Sei sulla pagina 1di 14

GARANTÍAS CONSTITUCIONALES

ACCIÓN DE AMPARO

DEFINICIÓN DEL AMPARO

El Amparo es un proceso constitucional de la libertad de origen mexicano, que está


reconocido por la Constitución del 93 como Garantía Constitucional, el mismo que
tiene por objeto la protección de los derechos constitucionales, frente a la vulneración
o amenaza de éstos por cualquier autoridad, funcionario o particular, con excepción de
aquellos derechos que son protegidos por el habeas corpus (libertad individual y
derechos conexos) y el habeas data (derecho de acceso a la información pública y
derecho a la autodeterminación informativa).

El amparo es una acción o un recurso, dependiendo de la legislación del país de que


se trate, que tutela los derechos constitucionales del ciudadano, y del que conoce y
falla o bien un tribunal específico como un Tribunal Constitucional, Corte Suprema,1 o
bien un juez tribunal ordinario, según lo dispuesto en la legislación procesal de cada
país. El amparo cumple una doble función: de protección al ciudadano en sus
garantías fundamentales y a la propia constitución al garantizar la inviolabilidad de sus
preceptos ya sea por normas generales contrarias a dichos preceptos o por actos de
autoridad que vulneren el contenido o los derechos fundamentales reconocidos en
la Constitución.

Según el Derecho procesal de cada país, el amparo puede garantizarse a través de


una acción jurisdiccional o a través de un recurso procesal.

FINALIDAD DEL AMPARO

El Proceso Constitucional de Amparo tiene como finalidad esencial la


protección efectiva de los derechos constitucionales, reponiendo las cosas al estado
anterior a la violación o amenaza de violación de un derecho constitucional, o
disponiendo el cumplimiento de un mandato legal o de un acto administrativo.

Si luego de presentada la demanda cesa la agresión o amenaza por decisión


voluntaria del agresor, o si ella deviene en irreparable, el Juez, atendiendo al agravio
producido, declarará fundada la demanda precisando los alcances de su decisión,
disponiendo que el emplazado no vuelva a incurrir en las acciones u omisiones que
motivaron la interposición de la demanda, y que si procediere de modo contrario se le
aplicarán las medidas coercitivas previstas en el artículo 22 del Código Procesal
Constitucional, sin perjuicio de la responsabilidad penal que corresponda.

Como acción, el amparo consiste en proteger, de modo originario iniciando el proceso,


todos los derechos diferentes a los que se encuentren regulados especialmente por la
misma constitución o por una ley especial con rango constitucional, como por ejemplo
el derecho a la libertad física o ambulatoria (este derecho se encuentra protegido
específicamente por el hábeas corpus). Así como el hábeas corpus garantiza el
ejercicio de la libertad física o ambulatoria, o como el hábeas data garantiza la libertad
de disponer de la información propia, el amparo tiende a garantizar cualquiera de los
demás derechos fundamentales que no se encuentren regulados especialmente. De
modo que puede recurrir a esta acción quien se vea privado de ejercer cualquiera de
los derechos reconocidos expresa o implícitamente por la Constitución, una ley o, en
su caso, en tratados internacionales.

Como recurso, el amparo es una garantía procesal añadida para el ciudadano. Si bien
cualquier órgano judicial tiene la obligación de hacer cumplir la legislación, cuando se
hubiese finalizado la vía judicial ordinaria y el ciudadano estimase que se han
vulnerado sus derechos fundamentales podrá interponer un recurso de amparo ante el
órgano judicial competente.

En Perú, el amparo está regulado como un proceso constitucional (en el artículo 200
inciso 2 de la Constitución, dentro del Título V: Garantías Constitucionales), y procede
contra cualquier autoridad, funcionario, y además contra particulares. Para que el
amparo pueda ser utilizado como mecanismo de protección de derechos
fundamentales, se tienen que agotar las vías previas (administrativa) y paralela
(judicial), salvo ciertas excepciones establecidas en la ley, concretamente en el Código
Procesal Constitucional. Así, se considera un amparo residual.

DERECHOS QUE PROTEGE LA ACCIÓN DE AMPARO

El artículo 37 del CPC consigna los derechos que son protegidos por el Amparo, los
mismos que son:

1) De igualdad y de no ser discriminado por razón de origen, sexo, raza, orientación


sexual, religión, opinión, condición económica, social, idioma, o de cualquier otra
índole.

