un ciclo promedio de la broca en función de la temperatura.

Estado | Temperatura 19,2°C 22,0°C 27,0°C


Incubación 13,5 6 4
Larva 29,5 14 11
Prepupa 6 4 2
Pupa 14 8 4
Evolución Total 63 32 21
Fuente: Bergamin, 1943

Parece ser la regla -más que la excepción- que se desarrollen 2 generaciones de escolítidos en un solo
fruto.

SEMEJANZAS CON OTRAS PLAGAS

Tanto en condiciones de campo como en almacenamiento, los granos de café son objeto de
perforaciones ocasionadas por diversos insectos. En el País se han determinado atacando al grano
hasta la fecha a la “verdadera broca” (H. hampei), la “falsa broca” (Hypothenemus obscuros), el
“taladrador de las ramillas” (Xylosandrus morigerus) y al “gorgojo del café” (Araecerus
fasciculatus ). De todos ellos, el que mayor semejanza presenta con relación a la “verdadera broca” es
la “falsa broca del café”. La “falsa broca” se encuentra en los granos de café sobremaduros, es decir,
los granos que han madurado en la planta por no haber sido cosechadas y que presentan una coloración
café-oscuro. Este escolítido perfora y se alimenta normalmente sólo de la pulpa (integumentos
exteriores del grano), sin penetrar al interior, de las almendras ni formar galerías. La “falsa broca”
perfora la cereza típicamente por la parte lateral, en la unión de los cotiledones. La “falsa broca” no se
encuentra en granos verdes, pintones o maduros.
Al observar en el campo un ejemplar de la “falsa broca” fácilmente se puede confundir con la
“verdadera”, por su gran similitud en la coloración negro-brillante, forma y tamaño. Sin embargo, por
sus hábitos pueden establecerse diferencias muy marcadas.

Características de la “falsa broca” (H. hampei)


(H. obscuros)

- presente en granos verdes, pintones - presente únicamente en granos


maduros y secos. sobremaduros (no cosechados).
- penetra por la corona u ombligo del fruto. - penetra por la parte lateral del grano, zona
- perfora pulpa, pergamino y semillas de unión de los cotiledones.
(almendras), formando galerías - perfora la pulpa sin penetrar en las
- se alimenta de una almendra del fruto. semillas (almendras)
- se alimenta solamente de la pulpa del
Características de la “verdadera broca” fruto.

Existen además algunas diferencias morfológicas (Figura 1) entre estos dos insectos que pueden
observarse con ayuda del estetoscopio, entre las que se destacan:

- cerdas de los élitros más grandes, - pronoto algo angular (A).


espatuladas y provistas de 3 a 6 estrías - cerdas de los élitros alargadas y filiformes
longitudinales. (B).
- pronoto completamente circular. - rostro más pronunciado.
- rostro menos pronunciado. - aparato bucal más desarrollado.
- aparato bucal menos desarrollado.

IMPORTANCIA ECONOMICA

Es una de las plagas más dañinas del café en diversos países de Africa, Indonesia y América. Existen
antecedentes de daños que alcanzan más de un 90% de las cerezas. En Brasil se han registrado
pérdidas que van desde un 60% a un 80% en plantaciones donde no se han tomado medidas de control
y todavía constituye una plaga de primer orden para este cultivo. Algunos trabajos realizados en otros
países (ej. Guatemala) se refieren a la relación entre el nivel de infestación y la pérdida de peso en café
maduro, pergamino y oro, (Tabla 3).

Es necesario destacar que, incluso altas infestaciones, no llegan a producir pérdidas totales, pues,
estando constituida una cereza de café por dos granos, normalmente sólo uno de éstos es atacado por
la broca quedando muchas veces el segundo intacto. Aparte de lo anterior, el grano atacado puede o no
ser totalmente destruido por la plaga, dependiendo del número de larvas y adultos que se alimentan del
mismo. Sin embargo, el promedio observado en el área actualmente afectada, es de alrededor de un
30% de frutos brocados. Los daños en café pergamino y oro están directamente relacionados con los
niveles de infestación en el campo (Tabla 3).
H. hampei

H. obscurus

Figura 1. Diferencias morfológicas


entre H. hampei y H. obscurus
Tabla No. 3. Quintales (qq) de café maduro necesarios para producir 1 quintal de café-oro (12%
humedad), según el nivel de infestación con broca

Porcentaje de infestación con qq de café maduro equivalentes Porcentaje de pérdidas


broca a 1 qq de café-oro
0 5,68 0,0
20 6,17 7,9
40 6,70 15,2
60 7,90 28,1
80 9,83 42,2
100 13,25 57,1
Fuente: OIRSA 1981

