Sei sulla pagina 1di 30

UNIVERSIDAD NACIONAL

“SANTIAGO ANTÚNEZ DE MAYOLO”

Importancia de los bosques en


la gestión sostenible de cuencas
FORESTACIÓN

Integrantes:
EPIA 

BAILON GIRALDO, Yajaira
ROMERO ZEVALLOS, Giovanna
 SALAS CUEVA, Esmeralda
 SALVADOR FIGUEROA, Yurma

Huaraz - 2017
ÍNDICE
Resumen ........................................................................................................................... 1

Abstract ............................................................................................................................ 1

Introducción ..................................................................................................................... 2

Objetivos ........................................................................................................................... 3

Revisión de literatura ....................................................................................................... 5

Antecedentes ................................................................................................................ 5

Bases teóricas ............................................................................................................... 6

Definición de términos básicos ................................................................................... 23

Discusión ......................................................................................................................... 24

Conclusiones ................................................................................................................... 25

Referencias bibliográficas ............................................................................................... 26

Resumen

Abstract
Introducción

La falta de acceso al agua para satisfacer necesidades básicas como la salud, la higiene
y la seguridad alimentaria, debilita el desarrollo e impone enormes dificultades a más
de mil millones de miembros de la familia humana, y la calidad de la misma revela todo,
acertado o erróneo, lo que hacemos para salvaguardar el medio ambiente mundial.
Los bosques del mundo desempeñan numerosas funciones protectoras, unas locales y
otras mundiales, tales como influir en el clima, proteger de la erosión eólica, proteger
las costas, proteger de los aludes, filtrar la contaminación atmosférica y proteger los
recursos hídricos.
La mayor parte del agua de una cuenca no está en los ríos y lagos, sino en el suelo mismo.
Una cuenca saludable tiene un buen abastecimiento de agua limpia y una tierra rica en
nutrientes. Los árboles y plantas, especialmente los pastos ubicados en la parte más alta
de la cuenca y a lo largo de las riberas de los ríos y arroyos, mejoran la calidad y cantidad
de las aguas subterráneas.
Si se cortan los árboles y las plantas (deforestación) la tierra retiene menos agua y los
pozos y arroyos se secan. Los periodos secos se prolongan y se hacen más frecuentes,
dando lugar a problemas de salud relacionados con la falta de agua.
Una buena gestión de los bosques y la forestación de las zonas degradadas reducen la
erosión, aumentan la estabilidad de las laderas y, por lo tanto, contribuyen a la
prestación de servicios ambientales esenciales, como la regulación del flujo de agua y la
protección contra los riesgos naturales.

Dentro de los límites de una cuenca, integrar los usos del suelo y la gestión del agua no
es una tarea sencilla. Esto se debe a que la gestión del suelo, que incluye la planificación,
la silvicultura, la industria, la agricultura y el medio ambiente, generalmente está
regulada por políticas no relacionadas con las normas del agua y está administrada por
muchos sectores diferentes de una administración. Sin embargo, podemos tomar
lecciones prácticas de las experiencias de administradores de cuencas de todo el mundo
que están integrando la gestión del agua en diferentes contextos. La formulación,
planificación y gestión de políticas puede considerarse como una serie de pasos
secuenciales en la gestión de cuencas.

1. OBJETIVOS

1.1. Objetivo general

Conocer la importancia de los bosques en la gestión sostenible de


cuencas hidrográficas.
1.2. Objetivo específicos

 Ampliar el conocimiento sobre la importancia de los bosques.

 Aprender acerca de la gestión sostenible de cuencas hidrográficas.

 Conocer acerca de los beneficios que traería a la población la gestión


sostenible de las cuencas hidrográficas.
2. REVISIÓN DE LITERATURA

2.1. Antecedentes

La gestión de cuencas hidrográficas ha evolucionado pasando por


diversas etapas de desarrollo. En las primeras, formaba parte de la
silvicultura y de la hidrología. La participación de la población no se tenía
en cuenta. Se trataba de un asunto que competía a las dependencias
forestales del gobierno. En la segunda etapa se relacionó con la gestión
de los recursos naturales. Se incluyeron actividades que contemplaban el
beneficio económico. Actualmente se dirige la atención a los
beneficiarios. Hoy se trata de una gestión “participativa e integrada”, con
el compromiso de la población local.

