Sei sulla pagina 1di 12

Clima

1.

Conjunto de condiciones atmosféricas propias de un lugar, constituido por la cantidad y frecuencia


de lluvias, la humedad, la temperatura, los vientos, etc., y cuya acción compleja influye en la
existencia de los seres sometidos a ella.

"clima de montaña; clima tropical; clima templado; el clima mediterráneo es muy apropiado para
el cultivo de cítricos"

2.

Definición de clima

La atmósfera y los fenómenos que tienen lugar en ella juegan un papel de gran relevancia en
relación a la vida en el planeta. Por ello el hombre se ha preocupado desde la antigüedad por su
estudio. Existen dos formas distintas y complementarias de enfrentarse al conocimiento de la
atmósfera: La meteorología y la climatología

La meteorología estudia los meteoros o elementos atmosféricos, sus características y su


funcionamiento, es decir las condiciones de la atmósfera en un momento concreto, mientras que
la climatología estudia las condiciones medias de la atmósfera y las características medias de los
meteoros. De estas definiciones se deducen también los conceptos de tiempo como estado de la
atmósfera en un momento dado, y clima como el estado medio de la atmósfera a lo largo de un
período de tiempo suficientemente largo. Por término medio se considera que este período es de
unos 30 años. El problema de la definición de clima es que entendemos por estado normal.
Tradicionalmente se consideraron los valores medios de las principales variables que definen el
estado de la atmósfera (presión, temperatura, humedad atmosférica, precipitación, etc.).

Sin embargo, además de conocer los valores medios, resulta de gran transcendencia el
conocimiento de su variabilidad, de la oscilación que estas magnitudes pueden tener respecto a
sus valores medios.

Dentro del estudio de estas oscilaciones respecto a los valores medios, resulta de particular
importancia el conocer la probabilidad de que aparezcan períodos caracterizados por una sucesión
de valores elevados o reducidos de precipitación, es decir períodos lluviosos y períodos de sequía.

En tercer lugar habría que tener en cuenta la aparición de fenómenos meteorológicos extremos
(aunque no excepcionales ni imprevisibles) que no deben olvidarse a la hora de caracterizar el
clima a pesar de su muy escasa frecuencia. Uno de los más habituales en la Península Ibérica son
las precipitaciones de gran volumen e intensidad con consecuencias a menudo catastróficas.

Su frecuencia es tan reducida que a menudo puede no haberse registrado ninguno durante el
período de existencia de un observatorio meteorológico aunque sus consecuencias sobre los
sistemas naturales puedan apreciarse durante décadas e incluso siglos.

Por otra parte el clima puede verse condicionado, en lugares concretos, por otros factores, dando
lugar a lo que se denomina condiciones microclimáticas que en muchos casos dan lugar a
microambientes específicos que no pueden ser estudiados teniendo en cuenta solamente las
características climáticas de algún observatorio cercano.

Elementos y factores del clima

Los elementos climáticos pueden definirse como toda propiedad o condición de la atmósfera cuyo
conjunto caracteriza el clima de un lugar a lo largo de un período de tiempo suficientemente
representativo. Igualmente definen el tiempo en un momento determinado:

Insolación

Temperatura del aire

Presión atmosférica

Viento

Lluvia

Humedad

Los factores del clima son aquellos que actuando conjuntamente definen las condiciones
generales de una zona terrestre de extensión relativamente amplia:

-La situación de la región dentro de la Circulación General Atmosférica

-Factor de continentalidad

-Factor orográfico

-Efecto de la temperatura de las aguas marinas

Métodos de estudio en Climatología

Tradionalmente se han considerado tres métodos fundamentales en la ciencia climatológica:

-La climatología analítica basado en el análisis estadístico de las características climáticas que se
consideran más significativas. Se trata básicamente de establecer los valores medios de los
elementos atmosféricos y establecer la probabilidad de que se alcancen determinados valores
extremos.

-La climatología dinámica, que trata de proporcionar una visión dinámica y de conjunto de las
manifestaciones cambiantes que se registran en la atmósfera como una unidad física. Se propone
una explicación matemática de la atmósfera mediante las leyes de la mecánica de fluidos y de la
termodinámica.