ECOLOGIA

En estudios realizados en otros países se ha determinado que las preferencias de vuelo son las horas a
pleno día (entre las 13 y 1 8 horas). Se concluyó que la mayor distancia de vuelo alcanzada es de
aproximadamente 350 m. Las condiciones óptimas de la broca están limitadas por la altura, siendo más
favorables en cultivos de café ubicados a baja altitud. En Indonesia los ataques más severos ocurren
entre 250 y 1100 m.s.n.m. Las plantaciones de café húmedas y sombrías favorecen su reproducción
más que aquellas más secas y abiertas. La influencia directa de las precipitaciones sobre el desarrollo
de la broca es poco significativa, aparte que no se produce vuelo de los insectos durante la lluvia. En
zonas húmedas, donde hay lluvias bien distribuidas a lo largo de todo el año, hay floración casi continua
y, por lo tanto, frutos disponibles para ser atacados por la broca en forma permanente.

La influencia de la humedad del aire sobre la ecología de la broca se limita a la infestación de los granos
sobremaduros (negros) que quedan en el árbol después de la cosecha, o caen al suelo. Una humedad
excesiva acelera el proceso de pudrición de los frutos infestados caídos al suelo, mientras que una baja
humedad provoca el desecamiento de los frutos reduciendo a veces drásticamente la tasa de
reproducción del escolítido. Un contenido de humedad de alrededor del 20% es esencial para la
reproducción. En granos de café con una humedad de 12,5%, o menor, no hay infestación. La
humedad del microclima a nivel del suelo se ve afectada directamente por ciertas medidas de carácter
cultural (eliminación de malezas) y con ello el desarrollo de la plaga. Observaciones realizadas en
terreno señalan mayores niveles de infestación en los estratos medios de la planta.

La acción de los árboles de sombra en relación con el microclima es muy compleja. Observaciones
realizadas en cafetos con y sin sombrío indican una notable ausencia de enemigos naturales
(microhimenópteros) de la broca en el primer sistema (y por lo tanto mayores niveles de infestación).
Por el contrario, una sombra densa favorece el desarrollo del hongo entopatógeno B. bassiana.
Ocasionalmente, es posible observar en el campo frutos atacados por una hembra (un solo orificio) al
lado de frutos atacados por dos o tres hembras y que presentan 2 o más huecos. Uno de los factores
que mayormente determina la atracción de la broca es la forma de la corona (disco) del fruto. En su
afán por perforar a la cereza, aparentemente la broca necesita de un sostén para su cuerpo. En
condiciones de campo se la observa por ello preferentemente en la corona o en la inserción del
pedúnculo. La penetración por las paredes laterales lisas del fruto ocurre mayormente cuando las
cerezas han caído al suelo o en determinadas condiciones de laboratorio. Se ha comprobado un menor
ataque del escolítido en variedades de café cuyas cerezas presentan una corona “aplanada”, a diferencia
de aquellos frutos con coronas “prominentes”.

La resistencia relativa de algunas especies y variedades de café a la broca puede deberse al grosor de la
pulpa. Así, algunas especies (C. excelsa, C. liberica y otras) son menos atacadas, debido al mayor
trecho que tiene que perforar la broca en la pulpa acuosa hasta llegar al grano. Las especies y
variedades de C. arabica y C. canephora presentan, por lo general, una pulpa más delgada, lo que las
hace más susceptibles al ataque. En estudios realizados en laboratorio, se ha comprobado que la
mayoría de las brocas adultas necesitan de 3 1/2 a 5 horas hasta completar la penetración en una cereza
de café. yo siempre el grano de café está en condiciones para servir a la multiplicación de la broca. Esta
última exige un cierto grado de maduración para iniciar el ataque, lo que no excluye que los frutos
verdes sean infestados. En este caso, en que los granos verdes se encuentran en estado lechoso, la
hembra no penetra sino hasta un nivel superficial. Por lo general, después de un tiempo, la broca
abandona el intento de penetrar y busca un fruto más conveniente. Estos granos abandonados sufren la
acción de hongos y bacterias que aceleran la pudrición y pueden provocar serias pérdidas.

Las brocas hembras, si tienen alternativas, prefieren atacar a los frutos en este orden:

1. frutos sobremaduros (negros)


2. frutos rojos
3. frutos verdes

En condiciones de campo, el ataque a los frutos verdes ocurre cuando la broca no encuentra frutos más
adecuados. En experimentos de “selección óptica” se ha demostrado que las hembras son capaces de
distinguir las cerezas de café maduras valiéndose del sentido de la vista. El sentido del olfato, radicado
no sólo en las antenas, 'en cambio, parece jugar sólo un papel secundario en la elección de los frutos. En
regiones con producción estacional de café tiene gran importancia práctica el momento en que las
brocas que han quedado en los frutos de la última cosecha inician la infestación de los frutos en
desarrollo del nuevo período de producción. Esto se conoce como “tránsito” de la broca.