2) Del ejercicio público de cualquier confesión religiosa.

3) De información, opinión y expresión.

4) A la libre contratación.

5) A la creación artística, intelectual y científica.

6) De la inviolabilidad y secreto de los documentos privados y de las


comunicaciones.

7) De reunión.

8) Del honor, intimidad, voz, imagen y rectificación de informaciones inexactas o


agraviantes.

9) De asociación.

10) Al trabajo.

11) De sindicación, negociación colectiva y huelga.

12) De propiedad y herencia.

13) De petición ante la autoridad competente.


14) De participación individual o colectiva en la vida política del país.

15) A la nacionalidad.

16) De tutela procesal efectiva.

17) A la educación, así como el derecho de los padres de escoger el centro de


educación y participar en el proceso educativo de sus hijos.

18) De impartir educación dentro de los principios constitucionales.

19) A la seguridad social.

20) De la remuneración y pensión.

21) De la libertad de cátedra.

22) De acceso a los medios de comunicación social en los términos del artículo 35 de
la Constitución.

23) De gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de la vida.

24) A la salud.

25) Los demás que la Constitución reconoce.

De igual manera, es importante hacer referencia que el artículo 38 del mismo CPC
señala que no procede el amparo en defensa de un derecho que carece de sustento
constitucional directo o que no está referido a los aspectos constitucionalmente
protegidos del mismo.

CUANDO PROCEDE LA ACCION DE AMPARO

El artículo 200 de la Constitución, en su numeral 2, sostiene que procede el Amparo,


contra el hecho u omisión, por parte de cualquier autoridad, funcionario o persona, que
vulnera o amenaza los derechos constitucionales, con excepción de aquellos derechos
que son protegidos por el habeas corpus y el habeas data.

¿Cuándo se debe interponer?

Cuando violen o amenacen derechos no contemplados en la acción de Hábeas


Corpus, por ejemplo: cuando violen nuestro domicilio (entren e nuestra casa sin
nuestro permiso); cuando atenten contra nuestra libertad de trabajo (nos obliguen e
trabajar para alguien); cuando pretenden restringir nuestra libertad de contratación
(nos obliguen a contratar con una persona que queremos) o de empresa (nos
denieguen un permiso para instalar una industria); cuando violen nuestro derecho de
propiedad (el Estado o una persona pretendan apropiarse de nuestra propiedad), etc.

¿Quién lo debe interponer?


La persona natural o su apoderado o representante (generalmente es el gerente,
administrador o abogado) de la persona jurídica (una empresa, un negocio o comercio,
un club, una ONG, etc.).

Cualquier otra persona siempre y cuando al final el afectado ratifique la acción.

¿Ante quién se interpone?

Son competentes para conocer de la Acción de Amparo, los Jueces de Primera


Instancia en lo Civil o los Jueces de Trabajo si la Acción de Amparo corresponde a un
derecho de naturaleza laboral, del lugar donde se afectó el derecho o donde se cierne
la amenaza, o donde tiene su domicilio el autor de la infracción o amenaza, a elección
del demandante.

En los lugares donde no hubiese Juzgados Especializados, es competente .el Juez


Mixto.

Si la violación o amenaza se origine en un mandato judicial, son competentes la Sala


Civil, Laboral o Mixta de la Corte Superior de Justicia respectivo, quien encargo el
trámite a otro Juez Especial izado de Primera Instancia, según el caso.

¿En qué forma?

Hay un plazo de 60 días, desde que se produjo la violación o amenaza del derecho
para interponerlo. Puede ser escrita o verbal.

¿Cuáles son las consecuencias?

a) En general: reponer las cosas al estado anterior a la violación o amenaza a mi


derecho protegido por esta acción.

Por ejemplo:

Si nos obligaron a contratar con una persona que no queremos, la no existencia de


dicho contrato; si invadieron nuestra propiedad, desalojando a quien o quienes la
invadieron.

Si al concluir el proceso de esta acción se ha identificado el culpable, se procederá a


denunciarlo penalmente.

Si desea asesoramiento legal sobre el tema no dude en comunicarse con nosotros.

IMPROCEDENCIA DEL AMPARO

No procede contra normas legales ni contra resoluciones judiciales emanadas de


procedimiento regular.

¿Cuándo se declara improcedente una acción de amparo?