Taller de Katmandú

LOS BOSQUE Y EL AGUA

Un estudio temático elaborado en el ámbito de la evaluación de los


recursos forestales mundiales 2005 (FAO, Roma)

Manifiesta que hasta hace pocos años las políticas forestales e


hidrológicas se basaban en la idea de que en todas las circunstancias
hidrológicas y ecológicas los bosques representaban la mejor cubierta
vegetal para optimizar el rendimiento hidrológico, regular los caudales
estacionales y garantizar una elevada calidad del agua. Según este
supuesto, conservar (o ampliar) la cubierta forestal en las cuencas de río
arriba era la medida más eficaz para incrementar la disponibilidad de
agua para la agricultura, la industria y el hogar, así como para prevenir las
inundaciones en las zonas bajas. Sin embargo, la investigación de la
hidrología forestal realizada en los decenios de 1980 y 1990 propone un
panorama distinto. Si bien se confirmó la importancia de la cubierta
forestal de río arriba para garantizar el suministro de agua de buena
calidad, las generalizaciones sobre los efectos de esa cubierta en el caudal
anual y estacional de río abajo resultaron erróneas y engañosas. En
cambio, la investigación mostró que, especialmente en las zonas áridas y
semiáridas, los bosques no son la mejor cubierta vegetal para
incrementar el rendimiento hidrológico río abajo. Además, se demostró
que muchas veces se han subestimado los efectos de protección de la
cubierta forestal de río arriba contra las inundaciones estacionales en las
zonas bajas, especialmente respecto a los grandes fenómenos que se
producen en las cuencas fluviales de mayor dimensión.

En el Perú el primer programa de Manejo de Cuencas fue organizado por


el Ministerio de Agricultura en 1974, pero es en 1980 cuando se inician
las acciones con el Programa Nacional de Conservación de suelos y Agua
en Cuencas Hidrográficas financiado por la Agencia Internacional para el
Desarrollo (AID), programa que dio origen a lo que ahora se conoce como
PRONAMACHS (Ministerio de Agricultura, 1988).

A su vez, INRENA contribuyó a la gestión integral de cuencas mediante la


creación de esquemas para el pago por el servicio ambiental
(mantenimiento del recurso hídrico) a través del manejo o conservación
de cobertura vegetal de las cuencas altas de los valles de la costa peruana.

2.2. Bases teóricas

2.2.1. ¿Qué son las cuencas hidrográficas?


Originalmente, la expresión ‘cuencas hidrográficas’ se utilizó
para delimitar físicamente aquella superficie, espacio o territorio
natural que permitía diferenciar la distribución de las vertientes
de agua. Es decir, se consideraba que una cuenca hidrográfica
era una porción de territorio drenada por un único sistema de
drenaje natural.

Más adelante, el concepto que ambas palabras encierran pasó a


formar parte de las propuestas de ordenamiento territorial que
hacían diversas instituciones (sobre todo, a nivel de los
Gobiernos, tanto nacionales como locales). Bajo este enfoque,
se consideraba que la cuenca era la unidad mínima de gestión
desde la cual se podían manejar adecuadamente las
interacciones entre los factores naturales (de tipo geológico,
biológico e hidrológico) y los factores sociales (ligados
principalmente a las actividades productivas y de asentamiento
de la población).

En la actualidad, el concepto de cuenca tiene, sin embargo, una


connotación mucho más amplia, que rebasa su tradicional
énfasis biofísico. Es decir, se continúa considerando que la
cuenca hidrográfica es un territorio delimitado por la propia
naturaleza (esencialmente por los límites de zonas de
escurrimiento de las aguas superficiales que convergen hacia un
mismo cauce), pero también se ha establecido que la cuenca es,
esencialmente, un espacio social producido por el conjunto de
las relaciones e interacciones sociales de apropiación y uso de
los recursos que ella contiene. Es decir, los recursos naturales y
los habitantes de las cuencas poseen condiciones físicas,
biológicas, económicas, sociales y culturales que les confieren
características particulares.

Físicamente, la cuenca representa una fuente natural de


captación y concentración de agua superficial, por lo que esta
unidad territorial tiene una connotación esencialmente
volumétrica e hidrológica. Pero, en tanto espacio social, la
cuenca debe ser considerada como una realidad socialmente
construida a partir de las relaciones económicas, culturales,
sociales y políticas que se establecen entre los diferentes
sectores. Por ello, la cuenca refleja la historia de formación
socio-espacial que las diferentes sociedades establecen, en el
sentido de privilegiar determinadas actividades productivas en
función de los grandes ciclos económicos que vinculan lo local
con lo global. De esa manera, los actores sociales establecen
campos y hábitos de acción que definen la forma como
organizan su espacio y la manera como realizan sus prácticas
productivas. (Aguilar 2007)

2.2.2. Importancia de una cuenca


La protección de los recursos naturales en nuestra cuenca
hidrográfica es esencial para mantener la salud y el bienestar de
todos los seres vivos, tanto en el presente como en el futuro. Las
cuencas hidrográficas son algo más que sólo áreas de desagüe
en o alrededor de nuestras comunidades. Son necesarias para
brindar un hábitat a plantas y animales, y proporcionan agua
potable para la gente y para la flora y fauna silvestres. También
nos proporcionan la oportunidad para divertirnos y disfrutar de
la naturaleza.