Medidas para registrar y combatir un foco de broca

Registro o rastreo de la plaga

Revisión de cafetales

La técnica recomendada se basa en el conocimiento que se tiene sobre el comportamiento de la broca y


en las experiencias de otros países. La metodología a seguir es la siguiente:
a. Seleccionar un 20% de las fincas cafetaleras, de preferencia aquéllas que se encuentran ubicadas
cerca de los caseríos, piladoras, bordes de caminos y fuentes de agua.
b. Revisar 150 árboles por hectárea, en surcos alternos (uno si, otro no). En cada surco alterno,
seleccionar al azar un cafeto y a partir de éste, revisar alternadamente las plantas.
c. Inspeccionar todas las ramas productoras de la parte media de la planta. Cada cereza deberá ser
observada por la corona (ombligo, disco), lugar de preferencia por donde penetra la broca. Si se
encuentran granos brocados recoger una muestra en un frasco con alcohol y enviarlos a los
laboratorios u oficinas regionales de Sanidad Vegetal, Programa Nacional del Café o INIAP
(Ministerio de Agricultura y Ganadería) y pedir la visita de un técnico de estas Instituciones del área
infestada.
d. Realizar el muestreo después de la floración principal, cuando los frutos se encuentren en estado
lechoso a semiconsistente. Esto ocurre aproximadamente a partir del cuarto mes. Por cosecha se
efectuarán 3 muestreos con intervalos de 45 días.

En tendales
Es una prática muy recomendable para obtener resultados rápidos y confiables a bajo costo. Tomar
muestras en seis sitios, distribuidos 2 en el centro y 4 en los extremos del tendal

En el beneficio
Recoger todas las cerezas que floten y tomar una muestra de 100 granos. Revisar los granos uno por
uno en busca de perforaciones

En las bodegas
Realizar la selección de los sacos al azar. Se determinará el número de sacos a muestrear multiplicando
el número total de ellos por el factor 0,14. Así por ejemplo:

Número de sacos en una bodega son 50


Número de sacos a muestrear 50 * 0,14 = 7 sacos

Sacar de cada saco de 65 kg. una muestra de 1 kg. La forma como se obtiene esta muestra es la
siguiente:

- Se seleccionan 3 sitios de muestreo en el saco, parte superior, media e inferior.


- Se obtienen las cerezas en los sitios indicados para que de esta manera la muestra sea representativa.

Reconocimiento de la plaga

Determinación de la especie
Será responsabilidad de los técnicos de las Instituciones antes señaladas. La determinación de la
especie se puede realizar por comparación con patrones de broca existentes. A nivel de campo se
puede reconocer que se trata de broca por los daños característicos que se presentan en las cerezas.
Densidad de la población
Para su determinación se procederá de la siguiente manera:

a. Elegir al azar 5 plantaciones que estén infestadas por broca


b. De cada plantación tomar al azar 20 árboles y cosechar su parte media. De esta cosecha se tomará
una muestra de 1 kg.
c. En total se tendrán 5 muestras de 1 kg. c/u. Se contarán el número total de frutos y el número de
cerezas brocadas.
d. Cada uno de los frutos brocados se partirá cuidadosamente y se contará el número de huevos,
larvas, pupas y adultos (éstos últimos tanto vivos como muertos).
e. Con estos datos se elaborará el cuadro respectivo.

Evaluación del daño


Obteniendo las 5 muestras, como se indicó en el párrafo anterior, se procede a determinar el % de
infestación dividiendo el número total de frutos brocados por el número total de frutos y multiplicado por
100. Con este dato se calcularán las pérdidas sobre la base de la Tabla N° 3.

Erradicación

La decisión de erradicar depende de muchos factores. Entre los más importantes que deben
considerarse aparecen: número de focos encontrados, tamaño, dispersión, importancia económica de la
zona cafetalera afectada, disponibilidad de recursos etc. Las medidas de erradicación se refieren a áreas
o zonas cafetaleras definidas dentro del País, donde la broca se encuentra presente. El éxito de la
erradicación dependerá de la rapidez y eficiencia del reconocimiento de la plaga. Detectado un foco, se
pondrán en marcha los pasos siguientes

Delimitación del área infestada

El personal que conforma las brigadas, conjuntamente con los caficultores, realizará un reconocimiento
de todas las plantaciones cafetaleras del sector especialmente de aquéllas que están rodeando al foco.
A base de esta información se delimitará, en un croquis, el área infestada.