-La climatología sinóptica, se basa en el análisis de la configuración de los elementos atmosféricos


en un espacio tridimensional y a unas horas concretas y de su evolución. A partir de este análisis,
se pretenden descubrir leyes empíricas e incrementar el conocimiento acerca de la atmósfera.

El uso de métodos estadísticos dentro de la climatología analítica ha tenido, durante la segunda


mitad de este siglo, considerables críticas entre los partidarios de la climatología dinámica y
sinóptica. Se criticaba su alejamiento de la realidad atmosférica en un momento en el que los
avances en el campo de la física atmosférica, en las técnicas de captación de datos y en los
métodos de cálculo parecían permitir un conocimiento detallado del sistema atmosférico. Esta
tendencia se enmarca dentro de la corriente de optimismo científico-tecnológico que se desarrolla
tras la segunda guerra mundial apoyado en el desarrollo de la física y de los ordenadores.

Sin embargo este optimismo se vio defraudado debido a la aparición de considerables limitaciones
en un enfoque exclusivamente dinámico en climatología. El descubrimiento del caos determinista
en determinados sistemas dinámicos no lineales como la atmósfera, precisamente gracias a la
potencia de cálculo suministrada por los ordenadores, conlleva la necesidad de un
replanteamiento de los métodos estadísticos como vía para entender unos mecanismos
imposibles de entender por medios exclusivamente físicos.

Por otro lado la estadística ha evolucionado considerablemente en los últimos años apoyada en el
desarrollo y popularización de los recursos informáticos. Por otra parte esta metodología puede
todavía aportar conocimientos a la climatología debido a su capacidad de ``atrapar'' lo básico del
clima de un lugar.

En la mayoría de los casos, la solución ideal sería la combinación de ambos enfoques ya que a
pesar de las insuficiencias del método analítico, su ejecución es conveniente como paso previo al
estudio dinámico. Por otra parte un sofisticado tratamiento estadístico de cualquier elemento
climático va a plantear numerosos interrogantes que sólo un estudio dinámico podrá resolver.

En el caso de los climas semiáridos, resulta mucho más complejo desentrañar sus mecanismos
físicos, apareciendo un importante componente aleatorio que debe estudiarse por procedimientos
analíticos.

Finalmente es necesario tener en cuenta que una climatología aplicada es fundamentalmente


analítica-estadística. Así por ejemplo un estudio agroclimático debe proporcionarnos la
probabilidad de que se produzcan acontecimientos lluviosos extremos (por exceso, inundación, o
por defecto, sequía), independientemente de las causas físicas que los produzcan.

En los últimos años (desde los años el panorama ha cambiado ligeramente debido a la cada vez
mayor relevancia social que adquiere la climatología debido al desarrollo de preocupaciones
medioambientales ligadas al clima:

Contaminación

Extremos climáticos

Cambio climático global y al desarrollo en las ciencias de la naturaleza de un nuevo marco


epistemológico la teoría de sistemas.

La atmósfera como sistema. El sistema climático

Conceptos básicos en la Teoría General de Sistemas

Para estudiar la atmósfera, es imprescindible emplear un enfoque sistémico. Chorley y Kennedy


(1971) definieron sistema como un conjunto estructurado de elementos, objetos y atributos
constituidos por componentes o variables que presentan relaciones unas con otras y operan de
forma conjunta como un todo complejo, de acuerdo con ciertas pautas observadas. Un sistema
físico es aquel cuyos componentes y variables son entidades y magnitudes físicas y las relaciones
son de transferencia de materia y energía (un ejemplo de sistema no físico sería el sistema
económico).

Los sistemas se dividen en función con el tipo de relaciones que mantengan con su entorno en:

Abiertos (intercambian materia y energía con el entorno)

Cerrados (intercambian energía pero no materia)

Aislados (no intercambian ni materia ni energía)

Los sistemas naturales suelen ser excesivamente complejos para poder estudiarlos en detalle, por
ello se suele hacer uso de modelos. Un modelo puede definirse como una representación
simplificada de un sistema que captura lo esencial del mismo, eliminando elementos que resultan
innecesarios debido a su escasa relevancia en el comportamiento global del sistema, a la escala de
trabajo o a los objetivos.

