Sei sulla pagina 1di 15

FUNCIONES Y CARACTERISTICAS DEL SUELO

El suelo lleva a cabo funciones ecosistémicas centrales, como la producción de alimentos


y de biomasa, el reciclaje de nutrientes o el sostenimiento de la biodiversidad de los
ecosistemas terrestres. El suelo también contribuye a la regulación climática a través del
secuestro de carbono en forma de materia orgánica y reduce las emisiones de gases de
efecto invernadero, como el CO2 o el N2O. Además, tiene un papel fundamental en la
regulación del ciclo hídrico, gracias a la retención de agua, en la degradación e
inmovilización de contaminantes, que nos permite la provisión de aire, suelos y aguas
limpios, y en el sostenimiento de las actividades y construcciones humanas.

Por ello, el papel del suelo en la producción alimentaria y forestal y la regulación del
clima son áreas de investigación clave en un contexto de crecimiento de la población
humana mundial y de cambio en los patrones climáticos y de usos del territorio. La
degradación edáfica como resultado de actividades antrópicas afecta a amplias zonas
del mundo e impacta directamente sobre las funciones de los suelos, impulsando tanto
la necesidad de prevenir la degradación mediante la adopción de prácticas de gestión
sostenibles como la mejora de las tecnologías de restauración de suelos degradados.

 Calidad del suelo: Analizamos las propiedades edáficas de tipo físico, químico y
biológico.
 Ecología del suelo: Evaluamos la diversidad taxonómica y funcional de las redes
tróficas formadas por vegetales, fauna y microorganismos en ecosistemas
forestales, arbustivos y agrícolas.
 Ciclos de nutrientes: Valoramos el almacenamiento de carbono, el intercambio
gaseoso suelo-atmósfera y el ciclo de nutrientes: valoramos especialmente el
nitrógeno y el fósforo, en suelos naturales y en suelos afectados por contaminantes
y por perturbaciones antrópicas de tipo climático.
 Recuperación de terrenos degradados: Estudiamos cómo crear tecnosuelos a
partir de sustratos minerales de desecho y residuos orgánicos.
 Suelos contaminados y remediación: Hacemos un diagnóstico para definir la
necesidad y / o la intensidad de las actuaciones y su eficacia en el tiempo.
 Ecotoxicología: Evaluamos la ecotoxicología de contaminantes y residuos a partir
de bioensayos estandarizados (ISO, OECD) basados en microorganismos, plantas e
invertebrados.
 Residuos orgánicos: Valorizamos residuos orgánicos para la mejora de la fertilidad
del suelo o para su descontaminación, así como los post-tratamientos que mejoran
su eficiencia.
 Descripción morfológica y de idoneidad de usos: Describimos la diversidad y
génesis de los suelos de una determinada zona, y sus principales limitaciones de
uso.
 Impactos de servicios ecosistémicos: Evaluamos cómo las actividades antrópicas
(cambios de usos, contaminación, cambio climático o episodios climáticos
extremos) afectan a las propiedades fisicoquímicas y las redes tróficas del suelo, y
deterioran la provisión de servicios ecosistémicos.
Funciones ecológicas
• Producción de biomasa (alimento, fibra y energía)
• Reactor que filtra, regula y transforma la materia para
proteger de la contaminación el ambiente, las aguassubterráneas y
la cadena alimentaria
• Hábitat biológico y reserva genética de muchas plantas, animales y
organismos, que estarían protegidos de la extinción

Funciones ligadas a las actividades humanas


• Medio físico que sirve de soporte para estructuras industriales y técnicas,
así como actividades socioeconómicas tales como vivienda, desarrollo
industrial, sistemas de transporte, recreo o ubicación de residuos, etc.
• Fuente de materias primas que proporciona agua, arcilla, arena grava,
minerales, etc.
• Elemento de nuestra herencia cultural, que contiene restos paleontológicos
y arqueológicos importantes para conservar la historia de la tierra y de la
humanidad

 El suelo como substrato del desarrollo vegetal y la edafometría


 El suelo Como Entidad Geológica
 El Suelo Como Manto Estructural
 El Suelo Como Manto Transmisor de Agua
 El Suelo como Componente del Ecosistema

Que el suelo como substrato del desarrollo vegetal, da cuenta de la “función ecológica
para la producción de biomasa”. El suelo como entidad geológica y manto transmisor de
agua, da cuenta de la “función ecológica de filtro”, así como de las humanas de “soporte
de estructuras y fuente de materias primas”. Finalmente, el suelo como manto
estructural y componente del ecosistema lo hace con la función ecológica de hábitat
biológico-reserva genética, así como con la humana de herencia cultural.