En el artículo 47 del CPC manifiesta que si el Juez al calificar la demanda de amparo


considera que ella resulta manifiestamente improcedente, lo declarará así expresando
los fundamentos de su decisión. Se podrá rechazar una demanda manifiestamente
improcedente en los casos previstos por el artículo 5 del CPC. También podrá hacerlo
si la demanda se ha interpuesto en defensa del derecho de rectificación y no se
acredita la remisión de una solicitud cursada por conducto notarial u otro fehaciente al
director del órgano de comunicación o, falta de este, a quien haga sus veces, para que
rectifique las afirmaciones consideradas inexactas o agraviantes.

Si la resolución que declara la improcedencia fuese apelada, el Juez pondrá en


conocimiento del demandado el recurso interpuesto.

INADMISIBILIDAD DE UNA ACCION DE AMPARO

El artículo 48 del CPC establece que si el Juez declara inadmisible la demanda,


concederá al demandante tres días para que subsane la omisión o defecto, bajo
apercibimiento de archivar el expediente. Esta resolución es apelable.

EL AMPARO DURANTE LOS REGÍMENES DE EXCEPCIÓN

El Artículo 137 de la de la Constitución dispone que al igual que el hábeas corpus, el


amparo no se suspende durante la vigencia de los regímenes de excepción (estado de
emergencia y estado de sitio). En esa misma línea y desarrollando lo establecido por
la Constitución, el CPC, en su artículo 23, señala que cuando se interponen en
relación con derechos suspendidos, el órgano jurisdiccional examinará la razonabilidad
y proporcionalidad del acto restrictivo, atendiendo a los siguientes criterios:

1) Si la demanda se refiere a derechos constitucionales que no han sido suspendidos.

2) Si tratándose de derechos suspendidos, las razones que sustentan el acto


restrictivo del derecho no tienen relación directa con las causas o motivos que
justificaron la declaración del régimen de excepción.

3) Si tratándose de derechos suspendidos, el acto restrictivo del derecho resulta


manifiestamente innecesario o injustificado atendiendo a la conducta del agraviado o a
la situación de hecho evaluada sumariamente por el juez.

LEGITIMACIÓN ACTIVA

Las personas que están legitimadas o capacitadas para interponer el proceso de


amparo son:

 El afectado o agraviado.

 El representante procesal del afectado, sin necesidad de inscripción de la


representación otorgada.
 Tratándose de personas no residentes en el país, la demanda será formulada
por representante acreditado, siendo suficiente el poder fuera de registro
otorgado ante el Cónsul del Perú en la ciudad extranjera que corresponda y la
legalización de la firma del Cónsul ante el Ministerio de Relaciones Exteriores,
no siendo necesaria la inscripción en los Registros Públicos.

 Cualquier persona cuando se trate de amenaza o violación del derecho al


medio ambiente u otros derechos difusos que gocen de reconocimiento
constitucional, así como las entidades sin fines de lucro cuyo objeto sea la
defensa de los referidos derechos.

 La Defensoría del Pueblo, en ejercicio de sus competencias constitucionales.

LEGITIMACIÓN PASIVA

Se interpone el proceso de amparo contra cualquier autoridad, funcionario o persona,


que vulnera o amenaza los derechos constitucionales, a excepción de aquellos
derechos protegidos por el hábeas corpus y el hábeas data.

Procuración oficiosa

De igual manera, el CPC, en su artículo 41 nos habla de la procuración oficiosa, en el


sentido de que cualquier persona puede comparecer en nombre de quien no tiene
representación procesal, cuando esta se encuentre imposibilitada para interponer la
demanda por sí misma, sea por atentado concurrente contra la libertad individual, por
razones de fundado temor o amenaza, por una situación de inminente peligro o por
cualquier otra causa análoga. Una vez que el afectado se halle en posibilidad de
hacerlo, deberá ratificar la demanda y la actividad procesal realizada por el procurador
oficioso.

Requisitos de la Demanda

El artículo 42 del CPC sostiene que la demanda escrita contendrá, cuando menos, los
siguientes datos y anexos:

1) La designación del Juez ante quien se interpone;

2) El nombre, identidad y domicilio procesal del demandante;

3) El nombre y domicilio del demandado, sin perjuicio de lo previsto en el artículo 7°


del presente Código;
4) La relación numerada de los hechos que hayan producido, o estén en vías de
producir la agresión del derecho constitucional;

5) Los derechos que se consideran violados o amenazados;

6) El petitorio, que comprende la determinación clara y concreta de lo que se pide;

7) La firma del demandante o de su representante o de su apoderado, y la del


abogado.