La Teoría General de Sistemas aporta un vocabulario propio que resulta útil para el estudio del
sistema climático:

Componentes

Flujos (entradas o salidas)

Estructura

Función

Entorno (fuentes y sumideros)

Equilibrio

Tiempo de residencia

Los componentes almacenan una determinada cantidad de materia (expresada en unidades de


masa o volumen) o energía (expresada normalmente como temperatura). Los flujos reflejan las
transferencias de materia o energía entre diferentes componentes y se expresan como tasas, es
decir en unidades de materia o energía por unidad de tiempo y/o espacio. Las transferencias de
energía se expresan en unidades de energía (Julios) por unidad de espacio y/o tiempo. Cuando dos
componentes aparecen interconectados las salidas de uno se convierten en las entradas del otro.

La estructura se refiere al esquema que el sistema adopta tal como puede ser dibujado
(componentes y transferencias) mientras que función se refiere a la cantidad de materia o energía
que se almacena en los diferentes componentes y a las transferencias de materia y energía que se
producen entre ellos.

Finalmente, por entorno se entiende todo lo que está alrededor del sistema y que no forma parte
del sistema. En el caso de los sistemas abiertos el entorno se relaciona con el sistema mediante
transferencias de materia y energía, en los sistemas cerrados solo a través de transferencias de
materia y en los sistemas aislados no hay relación. Se denomina fuente a los elementos del
entorno desde los que el sistema recibe entradas, y sumidero a los elementos del entorno hacia
los que el sistema emite salidas.

Cuando en un sistema las transferencias (entradas y salidas) entre los diferentes componentes
permanecen constantes a lo largo del tiempo, se dice que el sistema está en equilibrio. Este
equilibrio conlleva que la cantidad de materia o energía en cada uno de los componentes
permanece constante ya que el conjunto de las entradas es igual al conjunto de las salidas.

Tiempo de residencia es el tiempo promedio que una partícula de materia permanece en un


determinado componente y, en el caso de que el sistema esté en equilibrio es igual a la cantidad
de materia presente en el componente partido por la suma de las entradas. Un tiempo de
residencia corto implica que cualquier alteración en las entradas o las salidas se va a hacer patente
rápidamente, mientras que si el tiempo de residencia es corto tardará más en reflejarse.

El sistema climático

En 1975 la Organización Meteorológica Mundial definió el Sistema Climático como constituido por:

Atmósfera

Hidrosfera

Criosfera

Superficie terrestre

Biosfera

Este orden refleja el orden en el que empezó a tenerse en cuenta la relevancia de cada uno de
estos componentes. Entre ellos se establecen transferencias de materia (los diferentes gases que
componen la atmósfera más el agua) y energía.

La estructura (es decir el esquema de almacenamiento en componentes y transferencia entre


ellos) de cada una de las diferentes formas de materia que aparecen en la atmósfera se denomina
ciclo. Se habla así de ciclo hidrológico, ciclo del carbono, nitrógeno, etc. El esquema de
almacenamiento y transferencias de energía se suelo denominar balance energético.

Bibliografía

ALBENTOSA, L.M. (1976): ``Climatología dinámica, sinóptica o sintética. Origen y desarrollo''en


Revista de Geografía Depto. de Geografía Univ. Barcelona X, 1-2. pp. 140-157. Barcelona

SALA, M y BATALLA, R.J. (1996): Teoría y métodos en Geografía Física Ed. Síntesis. 302 pp.
La palabra Clima viene del griego klima, que hace referencia a la inclinación del Sol. Es el conjunto
de condiciones ambientales de un lugar determinado, y se caracteriza por ser el promedio de los
estados del tiempo, calculado mediante observaciones realizadas durante un largo periodo (entre
10 y 30 años).

Con frecuencia se confunden el tiempo atmosférico y el clima de un lugar. El tiempo se refiere a la


condición de la atmósfera en un momento y lugar determinado. Dicha condición es cambiante;
por lo tanto, el tiempo varía de un momento a otro o de un lugar a otro de la superficie terrestre.
Por eso hablamos del tiempo (no del clima) de ayer, de hoy o de la semana pasada.

El clima describe la sucesión periódica de los distintos tipos de tiempo que se repiten en una
región de forma característica durante un periodo amplio de tiempo. Mientras el tiempo
atmosférico es variable, el clima es estable y permanente.

La determinación de las características que definen al clima deriva de una investigación científica
(meteorología y climatología) prolongada de la condición de la atmósfera (fenómenos
meteorológicos) de una región especifica. Mediante esta investigación se reúnen una serie de
datos y gráficos (climogramas) que permiten conocer su clima; por ejemplo, como varía la
temperatura durante un año, si es baja, alta o moderada.