El edafólogo húngaro Szabolcs, en 1994, presentó a la comunidad internacional su


propuesta de funciones de la edafosfera (si no quieres caldo toma dos tazas) con el
mismo “tufillo” que las funciones del suelo de Blum. De acuerdo a este autor, las
principales funciones de la edafosfera serían:

 La edafosfera regula muchos procesos bióticos incluyendo la nutrición de las


plantas y su productividad en términos de biomasa. También alberga
una biodiversidad considerable.
 La edafosfera constituye la interfase entre biosfera y geosfera.
 En suelo es un medio poroso heterogéneo y contribuye a regular la química de
las aguas, así como el intercambio de gases, agua y el balance de calor con la
atmósfera.
 La edafosfera redistribuye el agua que llega a la superficie terrestre.
 La edafosfera posee funciones litosféricas relevantes. Como un manto
estratificado protege a la superficie terrestre de impactos exógenos
destructivos.

Los suelos tienen las funciones potenciales siguientes:

 PRODUCCIÓN DE BIOMASA.- Alimentos, forrajes, fibras, energías renovables,


masas forestales.
 SISTEMAS DE TRANSFORMACIÓN Y DEPURACIÓN.- Reactor físico, reactor
químico y biorr, filtrado y depuración, depuración en el ciclo biogeoquímico
 FUNCIÓN
HIDROLÓGICA A
ESCALA DE
PARCELA Y DE
CUENCA.-
Infiltración,
almacenamiento y
transferencia de
agua.
 FIJACIOÓN DE
GASES CON
EFECTO
INVERNADERO.-
Secuestro de
carbono
atmosférico en
forma de materia
orgánica del suelo.
 AMORTIGUACIÓN
DE LOS CAMBIOS
DE Ph
 HABITAT
BIOLÓGICO.- El
suelo presenta
una gran
biodiversidad
(animales,
bacterias, hongos,
actinomicetos). Ciclos biológicos
 RESERVA GENÉTICA.- Reserva de ADN en los organismos del suelo.
 SOPORTE FÍSICO DE VIVIENDAS Y TODAS LAS ACTIVIDADES HUMANAS.-
Urbanizaciones, vías de comunicación, actividades industriales y otras
infraestructuras.
 FUENTE DE MATERIAS PRIMAS.- Grava, arcilla, yeso, caliza, arenca, aluminio,
hierro, etc.
 PROTECCIÓN DE RESTOS ARQUEOLÓGICOS.- Testimonio de actividades
humanas pasadas.
Características y tipos de suelos
En nuestro planeta existen muchos tipos de
ecosistemas cuyas características intrínsecas
dependen del tipo de suelo, del clima, de las
condiciones ambientales de cada momento, etc.
El tipo de suelo que vemos en cada parte del
mundo depende de cinco factores formadores
del suelo: el clima, la roca madre, el relieve, el
tiempo y los organismos que viven en él.

En este post vamos a ver los distintos tipos de


suelo que existen y las características de cada
uno. ¿Quieres saber sobre los tipos de suelos que existen?

Definición y componentes del suelo


El suelo es la parte superficial de la
corteza terrestre, biológicamente
activa, que proviene de la
desintegración o alteración física y
química de las rocas y de los residuos de
las actividades de seres vivos que se
asientan sobre ella.

Como se ha mencionado antes, en cada


zona del mundo existe un tipo distinto
de suelo. Esto ocurre porque los
factores formadores del suelo van
cambiando a lo largo del espacio. Por
ejemplo, el clima no es el mismo en
todo el planeta, ni lo es el relieve, ni los
organismos que viven en él, etc. Por ello, los suelos cambian sus estructuras de forma
lenta y gradual conforme avanzamos en distintos ecosistemas.

