Sei sulla pagina 1di 2

va teoría sobre el origen del ser humano

Habría emigrado dos veces de Africa


(0)
Compartir
11 de marzo de 2002

NUEVA YORK (The New York Times).- En un nuevo estudio sobre los orígenes de los
humanos modernos, un científico estadounidense descubrió lo que, según afirma, sería
evidencia para dar una nueva forma a la teoría prevalente del origen africano,
incluyendo la posibilidad de que los genes de nuestros ancestros, los neandertales y
otras especies, aún vivan en los humanos.

Los hallazgos no socavan la teoría del "origen africano", que sostiene que existió una
migración inicial, relativamente moderna, de ancestros humanos desde Africa hacia
Asia y Europa. No obstante, los descubrimientos sí dejan entrever que hubo al menos
dos migraciones en vez de una sola: la primera, hace aproximadamente medio millón de
años; la segunda, hace cerca de 100.000 años.

Los dos vínculos evolutivos con Africa están grabados en los genes de personas
contemporáneas. Sin embargo, el estudio también detectó otra traza de historia familiar
en los genes del Homo sapiens moderno: en sus migraciones, los individuos más
modernos de Africa deben de haberse mezclado un poco con los menos modernos que
encontraron.

De ser correcta, esta nueva teoría implica que -contrariamente a lo que se creía- los
recién llegados del Africa no reemplazaron por completo a las poblaciones locales, y los
neandertales de Europa y Asia occidental, así como los prehumanos que se encontraban
a lo largo de Asia, escaparon de la extinción total. Esto equivaldría a que unos cuantos
neandertales deben sobrevivir en europeos y gente de origen europeo, y que unos pocos
genes de algunos descendientes del Homo erectus deben de haber sobrevivido en los
asiáticos.

Las nuevas investigaciones fueron realizadas por Alan R. Templeton, biólogo


poblacional de la Universidad Washington y se publicaron en la revista Nature.

"Es convincente", opinó John H. Relethford, antropólogo de la universidad estatal de


Nueva York.

La mayoría de los estudios previos sobre la evolución del hombre moderno ha estado
confinada a uno o dos árboles genéticos. Templeton incluyó estos dos con otras ocho
fuentes de ADN analizadas usando un programa informático desarrollado con la ayuda
de David Posada y Keith Crandall, ambos de la Universidad Brigham Young.

De las diez líneas de ADN que se tienen como evidencia, dijo Templeton, ocho
muestran trazas de un período que se remonta a más de 100.000 años de antigüedad
(antes del inicio de la migración más reciente originada en Africa). Asimismo, esas
ocho regiones genéticas producen datos significativos, que son incompatibles con un
modelo de reemplazo genético total por humanos no modernos.
Si el pueblo más antiguo hubiera sido arrasado y reemplazado, explicó Templeton, las
firmas genéticas de una migración más antigua, así como de un gen recurrente más
antiguo, no se estarían manifestando en los estudios de personas actuales provenientes
de diversas partes del mundo.

Templeton dijo que los resultados al parecer concordaban con predicciones recientes, en
el sentido de que aproximadamente el 90%de los árboles genéticos de los humanos tiene
su raíz en Africa. La investigación "pone énfasis en que ese cambio genético entre
poblaciones, facilitado por el flujo de genes y por mezclas entre éstas, ha sido una de las
principales fuerzas en la conformación de las especies humanas", concluyó.