El estado actual de degradación de los recursos naturales en


grandes extensiones de las cuencas de la Región se debe
principalmente a la falta de una planificación y manejo integrado
de los recursos, lo que está afectando a la sostenibilidad de los
ecosistemas, la contaminación de las aguas, la erosión de la
tierra productiva y la exacerbación de la inestabilidad de áreas
frágiles. Todavía existen pocos ejemplos de administración con
una planificación e implementación integradas, aunque varios
programas y proyectos exitosos en manejo de cuencas
hidrográficas han alentado la participación de organismos
públicos y privados, que están generando nuevas expectativas
de participación entre las distintas comunidades locales,
organizaciones gubernamentales, no gubernamentales, así
como en el sector privado.
La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el año
2002 como el Año Internacional de las Montañas y el año 2003
como el Año Internacional del Agua Dulce, haciendo un
llamamiento a los gobiernos de los diferentes países, al sistema
de las Naciones Unidas y a los diversos actores para que saquen
el mayor partido de este año 2003, contribuyendo a mejorar la
toma de conciencia de la importancia de un uso sostenible, de la
gestión y de la protección del agua dulce. (abc.com.py 2003)

2.2.3. Gestión Sostenible de Cuencas


La gestión sostenible es un decálogo de valores humanos, éticos
y medioambientales, desde la perspectiva de la calidad y la
excelencia, que tiene por objeto dotar a las sociedades de un
instrumento de referencia, para el desarrollo sostenible de las
empresas, las instituciones y las comunidades, asegurando así la
competitividad y fortaleciendo el tejido económico y social del
planeta.

La gestión sostenible de Cuencas1 en el contexto global, se


conceptualiza como: "Instrumentos directrices para ordenar las
acciones que requiere una Cuenca Hidrográfica, para lograr un
uso sostenible de sus recursos naturales". La gestión sostenible
de Cuencas, requiere de una formulación técnica, enfoque,
luego definir el modelo que le corresponde y finalmente el
proceso técnico y social para definir las actividades. (World
Vision s.f.)

De acuerdo con especialistas en la materia, toda gestión que se


realiza a nivel de los espacios territoriales definidos por límites

1
La producción potencial de las cuencas hidrográficas es considerable en términos de energía, producción
forestal, recursos genéticos, cantidad, calidad y control del agua, y en la producción agrícola sostenible
utilizando las tecnologías adecuadas. El interés y la conciencia acerca de los múltiples beneficios
ambientales, económicos y sociales derivados del manejo y desarrollo de las cuencas hidrográficas ha ido
en aumento en las últimas décadas en América Latina (Desarrollo Sostenible de las Cuencas).
hidrográficos, es decir, cuencas hidrográficas deben considerar
lo siguiente:

 La acción genérica. Consiste en desarrollar, gestionar,


ordenar, habilitar, rehabilitar, aprovechar, administrar,
manejar, preservar, proteger y, o recuperar las cuencas
hidrográficas. Todas estas acciones pueden ser aplicadas
de manera conjunta o separada.
 El sujeto o los sujetos de la acción genérica. Incluye el
territorio o espacio geográfico, hidrológico,
administrativo o ecológico, en este caso, la cuenca como
zona de captación o recepción del agua. También incluye
el o los recursos involucrados: el agua, el suelo, la
vegetación, la fauna, los minerales y los elementos
construidos que conforman dicho espacio territorial.
 Los fines específicos que se persiguen con la acción
genérica. Es decir, los objetivos que se buscan al realizar
acciones sobre el territorio o sobre los recursos que en él
se encuentran. Por ejemplo, captar y suministrar agua
(en cantidad y calidad deseadas), evitar la erosión de los
suelos, alcanzar un rendimiento forestal o agropecuario
deseado, conservar la resiliencia de los ecosistemas,
producir bienes y servicios, proteger infraestructura
social y productiva, resguardar la vida de grupos
humanos, reducir los niveles de vulnerabilidad frente a
desastres naturales, y otros.
 El objetivo u objetivos finales o de más alto nivel. Es la
meta final que se ha trazado; puede ser el desarrollo
sostenible, el mejoramiento de la calidad de vida de las
personas, el crecimiento económico, la gestión del
riesgo, el desarrollo rural integral, u otros.
Para mayor ilustración acerca del manejo de las cuencas
hidrográficas, conviene anotar algunas otras definiciones sobre
el tema:

 Proceso de formulación y ejecución de un sistema de


acción que incluye el manejo de los recursos de la cuenca
para la obtención de bienes y servicios, sin afectar
negativamente los recursos suelos y aguas. Debe
considerar los factores sociales, económicos e
institucionales que actúan dentro y fuera del área de la
cuenca.
 Acción de desarrollo integral para aprovechar, proteger y
conservar los recursos naturales de una cuenca, teniendo
como fin la conservación y, o el mejoramiento de la
calidad medio ambiental y los sistemas ecológicos.
 Gestión que el ser humano realiza a nivel de la cuenca
para aprovechar, proteger y conservar los recursos
naturales que ésta le ofrece, con el fin de obtener una
producción óptima y sostenida para una calidad de vida
acorde con sus necesidades.