El suelo está formado por varios componentes como rocas, arena, arcilla, humus
(materia orgánica en descomposición), minerales y otros elementos en diferentes
proporciones. Podemos clasificar los componentes del suelo en:

 Inorgánicos, como la arena, la arcilla, el agua y el aire; y


 Orgánicos, como los restos de plantas y animales.

El humus es todo el material orgánico en descomposición que otorga la fertilidad a los


suelos. Desde hojas secándose, hasta cadáveres de insectos, forman parte del humus
del suelo. Este se encentra en las capas superiores y, junto con algunos minerales, se
torna de un color amarillento negro, confiriendo alto grado de fertilidad.
Características del suelo

Los suelos se diferencian por sus propiedades físicas, químicas y biológicas.

Características físicas

 La textura es la que determina la


proporción en la que se encuentran las
partículas minerales de diversos tamaños
que hay presentes en el suelo.
 La estructura es la forma en la que
las partículas del suelo se unen para
formar agregados.
 La densidad influye en la
distribución de la vegetación. Suelos más
densos son capaces de sustentar más
cantidad de vegetación.
 La temperatura también influye en
la distribución de la vegetación, sobre todo
en altitud.
 El color depende de sus
componentes y varía con la cantidad de
humedad presente en el suelo.

Textura

La textura es la característica que diferencia unos suelos de otros según el contenido en


partículas de mayor o menor tamaño.Distinguimos: arcillas (partículas de menos de
0,002 mm), limos (entre 0,002 y 0,02 mm), arenas (entre 0,02 y 2 mm) y elementos
gruesos como gravas o piedras de diámetros superiores a los 2 mm. Un porcentaje
equilibrado de arcilla, limo y arena constituye un suelo ideal al que denominamos
franco.

Un horticultor principiante no puede hacer un análisis tan detallado de su suelo. Así que,
le tiene que bastar con saber que la mayor parte de los suelos son aptos para el cultivo
y que, a veces, los suelos con exceso de elementos gruesos pueden dificultar el
desarrollo de aquellos cultivos cuya parte comestible se desarrolla bajo tierra como las
zanahorias o los rábanos por ejemplo, en cuyo caso es posible que podamos retirarlos
con rastrillos o cribas. Por otro lado, los suelos demasiado arcillosos suelen dar
problemas de compactación y encharcamiento. En ese caso, podemos aportar al suelo
arena de río lavada o materia orgánica que tarde mucho en descomponerse, como la
turba, para mejorar el suelo.
Si la tarea es muy dificultosa o el suelo es, a todas luces, muy poco apto para el cultivo,
siempre podemos aportar una capa suficiente de tierra de procedencia externa, a ser
posible, de unos 30 cm.
Estructura

La estructura es la forma en que se agregan las partículas que componen el suelo entre
sí y de la distribución de la materia sólida, el agua y el aire que lo componen. Un suelo
de buena estructura es aquel que mantiene una estabilidad en esta distribución y
permite mantener a lo largo del ciclo de cultivo sus características físicas.

Para mantener en buen estado la estructura del suelo y mejorarla, además de mantener
un buen nivel de materia orgánica con aportes de abonos orgánicos, es importante, por
ejemplo, no realizar prácticas de laboreo en condiciones de exceso de agua, ya que
podemos provocar una compactación que la dañe.

PH del suelo

La acidez o alcalinidad del suelo de nuestro huerto viene indicada por su pH. El suelo es
ácido por debajo de pH 7 y básico o alcalino si es superior. Podemos saber el pH de
nuestro suelo a partir de la medición del líquido resultante de la mezcla de agua
destilada y tierra o substrato de nuestro huerto. Una manera fácil de medirla es con el
denominado papel tornasol cuya escala de colores nos indica el pH de la solución en la
que introducimos esta tira de papel.

