Sei sulla pagina 1di 3

Protección del acero contra el fuego

El riesgo de incendio es una constante en todo tipo de edificaciones y depende de


una gran variedad de aspectos, entre otros, la estructura y sus materiales predominantes,
la forma y la ventilación, el contenido del edificio y la carga combustible que representa.
Los objetivos fundamentales de la seguridad contra incendio son:
 Proteger la vida de los ocupantes.
 Proteger las construcciones y permitir el eficaz combate del incendio.

 Proteger las edificaciones vecinas y el espacio público.

Por qué proteger el acero


El tiempo que demora un material en aumentar su temperatura depende de su
conductividad térmica. El acero es un material conductor, por lo que recibe un mayor flujo
de calor que eleva su temperatura rápidamente. El acero pierde gradualmente su
resistencia a partir de los 300ºC hasta alcanzar aproximadamente el 60% de su resistencia
inicial a los 550ºC.

La protección contra el fuego empieza conjunto de medidas activas (detectores de


calor o humo, rociadores, brigada contra incendio, etc.) prevenirlo y combatirlo y de un
conjunto de medidas pasivas (resistencia al fuego de las estructuras) para que la edificación
permanezca estable durante cierto período de tiempo.
Protección Activa: Es fundamental ya que principal causa de muerte en incendios
es la exposición a los humos tóxicos que se presentan en los primeros momentos del
siniestro. Por tal razón, la seguridad de las personas depende principalmente de la rápida
evacuación del ambiente en llamas.
Protección pasiva: Son elementos de construcción que, por sus condiciones físicas,
aíslan la estructura de un edificio de los efectos del fuego durante un determinado lapso de
tiempo.

La estabilidad al fuego es la propiedad que tiene un elemento que forma parte del
edificio, y que le permite mantener la capacidad portante por la cual ha sido instalado,
durante el tiempo especificado, bajo la acción del fuego.

Se establecen los tiempos de acuerdo a la escala siguiente: 15, 30, 60, 90, 120, 180 y 240
minutos.

Estos tiempos bien dados según el uso de la edificación (número de personas) y la altura
del mismo (tiempo de evacuación)
Para alcanzar es tiempos se recurre a recubrimientos superficiales
Tipos:
Protección Sólida: Consiste en rodear el elemento estructural con concreto normal
o de baja densidad, este concreto no cumple función estructural sino sólo aporta resistencia
al fuego. El espesor del recubrimiento de hormigón dependerá de la resistencia al fuego
requerida para el elemento estructural.
Esta solución también es posible de aplicar dejando los elementos de acero
parcialmente expuestos (por ejemplo aplicando hormigón sólo en el interior de las alas, lo
que reduce el uso de encofrados).

Ventajas: Se logra alta resistencia al fuego dependiendo del espesor del recubrimiento.
Desventajas: peso y volumen. Tiempo de que consume su aplicación, costo

También se puede aprovechar el espacio interior de los perfiles tubulares para


rellenarlos con elementos que actúen como masa térmica absorbiendo parte de la energía
del calor proveniente del incendio.

Productos proyectados: recubrimiento con un material inerte al fuego y con alto


coeficiente de aislamiento térmico. Los morteros proyectados tienen la ventaja de que
envuelven completamente el elemento a proteger, formando una barrera térmica sin
uniones ni juntas. Aunque pueden ser de muchos tipos, son habituales los que contienen
vermiculita y/o perlita.

Recubrimiento con planchas: El recubrimiento con planchas en forma de cajón en


torno a los elementos de acero a proteger es una solución aplicada crecientemente.
Normalmente se utilizan planchas de yeso cartón normal o con agregados que mejoran su
resistencia al fuego por ser el más económico. Estas placas son fijadas mecánicamente por
tornillos.

Pintura Intumescente: Los recubrimientos intumescentes celulósicos son pinturas


funcionales, inertes a temperatura ambiente pero que reaccionan cuando se exponen a
temperaturas superiores a 200ºC, hinchándose y formando una ceniza de baja
conductividad térmica.

Antes de la aplicación de esta pintura especial, la superficie deberá ser preparada conforme
a las recomendaciones del fabricante como esta pintura no presenta gran resistencia física
y química, deberá ser recubierta por una pintura de acabado de base acrílica o
poliuretánica, a criterio del productor de la pintura.
Las pinturas intumescentes tienen, como ventaja principal, el atractivo estético
Desventajas de las pinturas intumescentes son su costo elevado, requiere condiciones
atmosféricas favorables (además de necesitar varias manos para poder atacar el espesor
necesario). Otra desventaja es que el tiempo de protección presentado por la mayor parte
de estas pinturas no va más de 60 min. Un número de pinturas intumescentes puede ser
usado por periodos más largos, tales como 90 y 120 min, y el costo de la aplicación es
naturalmente mucho más elevado que el de 60 min.
Lanas Minerales: Son paneles de baja densidad, rígidos y flexibles, hechos de materiales
fibrosos, aglomerados por la adición de resinas termo-endurecedoras.

Estructuras externas: Los riesgos de incendio provienen del interior de las edificaciones, por
lo que se deben cuidar especialmente las estructuras que están confinadas al espacio
interior. Una solución interesante es llevar la estructura soportante (o parte de ella) al
exterior del edificio, limitando o reduciendo los requerimientos de protección pasiva.

Ventajas: oportunidad de usar expresivamente la estructura en el diseño del edificio.

Desventajas: dependiendo de la agresividad del medio, se deben considerar protecciones


contra la corrosión u otros agentes.

COVENIN 810: 1998