En ningún caso la demanda podrá ser rechazada por el personal administrativo del
Juzgado o Sala correspondiente.

Plazo de interposición de la demanda de Amparo

El artículo 44 del CPC establece que el plazo para interponer la demanda de amparo
prescribe a los sesenta días hábiles de producida la afectación, siempre que el
afectado hubiese tenido conocimiento del acto lesivo y se hubiese hallado en
posibilidad de interponer la demanda. Si esto no hubiese sido posible, el plazo se
computará desde el momento de la remoción del impedimento.

Tratándose del proceso de amparo iniciado contra resolución judicial, el plazo para
interponer la demanda se inicia cuando la resolución queda firme. Dicho plazo
concluye treinta días hábiles después de la notificación de la resolución que ordena se
cumpla lo decidido.

En el mismo artículo señala que para el cómputo del plazo se observarán las
siguientes reglas:

1) El plazo se computa desde el momento en que se produce la afectación, aun


cuando la orden respectiva haya sido dictada con anterioridad.

2) Si la afectación y la orden que la ampara son ejecutadas simultáneamente, el


cómputo del plazo se inicia en dicho momento.

3) Si los actos que constituyen la afectación son continuados, el plazo se computa


desde la fecha en que haya cesado totalmente su ejecución.

4) La amenaza de ejecución de un acto lesivo no da inicio al cómputo del plazo.


Sólo si la afectación se produce se deberá empezar a contar el plazo.

5) Si el agravio consiste en una omisión, el plazo no transcurrirá mientras ella


subsista.
6) El plazo comenzará a contarse una vez agotada la vía previa, cuando ella
proceda.

AGOTAMIENTO DE LAS VÍAS PREVIAS

Antes de interponer una demanda de amparo se debe agotar las vías previas. Sin
embargo, excepcionalmente, tal como dispone el artículo 46 del CPC, no serán
exigibles el agotamiento de las vías previas, en los siguientes casos:

1) Cuando una resolución, que no sea la última en la vía administrativa, es ejecutada


antes de vencerse el plazo para que quede consentida;

2) Cuando, por el agotamiento de la vía previa la agresión pudiera convertirse en


irreparable;

3) Cuando la vía previa no se encuentra regulada o ha sido iniciada


innecesariamente por el afectado.

4) Cuando no se resuelve la vía previa en los plazos fijados para su resolución.

 Juez Competente:

El artículo 51del CPC establece que son competentes para conocer del proceso de
amparo, a elección del demandante, el Juez civil del lugar donde se afectó el derecho,
o donde tiene su domicilio el afectado, o donde domicilia el autor de la infracción.

Si la afectación de derechos se origina en una resolución judicial, la demanda se


interpondrá ante la Sala Civil de turno de la Corte Superior de Justicia respectiva, la
que designará a uno de sus miembros, el cual verificará los hechos referidos al
presunto agravio. La Sala Civil resolverá en un plazo que no excederá de cinco días
desde la interposición de la demanda.

 Reconvención, abandono y desistimiento:

Por otro lado, el artículo 49 del CPC, sostiene que en el amparo no procede la
reconvención ni el abandono del proceso, sin embargo considera que es procedente el
desistimiento.

 Acumulación de procesos y resolución inimpugnable:

Según el artículo 50 del CPC, cuando un mismo acto, hecho, omisión o amenaza
afecte el interés de varias personas que han ejercido separadamente su derecho de
acción, el Juez que hubiese prevenido, a pedido de parte o de oficio, podrá ordenar la
acumulación de los procesos de amparo. La resolución que concede o deniega la
acumulación es inimpugnable.

 Acumulación subjetiva de oficio:


El artículo 43 del CPC sostiene que cuando de la demanda apareciera la necesidad de
comprender a terceros que no han sido emplazados, el juez podrá integrar la relación
procesal emplazando a otras personas, si de la demanda o de la contestación aparece
evidente que la decisión a recaer en el proceso los va a afectar.

 Impedimentos:

El artículo 52 del CPC manifiesta que el Juez deberá abstenerse cuando concurran las
causales de impedimento previstas en el Código Procesal Civil. En ningún caso será
procedente la recusación.

El Juez que intencionalmente no se abstiene cuando concurre una causal de


impedimento, o lo hace cuando no concurre una de ellas, incurre en responsabilidad
de naturaleza disciplinaria y penal.