En general, las hortalizas se desarrollan mejor en suelos ligeramente ácidos, ya que


facilitan la disponibilidad de nutrientes para las plantas. En cualquier caso, se defienden
también muy bien en suelos ligeramente básicos. El pH del suelo es una característica
difícil de modificar, aunque podemos encontrar en el mercado productos para acidificar
pensados para ciertas plantas ornamentales acidófilas y, en caso contrario, enmiendas
calizas.

Uno de los efectos adversos de un suelo alcalino es el bloqueo del hierro en el suelo y la
consecuente aparición de deficiencias de este mineral en las plantas. Se manifiesta con
un amarilleamiento de las hojas más jóvenes en las zonas internervales. Esta afección se
suele solucionar con aportes de hierro en forma de quelato. El quelatado es un proceso
natural en el que la molécula mineral de hierro queda protegida y accesible a las raíces
de las plantas.

Salinidad de los suelos

Esta característica es un factor limitante cuando los niveles altos de salinidad en el suelo
hacen inviable el desarrollo de las plantas. El nivel de salinidad del suelo se cuantifica
conociendo la conductividad eléctrica (CE) de extracto saturado del suelo. El valor de la
salinidad es óptimo por debajo de 2 mmhos/cm y empieza a dar problemas por encima
de valores de 4 mmhos/cm.
Estos parámetros son difíciles de valorar sin la maquinaria adecuada, pero podemos
observar un efecto clásico de salinización del suelo en la falta de turgencia de las hojas,
a pesar de que el suelo esté húmedo, como si le faltase agua. Este efecto se produce
muchas veces cuando nos excedemos en los aportes de fertilizantes, que no debemos
olvidar que no dejan de ser sales. La solución a un suelo salino son aportes abundantes
de agua que arrastren las sales a niveles inferiores del subsuelo donde las raíces de las
plantas no se vean afectadas.

Características químicas

 Capacidad de
intercambio: Se trata de la
capacidad que tiene el suelo
de poder intercambiar arcilla
y humus, cediendo nutrientes
a las plantas por medio de la
captación de partículas
minerales.
 Fertilidad: Es la cantidad de
nutrientes que están
disponibles para las plantas.
 pH: la acidez, la neutralidad o
alcalinidad del suelo. Luego
más adelante veremos cómo
cambiar los niveles de pH de
un suelo.

Características biológicas

Aquí nos encontramos con las especies de organismos


que viven en él, tanto animales, como bacterias,
hongos, etc. Los animales también ejercen su función
en el suelo, dependiendo de su alimentación, su
actividad, su tamaño, etc.

Tipos de suelo

El tipo de roca mediante la cual el suelo se originó, las características topográficas del
área, el clima, el tiempo y los organismos vivos que habitan en él son los cinco factores
principales que determinan los tipos de suelos.En función de estos factores formadores
del suelo, tenemos estos tipos de suelo distribuidos por todo el mundo:
Suelos arenosos

Los suelos arenosos están


formados, como su nombre
indica, en su mayor parte
por arena. Este tipo de
estructura, dada su alta
porosidad y su poca
agregación, no retiene el
agua, haciendo que su
cantidad de materia
orgánica sea baja. Por lo
tanto, este suelo es pobre y
no apto para sembrar en él.

Suelos calizos

Estos suelos tienen gran cantidad de


sales calcáreas. Suelen ser de color
blanco, seco y árido. El tipo de roca que
abunda en estos suelos es la caliza. Al
ser tan dura no permite la agricultura,
puesto que las plantas no pueden
absorber bien los nutrientes.

Suelos humíferos

Estos suelos son llamados también de tierra negra


debido a que, al ser ricos en materia orgánica en
descomposición, ésta tiñe de negro el suelo. Es de
color oscuro, retiene gran cantidad de agua y es
excelente para la agricultura.
Suelos arcillosos

Estos están formados en su mayoría de arcilla,


granos finos y de color amarillento. Este tipo de
suelo retiene el agua formando charcos, y si se
mezcla con humus puede ser apto para la
agricultura.

Suelos pedregosos

Como su nombre indica,


están repletos de rocas y
piedras de todos los tamaños.
Al no tener porosidad
suficiente ni permeabilidad
no retiene bien el agua. Por
ello, no es apto para la
agricultura.