2.2.4. Importancia de los Bosques


Los bosques son un componente fundamental de la gestión
sostenible de las cuencas hidrográficas, un enfoque integrado de
aprovechamiento de los recursos naturales de una zona
geográfica atravesada por un curso de agua. La ordenación de
cuencas hidrográficas es una forma muy racional de proteger y
rehabilitar zonas propensas a la degradación y erosión de los
suelos en las tierras altas. Las características de los bosques y los
suelos figuran entre los parámetros clave evaluados en la
planificación de la gestión de cuencas hidrográficas. Además, las
medidas destinadas a restaurar y mejorar la fertilidad de los
suelos, por ejemplo mediante la reforestación, aportan muchos
beneficios y, por consiguiente, son parte integral de todo plan de
ordenación de cuencas hidrográficas.

A) Regulador del ciclo hidrológico


Los bosques filtran y limpian el agua, amortiguan las lluvias
fuertes que de otra manera erosionarían los suelos al golpear
directamente, y ayudan en mantienen los caudales de los
ríos. A su vez, el agua transporta nutrientes disueltos y los
distribuye por todo el suelo del bosque.

Los bosques también pueden proteger las masas de agua y las


corrientes porque atrapan los sedimentos y los
contaminantes producidos por las actividades y los usos de
las zonas altas. A lo largo de los ríos, los bosques ofrecen
sombra y así disminuyen la temperatura del agua.
Como cubierta de cuenca, los bosques protegidos o sujetos a
una buena ordenación son lo mejor para el ciclo hidrológico,
contra la erosión y para la calidad del agua, la cual bien podría
ser el producto más útil e importante del bosque.
¿La presencia de bosques mejora la calidad del agua?
La calidad del agua, para cualquier tipo de uso, depende de
sus características físicas, químicas y biológicas. Sin embargo,
la cubierta vegetal, y el bosque, contribuye a que a través de
las escorrentías, tanto superficiales como subterráneas, el
aguase someta a un proceso de pureza, eliminando
microorganismos, sales minerales y otros agentes extraños a
la constitución del agua

B) Formar y proteger el suelo


Los árboles son extremadamente importantes en la
formación de los suelos. Sus raíces se entierran y fragmentan
la roca madre formando partículas de suelo más pequeñas, y
sus hojas cuando caen contribuyen a aumentar la riqueza en
nutrientes del suelo. Las ramas de los árboles amortiguan las
lluvias fuertes, y sus raíces proveen una estructura de apoyo;
estos dos factores ayudan a evitar la erosión.
Las hojas caídas, y de hecho los árboles caídos completos,
son el suelo de los bosques futuros. Esta materia orgánica es
crucial debido a que contiene los nutrientes que
eventualmente serán reincorporados en el suelo. También es
importante en un estado parcialmente descompuesto ya que
las hojas y maderas que se están pudriendo son capaces de
almacenar humedad, como esponjas, y ayudan a que el suelo
forestal retenga el agua de lluvia. Sin la materia orgánica de
árboles y otras plantas del bosque, el suelo sería apenas
rocas y arena.

En los bosques pluviales En los bosques de


tropicales ('rainforests') se coníferas, la capa de
pueden encontrar, hojarasca está formada por
sorprendentemente, algunos agujas (=hojas de las
de los suelos más pobles. coníferas) secas, fuertes, y
Esto se debe a las lluvias por ramidas caídas. Esta
torrenciales que caen capa no se descompone
regularmente en estas fácilmente, y permanece en
regiones. Las fuertes lluvias el suelo durante muchos
disuelven los nutrientes en el años. Usualmente,
suelo, los cuales luego son pequeños fuegos queman
arrastrados hacia los ríos y estas agujas antes que ellas
arroyos y son arrastrados por se descompongan.
ellos.

Imagen 01. Con frecuencia, luego que se elimina una parte del bosque, se
quema. Esto destruye los nutrientes en el suelo, lo mismo que la "capa de
hojarasca" de hojas y ramas parcialmente descompuesta.

Por medio de sus raíces, los árboles extraen agua desde el


subsuelo. Un árbol grande puede liberar hacia el aire hasta
más de 3 000 litros diarios de agua. Este vapor de agua se
convierte en parte del microclima del área, el cual sería
mucho más seco sin la humedad proveniente de los árboles.
Demasiada precipitación puede producir el "lavado" del
suelo. Esto sucede cuando el agua arrastra la mayor parte de
los minerales y otros nutrientes. El agua también puede
contribuir a la acidez del suelo debido a que, cuando se
mueve por el suelo, retira minerales y deja átomos de
hidrógeno. Mientras más átomos de hidrógeno haya en el
suelo, más ácido es el suelo. Sin embargo, esto solamente
llega a ser un problema en lugares donde ocurren frecuentes
lluvias fuertes y, en estos casos, las plantas se han adaptado
a crecer en suelos pobres. El lavado de los suelos en estos
lugares es natural. En la mayoría de todos los demás casos,
el movimiento del agua por el suelo es muy beneficioso para
los bosques.