1. ¿Qué es el clima?
El clima es el resultado de la interacción de diferentes factores atmosféricos, biofísicos y geográficos que
pueden cambiar en el tiempo y el espacio. Estos factores pueden ser la temperatura, presión atmosférica,
viento, humedad y lluvia. Así mismo, algunos factores biofísicos y geográficos pueden determinar el clima en
diferentes partes del mundo, como por ejemplo: latitud, altitud, las masas de agua, la distancia al mar, el
calor, las corrientes oceánicas, los ríos y la vegetación.
Ilustración 1. Determinantes del clima: factores atmosféricos (rojo) y factores biofísicos y geográficos (azul)
(Elaboración propia).

Los diferentes climas de que existen en nuestro planeta surgen a partir de las diversas posibilidades
combinación de estos factores. Así por ejemplo, el clima de las montañas es generalmente frío, mientras que a
menor altitud, como ocurre en las costas, el clima es cálido y con temporadas de sequías. Así mismo, en las
latitudes muy al norte o muy al sur, el clima también es más frío que cerca del ecuador. El clima también
ejerce influencia sobre la existencia de ecosistemas naturales. En climas fríos podemos encontrar bosques de
pino encino y en climas cálidos y húmedos, bosques de niebla y selvas.

Imagen 1. Bosques de pino. Angangeo, Mich. Imagen 2. Selva inundada, la Mancha, Ver.

En los últimos miles de años el clima permaneció relativamente estable, sin embargo, estos patrones históricos
han comenzado a cambiar. El principal indicador de cambio es el incremento de la temperatura del planeta, lo
cual parece ser que está ocurriendo a una velocidad acelerada.
Clima: definición, elementos y factores
determinantes, tipos de clima
Índice de este artículo
 1 Definición
 2 Elementos y factores determinantes del clima
o 2.1 Latitud
o 2.2 Altitud
o 2.3 Relieve
o 2.4 Continentalidad (Distancia del mar)
o 2.5 Corrientes oceánicas
o 2.6 Vegetación
 3 Tipos de clima

Tipos de clima según clasificación de Köppen


Cada color representa un clima en cuestión
Definición
El clima se define como un conjunto de cualidades atmosféricas características de
una región a lo largo de las estaciones y los años. Los términos tiempo y clima se
refieren a escalas temporales distintas. A diferencia del clima, el tiempo es el
estado de la atmósfera en un momento y lugar específicos. El tiempo atmosférico
puede cambiar su comportamiento con el paso de las horas y días. Entonces, el
clima es el promedio del tiempo meteorológico en un periodo largo de tiempo, por
lo que no se puede medir con aparatos. El concepto de clima ha cambiado en los
últimos años, añadiéndose otras consideraciones. En la actualidad se reconoce
como un sistema formado por componentes que intercambian materia y energía
continuamente y esto es controlado por la energía solar. La energía se moviliza
por los componentes y se devuelve al espacio exterior para mantener el equilibrio
y constante la temperatura del planeta.

Cuando un lugar tiene un clima diferenciado del resto del de su zona, se habla de
topoclima. Si nos referimos al clima de un espacio específico reducido, como una
habitación o debajo de un tronco, el término más indicado es microclima.

El clima tiene influencia sobre la vegetación y fauna existente en las regiones.


Existe una relación muy estrecha entre el tipo de clima de un lugar y el tipo de
vegetación y fauna que crece y se desarrolla en él. Cumple un papel importante en
muchos procesos fisiológicos de los organismos, incluyendo crecimiento,
desarrollo, salud y enfermedad. Por otra parte, el ser humano puede tener
influencia sobre el clima a través de la alteración de la atmósfera terrestre por la
emisión de productos químicos y contaminantes.

En períodos de tiempo geológicos el clima puede cambiar naturalmente, por


ejemplo: lugares que en la actualidad son desérticos y secos, antes pudieron
haber sido muy húmedos y haber albergado una frondosa vegetación. Por ello, es
necesario estudiar una zona durante un mínimo de 30 años antes de caracterizar
su clima.

La climatología intenta predecir cómo se comportará la atmósfera en el futuro a


partir de lo que ha ocurrido con ella en el pasado.