Suelos mixtos

Son aquellos suelos que tienen características


intermedias entre los suelos arenosos y los
suelos arcillosos, es decir, de los dos tipos

PROPIEDADES QUIMICAS DEL SUELO


Capacidad de Intercambio Catiónico (CIC)
Cation Exchange Capacity (clay) - Subsoil

La Capacidad de Intercambio Catiónico (CIC) es una


medida de cantidad de cargas negativas presentes en
las superficies de los minerales y componentes
orgánicos del suelo (arcilla, materia orgánica o
sustancias húmicas) y representa la cantidad de
cationes que las superficies pueden retener (Ca, Mg,
Na, K, NH4 etc.). Estos serán intercambiados por otros
cationes o iones de hidrogeno presentes en la solución
del suelo y liberados por las raíces. El nivel de CIC
indica la habilidad de suelos a retener cationes,
disponibilidad y cantidad de nutrientes a la planta, su
pH potencial entre otras. Un suelo con bajo CIC indica baja habilidad de retener
nutrientes, arenoso o pobre en materia orgánica. La unidad de medición de CIC es en
centimoles de carga por kg de suelo cmolc/kg o meq/ 100g de suelo.

El pH del Suelo

pH– Capa superficial del suelo

El pH (potencial de hidrógeno) determina el grado de


adsorción de iones (H+) por las partículas del suelo e
indica si un suelo está acido o alcalino. Es el indicador
principal en la disponibilidad de nutrientes para las
plantas, influyendo en la solubilidad, movilidad,
disponibilidad y de otros constituyentes y
contaminantes inorgánicos presentes en el suelo. El
valor del pH en el suelo oscilaentre 3,5 (muy ácido)
a 9,5 (muy alcalino).Los suelos muy ácidos (<5,5)
tienden presentar cantidades elevadas y tóxicas de
aluminio y manganeso. Los suelos muy alcalinos (>8,5)
tienden a dispersarse. La actividad de los organismos
del suelo es inhibida en suelos muy ácidos y para los
cultivos agrícolas el valor del pH ideal se encuentra en
6,5.

Porcentaje de Saturación de Bases

En el suelo se encuentran los cationes ácidos (hidrógeno y aluminio) y los cationes


básicos (calcio, magnesio, potasio y sodio). La fracción de los cationes básicos que
ocupan posiciones en los coloides del suelo de refiere al porcentaje de saturación de
bases. Cuando el pH del suelo indica 7 (estado neutral) su saturación de bases llega a un
100 por ciento y significa que no se encuentran iones de hidrógeno en los coloides. La
saturación de bases se relaciona con el pH del suelo. Se utiliza únicamente para calcular
la cantidad de limo requerida en un suelo acido para neutralizarlo.

Nutrientes para las Plantas

La cantidad de nutrientes presente en el suelo determina su potencial para alimentar


organismos vivos. Los 16 nutrientes esenciales para el desarrollo y crecimiento de las
plantas se suelen clasificar entre macro y micro nutrientes dependiendo de su
requerimiento para el desarrollo de las plantas. Los macronutrienes se requieren en
grandes cantidades e incluyen Carbono(C), Hidrógeno (H), Nitrógeno(N), Fósforo (P),
Potasio (K), Calcio (Ca), Magnesio (Mg), Azufre(S). Los micronutrientes por otro lado se
requieren en pequeñas, su insuficiencia puede dar lugar a carencia y su exceso a
toxicidad, se refieren a Hierro (Fe), Zinc (Zn), Manganeso (Mn), Boro (B), Cobre (Cu),
Molibdeno (Mo), Cloro (Cl).
Carbono Orgánico del Suelo

La reserva de carbono orgánico (KG-M2-M)