C) Mantenimiento de la biodiversidad
Además de proteger los recursos hídricos, los bosques
también conservan la biodiversidad. Los compromisos
adquiridos por los países a través del Convenio de las
Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica se están
cumpliendo con medidas para salvaguardar el agua y
establecer bosques “protegidos” y “protectores”, así como
muchos tipos de bosques certificados para la sostenibilidad.
Los bosques naturales ofrecen una variedad de hábitats
mucho mayor que los bosques de "segundo crecimiento"
que crecen luego que las personas hayan cortado todos los
árboles originales. Especialmente los grandes mamíferos
necesitan de grandes extensiones de bosques naturales. En
un bosque de viejo crecimiento de Estados Unidos se
encontró más de 2.5 veces los mamíferos encontrados en un
bosque de segundo crecimiento de la misma superficie. Ya
que más y más bosques naturales son cortados, los animales
que dependen de ellos desaparecen, y se pierde la
biodiversidad.
Tal como se esperaría, mientras mayor sea la superficie
boscosa, mayor es el número de especies. Simplemente hay
más espacio en una superficie grande de bosque. Esto
significa que puede mantener una mayor población global de
una clase particular de animal -- de escarabajos, por ejemplo.
Un bosque mayor es más probable que contenga hábitats y
microclimas variados, y así esta mayor población global de
escarabajos tendrá más especies individuales que están
adaptadas para condiciones específicas.
Una regla muy general es que una superficie de bosque que
sea diez veces mayor que otra tendrá el doble de especies.
La biodiversidad es mayor en un bosque tropical con una
diversidad de hábitats y oportunidades para las diferentes
especies. En uno de los bosques más biodiversificado del
mundo, hay más de 300 especies de árboles en una hectárea.

Próximo al ecuador, la diversidad para la mayoría de los


grupos de plantas y animales es mucho mayor. Hay mucho
más especies de aves, insectos, árboles, reptiles y otros
animales que residen en los bosques tropicales que en los
bosques templados. Esto no es así en apenas unos pocos
casos; por ejemplo, hay mucho menos salamandras en los
trópicos en comparación al número que se encuentra en
áreas templadas.

D) Servir de Habitad de la fauna silvestre


La fauna silvestre, representada por los vertebrados
(mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces) y los
invertebrados (insectos, moluscos, nemátodos, protozoos,
etc.) juega un rol muy importante en la dinámica del bosque
tropical. Los animales que se alimentan de hojas, frutos,
semillas, néctar y materia orgánica muerta contribuyen en
procesos de competencia específica de las plantas,
dispersión de semillas, polinización, descomposición, etc. Y
promueven la diversidad vegetal del bosque. A su vez, los
carnívoros e insectívoros, que se alimentan principalmente
de herbívoros, regulan las poblaciones de consumidores
primarios manteniendo un equilibrio en el ecosistema del
bosque. La diversidad del ecosistema de bosque tropical es
la base para la riqueza de sus recursos naturales, y su
utilización debe realizarse de manera sostenible, sin
comprometer el beneficio a las generaciones futuras.
Debido a cuestiones metodológicas y de disponibilidad de
recursos, es imposible considerar todas las especies que
potencialmente serían afectadas por el manejo forestal; las
evaluaciones de fauna silvestre y las acciones para su
conservación deben enfocarse en temas prioritarios y
prácticos, que permitan ser monitoreados a largo plazo.
Para ello, se deben tener en cuenta la relevancia ecológica y
el estado de conservación de las especies, enfocando las
especies en peligro, sus recursos y hábitats críticos, y
promoviendo la conservación a través del establecimiento
de reservas, medidas de conservación y de monitoreo.

E) Producir alimentos y contribuir a la agricultura


El mundo se enfrenta a un enorme desafío: por un lado, la
necesidad imperiosa de producir alimentos para la creciente
población mundial; por otro, la presión de frenar y revertir la
desaparición de los bosques, tan necesarios para la vida
humana como para cubrir las necesidades de su dieta.
Los bosques desempeñan un papel fundamental en el
desarrollo de la agricultura sostenible por varios factores: los
ciclos del agua, la conservación de suelos, el secuestro de
carbono, el control natural de pestes, la incidencia en los
climas locales y la preservación del hábitat de los
polinizadores y otras especies.
Pero la agricultura es responsable de la mayor parte de la
deforestación.