Aplicación de medidas de control para la erradicación sectorial

Delimitada el área de infestación y tomada la decisión de erradicación sectorial, se procederá a la


recolección inmediata y prolija de toda la producción y a la recepa total de todas las plantaciones
afectadas. Para autorizar la movilización de la producción de la zona infestada, previamente deberá ser
tratada con fumigantes (bromuro de metilo, gastotín o phostoxín). Además de estas medidas, se
recolectarán todos los granos posibles que están en el suelo y se revisarán permanentemente otras
plantas que pueden ser hospederas del insecto. Complementariamente, se harán aplicaciones de
insecticida al suelo ej. 2 litros de Thiodan 35 EC/hectárea en los lugares donde se ubicaron los focos
principales.
MEDIDAS GENERALES DE COMBATE

Medidas cuarentenarias

El Departamento de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura y Ganadería debe aplicar la medidas
de cuarentena externa e interna. Las medidas de cuarentena señaladas se deben reforzar con
adecuadas campañas de divulgación (edición de folletos, afiches, tiras cómicas, informaciones de radio y
prensa) y la organización de seminarios para caficultores y técnicos del agro.

Medidas culturales

De modo general, el control de la broca más apropiado en importantes países cafetaleros se ha basado
durante mucho tiempo en lograr un período -lo más largo posible- sin frutos aptos para ser infestados.
Este método, conocido como “repase”, es laborioso y no exento de dificultades prácticas; pues significa
recoger cuidadosamente todos los frutos que quedan ya sea en la planta o en el suelo, después de la
última cosecha. Esta práctica tiene vigencia, por supuesto, solamente en las zonas donde hay una
producción estacional de café.

Otras importantes medidas complementarias se refieren al tratamiento a las semillas. Los frutos
fuertemente infestados, recogidos del suelo, deben ser quemados en el terreno, colocados en agua
hirviendo o enterrados a una profundidad de por lo menos 50 cm. La semilla infestada, destinada a
viveros, puede ser tratada con fumigantes o por secamiento.

Cuando el grano destinado a semilla o para la comercialización contiene 12,5% o menos de humedad
no hay desarrollo de la plaga. Excepto en algunas variedades de C. robusta, no se ha observado
resistencia o tolerancia significativa contra la broca.

Secado del café

El secado del café para semilla o para consumo ha sido ampliamente usado, en el pasado, para prevenir
la multiplicación de H. hampei y su distribución a zonas aún libres de la plaga. En algunos países se ha
estudiado el efecto del beneficio del café en la mortalidad de la broca, llegándose a la conclusión que
alrededor de un 50% de brocas adultas escapa antes de iniciarse el proceso de secado ya sea natural, o
artificial (secadoras). Hacia el final del proceso de secado (cuando la humedad del grano llega a 12, 5
%) se ha observado una mortalidad de un 100 %.

Control biológico

Siendo una plaga originaria del centro de Africa es en este continente donde se han encontrado los más
importantes enemigos naturales que han sido usados para medidas de control biológico, con éxito
relativo, en diversos lugares del mundo. Se destacan a continuación los entomófagos más
prometedores:
La “avispita de Uganda” (Prorops nasuta)

La especie más importante utilizada para regular las poblaciones de la plaga ha sido la “avispita de
Uganda” (Prorops nasuta ; Hymenoptera: Bethylidae). Se ha adaptado en el Brasil hace más de 60
años, pero su valor en la regulación de poblaciones de broca es muy discutido. El cuerpo del adulto es
de color negro-marrón, de patas y antenas marrón, que alcanza 2 a 3 mm de largo. El estadío larvario
dura 3 - 4 días. Un cocón blanco-sedoso es tejido por la larva en el interior del fruto, antes de pasar al
estado pupas, en el que permanece alrededor de 3 semanas. Desde la postura hasta la emergencia de
los adultos transcurren 24 - 32 días. La reproducción partenogenética es común. Las hembras no
fertilizadas ponen huevos que dan origen sólo a machos. Normalmente, después de la cópula, la
hembra de Prorops nasuta entra en un fruto infestado (usualmente un fruto negro) ya sea que éste se
encuentre en la planta o sobre el suelo.

Antes de poner un huevo sobre la parte ventral de la larva o en la región dorso - abdominal (externa) de
la pupa el parásito paraliza a su huésped. El adulto se alimenta preferentemente de los huevos y larvas
jóvenes de la broca. Diariamente puede consumir 4 huevos y 2 larvas (o pupas) del huésped. Se ha
observado que los adultos de la “avispita de Uganda” pueden alimentarse incluso de los adultos de
Hypothenemus hampei, actuando en este caso como predatores. En las regiones con producción
estacional sería necesario mantener el parásito artificialmente después de la última cosecha.

Heterospilus coffeicola (Hymenoptera: Braconidae)

Este bracónido mide alrededor de 2,5 mm de largo y dispone de antenas casi tan largas como el
cuerpo. El cuerpo y segmentos distales de las antenas son de color café-oscuro, casi negro. Las patas
y el resto de los segmentos de las antenas, además del ovipositor, son de color café-pálido. El parásito
adulto no vive en ningún momento dentro del fruto infestado. La oviposición la realiza a través de la
perforación practicada por la broca, poniendo un huevo en las larvas de la plaga. Apenas emergidas,
las larvas de H. coffeicola se alimentan de los huevos, larvas y pupas de su víctima. Empupa en el
fruto, en un cocón blanco sedoso. Ya que el parásito es de vida libre, necesita contar permanentemente
con su huésped para poder mantener su población. Los frutos Infestados en estado avanzado de
maduración parecen ser los preferidos para el ataque del parásito.