- Capa superficial del suelo

La vegetación fija el carbono de la atmosfera por


fotosíntesis transportándolo a materia viva y
muerta de las plantas. Los organismos del suelo
descomponen esta materia transformándola a
Materia Orgánica del Suelo (MOS). El carbono se
libera de la biomasa para la MOS, en organismos
vivos por un cierto tiempo o se vuelve a emitir para
la atmosfera por respiración de los organismos
(organismos del suelo y raíces) en forma de dióxido
carbono, CO2, o metano CH4, en condiciones de
encharcamiento en el suelo. La MOS se encuentra
en diferentes grados de descomposición y se distingue en distintas fracciones como
lábiles (compuestas de hidratos de carbono, ligninas, proteínas, taninos, ácidos
grasos) o fracciones húmicas (ácidos fúlvicos, ácidos húmicos y huminas).Las fracciones
lábiles resultan más rápidas en digerir para los microorganismos resultando en
respiración de carbono y plazo de permanencia más corto en el suelo. Las fracciones
húmicas se encapsulan en los agregados del suelo y son más difíciles para acceder.
Además, su composición es más estable con químicos más complejos de descomponer
y permanecen por periodos muy largos en el suelo. El Carbono Orgánico del Suelo
(COS) mejora las propiedades físicas del suelo, aumenta la Capacidad de Intercambio
Cationico, la retención de humedad y contribuye con estabilidad de suelos arcillosos al
ayudar a aglutinar las partículas para formar agregados. La MOS está compuesta en
mayoría de carbono, tiene una capacidad de retener una gran proporción de nutrientes,
cationes y oligoelementos esenciales para el crecimiento de las plantas. Gracias a la MOS
la lixiviación de nutrientes se inhibe y es integral a los ácidos orgánicos que
disponibilizan los minerales para las plantas y regulador del pH del suelo. Se reconoce
globalmente que el tenor de carbono orgánico en el suelo sea un factor fundamental
para la salud del suelo, forma parte fundamental del Ciclo de Carbono y tiene gran
importancia en la mitigación a los efectos del cambio climático.

Nitrógeno del Suelo

Porcentaje del Nitrógeno -Subsuelo


El nitrógeno del suelo es uno de los elementos de mayor
importancia para la nutrición de las plantas y más
ampliamente distribuido en la naturaleza. Se asimila por
las plantas en forma catiónica de amonio NH4+ o
anionica de nitrato NO3-. A pesar de su amplia
distribución en la naturaleza se encuentra en
forma inorgánica por lo que no se pueden asimilar
directamente.
Además existen las formas gaseosas del N pero son muy pequeñas y difíciles de detectar
como óxido nitroso (N2O),óxido nítrico (NO), dióxido de nitrógeno (NO2) , amoníaco
(NH3) y nitrógeno molecular presente en la atmósfera del suelo (N2).

La salinización del suelo

Se refiere a la acumulación de sales solubles en agua en el suelo. Las sales que se pueden
encontrar en un nivel freático salino se transportan con el agua a la superficies del suelo
mediante ascenso capilar y una vez que el agua se evapore se acumulan en la superficie
del suelo. La salinización suele ocurrir con manejo de riego inapropiado sin tomar en
consideración el drenaje e lixiviación de los sales por fuera de los suelos. Las sales
también se pueden acumular naturalmente o por la intrusión de agua marina. La
salinización elevada en el suelo lleva a la degradación de los suelos y la vegetación. Las
sales más comunes se encuentran en combinaciones de los cationes de sodio, calcio,
de magnesio y de potasio con los aniones de cloro, sulfato y carbonatos.

La alcalinización del suelo

La alcalinización, o solicidad del suelo, se define como el exceso de


sodio intercambiable en el suelo. A medida que su concentración incrementa en el suelo
empieza a reemplazar otros cationes. Los suelos sódicos se frecuentan en regiones
áridas y semiáridas y se encuentran muchas veces inestables con propiedades físicas y
químicas muy pobres. Debido a ello el suelo se encuentra impermeable disminuyendo
la infiltración, percolación, infiltración del agua por el suelo y por último el crecimiento
de las plantas.

Contenido de carbonato de calcio en el suelo

El carbonato de calcio, CaCO3, es una sal poco soluble que se encuentra naturalmente
en varias formas y en varios grados de concentración en el suelo. Su presencia juega un
papel fundamental en la estructura del suelo si se encuentra en concentraciones
moderadas. Se utiliza como enmienda para neutralizar el pH de suelos ácidos y para
suministrar el nivel de Calcio (Ca) para la nutrición de las plantas. Sin embargo, puede
resultar problemático si su concentración llega a exceder la capacidad de adsorción en
el suelo formando complejos insolubles con otros elementos. Estos componentes son
difíciles de asimilar por las plantas llevando a su acumulación. Cantidades excesivas de
calcio puede por ello restringir la disponibilidad de fósforo, boro y hierro para las
plantas.