TRÁMITE

En artículo 53 del CPC establece que la resolución que admite la demanda, el juez
concederá al demandado el plazo de cinco días para que conteste. Dentro de cinco
días de contestada la demanda, o de vencido el plazo para hacerlo, el juez expedirá
sentencia, salvo que se haya formulado solicitud de informe oral, en cuyo caso el plazo
se computará a partir de la fecha de su realización. Si se presentan excepciones,
defensas previas o pedidos de nulidad del auto admisorio, el Juez dará traslado al
demandante por el plazo de dos días. Con la absolución o vencido el plazo para
hacerlo, quedan los autos expeditos para ser sentenciados.

Si el Juez lo considera necesario, realizará las actuaciones que considere


indispensables, sin notificación previa a las partes. Inclusive, puede citar a audiencia
única a las partes y a sus abogados para realizar los esclarecimientos que estime
necesarios. El Juez expedirá sentencia en la misma audiencia o, excepcionalmente,
en un plazo que no excederá los cinco días de concluida esta.

Si considera que la relación procesal tiene un defecto subsanable, concederá un plazo


de tres días al demandante para que lo remedie, vencido el cual expedirá sentencia. Si
estima que la relación procesal tiene un defecto insubsanable, declarará improcedente
la demanda en la sentencia. En los demás casos, expedirá sentencia pronunciándose
sobre el mérito.

Los actos efectuados con manifiesto propósito dilatorio, o que se asimilen a cualquiera
de los casos previstos en el artículo 112 del Código Procesal Civil, serán sancionados
con una multa no menor de diez ni mayor de cincuenta Unidades de Referencia
Procesal. Dicha sanción no excluye la responsabilidad civil, penal o administrativa que
pudiera derivarse del mismo acto.

CONTENIDO DE LA SENTENCIA FUNDADA


El artículo 55 del CPC sostiene que la sentencia que declara fundada la demanda de
amparo contendrá alguno o algunos de los pronunciamientos siguientes:

1) Identificación del derecho constitucional vulnerado o amenazado.

2) Declaración de nulidad de decisión, acto o resolución que hayan impedido el pleno


ejercicio de los derechos constitucionales protegidos con determinación, en su caso,
de la extensión de sus efectos.

3) Restitución o restablecimiento del agraviado en el pleno goce de sus derechos


constitucionales ordenando que las cosas vuelvan al estado en que se encontraban
antes de la violación.

4) Orden y definición precisa de la conducta a cumplir con el fin de hacer efectiva la


sentencia.

En todo caso, el Juez establecerá los demás efectos de la sentencia para el caso
concreto.

COSTOS

El artículo 56 fija que si la sentencia declara fundada la demanda, se interpondrán las


costas y costos que el Juez establezca a la autoridad, funcionario o persona
demandada. Si el amparo fuere desestimado por el Juez, este podrá condenar al
demandante al pago de costas y costos cuando estime que incurrió en manifiesta
temeridad.

En los procesos constitucionales el Estado sólo puede ser condenado al pago de


costos.

En aquello que no esté expresamente establecido en la presente Ley, los costos se


regulan por los artículos 410 al 419 del Código Procesal Civil.

APELACIÓN

 El artículo 57 del CPC precisa que la sentencia puede ser apelada dentro del
tercero día siguiente a su notificación. El expediente será elevado dentro de los
tres días siguientes a la notificación de la concesión del recurso.

 El artículo 58 del CPC establece, el superior concederá tres días al apelante


para que exprese agravios. Recibida la expresión de agravios o en su rebeldía,
concederá traslado por tres días, fijando día y hora para la vista de la causa, en
la misma resolución. Dentro de los tres días siguientes de recibida la
notificación, las partes podrán solicitar que sus abogados informen oralmente a
la vista de la causa. El superior expedirá sentencia dentro del plazo de cinco
días posteriores a la vista de la causa, bajo responsabilidad.
EJECUCIÓN DE SENTENCIA

 El artículo 59 del CPC manifiesta, sin perjuicio de lo establecido en el artículo


22° del CPC, la sentencia firme que declara fundada la demanda debe ser
cumplida dentro de los dos días siguientes de notificada. Tratándose de
omisiones, este plazo puede ser duplicado.