Cephalonomia stephanoderis- (Hymenoptera: Bethylidae)

Es el parásito más importante de la broca en la Costa de Marfil (Africa) y el que tiene más perspectivas
de ser utilizado con éxito en control biológico. Su biología y comportamiento son muy similares al
descrito para P. nasuta. La larva de C. stephanoderis vive como ectoparásito en el último estadío
larvas de H. hampei. Los adultos del parásito se alimentan también de los adultos del escolítido. Hay
una notable sincronización en el desarrollo del parásito y su huésped. La velocidad de desarrollo y la
longevidad del adulto corresponden en gran medida a aquéllas del huésped. La población mayor del
parásito se ha observado en el campo cuando el ataque de la broca es más intenso (hacia el final de la
cosecha). El parásito no puede vivir en plantaciones demasiado húmedas, con exceso de sombra.
Control químico

Si después de haber realizado un intensivo muestreo, se encuentra un 5 - 7 % de cerezas con


perforaciones de broca, se recomienda hacer una aplicación de insecticida. El producto que ha
demostrado mayor eficacia en el control de la broca en el mundo es el ENDOSULFÁN, formulado como
Thiodan 35 EC (producto comercial), aplicado en dosis de 1,8 a 2 1/ha. El volumen de agua utilizado
varía de 250 a 600 l/ha, dependiendo de la edad y número de plantas por hectárea.

El endosulfán es un producto de amplio espectro de acción, no es sistémico y posee una notable acción
en profundidad en frutos brocados y una débil acción como fumigante, respecto a la broca. Es un
insecticida de contacto y de acción estomacal. En la mayor parte de las frutas y hortalizas, un 50% del
endosulfán se metaboliza en los primeros 3 - 6 días de aplicado. No hay acumulación en la leche. La
toxicidad oral aguda en ratas (DL 50) es de 80 - 100 mg (i.a.)/kg. mientras la toxicidad cutánea aguda
en conejos (DL 50) es de 359 mg (i.a.)/kg. Para su aplicación hay que tomar todas las precauciones
relativas al uso de productos tóxicos.

De acuerdo con los resultados de los ensayos de campo señalados anteriormente, el producto comercial
Lorsban 4 E (nombre común clorpyrifos, organo fosforado no sistémico de amplio espectro de acción,
DL 50 oral aguda en ratas 135 a 165 mg/kg.) proporciona un adecuado control. El producto comercial
Actellic 50 (metilpirimiphos) tuvo un control inicial aceptable. Por su menor toxicidad (DL 50 aguda
oral en ratas 2050 mg/kg) su rápido efecto y acción fumigante es un producto que merece mayor
atención. Es necesario señalar que el uso rutinario de plaguicidas de amplio espectro (especialmente
organoclorados) para el control de la broca, ha ocasionado- nuevos y graves problemas entomológicos,
como es el caso de los minadores foliares (Leucoptera spp.) que se han transformado de plagas
secundarias en importantes plagas primarias del cafeto.

Rehabilitación y renovación de cafetales

El combate a los organismos perjudiciales del cafeto, particularmente aquellos de reciente introducción
al país, obligará a los caficultores necesariamente a rehabilitar y renovar sus cafetales con el objeto de
permitir la ejecución de medidas fitosanitarias básicas. Sin una adecuada rehabilitación y renovación de
la gran mayoría de los cafetales del País no será posible realizar el combate de la broca (ni de la roya).
Cuando un cafetal es de avanzada edad y su productividad ha decaído, se hace necesario rehabilitarlo
en un primer cielo mediante una poda drástica (“recepa”). Al mismo tiempo, es imperativo proceder a
renovarlo mediante la eliminación de plantas viejas, plantando en sustitución un nuevo material con
mejores perspectivas de rendimiento.

La poda de recepa, llamada también de recuperación, debe efectuarse a una altura de 40 cm del suelo.
No es recomendable hacer el corte a una mayor altura ya que la brotación resultante sería más intensa,
lo que provocaría, a su vez, un excesivo trabajo de deschuponamiento. En aquellos casos en que el
tronco cortado posea algunas ramas, deben dejarse éstas para que actúen como “tira savia”, que
ayudará a las nuevas brotaciones.
La manera más práctica de realizar la recepa es podar el cafeto cortando todas las ramas primarias.
Las ramas y hojas resultantes deben ser colocadas alrededor de los cafetos recepados o dispuestos en
fajas a través de los surcos. Esta práctica es muy importante ya que aparte de ser un valioso aporte de
materia orgánica al suelo, el mulch que se forma impide el crecimiento de malezas por un tiempo
determinado, protegiendo a la vez al suelo de la erosión.