Contenido de Carbonato de Sodio (Yeso) en el suelo

En los suelos puede ocurrir la presencia de la acumulación secundaria de


yeso (CaSO4.2H2O) extendiéndose principalmente en regiones muy áridas o donde el
lavabo del suelo esté restringido a causa de baja permeabilidad. Los suelos afectados
por concentraciones elevadas de yeso se han desarrollado en gran mayoría
en depósitos no consolidados aluviales, coluviales y eólicos de material meteorizado
con alto contenido de bases. Existe una vaga vegetación natural que cubre los suelos
con alto contenido de yeso, de hecho se encuentran apenas arbustos y árboles xerófilos
y/o hierbas efímeras.
Las propiedades químicas del suelo varían con el tiempo

La meteorización del material de partida por el agua determina, en gran medida, la


composición química del suelo que por último se ha producido. Algunas sustancias
químicas se Hxivian* en las capas inferiores del suelo donde se acumulan, mientras que
otras sustancias químicas, que son menos solubles, quedan en las capas superiores del
suelo. Las sustancias químicas que se eliminan con más rapidez son los cloruros y los
sulfatos, a los que siguen el calcio, el sodio, el magnesio y el potasio.

Los silicatos y los óxidos del hierro y el aluminio se descomponen con mucha lentitud y
apenas se lixivian*. Cuando algunos de estos productos se ponen en contacto con el
aire del suelo, tienen lugar reacciones químicas como, en partícular la oxidación, que
provoca la formación de sustancias químicas más solubles o más frágiles que las
originales. En consecuencia, se aceleran los procesos de meteorización, aumenta
la lixiviación* de las sustancias químicas y se producen otros cambios en la composición
química del suelo.

Cuando los suelos anegados que contienen sulfuros ferruginosos (piritas) se exponen
al aire, como por ejemplo, durante la construcción de estanques, éstos pueden
convertirse en suelos ácido-sulfáticos de agua dulce (véase la Sección 1.8), lo que
provoca la oxidación de las piritas y la acidificación del suelo. El agua del estanque
puede entonces hacerse demasiado ácida para la piscicultura (véase la Sección 4.2).

El aire presente en el suelo contiene también dióxido de carbono. Al combinarse con


agua, ese gas puede formar un ácido débil (ácido carbónico) que reacciona con algunas
de las sustancias químicas del suelo para formar otras.

4.1 La reacción química del suelo: el pH

¿Qué significa el pH?

Los suelos pueden tener una reacción ácida o alcalina, y algunas veces neutral. La
medida de la reacción química del suelo se expresa mediante su valor de pH. El valer
de pH oscila de O a 14, y el pH = 7 es el que indica que el suelo tiene una reacción
neutra. Los valores inferiores a 7 indican acidez y los superiores a 7 alcalinidades.
Mientras más distante esté la medida del punto neutro, mayor será la acidez o la
alcalinidad.

¿Cómo se mide el pH?

El método de mayor precisión para la determinación del pH del suelo es el que se realiza
mediante un contador eléctrico del pH, que ofrece una lectura directa del valor de pH
cuando los electrodos de vidrio se introducen en una solución que se obtiene mezclando
una parte de la muestra del suelo y dos partes de agua destilada. Los equipos de esa
índole se pueden encontrar en los laboratorios de análisis de suelos.

Como indicación general del pH del suelo, se pueden utilizar sobre el terreno el papel
de tornasol y los indicadores cromáticos. El papel de tornasol que adquiere un color rojo
en condiciones ácidas y azul en condiciones alcalinas, es relativamente poco costoso y,
por lo general, se puede comprar en farmacia. Dicho papel se sumerge parcialmente en
una suspensión de suelo que se obtiene mezclando una parte de suelo y dos partes
de agua destilada o, si fuese necesario, de agua de lluvia pura recogida directamente en
un recipiente limpio. También se pueden adquirir equipos para ensayos de campo,
incluidos diversos indicadores cromáticos.