Si el obligado no cumpliera dentro del plazo establecido, el Juez se dirigirá al superior


del responsable y lo requerirá para que lo haga cumplir y disponga la apertura del
procedimiento administrativo contra quien incumplió, cuando corresponda y dentro del
mismo plazo. Transcurridos dos días, el Juez ordenará se abra procedimiento
administrativo contra el superior conforme al mandato, cuando corresponda, y
adoptará directamente todas las medidas para el cabal cumplimiento del mismo. El
Juez podrá sancionar por desobediencia al responsable y al superior hasta que
cumplan su mandato, conforme a lo previsto por el artículo 22 de este Código, sin
perjuicio de la responsabilidad penal del funcionario.

En todo caso, el Juez establecerá los demás efectos del fallo para el caso concreto, y
mantendrá su competencia hasta que esté completamente restablecido el derecho.

Cuando el obligado a cumplir la sentencia sea un funcionario público el Juez puede


expedir una sentencia ampliatoria de carácter normativo que sustituya la omisión del
funcionario y regule la situación injusta conforme al decisorio de la sentencia. Para
efectos de una eventual impugnación, ambas sentencias se examinarán unitariamente.

Cuando la sentencia firme contenga una prestación monetaria, el obligado que se


encuentre en imposibilidad material de cumplir deberá manifestarlo al Juez quien
puede concederle un plazo no mayor a cuatro meses, vencido el cual, serán de
aplicación las medidas coercitivas señaladas en el presente artículo.

ARTÍCULO 60.- PROCEDIMIENTO PARA REPRESIÓN DE ACTOS HOMOGÉNEOS

El artículo 60 del CPC manifiesta que si sobreviniera un acto sustancialmente


homogéneo al declarado lesivo en un proceso de amparo, podrá ser denunciado por la
parte interesada ante el juez de ejecución.

Efectuado el reclamo, el Juez resolverá este con previo traslado a la otra parte por el
plazo de tres días. La resolución es apelable sin efecto suspensivo.

La decisión que declara la homogeneidad amplía el ámbito de protección del amparo,


incorporando y ordenando la represión del acto represivo sobreviniente.
NOTICIA:

Costa Verde: presentan acción de amparo contra comuna de Lima

Demandantes exigen que se anule el tercer carril porque “desnaturaliza” la Costa


Verde y no alivia la congestión vehicular

Mientras sigue pendiente el retiro de piedras en la playa La Pampilla, en la Costa


Verde, dos organizaciones han interpuesto una acción de amparo contra
la Municipalidad de Lima para exigir la anulación del tercer carril.

El Instituto de Defensa Legal del Ambiente y el Desarrollo del Sostenible (Idlads) y el


colectivo Costa Verde de Todos presentaron el pasado 30 de julio el recurso ante el 3°
Juzgado Constitucional de Lima contra la Municipalidad de Lima, Emape y el
Consorcio Vial Costa Sur.

Henry Carhuatocto, presidente de Idlads, explicó a El Comercio que con esta acción
buscan anular un proyecto que “desnaturaliza” la Costa Verde pues la convierte en
una vía expresa pese a que fue creada con fines de esparcimiento.

Si bien en el Plan Maestro de desarrollo de la Costa Verde (2007) se reconoce que “la
inseguridad vial y los accidentes restan atractivo a los potenciales visitantes de la
Costa Verde”, los demandantes sostienen que lejos de mejorar la fluidez, la
construcción de un tercer carril ha incrementado los accidentes por exceso de
velocidad e impide que los vecinos, deportistas y público en general utilicen estos
espacios costeros.

Asimismo, advierten que “a la fecha el proyecto no está concluido al no contar, entre


otras cosas, con la señalización adecuada. Lo que se está viendo reflejado en un
aumento del número de accidentes vehiculares”.

¿Y LOS PEATONES?

Para Jazmín Atala, representante del colectivo Costa Verde de Todos, otro problema
con la ampliación es que los peatones y ciclistas están expuestos a los vehículos por
la falta de espacio para que transiten.

En tal sentido, solicitan que el Poder Judicial ordene “que se devuelvan a su estado
anterior las playas afectadas por el mencionado proyecto, a fin de salvaguardar el
derecho a la vida, el cuerpo a la salud, la seguridad vial, al disfrute del tiempo libre,
derecho al deporte, derecho a la recreación”.

La demanda de acción de amparo se encuentra en calificación, pero Carhuatocto


espera que este recurso sea admitido por el Poder Judicial ante la contundencia de los
documentos que la respaldan.

