Sei sulla pagina 1di 21

En la composición del Texto Dramático, que

es a la vez memoria y diseño del futuro


espectáculo, hay que considerar tres
conceptos sencillos pero determinantes a la
hora de su producción:

-Situación
-Hecho
-Acción
Entenderemos por Situación a la red de
relaciones –evidentes y furtivas- que se
desarrollan entre personajes de una
ficción.

Entonces, la Situación implica todo aquello


que está en juego entre personajes, es
decir, todo aquello que los vincula o los
desune.
Por ejemplo, en un salón de clase, la situación general y
evidente es de intercambio entre profesores y alumnos,
pero sin duda, entre alumnos, entre algunos alumnos y
los profesores y entre profesores, hay vínculos no
explícitos y particulares que modifican la interacción
del grupo.

Entran en juego las simpatías, atracciones, secretos


odios, admiración, desinterés, repulsión, envidias, etc.
La suma de estos vectores relacionales –muchas veces
simultáneos y contradictorios- producen lo que
habremos de aceptar como Situación.
Por Hechos debemos entender todas
aquellas cosas que los personajes
llevan a cabo consciente e
inconscientemente y que conforman la
relación sin modificarla drásticamente.
Los personajes, inmersos en las relaciones que
sostienen con otros, hacen cosas que adjetivan
la relación, es decir, la caracterizan en tanto que
son propias a ella.

Por ejemplo, en una relación de amistad los


abrazos y ciertos insultos moderados son
expresiones adjetivas al acuerdo sustantivo de
mutuo interés y afecto.
O bien, hacen cosas que participan de la relación, es
decir, la construyen, pero los adjetivan a ellos.

Los personajes suelen hacer cosas que los distinguen


de los demás, que los individuan.

Por ejemplo, expresividad particular, formas


personales de habla, vestimenta distintiva, códigos
privados al seno de una relación, tics, etc.
Llamaremos Acciones a todas aquellas
cosas los personajes que hacen –
consciente e inconscientemente- para
transformar drásticamente una
relación.
Las Acciones producen la sensación de un antes y un
después –marcan un hito- en las relaciones y
consecuentemente producen un efecto de movilidad
narrativa –de tipo causal-.

Las Acciones constituyen ese tipo de eventos que


enumeraríamos al tratar de contar una historia en
forma resumida. La suma de Acciones equivale al
efecto de variabilidad e intensidad en una obra
dramática.
Las Acciones pueden ser verbales o
físicas.

Revelar información desconocida,


tanto como una puñalada tienen ese
poder transformador de las relaciones
en una obra dramática.
Las Acciones modifican o transforman
poderosamente una Situación, mientras que los
Hechos constituyen y caracterizan las
Situaciones.

Hecho ≠ Acción

Hechos +Acciones = Situación interesante

Acción + Acción + Acción (N) = Acción Dramática


Acción Dramática se refiere a la
continua transformación de las
Situaciones que viven –y han de vivir
en el escenario- los personajes de una
obra dramática.
Acción Dramática es una continua e
intensa transformación de las
situaciones –lo que también leemos
como un efecto dinámico en la
narrativa de una obra- que debe
llevarse a cabo en el aquí y ahora que
es la condición sine qua non del Drama
–es decir, del Teatro-
Los Segmentos de articulación que
componen una obra dramática son:

-Actos
-Escenas
-Cuadros
Los Actos son el segmento más amplio de
articulación.

Se corresponden con tres momentos de


exposición del relato de la antigua retórica
trágica:

-Prótasis (planteamiento)
-Epístasis (desarrollo)
-Catástrofe (conclusión)
Existen obras que presentan un
sistema de articulación de dos, cuatro,
cinco Actos o uno solo.

El número de Actos puede varias, pero


las funciones de exposición del relato –
es decir la historia o fábula- son una
constante.
Un Acto es un amplio segmento de
exposición de la fábula con una función
específica, sea la de plantear la
problemática –Prótasis-, la de mostrar el
desarrollo de las acciones que se derivan
del problema o que tratan de repararlo –
Epístasis-, o la de mostrar el punto al que
se llegó, con carácter conclusivo –
Catástrofe-.
Las Escenas componen los Actos y los Cuadros.

Las Escenas son un segmento más breve que los Actos


e indican continuidad espacio temporal.

Las Escenas están definidas por la entrada y salida de


personajes. La entrada y salida de personajes modifica
una Situación dada.

Esta modificación en las interacciones que integran una


situación no necesariamente debe ser considerada una
Acción, pero sí una fluctuación en la Situación.
Los Cuadros son otro tipo de secuencia breve
que integra los Actos.

Los Cuadros indican salto espacio temporal.

Cuando el tiempo ha cambiado, digamos de la


noche al día siguiente, o cuando los
acontecimientos se daban en una sala y luego
continúan dándose en un quirófano, estamos
ante la articulación de una fábula dada por
Cuadros.
Los Actos pueden estar integrados
indistintamente por Escenas y
Cuadros.

Los Cuadros pueden estar integrados


por Escenas.

Las Escenas no pueden estar


integradas por Cuadros.
Lo que administran los segmentos que componen las
Obras Dramáticas son:

 Funciones expositivas –cuando se trata de Actos-.

 Emplazamiento –la forma de articular el tiempo y el


espacio, a través de los Cuadros-.

 Niveles de presencia e interacción entre personajes


–a través de las Escenas-.
Los segmentos, en sus relaciones y
combinatoria, producen un desarrollo
secuencial, es decir, una consecución
organizada de los eventos que
componen la Obra Dramática.