Sei sulla pagina 1di 2

IMPUESTO AL CARBONO.

La contaminación es uno de los problemas más relevantes que nos aqueja diariamente ya que
viene afectando nuestro entorno y salud, debido principalmente a los cambios socioeconómicos,
uno de estos cambios es el transporte ya sea marítimo, aéreo o terrestre emiten varios tipos de
gases y partículas que contaminan el medio ambiente, causada por la combustión como es el de la
gasolina. Los gases de efecto invernadero más importantes son el dióxido de carbono, el óxido
nitroso y el metano. El dióxido de carbono, el principal, es producto de la quema de combustibles
fósiles, carbón, petróleo y gas, así como de los incendios forestales y de la deforestación.
Es por esta razón Durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático
2015 XXI (COP21), “los países se han unido para establecer medidas con el fin de reducir la
emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en el Acuerdo de París”
El mayor desafío ambiental que enfrenta la humanidad es la mitigación de las emisiones de gases
efecto invernadero que generan calentamiento global, la reducción de la vulnerabilidad a la
variabilidad climática extrema y la adaptación al cambio climático, aspectos de los cuales
Colombia no es ajena.
El impuesto sobre el carbono es una de las dos principales opciones para reducir las emisiones,
siendo la otra opción los bonos por emisiones de carbono.
Según Gago y Labandeira, La Reforma Fiscal Verde.1999 Pág. 101. “El impuesto ambiental es el
pago obligatorio que deben realizar los agentes que emiten sustancias contaminantes (a partir o
no de un determinado nivel mínimo), siendo calculado por la aplicación de un tipo impositivo el
cual puede ser fijo o variable a una base imponible relacionada con el nivel de descargas al medio
natural”
Siendo así el impuesto al carbono la tarifa que se cobrará a los combustibles fósiles para
contribuir a la reducción de nuestras emisiones de Gases de Efecto Invernadero, sobre todo
dióxido de carbono.
El impuesto a estas emisiones nos permite acercarnos al objetivo de que los países busquen
alternativas para minimizar la contaminación por emisión de gas invernadero, Mantener el
aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 °C con respecto a los niveles
preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del
cambio climático; aumentar la capacidad de adaptación a los efectos adversos del cambio
climático y promover la resiliencia al clima y un desarrollo con bajas emisiones de gases de
efecto invernadero, de un modo que no comprometa la producción de alimentos; elevar las
corrientes financieras a un nivel compatible con una trayectoria que conduzca a un desarrollo
resiliente al clima y con bajas emisiones de gases de efecto invernadero.
En la cumbre Colombia asumió un compromiso de reducir estas emisiones en un 20% para el año
2030 y a un 30%, en el caso de contar con un decidido apoyo de la comunidad internacional. De
esta forma, con el impuesto al carbono contribuiremos a cumplir entre el 7 y 10% de esta meta,
sumado a otros instrumentos complementarios.
El impuesto verde prevé una tarifa de $15 por tonelada equivalente de CO2 que se emita. Se van
a gravar los combustibles líquidos como diesel, keroseno y gasolina. Se cobrarán $135 por galón,
$148 para Kerosene y Jet Fuel, etc. Cerca de 38 países han implementado este impuesto de nueva
generación, entre ellos, México, Chile y Suráfrica.
No obstante, aclara que para los fines de fiscalización y control que sean del caso, el Ministerio
de Ambiente y Desarrollo Sostenible informará a la Dian anualmente, entre el primero de febrero
y el 30 de junio, la neutralización de las toneladas de CO2e por cada uno de los agentes en el año
inmediatamente anterior.
El impuesto al carbono establece como hecho generador la venta, retiro, importación para el
consumo propio o para la venta, de combustibles fósiles y se causa en una sola de estas etapas.
Para el gas y los derivados del petróleo, el impuesto se causa en las ventas de los productores,
retiros para consumo e importaciones.
El sujeto pasivo del impuesto será quien compre combustibles del productor o el importador. La
tarifa del impuesto por tonelada de CO2 se ajustará cada 1 de febrero con la inflación del año
anterior más un punto, hasta que sea equivalente a una UVT por tonelada de CO2
Según Javier Tomás Blanco en la revista ambiental catorce 6, Impuesto al Carbono: ¿En el lugar
equivocado?, noviembre 2017. “Los recursos alimentarán el Fondo para la Sostenibilidad
Ambiental y Desarrollo Rural Sostenible en Zonas Afectadas por el Conflicto y se destinarán a la
conservación de cuencas y protección de ecosistemas en dichas zonas, bajo lineamientos del
Ministerio de Ambiente.”
Esperemos que estos recursos sean invertidos de forma costo-eficiente y ayuden a conciliar las
expectativas de desarrollo social de estas regiones con la protección de la gran riqueza ambiental
que tienen y que no sea una más de las promesas que no vemos resultados.
Para concluir y como reflexión
Para detener el cambio climático y el deterioro ambiental es vital que se dejen de construir
plantas a base de carbón y que de a poco sean reemplazadas por otras fuentes de energía ya que
sus consecuencias ambientales son terribles.
La energía del carbón es el principal culpable junto a la combustión de petróleo de la
contaminación ambiental global y el responsable del desequilibrio del planeta cuyas
consecuencias se están comenzando a visualizar.
Cada planta de petróleo que se inaugura o kilo de carbón que se extrae es una mala noticia para
los que les preocupa el medio ambiente. Sin duda, el futuro pasa por dejar de utilizar la energía
del carbón en nuestro día a día y apostar, cada vez más, por fuentes de energía renovables.