Mejorar la seguridad alimentaria y frenar la deforestación:


El hecho es que los bosques bien gestionados tienen un
potencial enorme para promover la seguridad alimentaria.
Además de su vital aporte ecológico, señala el informe de la
FAO, los bosques son un medio de subsistencia para las
comunidades rurales y una forma de aliviar la pobreza al
permitir generar ingresos mediante la elaboración de
productos forestales y servicios ambientales.
Unas 2.400 millones de personas emplean leña para cocinar
y potabilizar agua. Además, los bosques ofrecen proteínas,
vitaminas y minerales a las comunidades y son una
alternativa en casos de escasez de alimentos.
Desde 1990, más de 20 países lograron mejorar la seguridad
alimentaria a la vez que mantuvieron o mejoraron su
cobertura vegetal, demostrando que no es necesario talar
árboles para producir alimentos, según “El estado de los
bosques del mundo”.
Los 12 países que aumentaron su cobertura vegetal son:
Argelia, Chile, China, República Dominicana, Gambia, Irán,
Marruecos, Tailandia, Túnez, Turquía, Uruguay y Vietnam.
“Su éxito se basó en un conjunto de herramientas: marcos
legales efectivos, garantías en la tenencia de la tierra,
medidas para regular el cambio de uso de la tierra, incentivos
para la silvicultura y la agricultura sostenible, fondos
adecuados y definiciones claras sobre roles y
responsabilidades de gobiernos y comunidades locales”.

Casos exitosos
El informe presenta siete estudios de casos exitosos, los de
Chile, Costa Rica, Gambia, Georgia, Ghana, Túnez y Vietnam.
Este grupo de países, indica, ilustran las oportunidades de
mejoras en la seguridad alimentaria, así como el aumento o
mantenimiento de la cobertura vegetal.
Seis de esos países lograron cambios positivos entre 1990 y
2015 en dos indicadores de seguridad alimentaria, la
prevalencia de personas subalimentadas y el número de
personas subalimentadas, así como en el aumento de la
superficie forestada.

 En el caso de Gambia, el único país de bajos ingresos


de los siete mencionados, logró el primer objetivo de
reducir a la mitad la proporción de personas con
hambre en ese período.

 Vietnam, por ejemplo, implementó una exitosa


reforma agraria para garantizar la tenencia de la
tierra, como forma de impulsar la inversión a largo
plazo. El proceso se acompañó de un cambio la
gestión forestal, de la silvicultura estatal a una de
múltiples actores con la participación de las
comunidades locales, incluido un programa de
asignación de áreas boscosas y contratos para su
protección con los residentes locales. La reforma
agraria también se acompañó de instrumentos para
aumentar la productividad agrícola, como
exoneraciones impositivas, préstamos blandos,
promoción de las exportaciones, garantías de
precios, apoyo a la mecanización y reducción de las
pérdidas de cultivos cosechados.

 En Costa Rica, la deforestación alcanzó su máximo en


la década de los años 80, principalmente por la
conversión de bosques en áreas de pastura. El país
logró revertir esa tendencia gracias a una ley forestal,
que prohíbe cambios en el uso de los bosques
naturales, y a un sistema de Pagos de Servicios
Ambientales, que ofrece a los agricultores incentivos
para plantar árboles y apoyo para la conservación
forestal. Gracias a esas medidas, la cobertura forestal
aumentó a casi 54 por ciento de la superficie del país
en 2015.

F) Ser fuente de producción maderable y no maderable


La compra de productos maderables provenientes de
bosques bien manejados, sean plantaciones o naturales, es
una acción sencilla y directa que un consumidor puede hacer
para demostrar su compromiso con la conservación de los
bosques.
Aunque muchas personas consideran que no se debería
aprovechar madera de los bosques naturales, hay que
reconocer que muchos finqueros, comunidades indígenas,
asociaciones de propietarios pequeños y empresas
dependen del bosque para su sustento económico.
Una gestión adecuada de productos los productos del
bosque debe fomentar un mercado dinámico de productos
maderables certificados. La certificaciones una oportunidad
comercial que se abre a los fabricantes de muebles y
artesanos de la madera, así como a otros usuarios directos
como las compañías constructoras, ingenieros civiles,
arquitectos y maestros de obra.
El manejo y comercio forestal sostenible representa una
estrategia de conservación positiva para los bosques
naturales, donde la certificación independiente asegura que
el bosque está siendo manejado según estándares
internacionales de prácticas adecuadas basadas en Principios
y Criterios validados científicamente.
Productos forestales no maderables (PFNM)
El bosque tropical y subtropical peruano es una gran fuente
de biodiversidad en recursos forestales con un potencial de
más de 2000 especies vegetales que representa una gran
posibilidad en cantidad y variedad de productos forestales
no madereros. Sin embargo, es importante resaltar que se
requiere de un manejo adecuado del recurso y
aprovechamiento racional que conlleve a la transformación
y a la industrialización de los productos diferentes a la
madera.
Los PFNM son utilizados principalmente como alimentos y
medicinas por los pobladores: el bosque siempre ha sido una
fuente importante de alimentos, sea como frutos, plantas
medicinales y alimenticias, de especias y proteínas animales,
sustento diario de los habitantes del bosque. Cabe
mencionar que muchas especies vegetales alimenticias
silvestres, luego de su domesticación, son cultivadas en
forma masiva para su industrialización y son parte
importante de la economía en muchos países. Tal es el caso
del café, cacao, palmeras aceiteras, etc. La domesticación de
las especies vegetales es una técnica de aplicación continua
que debe ser promovida a fin de incorporarlas a la economía,
por su importancia nutritiva y farmacéutica, muchas de ellas
ya acogidas por el mercado internacional caso de la maca, el
yacón, kiwicha, etc. Los PFNM pueden ser de origen vegetal
o animal.