Varias herramientas pueden emplearse para hacer el corte de los troncos, siendo el machete la más
usada. Sin embargo, debe tenerse mucha precaución para hacer un corte parejo sin producir
desgarramientos de la corteza del tronco. Se pueden emplear también las sierras manuales, serruchos,
motosierras, etc.

El corte debe efectuarse en forma de bisel para disminuir la infiltración de agua en la superficie cortada,
evitando así la penetración de patógenos y la pudrición del tronco. Se sugiere dejar de 2-4 chupones
por tocón. Para esto es necesario hacer deschuponadas periódicas, dejando los más vigorosos y los
mejor situados. Los chupones que nacen en la mitad inferior del corte normalmente son de buenas
cualidades. Los chupones cercanos al corte se quiebran fácilmente y se desgarran con el peso de la
cosecha. Además, aquellos que brotan juntos o unidos en su base también deben ser eliminados, pues
se quiebran con facilidad. Los chupones seleccionados deben quedar separados lo más posible.

Es conveniente efectuar una preselección de chupones, al tercer mes de efectuada la recepa, época en
que tienen de 20 30 cm. de longitud, dejando dos o tres adicionales en relación a la cantidad deseada.
De esta manera, un mes más tarde se debe realizar la selección definitiva. Esta debe hacerse con mucho
cuidado de tal manera que no se vayan a deteriorar todos los chupones ya que sería el fracaso de la
recepa. Los chupones sobrantes deben cortarse a ras del tallo con un cuchillo bien afilado o empleando
tijeras de podar. Seguidamente, debe protegerse el área del corte ya sea con alquitrán vegetal o con
pasta bordelesa, para evitar infecciones a través de la herida. La pasta se prepara mezclando un
volumen de sulfato de cobre bien pulverizado con 6 volúmenes de cal viva cernida y 4 volúmenes de
agua limpia.

No es posible establecer con exactitud el momento más recomendable para efectuar la recepa de la
plantación o cuál es la edad más aconsejada. Esto depende del estado de deterioro y productividad del
cafetal. Por otra parte, la época más apropiada para efectuar esta práctica es inmediatamente después
de realizada la cosecha principal.

En ésta época, los cafetos están desprovistos de flores y frutos por lo que no se producirán pérdidas
económicas de consideración. La rehabilitación del cafetal puede efectuarse ya sea en hileras alternas o
por secciones. En el sistema de hileras, se pueden emplear ciclos de poda de tres o cuatro años. En el
primer caso se podan todas las hileras marcadas con el número 1; el segundo año las que tienen el N° 2
y el tercer año todas las marcadas con el N°3.

Para el ciclo de cuatro años, la secuencia del corte de las hileras es de 1, 3. 2, 4. De esta forma, se
favorece la entrada de luz y aire a las hileras que cada año quedan sin podarse, lo que hace que estos
cafetos aumenten un poco su producción. Al quinto año, se debe establecer nuevamente un segundo
ciclo de poda, recepando por segunda ocasión los cafetos de las hileras número 1.

En cafetales que tienen un espaciamiento reducido, es conveniente hacer un descope de las plantas a
una altura de aproximadamente 1,50m, eliminando la yema terminal (descope herbáceo). La brotación
apical en este caso es reducida y los chupones que salgan deben ser eliminados.

En el caso que se requiera rehabilitar el cafetal por secciones, se debe proceder a dividirlo en lotes
iguales, recepando un lote por año. En este caso es necesario empezar por la sección o lote que
presente el mayor agotamiento. Desde el punto de vista técnico el área de recepa anual en una finca
debe cubrir la quinta parte de la plantación total, con el propósito de mantener una producción
promedio anual estable.

La renovación de cafetales puede llevarse a cabo en forma total, por secciones o por medio de un
sistema conjunto que comprenda rehabilitación-renovación. En el primer caso, es necesario dividir el
cafetal en lotes iguales. En esta forma, se procede a una siembra escalonada, es decir, cortando el
primer año una sección, empezando por la de menos capacidad productiva.

En el segundo caso, se persigue un rejuvenecimiento de las plantas viejas por medio de la recepa,
esperando obtener un beneficio de 2 o 3 cosechas, se inicia la eliminación del material viejo, dejando
solamente la planta joven intercalada, próxima a rendir su primera cosecha.