¿Cuál debe ser el valor del pH del suelo?

El pH de las capas de suelo que más tarde constituirán los diques y el fondo de sus
estanques influirá considerablemente en su productividad. En agua ácida, por ejemplo,
el crecimiento de los microorganismos que sirven de alimento a los peces puede
disminuir marcadamente. Cuando la acidez o la alcalinidad son extremas, podría hasta
verse en peligro la salud de sus peces, lo que afectarla a su crecimiento y reproducción.

Para lograr buenas condiciones productivas, el valor del pH del suelo del estanque no
debe ser demasiado ácido ni demasiado alcalino. Es preferible que el pH esté dentro
de la gama de 6,5 a 8,5. Los suelos que tienen un pH inferior a 5,5 son demasiado ácidos
y los que tienen un pH superior a 9,5 son demasiado alcalinos. Ambos casos
requieren técnicas de ordenación especiales que aumentan considerablemente el costo
de la piscicultura. Este tema se tratará en un próximo manual de la Colección FAO:
Capacitación. Si el pH del suelo es inferior a 4 o superior a 11, debe considerarse como
un suelo no apto para la construcción de diques de estanque o para su utilización como
fondo de estanque.

4.2 Un caso particular: los suelos ácido-sulfáticos de agua dulce

Suelos ácido-sulfáticos reales y potenciales

Los suelos ácido - sulfaticos reales no son frecuentes. Se pueden identificar fácilmente
en un perfil de suelo si se tienen en cuenta dos características importantes:

 Su valor de pH es igual o inferior a 4;


 Generalmente abundan las manchas de color amarillo pálido (véanse las láminas en
color).

Los suelos ácido-sulfáticos potenciales son mucho más frecuentes (véase la página 25).
Se definen como material edáfico no consolidado y anegado, que se convertiría en
ácido-sulfático de someterse a drenaje y exponerse al aire. Su pH vana de 5 a 6
aproximadamente. Sin embargo, la oxidación química y biológica provoca la
acidificación del suelo y el pH Nega a 4 o incluso menos en cuestión de pocos meses.

Nota: si se mantuviese sumergido, el suelo ácido-sulfático potencial nunca Ilegaría a


adquirir esa propiedad. Es precisa mente la exposición al aire la que propicia el cambio.

Como identificar un suelo ácido-suífático potencial

Durante el levantamiento de suelos en el lugar del estanque es importante identificar el


suelo ácido-sulfático potencial. Entonces quizás se pueda planificar la construcción del
estanque a fin de no exponer al aire ese tipo de suelo y así evitar la fuerte acidificación
de los diques y las aguas del estanque. Este tema se tratará en un próximo manual de
la Colección FAO: Capacitación.

Para identificar un suelo ácido-sulfático potencial proceda de la forma siguiente:

 Tome un puñado de suelo para ser examinado;


 Humedezca la muestra si está seca;
 Amase la muestra húmeda hasta formar una torta de 1 cm de espesor;
 Introduzca la torta húmeda en una bolsa de material plástico y selle la bolsa;
 Un mes más tarde, mida el pH del suelo en la torta;
 Si el pH ha descendido a menos de 4, el suelo es ácido-sulfático potencial.

Nota: Es importante mantener húmeda la muestra de suelo para asegurar una elevada
actividad bacteriana y una acidificación más rápida. En las muestras secas, el pH
mínimo no se obtendrá hasta que hayan transcurrido varíos meses.

https://www.jardineriaon.com/caracteristicas-tipos-suelos.html
http://www.creaf.cat/es/funcionamiento-de-los-ecosistemas/funciones-de-los-suelos-
y-su-restauracion
http://www.fitoralia.com/el-suelo-y-sus-caracteristicas-generales/
http://www.madrimasd.org/blogs/universo/2006/05/09/21576
http://www.fao.org/resources/infographics/infographics-details/es/c/294325/

Interessi correlati