Elementos y factores determinantes del clima


Los elementos del clima son un conjunto de fenómenos que se producen en la
atmósfera y están directamente condicionados por los factores del clima. Los
elementos meteorológicos son: temperatura, humedad, presión atmosférica, viento
y precipitaciones.

Los factores que determinan el clima son las condiciones que tiene un lugar y que
contribuyen al desarrollo de un determinado clima. Estos son:
Latitud

Es la distancia que hay entre un punto determinado de la Tierra y el Ecuador (línea


imaginaria que atraviesa a la Tierra por su centro). Determina la inclinación con la
que los rayos del Sol caen sobre la Tierra y, por ende, la duración del día y la
noche en las diferentes regiones. También influye sobre la temperatura, mientras
más cerca se esté del Ecuador, mayor será la temperatura.

Altitud

Es la distancia entre el nivel del mar (0 metros) y un punto determinado de la


superficie terrestre. Este factor tiene influencia sobre la presión atmosférica, la
temperatura y la pluviosidad. A mayor altitud la presión atmosférica es menor, al
igual que la temperatura. Por este motivo, las grandes montañas suelen estar
nevadas en su cumbre.

Relieve

Está relacionado con las formas de la superficie terrestre, como las cadenas
montañosas. Tiene influencia sobre la temperatura y la precipitación. Las zonas
montañosas más elevadas tienen precipitaciones frecuentes ya que, al chocar con
las cordilleras, las masas de aire se elevan, conduciendo a una disminución de la
temperatura con la altura. Cuando este aire se encuentra cargado de vapor de
agua, ocurren las precipitaciones y el aire pierde humedad, generando climas más
secos al pasar el cordón montañoso.

Continentalidad (Distancia del mar)

El mar actúa como un regulador térmico ya que se calienta y enfría de forma más
lenta que la tierra. Además, el mar afecta también la humedad y la pluviosidad.
Las zonas que se encuentran más cercanas al mar tienen temperaturas más
moderadas y con menor variación que los lugares alejados.

Corrientes oceánicas

Movilizan masas de agua a grandes distancias en los océanos. Las masas de


agua que provienen de otros lugares entibian o enfrían el aire de las zonas por las
que pasan y, por lo tanto tienen influencia sobre la humedad y la presión.

Vegetación

Modera la temperatura, genera más humedad y filtra la radiación solar.


Tipos de clima
De acuerdo a la clasificación de los climas de Köppen se reconocen seis grupos
principales de climas. Köppen los identificó con letras que los ordenan
geográficamente desde el ecuador hasta los polos. Se definen de acuerdo a los
criterios de temperatura y presión. Estos grupos son:

A: Climas tropicales lluviosos


B: Climas secos
C: Climas templados lluviosos
D: Climas de invierno frio
E: Climas polares
H: Climas de alta montaña

Los climas B y E son especiales porque se subdividen: los climas B se dividen en


áridos (BW) y semiáridos (BS) y los climas de tipo E se dividen en tundra (ET) y
polar (EF).

Los grupos A, C Y D a la vez, se dividen en subgrupos de acuerdo a la distribución


estacional de las precipitaciones y se reconocen con letras minúsculas: f (clima
predominantemente lluvioso, sin periodo seco), s (clima con estación seca en
verano), w (clima con estación seca en invierno), m (clima que presenta
precipitaciones de tipo monzónico).

También se usan otras letras para describir el régimen térmico que indica la
intensidad del frio o calor del invierno o verano, respectivamente: a, b, c, d, h, k.

Entonces, esta nomenclatura se puede relacionar con los numerosos tipos de


clima que existen en el mundo:

A: Ecuatorial (Af), Tropical (Aw), Monzónico (m)

B: Estepas cálidas (BSh), Estepas frías (BSk), Desiertos cálidos (BWh), Desiertos
fríos (BWk)

C: Oceánico (Cf), Chino (Cw), Mediterráneo (Cs)

D: Continental húmedo (Df), Continental suave (Dw)

E: Tundra (ET), Polar (EF)


H: Únicamente climas de alta montaña

Autores consultados

Aguilar, R. A. (2004)
Fuentes, Y., J. L. (2000)
Inzunza, B., J. (2010)
Strahler, A. H. y Strahler, A. N. (1989)