Sei sulla pagina 1di 4

Esta no es una opinión

sobre el indulto, por Marco


Sifuentes
"El tiempo promedio desde que se ingresa una solicitud de
indulto hasta su publicación en “El Peruano” es de 111 días.
A Fujimori le tomó 13".

MARCO SIFUENTESPERIODISTA

(Foto: Captura de pantalla)

Marco Sifuentes29.12.2017 / 05:30 am

En estos días, palabras como ‘reconciliación’ y ‘humanitario’


han pasado a tener significados muy distintos a los habituales.
Esto es algo que, recordarán, solía ocurrir en los 90, ya que,
entre otros méritos, el fujimorismo puede preciarse de haber
sido pionero en el uso político de la posverdad. Los hechos se
distorsionaban y lo que era bueno se pintaba como malo y
viceversa.

NOTAS RELACIONADAS

Editorial: El indulto a Fujimori

Así que lo que queda aquí de espacio se usará para intentar


rescatar ambas palabras, únicamente con hechos comprobados
e irrefutables. Un pequeño reducto de datos. Nada de lo
siguiente contiene opinión:

•El tiempo promedio desde que se ingresa una solicitud de


indulto hasta su publicación en “El Peruano” es de 111 días.
A Fujimori le tomó 13.

•El general Hermoza Ríos, el brazo armado del


fujimontesinismo, fue condenado a 22 años, ha pasado 17 en
condena, se encuentra en estado vegetativo hace meses pero el
Gobierno no ha sido tan velozmente humanitario como
con Fujimori.

•Jonatan Palomino, arequipeño de 22 años, murió de


tuberculosis en prisión, durante las fiestas, esperando algo de
humanidad de PPK.

•Fujimori solicitó el indulto el 11 de diciembre. La


documentación sustentatoria se presentó el 18, pero estaba
incompleta. El 22 recién se completaron los informes médicos.
Dos días después, PPK se puso humanitario.
•Juan Postigo, médico de confianza del ex dictador, integró la
junta médica que recomendó el indulto.

•Todo esto le parece normal al nuevo Facundo Chinguel, el


señor Juan Falconí, viceministro de Justicia, quien, por cierto,
alguna vez fue acreditado por Fuerza Popular como abogado de
uno de sus congresistas.

•A otro ex dictador, Videla, también lo indultaron en aras de la


reconciliación. Años después, un tribunal internacional lo acusó
por otro de sus crímenes. Murió en prisión.

•A otro corrupto de los 90, Crousillat, lo indultaron porque


estaba viejo y enfermo. Lo captamos comiendo un chupe de
mariscos en Costanera 700. Volvió a prisión.

•Si Fujimori realmente hubiese estado en la unidad de


cuidados intensivos no podría haber estado recibiendo visitas
políticas ni grabando videos.

•Además de sus crímenes de lesa humanidad, Fujimori tiene


otras cuatro sentencias por corrupción comprobada (usurpación
de funciones, interceptación telefónica). Como ha informado
este Diario, aún debe pagar más de S/50 millones como
reparación civil al Estado y a sus víctimas.

•El 20, cinco congresistas de Kenji se reunían con


Alberto Fujimori en la prisión de Barbadillo. Al día siguiente,
su voto salvó a PPK de la vacancia. Los otros fujimoristas que se
abstuvieron recibirían una llamada personal del ‘Chino’. Ese
mismo día, Mercedes Aráoz tuiteó que el Gobierno no negociaba
ningún indulto.

•El derecho de gracia otorgado por PPK también libra


a Fujimori del juicio por la matanza de Pativilca. Jamás se le
juzgará por los seis campesinos torturados salvajemente y
ejecutados por el grupo Colina. Y disculparán que esto no
termine con un dato sino con una pregunta: si esto no hubiese
pasado en Pativilca sino en el club El Golf, al que PPK es tan
asiduo, ¿ustedes creen que habría habido “reconciliación”?