ABREVIATURAS USADAS EN EL TEXTO

DL50 Dosis letal 50


GTZ Deutsche Gesellschaft fuerTechnische Zusammenarbeit, GmbH (Sociedad Alemana de
Cooperación Técnica)
í.a. ingrediente activo
INIAP Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias
MAG Ministerio de Agricultura y Ganadería
nr. numero
OIC Organización Internacional del Café
PNC Programa Nacional del café de Ecuador

TERMINOS TECNICOS UTIILIZADOS

Corona: Ombligo o disco del fruto del café por donde la broca penetra preferentemente hacia los
granos
Cutícula: Membrana exterior de compleja naturaleza química e histológica.
DL50: Dosis letal cincuenta (cantidad del ingrediente activo del tóxico necesaria para eliminar la
mitad de la población bajo ensayo).
Elitro: Alas anteriores quitinizadas (duras) de algunos órdenes de insectos (ej. coleoptera).
Entomófago: Que se alimenta de insectos.
Entomopatógenos: Enfermedades (hongos, bacterias, virus, etc.) que atacan y destruyen insectos
plaga.
Erradicación: Medida destinada a la eliminación total o completa de una plaga, maleza,
enfermedad o huésped de un país o región.
Filiforme: Forma de hilo.
Hembra fundatriz: La primera en colonizar un fruto.
Huésped/hospedero: Planta, insecto etc. que sirve de alimento a una plaga o enfermedad.
Parásito: Insecto benéfico que se desarrolla en o sobre un huésped hasta matarlo,
normalmente más pequeño que su huésped y de poca o ninguna movilidad.
Predator: Insecto benéfico que se alimenta de su víctima. Normalmente es de mayor
tamaño que ésta y de mayor movilidad. Con frecuencia, larvas y adultos se
alimentan del mismo huésped.
Pronoto: Parte dorsal del primer anillo torácico (protórax).
Recepa: Poda drástica del cafeto (reducción a 40 cm).
Repase: Medida cultural destinada a recoger todos los granos de café que quedan en la
mata o sobre el suelo después de la (última) cosecha.
Reproducción
Partenogenética: Multiplicación asexuada (desarrollo embrionario sin fecundación).
Tórax: Segunda región del cuerpo de un insecto (entre la cabeza y el abdomen)
constituido por el protórax (inserción del primer par de patas) mesotórax
(inserción del segundo par de patas y alas anteriores) y metatórax (inserción del
tercer par de patas y alas posteriores).
Tránsito: Momento preciso del inicio de la infestación de la broca en sistemas de
producción anual.

BIBLIOGRAFIA

Almeida P.R., Cavalcante R.D., (1964). Ensaio de campo com novos insecticidas orgánicos no
combate a broca do café (Hypothenemus hampei) Secretaria da Agricultura Sao Paulo, p. 85 -
90

Almeida P.R., Cavalcante R.D., Anais da X. Reuniáó de Fitossanitaristas de Brasil, Ministério da


Agricultura, Brasil, p. 50 - 54

Almeida P.R., Pigatti A., Arruda H.V., (1977). Alguns novos ,produtos aplicados em ensaio de campo
no controle a broca (Hypothenemus hampei) do café, S. CBPC Instituto Brasileiro do Café, p.
67 - 69

ANACAFE (197 2), La broca del fruto del café, Boletín N° 11, p. 72

Aviles D. P., Matiello J.B., Paulini A.E., Pinheiro M.R., (1983). Apao da nicotina sobre a broca do
café e bicho mineiro, 10. Cí3PC, Ministério da Indústria e do Comércio, p. 357-358.
Batistella Sobrinho, Paulini A.E., Parra A.D., (1983J. Informajoes preliminares sobre época de control
e flutuagao populacional da broca do café (Hypothenemus hampei) é do bicho mineiro para as
regiiones de sinop e alta floresta no mató grosso, 10. CBPC, Ministério da Indústria e do
Comércio, Instituto Brasileiro do Café, p. 257 – 259.
Batistella Sobrinho, Paulini A.E..fl984). Acao preferencial da broca do cafe (Hypothenemus hampei)
por frutos de café conilon em diferentes estágios de maturagao, 11. CBPC, Ministério da
Indústria e do Comércio, Instituto Brasileiro do Café, p. 167 - 168

Batistella Sobrinho Castilho A.M. (1984). Estudo de ocurrencia de broca em café arábica e robusta no
estado de mato grosso, Ministério da Indústria e do Comércio, Instituto Brasileiro do Café, p.
305 - 306

Bergamin, J., (1943). Contribucaó para o conhecimiento da biología da broca do café


(Hypothenemus hampei) Instituto Biológico de Sáó Paulo, p. 3 1 - 7 2

Borbón Martínez, O. 1991. La Broca del Fruto del Café. Instituto del Café de Costa Rica. 50 p.