INCLUYEN A MINISTERIOS

La demanda, a la que tuvo acceso El Comercio, advierte que en la ejecución del tercer
carril, la Municipalidad de Lima no contó con la autorización de la Dirección General de
Capitanías y Guardacostas de la Marina de Guerra del Perú (Dicapi) ni con la
certificación ambiental del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. Además,
señalan que infringió la Ley de las Playas N° 26856 y la ley Nº 26306 que reconoce la
propiedad de los terrenos conformantes del corredor ribereño denominado Costa
Verde.

Por tal motivo, solicitan que sean incluidos como litisconsortes necesarios activos o co-
demandantes a la Dicapi, al Ministerio del Ambiente, el Organismo de Evaluación y
Fiscalización Ambiental (OEFA), y la Dirección General de Asuntos Socio Ambientales
(DGASA) del Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

Como se recuerda, la Dicapi ya ha impuesto dos multas contra la Municipalidad de


Lima por dichos trabajos. El 12 de febrero se sancionó con 15 UIT (S/. 57.750) por
ocupar área acuática sin autorización de la Autoridad Marítima Nacional. Además, el
28 de mayó se impuso una multa de 20 UIT (S/. 70.000) por “venir ocupando un área
acuática en la zona de la Playa La Pampilla”.

CONCLUSIONES:

La acción de amparo es una garantía constitucional que cualquier persona puede


presentar cuando se vulneran o se ven amenazados sus derechos constitucionales,
su finalidad de este recurso es reponer las cosas al estado anterior a la amenaza o
violación del derecho.

Erick Rojas Fernández.

Es un proceso judicial de carácter constitucional que tiene como finalidad proteger


todos los derechos constitucionales de la persona -con excepción de los que protegen
el Hábeas Corpus, la Acción de Hábeas Data y la Acción de Cumplimiento - ante
violaciones o amenazas de violación provenientes de una autoridad o de un particular
(el amparo protege derechos como, por ejemplo, el derecho de asociación, a la
libertad de contratación, el derecho al debido proceso). Lo puede presentar el mismo
afectado o cualquier otra persona en su nombre. Si el Juez comprueba, efectivamente,
violaciones a derechos, ordena que los actos violatorios se suspendan
inmediatamente.

Dilson Morales Valdez

Se llama acción de amparo a la acción judicial que puede iniciar una persona para
solicitar a la justicia la protección de urgente de cualquiera de sus derechos
individuales cuyo ejercicio le fuese desconocido o estuviese por serlo -en forma ilegal
o arbitraria- ya fuese por una autoridad pública o por un particular.

La acción de amparo sólo puede iniciarse cuando no existe otro camino legal para
hacer valer el derecho violado o amenazado.

Corresponde iniciar una acción de amparo cuando el ejercicio de un derecho


reconocido por la Constitución, por un tratado internacional o por una ley, se vea
amenazado, restringido o alterado -en forma actual o inminente- por un acto o una
omisión de una autoridad pública o hasta de un particular.
Marco Antonio Zea Aguilar

Más que un simple proceso el juicio de amparo debe considerarse como aquella
institución idónea para la protección de los derechos fundamentales que posee todo
individuo por su simple razón de ser.

Laura Zúñiga Calderón

El amparo es una garantía procesal añadida para el ciudadano. Si bien cualquier


órgano judicial tiene la obligación de hacer cumplir la legislación, cuando se hubiese
finalizado la vía judicial ordinaria y el ciudadano estimase que se han vulnerado sus
derechos fundamentales podrá interponer un recurso de amparo ante el órgano judicial
competente.

Ricardo Rojas Díaz

A través de la historia hemos podido comprender que el tener en nuestras manos un


medio por el cual uno pueda defenderse de cualquier acto de la autoridad que violente
nuestras garantías individuales, representa una medida de vital importancia y
trascendencia en la vida jurídica de nuestra nación, ya que esta figura ha sido
difundida a muchas otras naciones, siendo de gran ayuda en la construcción de una
mejor impartición de justicia pugnando por la defensa de aquellos derechos a los
cuales todos somos acreedores, como lo son nuestras garantías individuales.

Sebastián Ángelo Centeno

BIBLIOGRAFÍA

 DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL – ALEXANDER RIOJA


BERMUDEZ.
 ABOGADOSPERU.COM
 WIKIPEDIA – ACCION DE AMPARO
 COMERCIO PERU