Servicios ambientales de los bosques


Los bosques son los ecosistemas terrestres más extensos,
ocupando el 30% de la superficie emergida del planeta. A
esta importancia espacial se añade su enorme valor en
términos de biodiversidad, asociada especialmente a los
bosques tropicales. Los ecosistemas forestales se estima
albergan al menos el 75% de las especies continentales y una
parte importante de la biomasa terrestre. Por su extensión y
el carácter maduro o en estadíos sucesionales avanzados de
la mayor parte de los bosques, estos desempeñan funciones
ambientales de gran importancia a distintas escalas, desde la
local a la global. Los bosques son además hábitat y fuente de
subsistencia de cientos de millones de personas,
especialmente en los países menos.
 Sumidero de carbono
 Regulador hídrico

2.2.5. Impactos de la Gestión Sostenible de Cuencas


‒ Incremento de la biodiversidad, por efecto de la cobertura
vegetal y el uso de prácticas conservacionistas.
‒ Mejoramiento de la estabilidad de los suelos, por efecto de
las prácticas forestales y de manejo de agua.
‒ Incremento en la calidad y cantidad de agua, por efecto
integral de la intervención.
‒ Incrementos en los ingresos económicos por el beneficio
de las prácticas agroforestales.
‒ Recuperación de las áreas degradadas por efecto de la
reforestación y uso apropiado del suelo.
‒ Adopción de las prácticas y tecnologías de manejo de
cuencas, por efecto de los beneficios logrados a nivel de
finca y de la cuenca/microcuenca.
‒ Disminución de riesgos ambientales, por efectos asociados
de todas las prácticas.
‒ Concientización de la población, por efecto de la educación
ambiental y por los resultados visibles.
‒ Valoración de los servicios ambientales, por efecto de la
concientización de los usuarios.
‒ Disminución de costos por efectos de menor
sedimentación de embalses y de menor costo de
tratamiento de las aguas en los reservorios de uso
poblacional.
‒ Mejoramiento de la capacidad de gestión de los
pobladores y de sus organizaciones.
‒ Establecimiento de sus comités de cuencas.

2.3. Definición de términos básicos

2.3.1. Silvicultura (CITIAB 2008)


Conjunto de técnicas y conocimientos relativos al cultivo de los
bosques o montes (RAE).
Aunque en sus orígenes la silvicultura se consideró como un arte,
hoy es considerada también como una ciencia que estudia las
técnicas mediante las cuales se crean y conservan no solo los
bosques, sino cualquier masa forestal, aprovechándola de un
modo continuo con la mayor utilidad posible y teniendo especial
cuidado en su regeneración, ya sea esta natural o artificial.

2.3.2. Servicio ambiental (Phillippe Ibanes 2015)


Servicio ambiental es la capacidad que tiene la naturaleza de
proporcionar la calidad de vida y las comodidades necesarias, o
sea garantizar que la vida, como la conocemos, exista para todos
y con calidad (aire puro, agua limpia y accesible, suelos fértiles,
selvas ricas en biodiversidad, alimentos nutritivos y abundantes,
etc.) o sea, la naturaleza trabaja (presta servicios) para el
mantenimiento de la vida y de sus procesos y esto servicios
realizados por la naturaleza son conocidos como servicios
ambientales.
2.3.3. Resilencia (Eixoecología 2015)

Resiliencia es el término empleado en ecología de comunidades y


ecosistemas para indicar la capacidad de estos de absorber
perturbaciones, sin alterar significativamente sus características
de estructura y funcionalidad; pudiendo regresar a su estado
original una vez que la perturbación ha terminado.

2.3.4. Bosques (Ospino y Ramos 2017)

Se denomina bosque a una extensión de territorio que se


caracteriza por estar ampliamente cubierta por árboles. Pueden
estar constituidos por distintas variedades de árboles o por un
tipo predominante de modo casi exclusivo.