Carneiro, F., (19841. Controle microbiológico da broca do café (Hypothenemus hampei) com fungo
Beauveria bassiana li. CBPC, Mínistério da Indústria e do Comércio, Instituto Brasileiro do
Café, p. 132- 13 5

Chalfoun S.M., Souza J.C., Carvalho V.D., (1984). Relagao entre a incidencia de broca e
microorganismos em graos de café, Ministério da Indústria e do Comércio, Instituto Brasileiro do
Cáfé p. 149 - 150

Commonwealth Insitute of Biological Control, (,1978). Biological control of coffee pests, p. 5

Cowden Richard, (1979), Coffee Berry Borer. Jamaica, Consultant Findigns and Recommendatios,
FAO, p. 23

Ferreira, A.J., Paulini A.E., (1984), Epoca de controle a broca do café (Hypothenemus hampei) em
cafeeiros da espécie arábica 11. CBPC, Ministério da Indústria e do Comércio, Instituto
Brasileiro do Café p. 118 - 119

Ferreria A.J., Antonio A.M., Paulini A.E., (1984). Competila-ó de insecticidas fosforados e
clorofosforados no controle a broca do café (Hypothenemus hampei), 1 1. CBPC, Ministério
da Indústria e do Comércio, p. 239 - 240

Food and Agriculture Organisation of the United Nations, (1978). Technical cooperation programme,
Coffee Berry Borer Control, Jamaica, p. 1 - 3
IICA, (1985). Bibliografía sobre broca del fruto del cafeto (Hypothenemus hampei Ferr.).,
Documentación e Información Agrícola NO 137, Biblioteca conmemorativa Orton, Turrialba,
Costa Rica, p. 67

Koch, V.J.M., (1973). Abondance de Hypothenemus hampei, scolyte des graines de café en fonction
de sa Plante - Hote et de son Parasite Cephalonomia stephanoderis Betrem, en Cote d' Ivoir, H.
Veenman Zonen - Wageningen, p. 1 - 84

Mariconi, F.A.M., (1976), Insecticidas é seu emprego no combate as pragas Tomo 2, Pragas das
plantas cultivadas e dos produtos armazenados, Livrarla Nobel S.A.

Mariconi, F.A.M., Netto N.D., Oliveira D.A., Bleicher E., Pulz F.S., Dominicano N., Franco J.F.,
(1974). Combate esperimental a broca do café (Hypothenemus hampei) com diversos
insecticidas, Resumos 2. CBPC, p. 54 - 55

Netto, N.D., Mariconi F.A.M., Van der Meer F.T.M., (1973). Ensaio de combate a broca do café em
condicoes de campo, Resumos, 1. CBPC, Ministério da Indústria e do Comércio, Instituto
Brasileiro do Café (GERCA), Ministério da Agricultura, p. 9 - 10

OIRSA, (1982). La broca del fruto del café Hypothenemus hampei (Ferari 1867), Boletín Técnico
Sanidad Vegetal NO 15, p. 14

OIRSA, (1981). Efecto del beneficiado del café en la mortalidad de la broca del fruto del café
(Hypothenemus hampei, Ferrari,1867), Boletín Técnico Sanidad Vegetal N° 8, p. 5

Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria OIRSA (1978). Informe de la Misión


Técnica Integrada por el OIRSA para evaluar la situación de la broca del fruto del café y la
posibilidad de su erradicación en la República de Honduras, P. 1 - 18

Paulini A . E., (1983). Estudos sobre época de control a broca do café em cafeeiros da variedade
conilon, 10. CBPC, Ministério da Indústria e do Comércio, p. 48 - 49

Páliz Sánchez, V.P., (1982). La broca de fruto del cafeto, INIAP Estación Experimental “Pichilingue”,
Quevedo, p. 1 - 18

Paulini, A.E., Paulino A.J., Matiello J.B., (1983). Evolurao da broca do café em funcao do grau de
maturacao de café conilon, 10. CBPC, Ministério da Indústria e do Comércio

Pelley, R.H., (1969), Pests of Coffee, Longmans

Pelley, R.H., (1973), Coffee inseets, Anual Review of Entomology, Volume 18, Palo Alto California, p.
121 - 143
Reís, P.R., Gomez de Lima J.O., Souza J.C., Salgado L.O., Nogueira S.B., Bárholo G.F., (1974),
Resumos dos trabalhos apresentados, 2. CBPC, Ministério da Indústria e do Comércio, Brasil.

Sánchez V., Ramírez, (1979). Sistemas de muestreo para detectar broca del grano de café,
Departamento de Divulgación Agrícola, México, P.2 - 33

Seixas C.a., (1974). Controle químico da broca de café, 0 Biológico, Revista mensual, N 18, p. 2 1 5
- 2 2 7)

Ticheler. H.G., (1961). Etúde analytique de I'épidémíologie de scolylte des graines de café
Hypothenemus hampei en Coe D'Ivoire Laborat6ire d”Entomoloíiie. D. 1 - 49

Torres J., Yumbla O., (1985). Tesis de grado, Universidad de Loja, (en prensa)