Sei sulla pagina 1di 2

Evangelio de San Marcos:

Fue el primer Evangelio en ser escrito, aunque no se sabe con certeza la fecha exacta. San
Ireneo, uno de los Padres de la Iglesia Católica, en su libro “Contra las Herejías” escribió que el
Evangelio de San Marcos fue escrito después de la muerte de San Pedro y de San Pablo. San
Clemente de Alejandría pensaba que se escribió antes de la muerte de San Pedro (64 d.C.) El
capítulo 13:5-17, conocido como el “pequeño Apocalipsis” indica el conocimiento de eventos
que llevaron a la guerra de los Judíos contra los Romanos (66-77 d.C.). La mayoría de los
estudiosos piensan que el evangelio fue escrito poco antes de la caída de Jerusalén y
probablemente entre los años 65-75 d.c.
El Evangelio de San Marcos fue escrito para cristianos gentiles; así lo demuestra al traducir
vocablos arameos y explicar costumbres Judías. El uso de latinismos y de la alusión a Rufo y
Alejandro (15:21) indica que los destinatarios fueron los cristianos gentiles de Roma.

Evangelio de San Mateo:


Este evangelio es posterior al Evangelio de San Marcos y muchos piensan que San Mateo utilizó
al Evangelio de San Marcos como fuente. La fecha aproximada es entre 64-110 d.c. Ya este
evangelio era conocido por San Ignacio de Antioquia. Pudo haber sido escrito en Palestina. Sus
destinatarios son comunidades compuestas por judeocristianos, conocedores de La Biblia, la
cual es citada en unos 130 versículos, y que siguen respetando la Ley. Sin embargo, son unas
comunidades que se abren a los paganos y que se encuentran ya en tensión con el judaísmo
surgido en Yamnia después de la destrucción de Jerusalén.
Ante las comunidades perseguidas, San Mateo presenta a Jesús como el que ha llevado a
cumplimiento todas las expectativas del Antiguo Testamento. Los cristianos ya han sido
expulsados de las sinagogas y son duros los ataques contra los fariseos puestos en boca de
Jesús.
Evangelio de San Lucas:
En este caso es el mismo evangelista quien nos dice en el prólogo de su evangelio que utilizó
otras fuentes para escribirlo. Muchos estudiosos hoy en día están de acuerdo en que este
evangelio depende del Evangelio de San Marcos.
Si precisamos la fecha del Evangelio de San Marcos entre el año 65-75 d.c., el Evangelio de San
Lucas se ubica aproximadamente entre 80-85 d.c.. Vemos también que San Lucas en el capítulo
21:5-38 conoce que Jerusalén ha sido destruida, así que escribió después del año 70 d.c.
Además ni el Evangelio de San Lucas ni el Libro de los Hechos de los Apóstoles hacen mención
de la persecución de los Cristianos en la última parte del reinado de Domiciano (81-96 d.c.).
La audiencia predominante de San Lucas son los Cristianos-gentiles. San Lucas no relata las
preocupaciones Judías de sus fuentes (San Marcos) y ajusta las tradiciones palestinas a la
realidad de los gentiles helenos. Es muy posible que San Lucas haya escrito para los Cristianos
víctimas de la persecución judía durante los comienzos de la reforma de Yamnia.

Evangelio de San Juan:


Hasta hace poco tiempo, se proponía una fecha tardía para el Evangelio de San Juan, entre los
años 140-170 d.c. El argumento utilizado para apoyar esta fecha era el alto desarrollo de su
teología. San Juan representa una síntesis Cristológica muy elevada, mucho más allá de la de
los tres Evangelios Sinópticos o aún de San Pablo. Sin embargo, el argumento más convincente
en contra de esta fecha tan tardía fue el descubrimiento del papiro llamado Rylands, un
fragmento de un código Egipcio que contenía porciones del Evangelio de San Juan 18: 31-33 y
18:37-38 y que data del año 135 d.c., en base a este descubrmiento se concluye que el
Evangelio de San Juan fue escrito probablemente durante los últimos diez años del primer siglo
de la era Cristiana. San Juan escribió para personas conocedoras de la cultura judía y al mismo
tiempo en contacto con el pensamiento griego; además se les pone en guardia frente al
gnosticismo. Se trata de una comunidad cristiana, probablemente la de Éfeso, que se encuentra
amenazada en su fe.

¿Qué significa Evangelio?

- “Evangelio” es una palabra griega (euangelion) que llegó


al español a través de la palabra latina evangelium y que
significa literalmente buena noticia. Esta buena noticia se
refiere a la vida y a la predicación de Jesucristo, el Hijo
Unigénito de Dios hecho hombre.