3. DISCUSIÓN

De acuerdo con todo el marco teórico los bosques y los suelos forestales
desempeñan un papel complejo e interactivo en el medio ambiente. Al reducir
la erosión de los suelos y el riesgo de desprendimientos de tierra, la gestión
sostenible de los bosques contribuye considerablemente a los sistemas,
proporcionando y manteniendo los suministros de agua limpia del planeta y
garantizando un ciclo hídrico equilibrado.

Además, los bosques son un componente fundamental de la ordenación de las


cuencas hidrográficas que es una forma muy racional de proteger y rehabilitar
zonas propensas a la degradación y erosión de los suelos en las tierras altas.
Las características de los bosques y los suelos figuran entre los parámetros
clave evaluados en la planificación de la gestión de cuencas hidrográficas.
Además, las medidas destinadas a restaurar y mejorar la fertilidad de los suelos,
por ejemplo, mediante la reforestación, aportan muchos beneficios y, por
consiguiente, son parte integral de todo plan de ordenación de cuencas
hidrográficas.

Juegan un papel muy importante y beneficioso para el mantenimiento del ciclo


hidrológico: Aumentan y regulan el volumen de agua obtenido de las cuencas
hidrográficas, descargan agua de máxima calidad ya que los bosques establecen
eficientemente un ciclo de nutrientes y productos químicos y disminuyen los
sedimentos exportados, y las sustancias contaminantes como el fósforo y
algunos metales, favorecen la infiltración, interceptan las gotas de lluvia,
reducen la escorrentía y la erosión superficial evitando la formación de
cárcavas, los bosques de ribera mantienen más fresca la temperatura del agua,
mejoran los niveles de oxígeno disuelto, controlan la eutrofización y favorecen
la vida de los peces.

4. CONCLUSIONES

 Para proteger nuestros suelos debemos proteger nuestros árboles y


bosques. Estos dos recursos vitales cumplen una función fundamental para
la seguridad alimentaria y la salud del medio ambiente.

 Los árboles son "fuentes de agua" vivientes que redistribuyen el líquido: la


humedad, se quedaría atrapada en forma subterránea si no fuera por los
árboles, no se liberaría a través de sus hojas hacia el aire, para formar nubes
y caer de nuevo en forma de lluvia. Sin árboles que distribuyan esta agua, el
clima en muchas regiones sería mucho más seco.

 El desarrollo sostenible de los bosques y la adopción de enfoques integrados


y participativos para la gestión de las cuencas hidrográficas son
imprescindibles para la mitigación del cambio climático y la adaptación al
mismo.

5. Referencias bibliográficas

abc.com.py. Desarrollo sostenible en cuencas hidrográficas. 11 de Junio de 2003.


http://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/abc-rural/desarrollo-
sostenible-en-cuencas-hidrograficas-704199.html (último acceso: 15 de Agosto
de 2017).

Aguilar, Isabel. «Las cuencas y la gestión del riesgo a los desastres naturales en
Guatemala.» Guatemala. Diciembre de 2007. http://coin.fao.org/coin-
static/cms/media/5/12820628912320/fao20manejo20de20cuencas.pdf.

CITIAB. Silvicultura y Dinámica de Bosques. Junio de 2008.


https://nikolayaguirre.files.wordpress.com/2013/04/1-introduccic3b3n-
silvicultura.pdf (último acceso: 14 de Agosto de 2017).

Eixoecología. 25 de Febrero de 2015. http://eixoecologia.org/?q=es/node/177 (último


acceso: 14 de Agosto de 2017).

FAO. «La gestión de los bosques ante el cambio climático.» 2014.


http://www.fao.org/docrep/014/i1960s/i1960s00.pdf (último acceso: 11 de
Agosto de 2017).
Ospino, Juan, y Álvaro Ramos. Universidad de Manizales. 23 de Enero de 2017.
http://ridum.umanizales.edu.co:8080/xmlui/bitstream/handle/6789/2984/Ram
os_Tirado_%C3%81lvaro_2017.pdf?sequence=1&isAllowed=y (último acceso: 14
de Agosto de 2017).

Phillippe Ibanes. Povos Indígenas. 08 de Agosto de 2015.


https://pib.socioambiental.org/es/c/terras-indigenas/servicos-ambientais/o-
que-e-servico-ambiental (último acceso: 14 de Agosto de 2017).

World Vision. «Plan para el Manejo de Cuencas.» Manual. s.f.


http://www.colsan.edu.mx/investigacion/aguaysociedad/proyectogro2/Bibliote
ca/Bibliografia/M%F3dulo%204/Plan%20de%20manejo%20de%20cuencas.pdf
(último acceso: 14 de Agosto de 2017).

6. Anexos

Anexo I. Productos Vegetales No Madereros


Anexo II. MEDICINALES Y NUTRACEÚTICOS